Skip to content


  • ¡Bienvenidos a Crismhom!

    Crismhom es una asociación cristiana ecuménica LGTB+H, comunidad de diversidad sexual. Nuestra asociación trata de construir y potenciar la fraternidad y comunidad cristiana entre sus miembros desde el respeto a la forma de vivir la fe de cada uno de ellos.



  • CRISMHOM: El Amigo Que Escucha

    Si necesitas hablar, ahora alguien te escucha. Anónimo, confidencial y más que nunca a tu lado. Todos los viernes de 19 a 21hs en el teléfono: 91 521 22 49 o, en mismo horario, presencialmente en nuestra y vuestra casa: Barbieri 18, Madrid. O por mail a amigoqueescucha@crismhom.org



  • Programa de formación CRISMHOM

    El objetivo de organizar sesiones de formación no consiste únicamente en dar formación sobre temas espirituales o de actualidad, sino en poder dar la oportunidad a CRISMHOM y a todas aquellas personas que visitáis nuestra página web o nuestra sede (aunque no seáis homosexuales) de entrar en contacto con personas excepciones que nos ayudan a construirnos internamente y fomentar nuestra vida interior en la vida cotidiana.

Grupo de jóvenes

Si eres joven aproximadamente entre 20 y 35 años y quieres un espacio propio donde compartir tu fe y tu orientación sexual y/o identidad de género, contacta en jovenes@crismhom.org sigue leyendo. Puedes ver nuestro TESTIMONIO y el MATERIAL de nuestras reuniones.

           TESTIMONIOS GRUPO DE JÓVENES

Si quieres conocer testimonios de compatibilización de fe y orientación sexual de miembros del grupo de jóvenes de CRISMHOM y una muestra de uno de los espacios de oración que compartimos, sigue leyendo.

 

               Taller Effetá 

Descubriendo las Bienaventuranzas con Jesús 

Nos reuniomos cada tercer sábado del mes 

en la sede de CRISMHOM, Calle Barbieri 18

El taller Effetá  es una experiencia de crecimiento en la fe, pensado para  ser dirigida principalmente al colectivo LGTBI, enfriado en la fe. 

Apúntate

evangelizacion@crismhom.org

Leer Más

Amigo Que Escucha

 
 
Si necesitas hablar, ahora alguien te escucha los viernes de 19 a 21h en Barbieri 18, por teléfono en 91.521.22.49 o por correo amigoqueescucha@crismhom.org. Anónimo, confidencial y más que nunca a tu lado. Leer más.
 
 
INTENCIÓN DE ORACIÓN DE JUNIO 
 

 

Oración para pedir el Don del Espiritu Santo:

Te pedimos Espíritu Santo luz y fuerzas para vivir el seguimiento de Jesús de manera radical, entregándonos a los hermanos y haciendo vivo el mandamiento de amarnos unos a otros como Él nos amó.
 

Oración por el orgullo LGTBI: 

Te pedimos Señor por este aniversario del orgullo LGTBI, para que la acogida y hospitalidad no sean palabras vacías sino que nos lleven a la verdadera convivencia de fraternidad y nadie se vea excluida de la gran comunidad que es la Iglesia

 

Carta al Papa Francisco

 

Estimado Santo Padre:

 

Las entidades sociales y los grupos cristianos abajo firmantes queremos expresarle nuestra preocupación por los ataques sufridos por la Iglesia, en su persona y en las de otros obispos, pastores y sacerdotes que promueven una Iglesia abierta y acogedora para con todos los seres humanos y muy especialmente para aquellos que viven en las “periferias”, como con palabra profética su Santidad ha querido llamarlas.  Leer Más 

 

CRISMHOM familias

Un grupo cristiano de acogida para padres, madres y  familiares de personas LGTB. Tu hijo/a, ha salido del "armario" y te ha confesado que es LGTB. Para él/ella ha sido una liberación, pero tú te sientes confuso, dolorido, asustado, furioso. No dejas de hacerte preguntas: ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué tiene que pasarme esto a mí? ¿Qué va a pasar ahora? ¿Cuál debe ser mi postura? ¿Qué piensa Dios de todo esto? NO ESTÁS SOLO. En CRISMHOM te ofrecemos un espacio cristiano de acogida, escucha y reflexión con un grupo de padres y madres que han vivido lo mismo que tú.  Nos reunimos todos los terceros viernes de mes a las 20 horas en nuestra sede de Barbieri 18. ¡CONTACTA CON NOSOTROS! en familias@crismhom.orgLeer más.
 
