2013

2013-02-12 Comunicado con motivo de la renuncia del papa

A todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Esta mañana, el mundo ha amanecido con la noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI. Desde Crismhom, como comunidad cristiana LGTB y de mayoría católica, queremos hacer un llamamiento general a todos los cristianos y personas de buena fe del mundo. Nos gustaría contar con su oración y la ayuda del Espíritu Santo, para que el colegio cardenalicio apueste por un modelo de renovación carismática en la sede Petrina.

Esta renovación debería apostar por la dignidad de hombres y mujeres y la perfecta integración de fe, afectividad y sexualidad como partes integrantes, fundantes e indisolubles del Ser humano en general, y en particular del colectivo homosexual, lésbico, transexual y bisexual. El colectivo LGTB en general, y en particular el colectivo LGTB cristiano, ha venido sufriendo durante siglos una profunda incomprensión de su realidad. Ha existido y existe un rechazo hacia su realidad social y personal por una parte de la jerarquía de la iglesia católica, así como de otras iglesias cristianas. Todo esto origina rechazo, problemas de aceptación y sufrimiento por parte de este colectivo en todo el mundo. Nosotros vivimos y creemos en un Dios del Amor, que nos ha hecho a su imagen y semejanza. Un Dios que respeta la dignidad de nuestro Ser, integrador de Fe, afectividad y sexualidad, que nos invita al amor profundo entre las personas y también a la comunión del amor profundo entre personas del mismo sexo. Cuando un amor profundo y cristiano une dos personas, es el Señor quien lo hace.

 

Crismhom, 11 de febrero de 2013

2013-03-15 Comunicado de CRISMHOM frente a la elección del nuevo papa

Desde la Junta directiva nos unimos al gozo de todos los miembros católicos de Crismhom por la elección del Papa Francisco I como obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Universal.

Aunque queda mucho camino por recorrer en la normalización de la orientación sexual e identidad de género en la Iglesia Católica Romana, la elección de un nuevo sucesor de Pedro es un momento de esperanza.

Deseamos que a través de la oración, el diálogo y el testimonio de una vida coherente con el seguimiento de Jesús, se vayan abriendo camino, en la Iglesia Católico Romana y en el resto de las diferentes confesiones cristianas, la aceptación de la orientación sexual que es querida por Dios.

Somos conscientes de la oposición del cardenal Bergoglio al matrimonio igualitario, pero la cercanía del nuevo Papa y su sencillez nos animan a confiar en que un nuevo horizonte empiece a descubrirse. Todos los miembros de Crismhom, al mismo tiempo que nos unimos al gozo de nuestros hermanos católicos, oramos juntos y nos comprometemos a seguir luchando por la plena aceptación de las personas LGTB en la Iglesia Católica y en las demás Iglesias.


JUNTA DIRECTIVA CRISMHOM

2013-04-28 Comunicado ante las afirmaciones de Mons. Reig y ataque del Card. Rouco

COMUNICADO: Ante las recientes afirmaciones de Mons. Reig Plá y el ataque a nuestros derechos por parte del Card. Rouco Varela, nosotros como cristianas y cristianos LGTB, no podemos quedarnos callados:

El colectivo LGTB es sin duda el más humillado y el más atacado por una parte importante de la jerarquía de la Iglesia Católica. Sobre él, y principalmente sobre la realidad homosexual, hacen caer el estigma de la destrucción de la familia y de la destrucción del sentido de la sexualidad humana, lo que no sólo no es verdad, sino que se trata de afirmaciones que son ajenas a la sabiduría creadora de Dios, que nos ha hecho diversos. Nadie elige su orientación sexual, sino que sencillamente nacemos con ella. Los prejuicios que recaen sobre nuestra orientación sexual provienen de las limitaciones de los hombres y no de Dios. Nadie puede curar la homosexualidad, sencillamente porque no es una enfermedad.
De la misma manera, que nadie puede hacer que otra persona se haga homosexual por su educación recibida o por su entorno familiar y social. En todas las naciones, en todas las razas y en todos los tiempos, siempre han existido personas con orientación homosexual. Nuestro compromiso con la institución familiar es tan claro, que en un momento de crisis de esta institución, hemos pedido que se nos reconozca el derecho de formar y de vivir en una familia, fundada en el amor entre dos personas, la entrega generosa y la ayuda mutua. Las personas LGTB no nacemos en un país extraño, no somos personas ajenas a la vida civil, ni a la vida eclesial. Somos vuestros hermanos y hermanas, vuestros familiares, amigos, educadores, médicos, constructores, empresarios, sacerdotes, etc. La falta de acogida por parte de la Iglesia a los homosexuales, es tan injusta, y causa tanta violencia y sufrimiento en las personas homosexuales creyentes, que no podemos permanecer más tiempo callados. Este hecho, debería llenar a los creyentes de vergüenza e indignación contra los pastores que usan su autoridad y su cargo para crear este tremendo sufrimiento en las personas homosexuales, buscando la negación de sus derechos y mermando su autoestima e incluso su dignidad, dificultando el crecimiento personal de las personas LGTB. Por eso, nosotros, cristianos y cristianas LGTB, al mismo tiempo que queremos mostrar nuestro rechazo e indignación ante los últimos pronunciamientos de estos dos obispos, hacemos un llamamiento a todos los creyentes de buena voluntad para que se manifiesten también contra las posturas homófobas de cierta Jerarquía de la Iglesia Católica. Os invitamos a que conozcáis nuestras vidas, nuestros anhelos y deseos de vivir con coherencia nuestra fe cristiana. Ya no valen los discursos abstractos sobre los derechos humanos, sino el compromiso sincero con los derechos y la dignidad de todas las personas.
 
