2014

2014-01-23 Comunicado oficial ante las declaraciones del cardenal Sebastián

Desde CRISMHOM nos sentimos apenados, nuevamente, por declaraciones de este tipo, por parte de algunos de los jerarcas de la Iglesia Católica. Manifestamos un rechazo absoluto y profundo ante las convicciones y declaraciones del cardenal Fernando Sebastián.
 
En primer lugar, nos entristece la gran desinformación que tiene sobre sexualidad y nuestra realidad, asegurando que con un tratamiento puede recuperarse como si de una enfermedad se tratase. La homosexualidad no es una enfermedad. Es una manifestación minoritaria no patológica de la sexualidad humana. Y minoritaria no significa enfermedad ni algo moralmente malo o negativo, sino simplemente diferente de la mayoría. La  OMS (Organización Mundial de la Salud) y la APA (American Psychological Association) retiraron la homosexualidad como enfermedad hace muchas décadas.
 
 
Sus desafortunadas palabras están causando un daño terrible e irreparable para muchas personas. Creemos que esta actitud está radicalmente alejada del Evangelio y del mensaje de Jesús, ya que nos estigmatiza y nos trata como gente de la que hay que tener misericordia como si fuésemos  ciudadanos y ciudadanas de segunda clase.
 
Por otra parte, afirma que la homosexualidad es una deficiencia. Esta opinión nos llena de tristeza, pues de nuevo somos testigos de los prejuicios y condenas apresuradas sobre nuestra realidad afectiva y sexual. De nuevo se nos tilda de no ser normales, de tener una “sexualidad deficiente”, de estar perdidos en una sexualidad enferma. Nuestra afectividad también nos mueve a amar y a darnos enteramente a otra persona. Y el Amor es algo puesto en nuestros corazones por Dios.
 
Una vez más tenemos que escuchar (y esta vez con tono lastimero) que la sexualidad es algo que se puede “reconducir” y que algo tan importante como la afectividad y  la expresión de la misma entre dos personas, independientemente de su sexo, es banalizado y comparado de nuevo con una enfermedad.
  
Desde Crismhom, creemos y reiteramos que la homosexualidad no es una enfermedad, y que no puede vivirse con culpa, miedo u ocultamiento.
 
Además, estamos convencidos de que la sexualidad humana es demasiado rica para reducirla al aspecto procreativo. El placer, el diálogo, la intimidad, la comunión… también son aspectos de la sexualidad humana que las personas homosexuales vivimos plenamente como expresión del amor mutuo y la entrega recíproca, que es también expresión del amor que Dios ha derramado en nuestros corazón, porque Dios es amor y quien ama ha conocido a Dios.
 
La homosexualidad puede vivirse desde el amor entre dos personas que son hijas o hijos de Dios.
 
La homofobia, sin embargo, es un sentimiento humano que no proviene de Dios, sino de los hombres.
 
 
 
JUNTA DIRECTIVA CRISMHOM

2014-02-25 Contra ataques mortales recientes en Honduras

Os presentamos el llamamiento que hemos enviado a la representación diplomática de Honduras en España respondiendo a una iniciativa que nos llegó desde Amnistía Internacional.

 

A/A REPRESENTACIÓN DIPLOMÁTICA DE HONDURAS EN EL REINO DE ESPAÑA
A/A EXCELENTÍSIMO SR. EMBAJADOR DE HONDURAS ANTE EL REINO DE
ESPAÑA D. NORMAN GARCÍA
ATAQUES Y HOMICIDIOS CONTRA TRABAJADORAS
SEXUALES EN HONDURAS
 
Una trabajadora sexual transgénero fue hallada muerta en San Pedro Sula, norte de Honduras, el 7 de enero. Desde principios de diciembre se ha asesinado la ciudad a nueve trabajadoras sexuales. Deben emprenderse urgentemente investigaciones exhaustivas sobre estos ataques.
 
Al atardecer del 7 de enero, un vehículo gris se aproximó a Marco Noé López Castillo, trabajadora sexual transgénero, en una calle del barrio de Barandillas, en San Pedro Sula, donde solía trabajar.
 
