Skip to content

Blog de alberto

Claves para vivir la vida con plenitud

Me mandó mi madre esta recopilación que ha hecho ella misma durante imagino bastante tiempo. Algunas me resuenan mucho por lo que la conozco. A vosotros os resonarán quizá otras.

CLAVES PARA PODER VIVIR CON PLENITUD

Piensa en lo afortunada que eres

Vive en positivo

No te compares

Elogia a alguien cada día

No digas de entrada “no puedo” o “no tengo tiempo”

No critiques

Canta a menudo

Ten más de una actividad

No aburras a la gente con tus achaques

Alegra a tus familiares y amigos

No hables tanto del gobierno

En vez de decir ¡que fastidio! dí: la próxima vez lo haré mejor

No interrumpas cuando te estén hablando

Escucha

Aprende a compartir tus bienes y tus dones

Lucha contra los prejuicios y la discriminación

Ríe a menudo

Respira hondo y siente el aire fresco

Alégrate con el éxito de los demás

Busca lo bueno, no la perfección

Se comprensiva y generosa

Estudia cualquier cosa que te guste y no descuides tus aficiones

No te rindas

No te rindas, aún estas a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
liberar el lastre, retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños,
porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,
porque lo has querido y porque te quiero.

Porque existe el vino y el amor, es cierto,
porque no hay heridas que no cure el tiempo,
abrir las puertas quitar los cerrojos,
abandonar las murallas que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa, ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas por favor no cedas,

Tres cantares de Machado a Unamuno 1913

Señor, me cansa la vida,
tengo la garganta ronca
de gritar sobre los mares,
la voz de la mar me asorda.

Señor, me cansa la vida
y el universo me ahoga.
Señor, me dejaste solo,
solo, con el mar a solas

II
O tú y yo jugando estamos
al escondite, Señor,
o la voz con que te llamo
es tu voz, Señor.

III
Por todas partes te busco
sin encontrarte, jamás
y en todas partes te encuentro
sólo por irte a buscar.

Nadie fue ayer

Nadie fue ayer,
ni va hoy,
ni irá mañana hacia Dios,
por este mismo camino que yo voy.
Para cada hombre
guarda un rayo nuevo de luz
el sol
y un camino virgen,
Dios.

León Felipe 1884-1968.

Luz que brilla

Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne.

Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor y te responderá; gritarás, y te dirá: «Aquí estoy».

Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía» (Isaías 58, 7-10).

El Señor es mi luz y mi salvación

El Señor es mí luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.

Él me protegerá en su tienda el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca.

Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro.
No rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio; no me deseches (Salmo 25).

Distribuir contenido

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 1 guest en línea.
glqxz9283 sfy39587p07