2017

2017-02-02 Luz para alumbrar a las naciones

Introducción.
El tiempo no se detiene, está regido por la ley de la sucesión de momentos y nunca para. Nos parece que hace nada estábamos celebrando la navidad, el nacimiento de Jesús, pero queridos hermanos, ya de eso hace cuarenta días y, el niño que con tanta ilusión esperamos durante el adviento, y con tanta alegría recibimos en la noche santa de navidad, ahora es presentado en el templo, para cumplir con lo que la ley de Moisés tenía dispuesto, ofrecer al primogénito y purificar a la Madre; José y María como judíos de fe, obedientes a Dios, acuden al templo. En este momento de oración, nos vamos a unir a ellos para acompañarles.  
 
A lo largo de los siglos este día se ha considerado también como fiesta en honor de la madre de Jesús, pero después del Concilio Vaticano II, se ha reafirmado que es una fiesta del Señor. Es importante tener en cuenta que en la fe popular, este día está muy arraigado, como Fiesta de la Candelaria.
 
1. Vídeo.  
 
2.  Textos Bíblicos.  Lectura del libro de Malaquías (3,1-4)
Así dice el Señor: “Mirad, yo envío a mi mensajero, para que prepare el camino ante mí. De pronto entrará en el santuario el Señor a quien vosotros buscáis, el mensajero de la alianza que vosotros deseáis. Miradlo entrar –dice el Señor de los ejércitos–. ¿Quién podrá resistir el día de su venida?, ¿quién quedará en pie cuando aparezca? Será un fuego de fundidor, una lejía de lavandero: se sentará como un fundidor que refina la plata, como a plata y a oro refinará a los hijos de Leví, y presentarán al Señor la ofrenda como es debido. Entonces agradará al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos.”
Palabra de Dios 
 
Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,22-40):
Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. 
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño. 
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y, cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba. 
Palabra del Señor 
 
3. Pautas para la reflexión personal.  
Sin duda, el protagonista de este día es Jesús niño, y luego sus padres, pero también en esta escena intervienen dos grandes personajes, y el evangelista, como si de un guión se tratase, nos hace una descripción bastante detallada de su forma de ser, de la forma en que estos creyentes vivían su relación con Dios y, de las actitudes que deben caracterizar a los hombres y mujeres de fe;  Son ellos Simeón y Ana.
 
Simeón:
*Hombre piadoso y justo.  Su relación con Dios es profunda y de cercanía, le conoce y le ama.
*Hombre que esperaba la liberación . Simeón era uno de tantos judíos que aguardaba la llegada del Salvador y, a pesar de que los años iban corriendo e iba viendo el final de su vida, no perdía la esperanza. Confiaba en que el Señor iba a cumplir su promesa. El paso del tiempo, los desengaños de la vida, las dudas,... no habían minado su confianza en Dios; al contrario, alimentaban la esperanza de que Dios algo tenía que decir en esta historia; tenía que manifestarse con claridad.
*El Espíritu Santo estaba en él . No sólo estaba, sino que le movía; movido por él fue al Templo. Hombre de Dios, que se deja conducir y guiar por Él, atento a las señales del Espíritu, conocedor de las llamadas al corazón, persona que sabe discernir, que intuye los caminos de Dios. Hoy diríamos hombre de profunda espiritualidad.
*Hombre que bendice a Dios . Reconoce la presencia de Dios en su vida y manifiesta con espontaneidad su gozo, su alegría, su agradecimiento. Dios es la verdadera alegría de su vida, lo que verdaderamente le llena, lo que mueve, su razón de vivir. También es portador de una promesa, que verá a Dios y, una vez que la ha visto cumplida ve realizada su vida (puedes dejar morir en paz a tu siervo).
*Hombre que anuncia a Jesús . Simeón intuye que la presencia de Dios en el mundo no va a dejar indiferente a nadie, a algunos les gustará y a otros les será muy incómoda. Será luz que ilumine y que muestre las cosas tal como son. Esto será alegría para unos y desencanto para otros; unos serán ensalzados y otros serán humillados. A María le tocará ser testigo de estas contradicciones y acompañar, muchas veces en silencio y sin comprender, esta vida de Jesús que será signo de contradicción.
 
Ana:
*Anciana.  Con mucha sabiduría adquirida a lo largo de los años, había estado casada pero luego tuvo que llevar la carga de la viudez, que en su época no era precisamente una condición muy bien vista.
*Entregada a Dios.  Dedicaba su vida a la alabanza del Señor. 
*Mensajera del Señor.  Recibe la buena noticia y va a comunicarla en su entorno.
 