JUNTA DIRECTIVA CRISMHOM
 
 
CRISMHOM - Asociación de Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales LGTB
C/ Barbieri, 18 – 28004 MADRID
secretaria@crismhom.org
www.crismhom.com
Teléfono: 647 879 188
 

2013-05-14 Pentecostés LGTB: 7º aniversario CRISMHOM

 

SÉPTIMO ANIVERSARIO CRISMHOM: COMUNIDAD EN CONTINUO PENTECOSTÉS

El 3 de junio de 2006, vísperas de Pentecostés, un pequeño grupo de cristianos lgtb iniciamos la andadura como asociación-comunidad. Han transcurrido siete años desde aquel día y, aunque jóvenes todavía, hemos realizado un intenso y apasionante trayecto.

Somos conscientes que el Espíritu Santo es el fundador de nuestra comunidad. Él en su providencia no sólo nos ha dotado de los recursos materiales que necesitamos moviendo los corazones de personas que en principio no nos conocían o pudieran estar en sintonía con nuestra orientación sexual e identidad de género si no, lo más importante, ha atraído a nuestra comunidad a muchas personas que nos han enriquecido enormemente con su presencia y testimonio de vida cristiana.

Aquel día fue un verdadero Pentecostés para nuestra comunidad, pues recibimos la misión-encargo del Señor, y a su vez, el carisma y la fuerza-luz necesaria para llevarlo a cabo. ¿Y cuál fue el carisma específico que nos otorgó el Señor? La comunidad durante estos años ha hecho un discernimiento sobre cuál es su identidad y misión. Este carisma nos da unidad en la diversidad de experiencias, carismas personales, formas de pensar y de sentir la Iglesia, inquietudes evangelizadoras, etc. Nuestro carisma que dota de ser y sentido a Crismhom es la evangelización del colectivo lgtb. Todas las acciones y actividades de Crismhom van orientadas a esta misión, y carecerían de fidelidad a la misión otorgada si se desvinculan de la evangelización.

Pero recordar cada año esta fecha de la fundación como acción de gracias por tanto bien recibido, no debe ser un mero recuerdo complaciente de lo bien que hemos hecho las cosas. Al contrario, debe ser un permanente discernir sobre la voluntad de Dios para nosotros, que implica siempre novedad y desinstalación de posibles autocomplacencias. Celebrar Pentecostés es celebrar la presencia del Espíritu Santo en nuestra comunidad que nos guía y anima para afrontar nuevos retos pues la Palabra de Dios es siempre nueva y profética ante la realidad siempre cambiante que nos rodea.

El siguiente texto del libro de los Hechos de los Apóstoles nos puede ayudar a hacer una reflexión sobre cómo evitar el peligro de la satisfacción y el riesgo de no abrirse a los signos de los tiempos donde podemos descubrir la voluntad de Dios hoy para nosotros.

Hechos (44:15:1 - 44:15:35)
Entonces algunos que vinieron de Judea enseñaban a los hermanos: “Si no os circuncidáis de acuerdo con el rito de Moisés, no podéis ser salvos.”
Puesto que surgió una contienda y discusión no pequeña por parte de Pablo y Bernabé contra ellos, los hermanos determinaron que Pablo, Bernabé y algunos otros de ellos subieran a Jerusalén a los apóstoles y ancianos para tratar esta cuestión. Entonces los que habían sido enviados por la iglesia pasaban por Fenicia y Samaria, contando de la conversión de los gentiles; y daban gran gozo a todos los hermanos. Una vez llegados a Jerusalén, fueron recibidos por la iglesia y por los apóstoles, y les refirieron todas las cosas que Dios había hecho con ellos. Pero algunos de la secta de los fariseos que habían creído se levantaron diciendo: —Es necesario circuncidarlos y mandarles que guarden la ley de Moisés. Entonces se reunieron los apóstoles y los ancianos para considerar este asunto. Como se produjo una grande contienda, se levantó Pedro y les dijo: —Hermanos, vosotros sabéis como, desde los primeros días, Dios escogió entre vosotros que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen. Y Dios, que conoce los corazones, dio testimonio a favor de ellos al darles el Espíritu Santo igual que a nosotros, y no hizo ninguna diferencia entre nosotros y ellos, ya que purificó por la fe sus corazones. Ahora pues, ¿por qué ponéis a prueba a Dios, colocando sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? Más bien, nosotros creemos que somos salvos por la gracia del Señor Jesús, del mismo modo que ellos. Entonces toda la asamblea guardó silencio. Y escuchaban a Bernabé y a Pablo, mientras contaban cuántas señales y maravillas Dios había hecho por medio de ellos entre los gentiles.”