 
Según la información publicada en los medios de comunicación, unos hombres armados, con chalecos antibalas y con el rostro cubierto por pasamontañas, obligaron a Marco Noé López Castillo a entrar en el vehículo. Hacia las cinco de la mañana, el cadáver de la trabajadora sexual fue hallado, dentro de una bolsa de plástico, en la carretera, en la zona de El Playón,  San Pedro Sula. La habían estrangulado y tenía los brazos y las piernas atados a la espalda. Como parte de las investigaciones en curso, la policía mencionó que el cadáver había sido arrollado por varios vehículos.
 
Desde principios de diciembre, la violencia contra las trabajadoras sexuales ha ido en aumento en San Pedro Sula. El 30 de diciembre, cinco trabajadoras sexuales fueron agredidas delante de un bar en el centro de la ciudad, donde trabajaban. Un monovolumen con al menos cuatro pasajeros se aproximó a las mujeres y abrió fuego contra ellas. Irina Marisela García Maradiaga (23), Irma Melisa Benítez Lewis (21) y Sandra Liseth Aldana Pereza murieron en el acto. Gabriela Alejandra Osorto (21) murió al día siguiente, mientras que otra mujer resultó herida pero sobrevivió al ataque. Dos semanas antes, en la madrugada del 13 de diciembre, cuatro trabajadoras sexuales fueron asesinadas en la zona de Medina, en el centro de San Pedro Sula. En circunstancias aún por aclarar, varios hombres salieron de un monovolumen y discutieron con las trabajadoras sexuales mientras las apuntaban con sus armas. La discusión duró unos minutos, al cabo de los cuales los hombres mataron a tiros a Ana María Sánchez Zaldívar (37), Doris Malene García (30) y Milagro Rosario Bonilla (52). La cuarta mujer del grupo, Zoila Yamileth Sánchez Zaldívar (30), fue secuestrada y más tarde fue hallada muerta con heridas de bala en la zona de El Polvorín. Los medios de comunicación informaron además sobre cinco homicidios de mujeres cometidos entre el 30 de diciembre y el 3 de enero en los departamentos tanto de San Pedro Sula como de Cortés.
 
Ante estos hechos injustos, la Comunidad de Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales LGTB+H (CRISMHOM), hace el siguiente llamamiento:
 
 Instamos a las autoridades pertinentes a llevar a cabo una investigación independiente, exhaustiva e imparcial sobre los homicidios de mujeres y trabajadoras sexuales en San Pedro Sula y Cortés y en los que resultaron asesinados Marco Noé López Castillo, Irina Marisela García Maradiaga, Irma Melisa Benítez Lewis, Sandra Liseth Aldana Pereza, Gabriela Alejandra Osorto, Ana María Sánchez Zaldívar, Doris Malene García, Milagro Rosario Bonilla y Zoila Yamileth Sánchez Zaldíva y a llevar a los responsables ante la justicia. 
 
 
Más sobre las acciones de AI en Honduras aquí.

2014-04-10 Comunicado de CRISMHOM ante las declaraciones de Monseñor Jesús Catalá

Ante las declaraciones de Mons. Jesús Catalá, obispo de Málaga, no queremos quedarnos callados ni tampoco entrar en una espiral de condena y reproches mutuos.

Sentimos una especial preocupación por los adolescentes y jóvenes cristianos que a consecuencia de estas palabras pueden no desarrollar adecuadamente su identidad y ver frustradas no sólo sus aspiraciones más profundas de vivir la comunión con otra persona, sino también ver restringidos sus derechos más fundamentales como es el de formar una familia. 

En nuestra comunidad hemos vivido cómo muchas personas han sentido una auténtica liberación cuando han podido vivir su sexualidad sin los prejuicios que les habían inculcado en sus familias y en sus comunidades de fe. Y no sólo una liberación psicológica o afectiva, sino el inicio de una nueva relación con Dios en que la orientación sexual ya no es un problema sino un don recibido y asumido con gratuidad.

Como comunidad cristiana queremos invitar a nuestros Jóvenes LGTB a que descubran que la fuente primera y única del amor entre dos personas es Dios. Que vivir este amor entre dos personas, sean de diferente o del mismo sexo, es la experiencia más maravillosa humanamente hablando y la expresión más fidedigna del amor de Dios tal como se nos ha manifestado en Cristo Jesús.