4.  Silencio.  Ecos, Peticiones.
 
5.  Acción de Gracias
Vamos a pensar muy conscientemente, en todos los motivos que tenemos para dar gracias al Señor y a repasar en nuestro interior, todas las promesas que de Dios hemos recibido y, cómo nos las ha ido cumpliendo.
 
Preguntémonos si realmente esperamos del Señor lo que El nos ha prometido, a su Hijo, o si buscamos o esperamos de El, soluciones a modo de fórmulas mágicas, en definitiva, si buscamos al Dios de los consuelos o solamente los consuelos de Dios.
 
Rezamos juntos:
«Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
 
5.  Padre Nuestro 
 
6.  Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
7. Canto. Sé mi luz
Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
mi noche, sé mi luz.
 
El camino sin ti es tan largo
y tu llanto acoge mi dolor.
Tu Palabra acalla mi miedo
y tu grito se expresa en mi canto.
 
SÉ MI LUZ...
 
 

2017-02-09 Oración Comunitaria Crismhom

Saludo.  

Nos ponemos ahora en presencia de nuestro Padre.

 
DESCÁLZATE, DESCÁLZATE,
BAJO TUS PIES LA TIERRA ES SAGRADA, DESCÁLZATE. (Bis)
 
Como cada día sales buscando los mejores pastos,
un poco de agua, una brisa suave, no esperas nada más;
atrás quedaron los tiempos de ideales y utopías,
ahora sólo deseas poder vivir en paz.
 
Pero sin buscar, encuentras; cuando callas hay respuestas,
te quema con su fuego si te dejas abrasar
 
DESCÁLZATE…
 
Una zarza que arde con un fuego que no se consume,
una voz que te llama y te invita a despertar.
 
DESCÁLZATE… (3)
 
Amor de Dios: universal, incondicional
 
No cuentan las mujeres ni los niños, no cuentan quienes vagan marginados,
no cuenta quien es pobre o está enfermo, no cuenta quien está crucificado.
 
No cuentan quienes no tienen trabajo, ni tampoco quien sufre una adicción
o quien habla otro idioma en tierra extraña, no cuenta quien es de otro color.
 
MAS… PARA TI, SON QUIENES CUENTAN,
SON QUIENES CANTAN LA GLORIA DE DIOS,
SON TU ROSTRO, SEÑOR, CRUCIFICADO,
SON TU ROSTRO, SEÑOR, RESUCITADO (2),
ERES TÚ. 
 
Ni los niños soldados tienen nombre, ni las niñas que están esclavizadas,
no existen quienes hoy mueren de hambre, y se ignora a quienes sufren soledad.
 
No contaron las mujeres ni los niños, y hoy siguen sin contar los más pequeños. 
Que haga mío el dolor de mis hermanos y comparta, en justicia, el pan con ellos
 
MAS… PARA TI, SON QUIENES CUENTAN,
SON QUIENES CANTAN LA GLORIA DE DIOS,
SON TU ROSTRO, SEÑOR, CRUCIFICADO,
SON TU ROSTRO, SEÑOR, RESUCITADO (2),
ERES TÚ.
 
Libertad
 
Encorvada, encerrada, todo su cuerpo inclinado y seco,
sin poder ver el Sol, atada al suelo.
No pude ver tus ojos cuando me mirabas, 
pero sentí tu fuerza y escuché tu Palabra:
 
¡MUJER, QUEDAS LIBRE! 
¡QUEDAS LIBRE, MUJER! (2) 
 
De tu enfermedad,   ¡QUEDAS LIBRE, MUJER! 
de quien te oprime,   ¡QUEDAS LIBRE, MUJER! 
de tus ataduras,   ¡QUEDAS LIBRE, MUJER! 
de quien te juzga,   ¡QUEDAS LIBRE, MUJER! 
 
Luz, faro, guía, gozo…
 
LÁMPARA ES TU PALABRA PARA MIS PASOS,
LUZ EN MI SENDERO.
(LUZ, TU PALABRA ES LA LUZ)
 
Yo guardaré tus justos mandamientos.
Señor, dame vida, según tu promesa.
 
Mi vida, Señor, está siempre en peligro,
pero no olvido tu voluntad.
 
Inclino mi corazón a cumplir tus leyes,
Se tú la alegría de mi corazón.
 
Meditación y dinámica
 
Padre Nuestro
 
Oración comunitaria
Señor Jesucristo, te pedimos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todos aquellos hermanos que sufren en la soledad, que se sienten solos, que son perseguidos, que no son aceptados en su entorno más cercano. Y te damos gracias y pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.
 
Bendición
El Seños nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. Amen.
 
 
¡ALÉGRATE, ALÉGRATE, LLENA DE GRACIA! (2)
 
La voz quedó sellada en su entraña, se ha hecho carne la Palabra.
 
ALÉGRATE, ALÉGRATE, LLENA DE GRACIA! ¡ALÉGRATE!
 