La meditación de este texto nos puede dar pistas de ciertas actitudes que como comunidad en misión que somos necesitamos discernir y actualizar en nuestro momento actual en Crismhom.

Es evidente que la Iglesia se jugó en esta asamblea su futuro y pervivencia, y a su vez, la universalidad del evangelio. Si hubiera tomado fuerza la postura autocomplaciente y legalista “religiosa” desde luego el mensaje de salvación (felicidad) de Jesús no hubiera traspasado la frontera del judaísmo; y la humanidad no hubiera conocido el rostro paternal y misericordioso del Dios revelado en Jesús.

¿Qué actitudes podemos recoger de este texto para nuestra comunidad y su futuro?

1.- La lectura vital y permanente de los signos de los tiempos.
A veces tenemos la tentación de enfocar nuestra misión desde un centro erróneo. Nos situamos nosotros en el centro y deliberamos qué podemos ofrecer al mundo. Ciertamente son importantes los proyectos claros y eficaces, la organización y sus estructuras. Sin embargo ¿no corremos el peligro de quedarnos sin ver lo que el ambiente que nos rodea nos demanda? El proceso pienso que debe ser a la inversa; son los signos que nos llegan del mundo los que deben movilizar nuestros corazones y acciones para responder adecuadamente a los anhelos de Dios y a las necesidades personales de quienes se nos acercan.

Nuestra comunidad es diversa, hay personas con mucha experiencia cristiana y formación, otros con vivencia de fe pero con formación deficiente; otros alejados de la fe y vienen a nuestra comunidad buscando recuperarla, y otras personas vienen por diferentes motivos, pero muchas veces detrás de ellos está la soledad y la marginación por su orientación sexual e identidad de género. ¡Cuántas personas rotas que necesitan salvación, felicidad!

Todas estas personas son llamadas de Dios a nuestra comunidad. Sí, habrá personas agradables y desagradables; equilibrados y con problemas psicológicos, con buena posición económica y social, y pobres con muchas necesidades. Todos deben ser acogidos para que les llegue el mensaje liberador de Cristo. En algunos casos no puede ser una mera acogida asistencial, si no que la comunidad deberá buscar medios para promocionar y ayudar a estas personas a recuperar su dignidad que tienen como hijos de Dios que son.

¿Pero el pobre, el marginado, el desequilibrado, el pesado puede provocar problemas en la comunidad? Evidentemente sí, porque está en una situación diferente a los que por suerte no padecen ninguna de esas situaciones. Decía Madre Teresa de Calcuta a sus novicias cuando estas sentían cierta repulsión al cuidar a los enfermos y pobres, pues estos tienen por cualidad no oler bien y un rostro marcado por la marginación: “ Ved en ellos el rostro de Cristo; y ellos verán en vosotros el rostro de Cristo”

Una comunidad que no está pendiente de la situación social que la rodea y no acoge a la persona tal y como llega, será religiosa pero no cristiana.

2.- El discernimiento comunitario
Todos tenemos carismas, cualidades o dones que nos da Dios al servicio de los demás. Estos carismas se descubren en la vivencia y quehacer de la vida comunitaria; no son medallas que ostentamos. Son los talentos puestos al servicio de la comunidad y la misión.

Esto que es una riqueza, en ocasiones puede generar ciertas tensiones en la vida comunitaria debido al ímpetu carismático de unos y a la pasividad carismática de otros. Crismhom está lleno de carismas, pero todos ellos deben estar puestos al servicio del carisma común: la evangelización del colectivo lgtb. Pero una comunidad evangelizadora también debe ser a su vez evangelizada sino quiere perder la fuente de su quehacer.

Pensar que ya lo hemos conseguido todo a nivel de fe; vivir de rentas o de una fe aburguesada en nuestras experiencias pasadas, anteponer nuestra ideología religiosa o social y pensar que es la mejor para todos, no solo genera tensiones innecesarias si no que paraliza la acción del Espíritu en nuestra comunidad; y lo que es peor, pierde mordiente profética de cara al testimonio frente a las iglesias y la sociedad.

En Crismhom hay suficientes medios y actividades para crecer en comunidad, como decíamos en nuestro último Congreso celebrado en febrero de 2013. Nuestro reto es implicarnos en ellas de forma efectiva y vital, no meramente asociativa o de voluntariado.

Sólo desde la perspectiva de una fe basada en la formación continua, la vivencia comunitaria, la oración y el trabajo por los demás nos puede capacitar para poder discernir lo que conviene y es adecuado a la voluntad de Dios en el día a día de nuestra comunidad.

3.- Sencillez, sencillez, sencillez ...
¿Por qué no nos alegramos de los logros de los hermanos? ¿Por qué tenemos suspicacias sobre el proceder de las personas? ¿Por qué somos poco agradecidos con los hermanos que dedican lo mejor de sí a la comunidad? ¿Por qué no somos sencillos?

