Celebraciones de la Cena del Señor

Esta sección contiene las celebraciones de la Cena del Señor, más cercanas a la tradición católica debido a la mayoría católica de simpatizantes de CRISMHOM.

2014-11-22 Cena del Señor: XXXIV Domingo "Cristo Rey"

XXXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

FIESTA DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

FINAL DEL CICLO LITÚRGICO “A”

Nos aproximamos al final del año litúrgico del calendario eclesial y por tanto se nos invita a reflexionar sobre la recapitulación de todo en Cristo.

Desde esta perspectiva me gustaría invitaros personalmente a contemplar las lecturas que se proponen en esta fiesta:

Las claves de comprensión vienen dadas por la primera lectura y por la última o Evangelio:

PASTOR-JUICIO

Dios mismo en persona es el que sigue nuestro rastro en la vida, estemos perdidos o no, para librarnos del mal. Pero si el Señor es mi pastor, como dice el Salmo, entonces nada me puede faltar. Aquí está la cuestión primera que se nos presenta. ¿Es Cristo nuestro pastor? Si no lo es Él…,¿Qué o quién lo será?

Primero de todo tenemos que reconocer nuestra condición de oveja y de dependencia ante un mundo que nos viene grande. Queramos o no, somos dependientes e interdependientes los unos de los otros, por eso no vivimos solos, sino en sociedad.

Esta sociedad nos ofrece múltiples “pastores” entre comillas y en minúscula que pretenden liderar nuestros sentidos:

a)   Las ideologías, las políticas, las luchas sociales… por los derechos y deberes.

b)   El hedonismo, estado del bienestar personal sin dejar que nada me afecte y conmueva el suelo que piso o la seguridad alcanzada.

c)    El culto al cuerpo físico

d)   Las drogas, el alcohol que anestesian nuestra conciencia para evadirnos de la realidad.

e)   El consumismo material como relleno de nuestros complejos

f)     El sexo como consumo humano.

No seamos ingenuos, nuestro corazón necesita afectos, nuestra mente necesita ideas y desafíos, nuestro cuerpo necesita ejercicio y calor humano y nuestra alma necesita paz y elevación espiritual.

¿Dónde encontrar la paz de nuestros sentidos?

A mi modo de ver, como cristiano, poniéndolos al servicio y la guía del único Pastor que merece nuestra entrega, Jesucristo.

Él recreó al ser humano crucificando en su humanidad todas nuestras pasiones para dominarlas y redimirlas. En sus heridas fuimos sanados y reconducidos hacia el Padre que nos creó.

Hacia lo Bello, lo bueno, lo noble y lo verdadero. Para habitar en la casa del Señor por años sin término.

Si ya te sientes oveja, el segundo paso es ser de Cristo, seguirlo a Él, escuchar su voz. No a otros dioses y señores.

¿Para qué?

Para que nos conduzca a las verdes praderas, hacia las fuentes tranquilas, a la paz del espíritu.

Dice el Papa Francisco:

1.    Vive y deja vivir

2.    Date a los demás como el agua del río se da por donde pasa, porque si se estanca, se corrompe.

3.    Que tus aguas sean remanso de peregrinos y no cascada turbulenta.

4.    Juega, diviértete con los tuyos, familia, amigos…, antes que divertirte sólo para ti mismo.

5.    Haz del Domingo un día especial.

6.    Ayuda a otros a conseguir sus objetivos en la vida.

7.    Cuida la naturaleza que nos acoge, nuestra casa común.

8.    Olvida rápidamente lo negativo, tan rápido como te sacas una espina que se te clava.

La necesidad por hablar mal del otro con chismes o difamación de sus secretos o intimidades, es indicativo de una baja autoestima, es decir, “yo me siento tan abajo que en vez de subir, bajo al otro”.

9.    Respeta al que piensa distinto: Podemos inquietar al otro con nuestro testimonio, pero dialogar para convencer,nunca. Cada uno dialoga desde su identidad. Se crece por atracción y no por conquista.

10. Busca activamente la PAZ, que es Cristo mismo, no la idea de quietud, parálisis o alienación, sino una paz activa del que sale al encuentro del ser humano.

Porque sólo es libre el que sabe hacia dónde va y con quién va en esta vida que es un viaje.

Cristo de una mano y el prójimo de la otra como cuando rezamos el padrenuestro, juntos caminando hacia Dios.

El Evangelio de Hoy habla por sí mismo. El juicio de Dios no será para indagar por el cumplimiento de las normas, de los cánones, ni por la exactitud con que se hayan celebrado los ritos. Sino que escudriñará el cumplimiento del mandamiento del amor a Dios y al prójimo.

“Cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron”

Tuve hambre y me disteis de comer

Tuve sed y me disteis de beber

Fui forastero y me hospedasteis

Estuve desnudo y me vestisteis

Enfermo y me visitasteis

En la cárcel y vinisteis a verme

Esta es la tarea y el examen, pero el premio no nos corresponde a nosotros adjudicárnoslo ni tampoco disfrutarlo sin la tarea realizada.

¿No será este nuestro caballo de batalla desde el mundo lgtb?