Por eso, os invitamos a que desoigáis mensajes que poco tienen que ver con La Buena Noticia de Jesús.  Vivid con libertad y con todas las consecuencias el amor cristiano. NO tengáis miedo al amor, un amor que desde Jesús está destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los dolores de la vida cotidiana, de forma que los cónyuges se conviertan en un solo corazón y en una sola alma y juntos alcancen su perfección humana. El amor entre dos personas es un amor total, fiel y exclusivo, pero que no termina en el egoísmo de la propia pareja sino que lo hace fecundo y generoso hacia los demás.

Seguidores y seguidoras de Jesús: no dejéis que palabras de unos hombres que han decidido no casarse ni tener hijos y por lo tanto están faltos de la autoridad moral de la experiencia para hablarnos de la vida familiar y conyugal emponzoñen lo más puro que puede surgir entre dos personas: el amor. No tengáis miedo a ser seguidores y seguidoras LGTB de Jesús, y vivid este seguimiento con todas sus consecuencias. No dejéis que os castren en vuestra afectividad, en vuestros grandes deseos de comunión y de vida compartida.

Junta Directiva CRISMHOM

 

2014-07-18 MANIFIESTO DE CRISMHOM ORGULLO LGTB 2014

 La Comunidad de cristianas y cristianos de Madrid homosexuales LGTB+H se une a todos los colectivos LGTB de España un año más en la justa reivindicación de los derechos de las personas lesbianas, gais, transexuales y bisexuales. Con el lema elegido para este año, “Nos manifestamos por quienes no pueden”, queremos llamar la atención ante el aumento de leyes y actitudes LGTBfóbicas en determinados países como Rusia y Uganda que han permitido que se manifiesten actitudes vejatorias, torturas, linchamientos y agresiones a seres humanos únicamente por motivo de su orientación sexual o identidad de género. Ante estas injusticias queremos expresar lo siguiente:
 
1.-Las personas LGTB, independientemente de su estatus social, sexo, raza o procedencia, son iguales ante la Ley. Por lo tanto, es injusto que se establezcan legislaciones que discriminen a las mujeres y a los hombres por su orientación sexual o identidad género. Dichas leyes deben ser derogadas de inmediato para garantizar un trato justo y equitativo para todos los seres humanos. Las leyes deben garantizar que se respeten los derechos y las libertades individuales y no servir en ningún caso como premisa para quebrantar la integridad que tenemos como personas.
 
2.- Mostramos nuevamente nuestra repulsa y condena hacia las políticas de determinados países en los que se está produciendo un retroceso en los derechos humanos de las personas LGTB. Existen en la actualidad diez países que condenan a muerte a las personas que hacen visible su orientación homosexual o que establecen relaciones afectivas con personas del mismo sexo. Siguen existiendo leyes que discriminan a las lesbianas, gais, bisexuales y transexuales y se condena a penas de cárcel y a tratos vejatorios, tratándoles como si fueran criminales. Pedimos que se respete la dignidad de cada individuo y que no se someta a ninguna persona a tratos vejatorios por su condición LGTB.
 
3.- Nos preocupa el aumento alarmante de declaraciones públicas de cariz LGTBfobico, sobre todo desde instituciones gubernamentales. Esto provoca que se discrimine y agreda a personas que han decidido vivir su realidad con libertad. En la mayoría de las ocasiones estos ataques han quedado impunes. A pesar de que en muchas ocasiones dichos ataques han sido reflejados en los medios de comunicación, no se han abierto procedimientos judiciales para condenar a los/las instigadores/as y agresores/as. Pedimos a los respectivos gobiernos que tomen medidas urgentes para abrir investigaciones y llevar a los/las responsables ante la justicia.
 
4- Pedimos a todas las iglesias cristianas que sigan siendo fieles al Evangelio, avanzando en el reconocimiento y acogida sin reservas de todas las personas. Nos sentimos hijas e hijos de Dios, queridos por Él, más allá de nuestra orientación sexual o identidad de género. Pedimos un cambio en los discursos negativos, denigrantes y carentes de un conocimiento de nuestra realidad. Las Iglesias cristianas tienen la responsabilidad de crear una nueva realidad social donde todas y todos nos sintamos liberados y unidos en la diversidad de la Creación de Dios.
 
