Skip to content

Blogs

Sin forzar el paso

Te seguiré a donde me lleves,
sin adelantarme, sin forzar el paso;
Sabiamente ignorante,
iré donde no sé,
puesto el corazón en ti, te seguiré.

Sin acelerar el paso. A veces queremos ir más lejos de lo que el mismo Dios nos pide. Sin forzar el paso, sin exigir a los demás lo que ni a nosotros mismos nos exigimos.

La puerta estrecha y la felicidad

Grandes y llamativas son las puertas que nos llevan a la infelicidad. Hagamos todo lo posible, con todas nuestras fuerzas, por entrar por la puerta estrecha, porque esa nos llevará a la felicidad.

Comunión

Comunión es respetar a los que piensan de forma diferente a lo que es nuestra opinión. Comunión es el valor de no callarse y enfrentarse a la injusticia como lo hizo nuestro Dios.

Tuve hambre y me disteis de comer

'Venid, benditos de mi Padre, y recibid en herencia el Reino que os fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; estaba de paso, y me alojasteis; desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; preso, y me fuisteis a ver'. Los justos le responderán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?'. Y el Rey les responderá: 'Les aseguro que cada vez que lo hicisteis con el más pequeño de mis hermanos, lo hicisteis conmigo'.

Dios no se contenta con que aceptemos su amor

La primera respuesta al amor de Dios es a través de la fe, acogiendo llenos de estupor y gratitud una inaudita iniciativa divina que nos precede y nos reclama.

El "sí" de la fe marca el comienzo de una luminosa historia de amistad con el Señor, que llena toda nuestra existencia y le da pleno sentido.

Sin embargo, Dios no se contenta con que aceptemos su amor gratuito. No se limita a amarnos, quiere atraernos hacia sí, transformarnos de un modo tan profundo que podamos decir como San Pablo: ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí (Ga 2, 20).

Dejar que Dios viva en nosotros

Cuando dejamos espacio al amor de Dios, nos hace semejantes a Él, partícipes de su misma caridad. Abrirnos al amor de Dios significa dejar que Él viva en nosotros y nos lleve a amar con Él, en Él y como Él; sólo entonces nuestra fe llega verdaderamente a "actuar por la caridad" (Ga 5, 6) y Él mora en nosotros (1 Jn 4, 12).

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • charles
  • horacio
  • kike
  • luiscar
  • euxanay

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 2 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07