Estas preguntas y sus respuestas las dejo a criterio del lector. Eso sí, de su respuesta dependerá que esta comunidad de Crismhom viva en permanente Pentecostés, vivificada y guiada por el Espíritu; o por el contrario, seamos una comunidad burguesa atrincherada en sus propias estructuras, pero desde luego alejada del regalo que nos otorgó Dios al contar con nosotros, los de la “frontera” de las iglesias para llevar el mensaje transformador del amor a los que también están en la “frontera” de la sociedad.

Julio M.
Presidente Fundador de Crismhom

 

CRISMHOM, PENTECOSTÉS LGTB.
Homilía sobre la Solemnidad de Pentecostés de 2013.
 

Textos bíblicos: Hechos 2,1-11. 1 Corintios 12,3b-7.12-13. Juan 20,19-23. Con la creación hace siete años de Crismhom se produjo en Madrid el Pentecostés arco iris lgtb. El Espíritu Santo descendió sobre un grupo de cristianos homosexuales y formó una comunidad eclesial ecuménica. Crismhom será conducido no por la ley o norma gris eclesial que margina y condena la dignidad y el comportamiento lgtb sino por la rúah (espíritu) de Dios que crea una comunidad multicolor de rica diversidad afectivo- sexual. Es el Espíritu el único que hace posible que hombres y mujeres lgtb+h entren a formar parte del nuevo Pueblo de Dios.

 
En estos siete años hemos sido testigos de cómo el Espíritu ha ido construyendo esta comunidad cristiana de Crismhom. Hemos escuchado a muchos hermanos hablar con el lenguaje de la acogida, de la comprensión, de la tolerancia, del amor, propio de la rúah de Dios. En este lenguaje, hombres y mujeres diversos en su afectividad, edad, origen, raza, ideología y trayectoria eclesial se han comunicado las maravillas que Dios ha hecho en sus respectivas vidas. Este lenguaje del Espíritu inclusivo ha realizado verdaderas transformaciones en numerosos hermanos, ha cicatrizado heridas de falta de aceptación, de intolerancia y rechazo en muchos casos en el seno de las Iglesias, y ha ido configurando un estilo de comunidad fraterno, solidario y eclesial. Por todo esto, la existencia de Crismhom es motivo de acción de gracias a la rúah de Dios, de alegría y de fiesta para todos nosotros.  
 
En la segunda lectura, Pablo recuerda a los corintios la importancia de vivir unidos en el seno de las comunidades. Sus palabras responden al problema que había surgido en las comunidades de Corinto, en las que algunos que recibían dones o carismas extraordinarios competían entre ellos sobre cuáles eran los más importantes. Esta situación también se ha dado y se puede dar en el seno de nuestra comunidad de Crismhom. La diversidad de acentos eclesiales y de vivencias de la fe cuando se radicalizan y se intentan imponer unos a otros producen tensiones, críticas y rechazos que dañan a las personas y a la misma construcción de la comunidad cristiana. 
 
La diversidad de dones, vivencias y peculiaridades de nuestra comunidad lgtb es una gracia del Espíritu. La diversidad debe estar al servicio de la unidad, aunque eso nos suponga renunciar o relativizar algunos acentos propios en aras del bien común y de la misión de nuestra comunidad. Pidamos al Espíritu que nos vaya uniendo por dentro para que seamos "cuerpo del Señor" unido en nuestra rica pluralidad. El Espíritu nos pide que seamos una comunidad de comunión fraterna que siga siendo una referencia para la cristianos lgtb y un modelo comunitario evangélico para las respectivas Iglesias.
 
En el IV Congreso de Crismhom se nos habla de la unidad de la comunidad: " La comunidad en Crismhom supone crear un espacio fraterno en el que compartir medios y afecto de forma que no existan categorías o preeminencias en función de criterios intelectuales, económicos o sociales: todos/as iguales, todos/as uno en Cristo, todos/as uno en Crismhom" (1,5). Unidad en lo esencial que comporta también para la edificación de la comunidad plena libertad de opiniones y acciones, "especialmente a aquellas opiniones y acciones relativas al modo concreto de entender el compromiso cristiano en el mundo" (IV Congreso, 2.5.3 ). Se perfiló en el último Congreso el estilo comunitario de Crismhom con las siguientes características: “el pluralismo en la unidad; la sencillez en la organización y actividad; la tolerancia, la comunicación fluida y sincera; la información entre los miembros, la corrección fraterna, la generosidad en la dedicación y el tiempo; la búsqueda del bien común sobre los intereses personales" (2.5.2).
 
La rúah de Dios (el Espíritu) suscita dones y carismas en nuestra comunidad cristiana no sólo para nuestro crecimiento sino también para el enriquecimiento de toda la comunidad lgtb. El Señor, a través del  Espíritu de la Paz, nos envía a la comunidad y a cada uno de nosotros, a transmitir el Evangelio, con alegría y entusiasmo, a todos los hombres y mujeres lgtb: "Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo", hemos proclamado en el Evangelio.
 
Hoy, fiesta de Pentecostés, nuevamente el Espíritu nos impulsa a hablar de las maravillas de Señor a la comunidad lgtb alejada de Dios, a cambiar las mentalidades homófobas y excluyentes de la diversidad afectivo- sexual y a seguir luchando por el reconocimiento de la dignidad y de todos los derechos de la comunidad lgtb en la sociedad y en las diferentes Iglesias. 
 