5.- Declaramos nuestra alegría por los avances que otros países están realizando en políticas y leyes que favorecen la igualdad del colectivo LGTB, tal y como ha ocurrido con la aprobación de una resolución a favor de los derechos LGTB por parte de la Organización de Estados Americanos. Denunciamos cualquier presión que proceda de grupos sociales que insisten en deslegitimar los derechos que hemos ido adquiriendo con el esfuerzo y trabajo de tantos y tantas activistas. Expresamos nuestro pesar por las reacciones de tristeza que se transmiten cuando se conquista una nueva mejora para nuestro colectivo, acusándonos de destrozar instituciones como el matrimonio o de querer desviar a jóvenes de la moral. Estas declaraciones vienen incluso de personas homosexuales a las que tenemos que ayudar en su autoaceptación.
 
6.- Seguimos trabajando por la igualdad de la mujer en la sociedad, y en especial, en el seno de las Iglesias cristianas. La igualdad real sólo será posible cuando hombre y mujer puedan ejercer las mismas funciones de responsabilidad pastoral en sus respectivas iglesias.
 
7.- CRISMHOM se une a todos los colectivos LGTB en la defensa de los derechos y libertades de las lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, especialmente en este año dedicado a la lucha por el reconocimiento de los derechos humanos. Nos solidarizamos con otros muchos colectivos que también necesitan defender sus derechos y su dignidad como personas. Pensamos que la coherencia y la solidaridad son dos medios indispensables para hacer creíbles nuestras reivindicaciones.
 
 
Madrid, 5 de julio de 2014

2014-08-15 Comunicado de CRISMHOM ante la decisión del obispado de Canarias de despedir a un profesor homosexual

Desde Crismhom, Comunidad de Cristianas y Cristianos Homosexuales de Madrid LGTB+H, compuesta por hombres y mujeres que queremos vivir abiertamente nuestra identidad y orientación sexuales y nuestra fe en Jesucristo y defender nuestros derechos como creyentes dentro de las iglesias cristianas. Nos enteramos con tristeza de que el Obispado de Canarias ha despedido a un profesor de religión de Lanzarote por haber hecho pública en los medios de comunicación su condición de varón homosexual casado con otro hombre. Este hecho era conocido por el Obispo desde hace 2 años y sin embargo, solo ahora, a raíz de su manifestación pública, se ha decidido poner fin a la relación laboral.

Nos parece que este hecho pone de relieve el secretismo y opacidad con que se viven todas estas situaciones dentro de las distintas iglesias y, en este caso concreto, en la Católica. Este modus operandi atenta contra el derecho que tiene todas las personas a vivir su identidad con libertad y sin dobleces.

Creemos con firmeza igualmente que los y las homosexuales, bisexuales y transexuales somos hijos e hijas de Dios, que hemos recibido nuestra orientación sexual e identidad de género como un don y podemos cumplir su voluntad viviendo una relación de pareja en amor y fidelidad. La negativa de las iglesias a revisar su doctrina sobre la homosexualidad y la bisexualidad y la condena que se sigue imponiendo a nuestra realidad no hace más que crear inmensos sufrimientos en muchos creyentes LGTB y además genera violencia y discriminación contra ellos. A esto hay que añadir que muchas personas de buena fe se alejan del conocimiento de Cristo por pensar que no son merecedoras de su Amor.

Por eso manifestamos nuestro pesar y el rechazo que nos provocan estas actuaciones e instamos a las autoridades eclesiásticas a reflexionar con profundidad, sin ideas preconcebidas y en la presencia de Dios sobre ellas. 

El colectivo LGTB forma parte de la diversidad de la naturaleza que Dios ha creado. Por este motivo, no se hace necesario curar una enfermedad que no existe, y de ahí el fracaso más absoluto de las terapias reparativas de la homosexualidad y la bisexualidad.

Dios nos pide construir un Reino de Amor, no de discordia. Y en ese Reino cabemos todas y todos sin excepción.

Desde aquí queremos enviar un mensaje de apoyo y cariño a Luis Alberto González por su valentía y su vivencia abierta y en comunión con Dios de su realidad sexual.

"Si una persona gay busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarle?" (Papa Francisco).