La tentación de disfrutar de todo sin dar,  sin sacrificio, sin entrega, sin complicaciones, sin pérdidas de tiempo. Buscar el premio sin estas premisas, es ser ladrón y bandido como en la parábola del reino.

Todavía hoy se sigue vulnerando constantemente este binomio de amor que conduce a Dios (Cristo-prójimo) cuando no hay justicia social, derechos humanos, derechos LGTB, Y deberes comunes de convivencia.

Se preferiría una fe individual sin complicaciones comunitarias, pero pretender esto es relegar la fe a un rincón pequeño de nuestra conciencia. Sería desconocer el alcance del orden nuevo que inaugura el resucitado, una nueva creación en la que hay que reinventar todas las estructuras contaminadas por el pecado.

Por tanto, el mensaje de este domingo es claro: no es la forma o el resultado del juicio, sino el hecho de que habrá un juicio justo.

Que el mundo no viene de la casualidad y no acabará por casualidad. Ha comenzado con una palabra: “Que exista la luz…”  “Hagamos al ser humano…” y terminará con una palabra: “Venid benditos… Apartaos de mí, malditos…” La injusticia y el mal no tendrán la última palabra.

Con esta fiesta de Jesucristo Rey del universo, celebramos anticipadamente al Rey que vino, viene y vendrá desde nosotros mismos hasta su Parusía final.

Cena del Señor en torno al Adviento

 

¿Qué advenimiento («adviento») espera el hombre y la mujer contemporáneos? ¿Cómo vivir el adviento en una sociedad que no espera ningún «advenimiento»? Desde luego, no reduciendo el adviento a un «tiempo litúrgico», o a un tiempo pre-navidad. El Advenimiento que esperamos los cristianos es la Navidad, ¡es el Reino de Dios que se hace realidad en la Tierra! No es otro mundo… Es este mismo mundo… ¡pero «totalmente otro»!
 
Se puede ser cristiano sin celebrar el adviento, ¡pero no sin preparar el Advenimiento! Ser cristiano es hacer propia en el corazón la nostalgia de Aquel que decía «fuego he venido a traer a la tierra, y ¡cómo deseo que arda…!». Los cristianos no pueden inculturarse del todo en esta cultura antiutópica y sin «grandes relatos», porque somos hijos de la gran Utopía de la Causa de Jesús, y tenemos el «gran relato» del Proyecto de Dios… No podemos dejar de darnos la mano con los todos los hombres y mujeres de la tierra, de cualquier religión del planeta, para trabajar denodadamente por el Advenimiento del Nuevo Mundo. Cada vez se perfila mejor: crear un Mundo Nuevo, fraterno y solidario, sin imperios ni instituciones transnacionales o mundiales explotadoras de los pobres, lo que Jesús llamó “Reino de Dios”, pero dicho con palabras y hechos de este ya tercer milenio.
 
 
Ése es el Advenimiento que esperamos, el sueño que nos quita el sueño, lo que nos hace estar en «alerta».
 
Primera Lectura: Lectura de la profecía de Sofonías 3, 14-18a
Regocíjate, hija de Sión, grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén.
El Señor ha cancelado tu condena, ha expulsado a tus enemigos.
El Señor será el rey de Israel, en medio de ti, y ya no temerás.
Aquel día dirán a Jerusalén:
«No temas, Sión, no desfallezcan tus manos.
El Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva.
Él se goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta.»
Palabra de Dios
 
Salmo responsorial: Is 12, 2-3. 4bed. 5-6 
R. Gritad jubilosos: «Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel.»
El Señor es mi Dios y salvador: 
confiaré y no temeré, 
porque mi fuerza y mi poder es el Señor, 
él fue mi salvación. 
Y sacaréis aguas con gozo 
de las fuentes de la salvación. R.
Dad gracias al Señor, 
invocad su nombre, 
contad a los pueblos sus hazañas, 
proclamad que su nombre es excelso. R.
Tañed para el Señor, que hizo proezas, 
anunciadlas a toda la tierra; 
gritad jubilosos, habitantes de Sión: 
«Qué grande es en medio de ti 
el Santo de Israel.» R.
 
Segunda Lectura: Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 4, 4-7
Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres.
Que vuestra mesura la conozca todo el mundo.
El Señor está cerca.
Nada os preocupe; sino que, en toda ocasión, en la oración y súplica con acción de gracias, vuestras peticiones sean presentadas a Dios.
Y la paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
Palabra de Dios
 
EVANGELIO: Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 3, 10-18
En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:
- «¿Entonces, qué hacemos?»
Él contestó:
- «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo.»
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:
- «Maestro, ¿qué hacemos nosotros?»
Él les contestó:
- «No exijáis más de lo establecido.»
Unos militares le preguntaron:
- «¿Qué hacemos nosotros?»
Él les contestó:
- «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga.»
El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos:
- «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga.»
Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba el Evangelio.
Palabra del Señor.
 