Hoy Crismhom tiene nuevos retos en el interior de la comunidad y en su expresión exterior. En el interior, cuidarse y preocuparse unos de otros, configurar una espiritualidad propia, consolidar la comunidad cristiana, crecer en identidad  y en número los miembros comprometidos, revitalizar y acrecentar los grupos de fe y de vida; en el exterior, hacernos más presentes y partícipes en los colectivos lgtb y en todas las plataformas que luchen por la justicia e igualdad, seguir denunciando proféticamente las injusticias que sufre el colectivo lgtb y los sectores más pobres y marginados de nuestras sociedad y, al igual que el Espíritu impulsó a Pedro a llevar el Evangelio al pagano Cornelio y su familia, —en lo que se ha llamado el Pentecostés gentil— así también el Espíritu puede llevar a Crismhom a contactar y anunciar el Evangelio a las familias homoparentales que según el último informe, se sienten integradas socialmente pero perciben discriminaciones a nivel administrativo, social, laboral y en el seno de las propias familias, en muchos casos, por parte de miembros cristianos de mentalidad conservadora.
 
Pidamos por último a la rúah de Dios que, en palabras de Pablo, venga en ayuda de nuestra debilidad porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene. Y el que escudriña los corazones de los hombres nos dé Espíritu de sabiduría, inteligencia y ciencia para seguir construyendo la comunidad cristiana lgtb que necesita el colectivo lgtb y la Iglesia.
 
Ramón Llorente.
 

2013-07-05 Manifiesto de CRISMHOM para el Orgullo LGTB 2013

La Comunidad de cristianas y cristianos de Madrid homosexuales LGTB+H se une a todos los colectivos LGTB en la justa reivindicación de los derechos de las personas lesbianas, gays transexuales y bisexuales. En este año, son las y los jóvenes LGTB los que toman el protagonismo. Con el lema de este año, “Jóvenes sin armarios”, nos unimos al llamamiento por una sociedad diversa, plural y justa en la cual las y los jóvenes cumplen un importante papel. Por ello, manifestamos las siguientes afirmaciones:



1.- La legítima igualdad de las personas LGTB, independientemente de su estatus social, sexo, raza o procedencia. Reivindicamos que no se discrimine a las mujeres y a los hombres por su orientación sexual o identidad género.

2.- En este año temático dedicado a la juventud LGTB hacemos especial hincapié en la desprotección que muchas veces sufre este colectivo ante el acoso escolar o de otra índole. Manifestamos nuestra preocupación por aquellas y aquellos jóvenes que se encuentran en esta situación y pedimos que se tomen medidas para paliar estas agresiones.

3.- Incidimos en la importancia de educar a las nuevas generaciones de jóvenes en la tolerancia y respeto por la diversidad. Para ello la visibilidad de las y los jóvenes LGTB es importante. Es necesario que se faciliten los medios para que las y los jóvenes puedan desarrollarse como personas libres pero también la inserción en medios educativos de programas o didácticas que desarrollen la temática LGTB, especialmente en la enseñanza pública, que financiada por todos los ciudadanos, tiene por una de sus misiones fundamentales la educación en valores como el respeto a la diferencia y el fomento de la igualdad y la no discriminación. Alertamos por tanto del daño que puede producir la supresión en los programas educativos españoles de toda mención a la realidad LGTB, como puede ocurrir con la desaparición de la tan debatida Educación para la Ciudadanía.

4.- Pedimos a todas las iglesias cristianas que sigan caminando y avanzando en el reconocimiento y acogida sin reservas de todas las personas; todas ellas hijas e hijos de Dios; y queridas por Él, más allá de su identidad de género u orientación sexual. La verdadera igualdad y acogida se conseguirá si cambia el vocabulario marginador y excluyente hacia las personas LGTB. Las iglesias cristianas tienen la responsabilidad de crear una nueva realidad social donde todas y todos nos sintamos liberados y unidos en la diversidad de la Creación de Dios.

5.- Mostramos nuestra repulsa y condena hacia las políticas de determinados países en los que se está produciendo un retroceso en los derechos humanos de las personas LGTB. En dichos países, tales como Rusia o Uganda, se aprueban leyes que discriminan a las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales y se toleran actos violentos en contra de las personas LGTB. Manifestamos nuestro rechazo a dichas políticas y exigimos que se promulguen leyes que equiparen nuestros derechos y nos protejan de la discriminación.

6.- Declaramos nuestra alegría por los avances que otros países están realizando en políticas y leyes que favorecen la igualdad del colectivo LGTB, tal y como ha ocurrido en Francia y Estados Unidos recientemente con la aprobación de leyes en favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y la derogación de leyes discriminatorias. Denunciamos cualquier presión procedente de sectores sociales que quieren deslegitimar nuestros derechos adquiridos o coartar la consecución de nuevos derechos y expresamos nuestra tristeza por las reacciones, muchas veces violentas, cuando se han aprobado leyes que nos equiparan en derechos.

