Skip to content

Blog de alberto

Luz que brilla

Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne.

Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor y te responderá; gritarás, y te dirá: «Aquí estoy».

Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía» (Isaías 58, 7-10).

El Señor es mi luz y mi salvación

El Señor es mí luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

Él me protegerá en su tienda el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca.

Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro.
No rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio; no me deseches (Salmo 25).

No hagamos a otro lo que no nos agrada

No hagas a otro lo que a ti no te agrada. Da tu pan al hambriento y tu ropa al desnudo. Pide consejo al sensato y no desprecies un consejo útil. Bendice al Señor Dios en todo momento, y pídele que allane tus caminos y que te dé éxito en tus empresas y proyecto (Tobías 4,16-17. 19-20).

¡¡Feliz Año Nuevo!!

Desde la memoria del año que termina, recibe con alegría y esperanza el nuevo que comienza. Damos gracias por personas de referencia que nos acompañaron, nos ayudaron a extraer lo positivo y a quitar fuego a las dificultades. Las que nos dieron la intuición del tipo de personas que queremos ser.

Nos hacemos conscientes de que la mayor parte de nuestros agobios y prisas son momentos que no somos capaces de recordar y que lo que recordamos es lo que de verdad es importante.

Damos gracias por familiares y amigos que están con nosotros y por los que ya siempre lo seguirán estando.

Año Nuevo, la vida sigue, proyectos nuevos y antiguos, buenos deseos que hacemos realidad, situaciones que dejamos atrás para acoger otras nuevas y gestos y compromisos que nos ayudan a aspirar a hacer un mundo algo mejor yendo más allá de la buena voluntad.

Que traiga lo que traiga el nuevo año, sepamos filtrar y quedarnos con lo positivo y aprender de lo que rompe nuestros planes y quiebra la esperanza de nuestra vida.

 

¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

¡¡Feliz Navidad!!

En medio del frío de un invierno recién estrenado, rodeado de luces, nacimientos y árboles.
 
En medio de portales laicos y conos, compras, regalos, comidas y viajes.
 
En medio de familias que se unen por deseo o por obligación, amigos y amigas que son familia y familias que son amigos y amigas, personas nostálgicas, solas, parece que en estas fechas no podemos más que echar de menos a quienes nos faltan.
 
En medio de regalos, música y turrón, llega de puntillas el anfitrión de la fiesta sin que nos demos cuenta.

Sobre Francisco Javier

Me conmovió descubrir a Javier tan afectivo y tan solo y aún más pensar que cuando se despidió de Ignacio al partir a las Indias, nunca más volverían a verse.

Intentando aproximarnos a San Francisco Javier trascendiendo el tópico de santos que mean agua bendita, tan lejanos de nuestra realidad concreta. Figura separada por 500 años, rodeada de proezas humanas y divinas que debemos trascender porque al fin y al cabo es una persona de carne y hueso como nosotros. Francisco Javier es santo tan popular que hasta eclipsa al propio Ignacio de Loyola. En sus cartas se percibe una ternura y afecto por otras personas extraordinario, lleno de una modernidad muy poco común de su tiempo, afecto entre otros a Ignacio de Loyola.

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 5 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07