Comentarios, ecos y reflexiones personales
 
GESTO: CONSTRUYENDO UN BELÉN DIFERENTE
Este año pondremos una casa diferente, sin ángeles, sin pastores, sin reyes, porque en mi pueblo ya casi no existen, y niños y adultos no entienden que estén contigo sólo los que no se ven en la calle.
En su lugar pondremos personas de nuestra realidad.
 
Un parado, víctima de todas las multinacionales, de la codicia sin exceso, con las manos callosas. Tiene vergüenza y duele verle.
 
Una emigrante, sin patria, sin hogar ni papeles, de color, con olor y hambre. Quizá esta noche lo acoja alguien.
 
Un homosexual, perseguido por su afectividad, incomprendido y culpado de su realidad. Ansia ser aceptado y liberado de sus cadenas.
 
Una lesbiana, oculta e incomprendida, cargada con el lastre de su realidad de mujer. Hoy espera no ser prejuzgada y no ser señalada.
 
Un bisexual, que debe negar su realidad, obligado a elegir para no ser mirado como un bicho raro. Puede ser que pronto no sea visto como un vicioso.
 
Una transexual, a la que se ve como un monstruo, como un bicho raro, objetivo de burlas y mofas. Desea ser feliz e integrarse como una persona feliz.
 
Una prostituta, con mirada triste y mirada palpitante, usada y juzgada por casi toda la gente. Quizá esta noche reencuentre su dignidad.
 
Un drogadicto, aferrado a sus viajes y estrellas artificiales porque en la tierra no tiene presente. Quizá esta noche vea la estrella de su vida.
 
Una presa, de las de siempre, sin causa ni gloria, al margen de la sociedad y con barrotes. Quizá esta noche le llegue una ráfaga de aire libre.
 
Un enfermo de sida, separado, aislado, como una peste, tumbado en el lecho sin futuro y casi sin presente. Quizá esta noche alguien se acerque a él y le bese. ...
 
Ya sé que no están todos;
pero si me atrevo a ponerme yo,
y no me olvido a colocarte a Ti,
en este Belén será un belén en el que nos encontraremos todos
 
 
OFERTORIO
Señor, Dios nuestro, Madre y Padre lleno de Amor, en esta celebración te hacemos la ofrenda del Pan y el Vino, que representan tu cuerpo y tu sangre. Escogiste el alimento básico de las mujeres y los hombres sencillos, que elaboraban con el trabajo de sus manos. Elegiste el vino, bebida de fiesta y de confraternización. Señor, te los presentamos como signo de tu Amor a las mujeres y los hombres. 
 
Señor, te presentamos la bandera del Arco Iris, símbolo de la diversidad de la Creación. Sus colores nos recuerdan la riqueza que sólo tu infinito amor pudo crear. Te la ofrecemos con la esperanza que ponemos en tu Gracia y como nuestro estandarte para la consecución de tu Reino.
 
Señor, te presentamos el portal de Belén que acabamos de construir. En él se encuentran las mujeres y los hombres que anhelan tu nacimiento, que te buscan y que quieren  adorarte. No tienen más regalo que su corazón desbordante de esperanza y de amor hacia Ti.
 
Señor, junto a este portal nos ofrecemos a nosotras y a nosotros mismos, con nuestro carisma, nuestras aptitudes, nuestros sueños, nuestras esperanzas, nuestros puntos fuertes. Nos ponemos frente a ti como somos, felices de ser tus hijos e hijas, sin necesidad de ocultar quienes somos.
 
Peticiones
Señor, te pedimos:
Por nuestra Comunidad, para que en estas fiestas seamos testigos del nacimiento del Niño que viene a ser la salvación y la esperanza de la humanidad. Te pedimos que sepamos ser candil que ilumine en medio de esta sociedad.
 
Para en estos tiempos difíciles aflore la solidaridad, la fraternidad y el deseo por el bien común. Te pedimos que renazca el calor en los corazones, el deseo de ayudarnos los unos a los otros. Que CRISMHOM sea ejemplo y albergue de estos sentimientos.
 
Que te hagas presente en nuestros corazones, encendiendo en nosotros más amor por ti, por tu Evangelio y por nuestros hermanos y hermanas.
 
Por las personas que lo están pasando mal y se están quedando sin recursos; por los olvidados y olvidadas de nuestra sociedad; por las personas que viven en la calle; por los enfermos, por los sin techo, por los que no son aceptados en la sociedad. Por los ancianos, niños y mujeres que no tienen a nadie. 
 
Por los que trabajan por ayudar a los demás y por construir una sociedad mejor, para que nunca les falte tu aliento y sigan siendo canal por el que fluye tu amor.
 
Por las comunidades dentro de las Iglesias que nos discriminan, para que nos consideren verdaderos hermanos y lancen mensajes de inclusión y de solidaridad.
• Por los cristianos y cristianas que son discriminados por su realidad de fe y de afectividad y se sienten perdidos, para que encuentren en Ti el consuelo y el les sirvas de guía en su vida.
• Por los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales de todo el mundo que tienen que enfrentarse al odio, a la injusticia y a la cárcel, que son víctimas de la homofobia, bifobia y transfobia, que se encuentran solos y perdidos; 
Dios nuestro, por tu misericordia, escucha nuestra oración.
 
(Peticiones libres)