7.- Seguimos trabajando por la igualdad de la mujer en la sociedad, y en especial, en el seno de las iglesias cristianas. La igualdad real sólo será posible cuando hombre y mujer puedan ejercer las mismas funciones de responsabilidad pastoral en sus respectivas iglesias.

8.- CRISMHOM se une a todos los colectivos LGTB en la defensa de los derechos y libertades de las lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, especialmente de las y los jóvenes a los que se dedica este año temático. Nos sentimos solidarios con otros muchos colectivos que también necesitan defender sus derechos y su dignidad como personas. Pensamos que la coherencia y la solidaridad son dos medios indispensables para hacer creíbles nuestras reivindicaciones.

Madrid, 6 de julio 2013

CRISMHOM, COMUNIDAD DE CRISTIANAS Y CRISTIANOS DE MADRID HOMOSEXUALES LGTB

2013-09-24 STOP Genocidio y Feminicidio Trans


Comunicado conjunto de: Organismos, asociaciones y activistas por la defensa de los Derecho Humanos y Civiles de las personas trans (transexuales/transgéneros/travestis... en función de las diferentes denominaciones que se usan en cada país):

 
DENUNCIAMOS PÚBLICAMENTE la extrema violencia generalizada y asesinatos que sufren las personas trans por el hecho de serlo, en todo el mundo, sobre todo en América Latina; DENUNCIAMOS igualmente la IMPUNIDAD con que se está cometiendo este genocidio y la falta de medidas por parte de los gobiernos para erradicarlo, y EXIGIMOS la IMPLICACIÓN de toda la sociedad, especialmente de los GOBIERNOS, ORGANISMOS INTERNACIONALES competentes en materia de Derechos Humanos y ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES pro-Derechos Humanos, tanto para tomar directamente medidas políticas, legislativas y judiciales encaminadas a acabar con este genocidio, como para ejercer presión sobre los gobiernos en aras de que tomen esas medidas.
SITUACIÓN DE VULNERACIÓN SISTEMÁTICA DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS TRANS
 
 
Aún hoy en día, las personas trans ven sus más básicos Derechos Humanos y Civiles violados sistemáticamente en todo el mundo, en mayor o menor medida; y muchas veces son los propios gobiernos los que no solo no toman medidas para erradicar la violencia (física, psicológica y simbólica) y la discriminación contra las personas trans, sino que ellos mismos conculcan gran parte de esos Derechos (partiendo de la conculcación del Derecho a la autodeterminación de la Identidad de género y a que dicha identidad reciba el correspondiente reconocimiento legal mediante la obtención de una documentación legal acorde a ella, hasta la denegación del Derecho a la Salud Integral o el acoso policial). Toda esta violencia y exclusión social y laboral basada en los prejuicios cisexistas y transfóbicos, además de lo que supone por sí misma, deja a las personas trans, en especial a las mujeres (y más aún si son inmigrantes, pobres, de color...), en una situación de extrema vulnerabilidad ante las formas más graves de violencia.
 
Esa vulneración de los Derechos Humanos y Civiles queda perfectamente reflejada en el estudio “A comparative review of the human-rights situation of Gender-variant/Trans people”1 publicado por “Transrespeto vs. Transfobia en el mundo”. Como indica Charles Radcliffe, director de asuntos globales, Oficina de las Naciones Unidas Alto Comisionado para los Derechos Humanos en el prefacio de ese estudio:
 
«[...] cada día millones de personas trans en todo el mundo experimentan el rechazo, la estigmatización, el acoso y la violencia física por no cumplir con las normas de género prevalecientes. Se les niega también el derecho a obtener documentos de identidad que reflejen su identidad de género, son despedidas del trabajo, se les niegan los servicios públicos básicos, y se enfrentan a la discriminación profundamente arraigada en el sector de salud y educación. Estos abusos son sistemáticos, pero poco denunciados. La respuesta, tanto nacional como a nivel internacional, ha sido, casi sin excepción, inadecuada.
 
Las obligaciones legales que los Estados tienen para proteger a las personas trans frente a la violencia y la discriminación, no son diferentes de las que los Estados tienen para con todas las otras personas. Los derechos de las personas trans no están segregados y no son un subconjunto especial de derechos, sino que son Derechos Humanos. Las personas trans no son inferiores y tienen derecho a la vida, como cualquier ser humano. Se les debe procurar protección contra la detención arbitraria y la tortura, garantizar la no discriminación y la libertad de expresión, asociación y reunión. Estos derechos y muchos otros son universales: acreditados en las leyes internacionales, aunque negados a muchas personas trans, simplemente por su identidad de género o expresión de género. [...]»
 
GENOCIDIO Y FEMINICIDIO TRANS
 
El 17 de mayo de 2013, la última actualización del Observatorio de Personas Trans Asesinadas2, mantenido por el proyecto TvT indicaba que en los primeros meses de este año se han cometido 78 asesinatos de personas trans (en su inmensa mayoría mujeres trans) en todo el mundo, registrándose un total de 1.233 informes de asesinatos desde el 1 de enero de 2008 hasta abril de 2013.
 
