Skip to content

Blog de alberto

Mensaje de Dios a todas las personas LGTB+H

Ya no sois extranjeros ni forasteros, sino que sois ciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. Estáis edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas, y el mismo Cristo Jesús es la piedra angular. Por él todo el edificio queda ensamblado, y se va levantando hasta formar un templo consagrado al Señor. Por él también vosotros os vais integrando en la construcción, para ser morada de Dios, por el Espíritu (Efesios 2, 19-22).

Sentimientos de infidelidad de pareja

Contemplando a un amigo que ha sido infiel a su pareja. Mirando a una persona rota y devastada porque pese a todo a quien quiere es a su pareja. Cambiando la dinámica de relación, pero escogiendo el peor momento para hacerlo, tras un viaje, tras haberse mudado para vivir con él. Mirando una relación que no es perfecta, que acumula carencias, frustraciones, ausencias cuyo foco eclipsa los buenos momentos, los pequeños detalles, los puntos en común. Ofreciendo al otro lo que uno necesita sin pensar o profundizar en las necesidades de la otra persona. Contemplando con cariño y empatía a quien no acierta más que pensar en sí mismo, las consecuencias de lo que ha ocurrido, sin acertar a responder qué necesita su novio. Acordando sin muchas expectativas, iniciar una terapia de pareja con él para intentar reparar la situación y sobre todo las causas más hondas de por qué ha ocurrido todo esto.

Aprendiendo a tratar a personas transexuales

El otro día vino mi madre a la entrega del premio Arco Iris CRISMHOM. Ese día coincidió que también vino una chica transexual que últimamente viene de vez en cuando. Al terminar el acto coincidió mi madre en el baño con ella sin caer en la cuenta que era una mujer transexual. Ella le preguntó a mi madre opinión de si se ponía transparencias en los labios. Mi madre, con toda naturalidad, le dijo que por supuesto. Ella le hizo caso y mi madre concluyó: “¡Ay chica! ¡Mira qué mona estás! Un momento más tarde se empezó a dar cuenta que era una chica trans. Me lo contaba al día siguiente y yo pensé con toda sencillez, que aquella tarde probablemente la única persona que podría haberle dicho a esta encantadora chica trans un comentario así era precisamente mi madre.

Un táper de ensaladilla rusa

Ayer pasé hora y nedia con mi madre enseñándola a configurar el móvil como ella lo necesita. No tuve la sensación de estar haciendo nada especial. Simplemente estar con ella y ayudarla en algo que para ella es útil e importante. Esta mañana me llamó por teléfono para preguntarme si quería un poco de ensaladilla rusa. Yo le dije que no me venía muy bien ir a buscarla, que estaba tranquilo en casa, que no quería salir y le dije que no se preocupara, que tenía comida. Esta mañana escuchaba el timbre de la puerta sin acertar a imaginar quién podía ser. Era mi madre con un táper de ensaladilla rusa que “pasaba por allí” sin más después de comprar en el supermercado. Le di un beso, se lo agradecí y antes de que diera cuenta seguía su camino agradeciéndome que todo lo que necesitava en el móvil le funcionara. No caí en la cuenta del valor que tuvo ese rato que pasé con ella arreglándole el móvil. Hoy caigo en la cuenta mientras me termino una ración de ensaladilla rusa.

Orgullo LGTB

Oía el cuchicheo de la gente: “Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo”. Mis amigos acechaban mi traspié: “A ver si se deja seducir, y lo abatiremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él”. Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos tropezarán y no podrán conmigo. Se avergonzarán de su fracaso con sonrojo eterno que no se olvidará. Señor de los ejércitos, que examinas al justo y sondeas lo íntimo del corazón, que yo vea la venganza que tomas de ellos, porque a ti encomendé mi causa. Cantad al Señor, alabad al Señor, que libró la vida del pobre de manos de los impíos (Jeremías 20, 10-13).

A vueltas con el género

Me mandaron este artículo de Margarita, vocal de la junta directiva de CRISMHOM, que respondía a José Ignacio González Faus en un artículo que escribía en una revista religiosa bimensual. Me conmueve contemplar cómo Margarita responde y corrige desde el profundo respeto a una persona excepcional como José Ignacio, pero que en temas de género y orientación sexual tiene aún un camino por recorrer.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07