 

La Junta Directiva

Enlace a la noticia AQUI
 

2014-09-12 Manifiesto contra las declaraciones de M. Blázquez

Ante las declaraciones del nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, en la que se vuelve a mencionar que no se puede llamar matrimonio a la unión entre dos personas del mismo sexo, no queremos quedarnos callados.
 
Asistimos de nuevo a la realidad de ser percibidos como un colectivo de personas que no son capaces de decidir qué hacer en su vida. De nuevo los prejuicios se hacen presentes en boca de un representante de la Jerarquía de la Iglesia Católica.
 
 
Volvemos a escuchar comentarios y afirmaciones relacionando nuestra realidad LGTB con la destrucción del sentido de la familia y de la afectividad, aparte del de la sexualidad humana. En este caso, se pone en duda que la convivencia de dos personas por amor y con libertad que deciden unirse en un proyecto común de amor. Con estas palabras únicamente se limita la grandeza del amor. Se trata de afirmaciones que son ajenas a la sabiduría creadora de Dios, que nos ha hecho diversos.
 
Cuando dos personas, independientemente de su sexo, deciden unir sus vidas en un proyecto común, lo hacen con la libertad y el deseo de llegar a la plenitud de sus vidas. Es desde esa libertad y con el Amor de Dios las parejas cristianas se embarcan en un proyecto de vida donde el centro es Dios. Setrata de un amor que desde Jesús está destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los dolores de la vida cotidiana, de forma que los cónyuges se conviertan en un solo corazón y en una sola alma y juntos alcancen su perfección humana. El amor entre dos personas es un amor total, fiel y exclusivo, pero que no termina en el egoísmo de la propia pareja sino que lo hace fecundo y generoso hacia los demás. No podemos permitir que se castre nuestra afectividad y nuestros grandes deseos de comunión y de vida compartida, puesto que hemos dado testimonio de que nuestro amor y nuestro compromiso no difiere del de las parejas formadas por un hombre y una mujer.
 
El placer, el diálogo, la intimidad, la comunión… también son aspectos de la sexualidad humana que las personas homosexuales vivimos plenamente como expresión del amor mutuo y la entrega recíproca, que es también expresión del amor que Dios ha derramado en nuestros corazón, porque Dios es amor y quien ama ha conocido a Dios.
 
 
 
No entendemos por qué se nos hace partícipes de atacar la institución del matrimonio y de la familia, cuando nuestro deseo es formar parejas estables en las que el Amor, el Respeto, el Afecto, la Fidelidad y la Convivencia sean los ingredientes que conduzcan a la plenitud personal. Reiteramos nuestro compromiso con la institución familiar. Hemos pedido que se nos reconozca el derecho de formar y de vivir en una familia, fundada en el amor entre dos personas, la entrega generosa y la ayuda mutua y en la crianza de hijos.
 
La falta de acogida por parte de determinados miembros de la Jerarquía de la Iglesia Católica a los homosexuales, bisexuales y transexuales únicamente provoca sufrimiento en las personas LGTB creyentes. No se puede utilizar la autoridad que se ostenta para crear este tremendo sufrimiento en las personas homosexuales, buscando la negación de sus derechos y mermando su autoestima e incluso su dignidad, dificultando el crecimiento personal de las personas LGTB. Esta actitud está radicalmente alejada del Evangelio y del mensaje de Jesús, ya que nos estigmatiza.
 
 
 
Hacemos un llamamiento a todos los creyentes de buena voluntad para que se manifiesten también contra las posturas homófobas de cierta Jerarquía de la Iglesia Católica. Reiteramos nuestra invitación a que conozcáis nuestras vidas, nuestros anhelos y deseos de vivir con coherencia nuestra fe cristiana.
 
Animamos a nuestros hermanos y hermanas a no tener en cuenta las palabras de unos hombres que han decidido no contraer matrimonio ni crear una familia, y por lo tanto están faltos de la autoridad moral de la experiencia para hablarnos de la vida familiar y conyugal. No tenemos miedo a ser seguidores y seguidoras LGTB de Jesús, y a vivir este seguimiento con todas sus consecuencias.
 
La homofobia, la bifobia y la transfobia son sentimientos humanos que no provienen de Dios, sino de los hombres.