El estudio muestra un aumento significativo y constante de los informes de asesinatos de personas trans durante los últimos cinco años. En 2008 se informó de 148 casos, en 2009, de 218, en 2010, 229 casos, en 2011 fueron 264 casos, en 2012, 296 casos, y en los primero cuatro primeros meses de 2013, 78 casos.
 
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a su vez, ha reportado 23 asesinatos de personas trans en el continente americano tan solo en julio de 20133 (frente a 16 asesinatos de gays y lesbianas cis [no-trans], mostrando en números absolutos más asesinatos de personas trans que todos los asesinatos juntos de lesbianas, gays y bisexuales cis).
 
Es importante señalar que estos casos son sólo aquellos que se han podido localizar mediante investigaciones en Internet y a través de la cooperación con organizaciones y activistas trans.
 
En muchos países los datos sobre asesinatos de personas trans no se producen de manera sistematizada (o son ocultados bajo la apariencia de crímenes de otra índole) de modo que es imposible saber el número real de casos sobre los que no existe información, pero todo indica a que la cifra real fácilmente supere el doble de los casos reportados4.
 
Aun contando tan solo los asesinatos registrados y teniendo en cuenta la proporción de 1 persona trans por cada 30.000, esa cifra equivale aproximadamente a unos 5,5 millones de personas cisexuales (no-trans) asesinadas al año (y muy posiblemente, más del doble de esa cifra): EN PROPORCIÓN, UNO DE LOS MAYORES GENOCIDIOS HABIDOS EN LA HISTORIA, QUE CONTINÚA HOY EN DÍA5.
 
Con más exactitud, este auténtico GENOCIDIO es básicamente un FEMINICIDIO TRANS, ya que la inmensa mayoría de las víctimas son mujeres trans. FEMINICIDIO TRANS, que además de enmarcarse dentro de la violencia generalizada y sistemática contra las personas
trans en general (mujeres y hombres trans y personas variantes de género) fruto del cisexismo y la transfobia, se enmarca también dentro del FEMINICIDIO en general (junto con el feminicidio contra mujeres cis [no-trans]), ya que las asesinadas son mujeres víctimas de la violencia patriarcal y machista: los asesinatos ocurren especialmente en relación al trabajo sexual debido a la marginación; los asesinos son hombres, y muchísimas veces estos hombres asesinos son parejas, ex-parejas, o clientes de las víctimas, como sucede con las mujeres cis (no-trans).
 
Las mujeres trans son asesinadas ante todo por ser mujeres, mujeres pobres, inmigrantes, de color... Y muchos gobiernos toleran o promueven sistemáticamente este exterminio como una forma de "limpieza social" y disponen de sus cuerpos como lo hacen con los cuerpos de las mujeres cis (no-trans.)
 
A todo esto se añade el componente del cisexismo (no se les reconoce como "verdaderas" mujeres) y la transfobia, las cuales intensifican la violencia machista dentro de un contexto estructural de violencia y discriminación de género por su condición de mujeres. Es un auténtico FEMINICIDIO porque este genocidio contra las mujeres trans (principales víctimas) se debe a una situación de violencia de género estructural contra las mujeres, violencia multiplicada por los prejuicios cisexistas y transfóbicos que hacen que esta violencia de género contra las mujeres trans sea, en proporción, desmesuradamente mayor. Por ello es imprescindible comenzar a hablar de "FEMINICIDIOS TRANS" cuando nos referimos a toda la serie de asesinatos de las mujeres trans por el hecho de serlo. Y esos asesinatos deben ser contabilizados junto con el resto de feminicidios, con el tratamiento diferencial añadido que conlleva el que sean un tipo particular de mujeres, pero incluyéndolas. Igualmente hay que hacer visible también toda la persecución, violencia y asesinatos contra los hombres trans y las personas variantes de género, que aun siendo muchísimo menor que el feminicidio trans, sigue siendo proporcionalmente muchísimo mayor que la de la población cis [no-trans].
 
POR TODO ELLO,
 
LAS ORGANIZACIONES Y PERSONAS ABAJO FIRMANTES SOLICITAMOS AL SECRETARIO GENERAL DE NACIONES UNIDAS que:
 
1º. Se inste a las Naciones Unidas a que sus Estados miembros integren, en la medida de sus posibilidades, los principios de Yogyakarta en la aplicación e interpretación de la legislación interna y los tratados internacionales sobre Derechos Humanos en relación con la Identidad de Género.
 
2º. Cesen todos los crímenes de lesa humanidad que las personas trans venimos soportando en nuestros derechos civiles y políticos reconocidos por las Constituciones nacionales de las Altas Partes Contratantes y/o por los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por esas Altas Partes Contratantes,
 
3º. Asimismo, cesen todas las violaciones en los derechos económicos, sociales y culturales que las personas trans venimos soportando reiteradamente al amparo de normas discriminatorias.
 
4º. Si se produce alguna violación en los derechos antes mencionados, se conmine a las Autoridades internas y competentes de la Alta Parte Contratante, y de entre ellas especialmente a la Fiscalía, para que persiga y castigue al culpable o culpables como autores
de crímenes de discriminación y odio contra la dignidad de la persona y el libre desarrollo de la personalidad.
 
