La noche del tres de marzo pasado, cuatro “neonazis” chilenos, encabezados por un matón apodado Pato Core, encontraron tumbado en las cercanías del Parque Borja, de Santiago, a Daniel Zamudio, un joven y activista homosexual de 24 años, que trabajaba como vendedor en una tienda de ropa.Durante unas seis horas, mientras bebían y bromeaban, se dedicaron a pegar puñetazos y patadas al maricón, a golpearlo con piedras y a marcarle esvásticas en el pecho y la espalda con el gollete de una botella.

Escrito por Anónimo el Mar, 10/04/2012 - 19:00

 

Crismhom responde mediante este comunicado a las palabras cargadas de homofobia del obispo Reig Plá el día de viernes santo.

Escrito por Anónimo el Dom, 08/04/2012 - 14:48

VI Congreso de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales. A continuación se ofrece una breve resumen de lo acordado en este congreso.

Escrito por Anónimo el Sáb, 31/03/2012 - 13:11

Daniel Zamudio, el joven homosexual de 24 años agredido brutalmente en Chile por un grupo de neonazis que ya le habían amenazado de muerte con anterioridad, ha fallecido en un hospital del país a causa de las agresiones homófobas que sufrió. El joven falleció en la tarde del pasado martes, después de que el centro médico en el que se encontraba ingresado Zamudio llevara a cabo el test de apnea que confirmó la muerte cerebral del joven 

Escrito por Anónimo el Vie, 30/03/2012 - 00:18

Daniel Zamudio de Chile, torturado durante mas de cinco horas: El joven fue atacado la madrugada del 3 de marzo por ser homosexual. En plena vía pública le dieron puñetazos y patadas en la cabeza, le golpearon con piedras, le fracturaron huesos, le quemaron con cigarrillos, le cortaron una oreja y con una botella quebrada le marcaron el símbolo de la esvástica en la espalda y pecho. Ha fallecido tras 25 días de agonía. Descance en PAZ

Escrito por Anónimo el Vie, 30/03/2012 - 00:07


INTRODUCCIÓN
Hermanos seguimos en tiempo de cuaresma. Es en este tiempo donde debemos reflexionar sobre nuestra condición de cristianos. Un tiempo de silencio, de meditación y recogimiento. Es momento de pensar en aquellas cosas que debemos cambiar, todo aquello que no marcha bien en nuestras vidas. Es tiempo de morir y de volver a nacer. Aquella semilla que puso Dios dentro de nosotros volverá a germinar de la misma manera en que Jesús murió y resucitó. Esto no debió ser fácil para él, era un plan ajeno a su voluntad. Aparcó sus deseos e hizo cumplir la voluntad del padre. Seamos valientes y maduros, seamos capaces de desechar nuestro propio deseo para cumplir la voluntad del Padre, morir yo para que germinen los otros. Benedicto XVI nos deja esta cita desde la carta de los hebreos. Tomadla y hacedla vuestra para la reflexión en tiempo de cuaresma: “«Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (10,24).

Escrito por Anónimo el Jue, 29/03/2012 - 18:29