                       ORGULLO 2018
En el año temático en torno a la transexualidad, TRANSformados por el amor de Dios. Leer más.

 

 

 

COMUNICADO  DE  CRISMHOM  SOBRE  EL DOCUMENTO  “VARÓN Y MUJER LOS CREÓ”

 

Una vez más en CRISMHOM tenemos que sobresaltarnos y lamentarnos por un documento del Vaticano. Acaba de ser publicado por la Congregación para la Educación Católica y lleva el título: “Varón y mujer los creó” Para una vía de diálogo sobre la cuestión del gender en la educación.

Ya desde el mismo título, la apelación al Primer Libro del Génesis para fundamentar la antropología cristiana en pleno siglo XXI, nos traen a la memoria algunos tristes episodios de nuestras iglesias, como el rechazo a la Teoría de la Evolución o el recurso a la célebre “costilla de Adán”.

Leer Más 

 

 

 


 

 

Convivencia Anual Crismhom

 
Convivencia Crismhom 2019
Del 21 al 23 de junio
Casa Santa Luisa (Chueca, Toledo)
Enlace para ap
Nuevo evento: 
Vie, 21/06/2019 - 20:30 - Dom, 23/06/2019 - 16:00

2019-06-16 “El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena”

Domingo de la Trinidad. 

Concluido el ciclo anual de los tiempos litúrgicos, adviento-Navidad (la espera del nacimiento de Jesús por la promesa hecha por el Padre y la encarnación de su Hijo); cuaresma y semana santa-Pascua (pasión, muerte y resurrección de Jesús); y los cincuenta días o Pentecostés (entrega del don del Espíritu Santo). Y después de haberse manifestado la salvación que ha venido de Dios Padre, del Hijo y del Espíritu, hoy celebramos y damos gracias a las tres Personas en esta fiesta de la Trinidad.

El evangelio de la fiesta de hoy, tomado de san Juan, nos introduce en el misterio de la Trinidad, misterio ya existente antes de todos los tiempos, pero que Jesús enseña hoy a los discípulos.El texto es un fragmento del gran discurso de Jesús pronunciado poco antes de su pasión. Hace referencia al Espíritu, en comunión con el Padre y el Hijo, como el que guiará y anunciará la verdad completa a los discípulos después de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Este fragmento tiene tres pequeñas partes: a) Jesús anuncia a los discípulos que aún les quedan cosas por saber que todavía no eran capaces de sobrellevar ni de comprender; b) Jesús hace referencia al Espíritu Santo como el Espíritu de la verdad; c) Jesús, ocupando un lugar central al hablar de sí mismo, se relaciona con el Padre, al que presenta como dueño de todas las cosas, pero que lo comparte con Jesús, y con el Espíritu, que recibe de ambos y lo anuncia. Por tanto, Jesús afirma que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo para guiar, anunciar y glorificar. Y confirma y nos promete su consoladora presencia para darnos a conocer lo que está por venir. Es el gran protagonista del tiempo de la Iglesia.

2019-07-12 COMUNICADO DE CRISMHOM SOBRE EL DOCUMENTO “VARÓN Y MUJER LOS CREÓ”

Una vez más en CRISMHOM tenemos que sobresaltarnos y lamentarnos por un documento del Vaticano. Acaba de ser publicado por la Congregación para la Educación Católica y lleva el título: “Varón y mujer los creó” Para una vía de diálogo sobre la cuestión del gender en la educación.