5º. Que se restaure a la víctima a la situación anterior, o, cuando esto no sea posible, sea indemnizada ella o sus familiares, de manera proporcional al daño sufrido.
 
6º. Las víctimas de esas violaciones reciban protección de la ONU, si las Autoridades de la Alta Parte Contratante no dispensan esa protección, y
 
7º. Se garantice la concesión de asilo político a las víctimas de esas violaciones en algún Estado miembro de la Organización de las Naciones Unidas donde se protejan los derechos fundamentales y libertades públicas de las personas trans, si persisten esas violaciones.
 
ÚNICO. Si el Órgano al que se dirige este escrito no es competente para dar curso a estas peticiones, solicitamos que se remitan al Órgano competente.
 
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
1.- http://www.transrespect-transphobia.org/uploads/downloads/Publications/TvT_research-report.pdf
2.- http://www.transrespect-transphobia.org/en_US/tvt-project/tmm-results.htm
3.- http://www.oas.org/es/cidh/prensa/Comunicados/2013/060.asp
4.- Por ejemplo, en los datos de 2009 los países en los que no hay datos suman aproximadamente la mitad de la población mundial (y la mayoría de ellos son países con un nivel de respeto por los Derechos Humanos de las personas trans y de las mujeres en general por debajo de la media mundial):: No hay datos de China (el país más poblado del mundo, que por sí solo concentra el 20% de la población mundial), Indonesia (4º país más poblado del mundo), Pakistán (6º país por población), Bangladés(8º país), Rusia (9º), Afganistán e Irak (países con unos elevadísimos niveles de violencia política, machista, transfóbica y homo/lesbo/bifóbica (y que suman unos 245 millones de habitantes), ni tampoco de África (a excepción de Argelia), continente que tiene unos 1.000 millones de habitantes... Mapa de 2009: http://www.transrespect-transphobia.org/uploads/downloads/TMM/TvT-TMM-MapTDOR2009-en.pdf
5.- GENOCIDIO: ya qué ¿cómo se debe denominar si no el asesinato sistemático de personas de un sector de la población marginado y excluido tan solo por el hecho de pertenecer a ese sector de la población? ¿Cómo se debe denominar si no, cuando la proporción de asesinatos es el equivalente a varios millones de personas al año entre la población general (entre 6 y 11 millones de personas asesinadas al año, y seguramente más aún)? ¿Hay algún término más adecuado que GENOCIDIO para denominarlo?
 
 
((VERSIÓN ORIGINAL AQUÍ. ))
 

SUSCRIBE: 

 
 
CRISMHOM - Asociación de Cristianas y Cristianos de Madrid Homosexuales LGTB
C/ Barbieri, 18 – 28004 MADRID
secretaria@crismhom.org
www.crismhom.com
Teléfono: 647 879 188
 

2013-12-23 Manifiesto contra el Parlamento de Uganda

Hace unos días el Parlamento de Uganda ha aprobado una ley que endurece las penas de prisión por prácticas de homosexualidad e incluye la cadena perpetua. Nosotros comunidad cristiana LGTB que sabemos que en Cristo está la vida y que la vida es la luz de los hombres (cf. Jn 1, 4), sentimos como propios los sufrimientos que están viviendo nuestros hermanos LGTB de Uganda.
 
Como cristianos nos duele que sea un país de mayoría cristiana el que apruebe una ley que coarta de una manera tan dura la vida y la libertad de las personas, y sobretodo que esta ley haya sido promovida por personas que se declaran cristianos e incluso por sacerdotes y pastores de las distintas confesiones cristianas del país. Desde Cristo que “para vivir en libertad nos ha liberado” (Ga 5,1) queremos denunciar la violencia y la injusticia de esta ley, a la vez que pedimos a todos los líderes religiosos y políticos que trabajen de una manera activa por la abolición de esta ley radicalmente injusta.
 
 
 
Esta ley atenta contra la vida la seguridad y la libertad de las personas LGTB basándola en motivaciones religiosas, queriendo justificar así el atropello de los derechos humanos más elementales.
 
“¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?? (Gn 4,9). Sí, lo somos. Por eso, denunciamos el silencio sistemático de tantos ante esta ley. No está aquí en juego intereses económicos o políticos, sino derechos fundamentales de la personas. La necesidad moral de las condenas no se mide por su efectividad a corto o largo plazo, sino por la obligación moral de conservar la propia dignidad personal, y la del colectivo de las personas LGTB tan agredido y humillado a lo largo de la historia.
 
En estos días en que los cristianos celebramos la venida del “Príncipe de la Paz”, no podemos olvidar que nuestros hermanos LGTB de Uganda no podrán celebrar en paz la Navidad.  Por eso, nosotros como comunidad cristiana LGTB sentimos como propia la preocupación de estos hermanos nuestros que viven en un estado constante de amenaza y de presión violenta, y no podemos permanecer callados. Por eso, queremos convocar a todos los creyentes, primero a la oración por estos hermanos nuestros y después, como fruto de la oración a una denuncia pública en la medida de las posibilidades de cada uno.