Skip to content

Blog de alberto

Me hizo capaz. Se fio de mí

Doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio. Eso que yo antes era un blasfemo, un perseguidor y un violento. Pero Dios tuvo compasión de mí, porque yo no era creyente y no sabía lo que hacía. Dios derrochó su gracia en mí, dándome la fe y el amor cristiano (1Timoteo 1,12-14).

Me hizo capaz. Se fio de mí

Doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor que me hizo capaz, se fió de mí y me confió este ministerio. Eso que yo antes era un blasfemo, un perseguidor y un violento. Pero Dios tuvo compasión de mí, porque yo no era creyente y no sabía lo que hacía. Dios derrochó su gracia en mí, dándome la fe y el amor cristiano (1Timoteo 1,12-14).

Personas de referencia

Agradeciendo tener personas de referencia en mi vida. Personas que en ocasiones no veo con frecuencia pero que están ahí cuando uno las necesita. Para preguntar y contrastar, para compartir, para acordarse y recordar. Personas que no me dan necesariamente la razón sino que con cariño me cuestionan, hacen el esfuerzo de comprenderme y me hacen caer en la cuenta de otros puntos de vista. Gracias por estar siempre ahí, Dios me muestra su rostro más humano y divino a través de ellas. Gracias.

Aprendiendo a decir las cosas

Contemplando mis sentimientos ante una cadena de comentarios sin mayor importancia, dichos sin malicia, incluso con cierto sentido del humor (aunque no lo entendiera así en ese momento). Mirando el punto en el que empiezan a hacer mella, cuando uno empieza a sentirse mal hasta que llega la gota que colma el vaso. Cayendo en la cuenta de los mecanismos que se activan dentro de mí: una cadena retroalimentada de negatividad, de sentimiento de abandono que me incapacita para poder estar bien. Siendo consciente de los pensamientos y respuestas que sin ser pronunciadas se vienen a mi mente. Comentarios que sin duda harán daño a quien los oiga: no hay mejor defensa que un buen ataque. Doy gracias por sentirme empujado a acercarme con sencillez a quien me hablaba para decirle que aunque sabía que era una tontería, sus palabras me habían hecho mella.

Cada cual tiene una vida interior

Mirando a un compañero de trabajo que está haciendo el Camino de Santiago. Le decía que cuando uno lo hace sólo o con un grupo reducido de personas, el camino es un espacio para conversaciones más trascendentes de las que uno no siempre tiene de forma habitual. Yo ya las tengo, me dijo, aunque no sea contigo. Cayendo en la cuenta de que hay muchas cosas que se me escapan. Sin hacer ningún juicio, veo que cada cual tiene su vida interior aunque yo no lo vea.

Zapatos descosidos

Contemplando cómo mis padres se hacen mayores. Aprovechando pasar momentos con ellos. Viajando con mi madre, conversando con mi padre. El otro día fui a comer con ellos. Traje unos zapatos para coserlos con mi padre. Él estaba un tanto alterado y frustrado porque su usuario de acceso al ordenador había dejado de funcionar. Se sentía como una mosca que intentando salir por el hueco de una pared, choca repetidamente contra el cristal de la ventana. Le oía repetir una y otra vez afirmaciones a propósito de su desconocimiento de la informática ahora que parecía que creía saber algo. Yo le decía que tampoco sabía gran cosa, que simplemente me manejaba un poco. Sin ser muy convincente, me quedó clara la idea subyacente: yo solo no puedo hacerlo, necesito tu ayuda. Mirando a mi padre y a cómo se siente, también hoy quiero aprender a saber depender de otras personas, a asumir que hay cosas que ni sé ni puedo hacer yo solo.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 1 guest en línea.
glqxz9283 sfy39587p07