Ya desde el mismo título, la apelación al Primer Libro del Génesis para fundamentar la antropología cristiana en pleno siglo XXI, nos traen a la memoria algunos tristes episodios de nuestras iglesias, como el rechazo a la Teoría de la Evolución o el recurso a la célebre “costilla de Adán”.

2019-06-09 “Recibid el Espíritu Santo. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”

Domingo de Pentecostés

Hoy celebramos la solemnidad de Pentecostés, conclusión de la Pascua. Los cincuenta días que transcurrieron desde la Pascua hasta el acontecimiento de Pentecostés descrito por san Lucas en el Libro de los Hechos, expresan el tiempo y el proceso de acogida por los discípulos del don del Espíritu. Con esta fiesta llegamos al cumplimiento de las promesas en la nueva alianza. Si la antigua celebración de la Pascua judía era la fiesta de la antigua alianza entre Dios y el pueblo de Israel, el Pentecostés cristiano es la fiesta de la nueva alianza y del don del Espíritu, don de Jesús Resucitado; don, no sólo para el pueblo de Israel, sino extendido a toda la humanidad. Con la nueva alianza nace un nuevo pueblo, la Iglesia. La nueva alianza en el Espíritu de Jesús Resucitado es ahora el mandamiento del amor, que congrega y une a todos los pueblos en la comunidad de creyentes que es la Iglesia.

Esta universalidad queda simbolizada en las diversas lenguas que hablaron los discípulos sobre quienes descendió el Espíritu en aquel primer Pentecostés, de modo que todos los judíos procedentes de distintas partes les comprendían.

En el evangelio de Juan, el Espíritu juega un papel muy importante. ¿Cómo interviene el Espíritu? Se habla de él como el don que viene de Dios y que llena el corazón de los discípulos, como el aliento y el Defensor que Jesús enviará después de su resurrección y ascensión. Jesús mismo está lleno del Espíritu desde el principio, y por eso Dios se revela en Él.

El Espíritu es como el viento, que se oye sin que nadie lo vea, que se mueve sin que nadie sepa de dónde viene y a dónde va. Espíritu significa sencillamente, «aire», «viento». Es una forma muy sugerente de hablar de Dios trascendente, presente y desconocido a la vez. Por eso las imágenes para hablar del Espíritu de Dios son tantas, tan variadas, y tan ricas: el viento, el fuego, el agua, la paloma… El pueblo judío pensó en Dios como el Dios invisible, quien, al mismo tiempo, estaba presente con signos visibles en la vida y en la historia de su pueblo elegido. Hoy, los cristianos creemos que Dios se nos hizo presente en Jesús; sí, pero es tan grande que aún no lo podemos abarcar. Para ayudarnos y acompañarnos, nos dejó su Espíritu y nos entregó sus dones, como leemos en el evangelio de hoy.

2019-02-06 “Después que Jesús fue llevado al cielo, los discípulos se volvieron a Jerusalén con gran alegría”

Domingo de la Ascensión del Señor

Hoy celebramos la fiesta de la Ascensión del Señor. Nos acercamos al fin del tiempo pascual, que se inició con la Resurrección del Señor. Su Ascensión es una misma realidad con su Resurrección: Jesús, una vez resucitado, vive ya en su glorificación y, al concluir su misión en la tierra, es llevado al cielo.

El evangelio de hoy nos describe su partida y nos deja el último mensaje de Jesús a los discípulos: proclamar el perdón de los pecados a todos los pueblos. Es decir, extender la Buena Noticia a todos los hombres y mujeres.

Jesús deja esa tarea, ser testigos de su Evangelio, en manos de los discípulos. Y para que tengan la audacia de continuar su obra, les ha dicho: “sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin de los tiempos”, y les ha prometido el envío del Espíritu Santo, que les fortificará para ser sus testigos “hasta los confines del mundo”.

Esta misión la encomienda a unos seguidores todavía vacilantes (cfr. Mt 28, 17), pero Jesús se va con la confianza puesta en sus discípulos, a los que bendice. Los discípulos tienen que aceptar esta separación: no se pueden quedar mirando al cielo (cf. Hch 1, 11); al contrario, frente a esa tentación de pasividad, comienzan seguros su andadura, con la bendición del Jesús cercano y lleno de amor que curaba a los enfermos y perdonaba a los pecadores, gestos de sanación y reconciliación que los discípulos extenderán como testimonio del envío al volver a Jerusalén. Además, para ayudarles en su limitación y debilidad, Jesús les dejará la impronta de su Espíritu.

2019-05-26 “El Espíritu Santo os irá recordando todo lo que os he dicho”

Domingo VI de Pascua

Hemos llegado al VI domingo de Pascua y dentro de una semana tendrá lugar la Ascensión del Señor. En el evangelio de hoy, Jesús, anunciando su inminente despedida, transmite a sus discípulos tres cosas: una propuesta de vida, una promesa y un don: les propone una experiencia de amor, les promete la presencia de Dios en sus corazones y les ofrece el don de su paz.

Primero:La propuesta de vida. Jesús nos había dado un mandamiento: “Que os améis unos a otros”. Ahora nos dice. “Si me amáis, guardad mi palabra”, que significa mantener una comunión vital con su persona, fundada en un amor que se expresa en la acogida de su Palabra como eje fundamental de la vida creyente. Cuando Jesús afirma: “mi palabra no es mía, sino del Padre que me envió”, está revelándonos que el Padre es la fuente primera de su enseñanza. De ahí, esta advertencia que no puede pasar desapercibida: “quien me rechaza a mí, rechaza al Padre que me ha enviado”. Y, por el contrario, quien le acoge a Él percibirá su presencia y la presencia del Padre en el interior del propio corazón: “Al que me ama, mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él”.

Segundo: La promesa. Jesús había anunciado a sus discípulos que pediría para ellos el Espíritu de la verdad que les enseñe todo. Jesús se despide prometiendo el Espíritu que nos cohesionará en la fe y en el amor. "Os lo digo ahora antes de que las cosas sucedan" (Jn 14,29). Jesús se refiere a todo el proceso de la pasión, muerte, resurrección, ascensión y venida del Espíritu. Cuando todo esto suceda, los discípulos podrán reconocer lo que Jesús les había dicho, pues, precisamente será el Paráclito el que lo hará ver y entender. Mientras no posean la iluminación del Espíritu, no comprenderán la muerte de Jesús ni estarán preparados para creer en su resurrección. "Para que cuando suceda tengáis fe" (Jn 14, 29).  “El Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho”. El Espíritu del Señor nos sigue transmitiendo hoy la verdad por medio de la enseñanza de la Iglesia, verdad que ésta ha recibido a su vez del propio Jesús.

Tercero: El don. Al cumplimiento de la promesa de la comunión del Padre con el Hijo y el Espíritu, sucede ahora la donación de la paz. En el clima de violencia que padecemos, muchas veces entendemos la paz como ausencia de guerra. Muy diferente es la paz de Cristo: es una paz honda, que nos reconcilia con Dios, con nosotros mismos y con los demás; una paz que nace de la justicia, que crea fraternidad y que expresa la esperanza de un mundo en el que Dios lo será todo en todos. Por eso, Jesús distingue entre la paz del mundo y su paz: “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo”. La paz de Cristo se ofrece, se propone, se da gratuitamente. La paz es un don divino, y es también tarea humana: cada uno la ha de poseer en su corazón para poder transmitirla a los demás. Mientras estamos en el mundo, la paz que Cristo nos ha otorgado no nos exime de otras situaciones conflictivas, pero perfecciona las relaciones humanas y está fundada en la esperanza cierta de un mundo nuevo. "Mi paz os dejo" quiere decir que Jesús deja alegría, luz y verdad. La paz de Jesús produce frutos de amor, reconciliación, generosidad, paciencia y gozo.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • pierrewb
  • normanrod49
  • charles
  • horacio
  • kike

Quién está conectado

Actualmente hay 1 user y 0 guests en línea.

Usuarios conectados

  • crismhom
glqxz9283 sfy39587p07