Como un río en crecida,
como copa de vino en la fiesta,
desbordada de amor
has salido al encuentro.
Ya no hay distancia, no hay tiempo,
es la vida engendrada en tu seno
quien te hace tener la certeza
de que todo, ¡todo es posible para Dios!
 
RISAS EN EL AIRE, GOZO HECHO CANCIÓN;
MÚSICA DE ENCUENTRO,
DANZA DE DOS CUERPOS AL RITMO DE UN ABRAZO,
DOS VIDAS MULTIPLICADAS POR EL AMOR (2).
 
Saltan mis entrañas,
siento que es Dios quien se acerca
y se inunda mi ser del Espíritu Santo.
-¿No oyes gritos de júbilo?
-¡Es el mundo que estalla en un canto!
Feliz tú que creíste en su Nombre
y entre todas mujer, ¡bendita tú!.

2017-02-23 Enséñanos tu rostro Señor

MONICIÓN DE ACOGIDA Enmascarar la vida

(Fuente: https://tallerdeoracionpersonal.blogspot.com.es)

En estos días de carnaval nuestras calles se llenan de brujas, princesas, presidiarios, gangsters e infinidad de imitadores de personajes famosos o televisivos. Disfraces para niños y adultos. Unos llenos de imaginación y que provocan la sonrisa y otros llamativos únicamente por su mal gusto. Pero todos ellos tienen algo en común: detrás de ellos hay una persona. Y si algo hace el disfraz es intentar que por unas horas quienes le ven sólo se fijen en el personaje y no en la persona. Pero los disfraces no son los únicos capaces de ocultar detrás de sí a las personas. Muchas veces es el lenguaje que usamos el que se encarga de ocultar la realidad. Así por ejemplo desde unos años a esta parte palabras como crisis, recesión, prima de riesgo, deuda, impagados, burbuja inmobiliaria o cifras de parados han intentando analizar la realidad en que vivimos. Y sin embargo en muchos casos lo único que han conseguido es enmascarar detrás de ellas la realidad de muchas personas y sus problemas. Sus dificultades para poder desarrollar sus aspiraciones, tener un techo bajo el que vivir o para comer todos los días sin necesidad de la ayuda de una ONG. Buscamos soluciones a sus problemas en función del lenguaje que hemos construido, pero muchas veces sin preocuparnos de las personas y de su realidad concreta. Sin tener en cuenta qué pasa con cada una de esas personas. También nuestra oración tiene a veces estos peligros. Podemos convertir nuestra oración en algo lleno de palabras ilusionantes como Reino de Dios, perdón o caridad y sin embargo olvidarnos de que esas palabras deben tener una concreción tangible en los que nos rodean. Para Jesús palabra y acción iban íntimamente unidas. Siempre rodeado de personas a las que perdonar, curar, hablar de Dios, dar una palabra de aliento. Su anuncio del Reino no eran palabras bonitas y vacías para alegrar el oído. Eran gestos concretos con los necesitados, los leprosos, los paralíticos, los marginados. Quizá en estos días de carnaval puedas tomarte un tiempo para reflexionar si tu oración te ayuda a quitar las máscaras que te ocultan las personas o si por el contrario es una máscara más que pones ante la realidad. Puedes pedirle al Señor que te ayude a descubrir cómo se puede concretar tu fe y lo que sientes en tu oración. Y puedes empezar a prepararte para vivir la Cuaresma, un tiempo de conversión interior para despojarte de todo aquello que te impide ver la realidad como realmente es.

VEN, ESPÍRITU DE DIOS

VEN, ESPÍRITU DE DIOS, SOBRE MÍ;

ME ABRO A TU PRESENCIA,

CAMBIARÁS MI CORAZÓN. (BIS)

Toca mi debilidad, toma todo lo que soy.

Pongo mi vida en tus manos y mi fe.

Poco a poco llegarás a llenarme de tu luz.

Tú cambiarás mi pasado; cantaré: 

LECTURA: Cosieron hojas y se ocultaron (Gén 3, 1-13)

La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yahveh Dios había hecho. Y dijo a la mujer: «¿Cómo es que Dios os ha dicho: No comáis de ninguno de los árboles del jardín?» Respondió la mujer a la serpiente: «Podemos comer del fruto de los árboles del jardín. Mas del fruto del árbol que está en medio del jardín, ha dicho Dios: No comáis de él, ni lo toquéis, so pena de muerte.» Replicó la serpiente a la mujer: «De ninguna manera moriréis. Es que Dios sabe muy bien que el día en que comiereis de él, se os abrirán los ojos y seréis como dioses, conocedores del bien y del mal.» Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió. Entonces se les abrieron a entrambos los ojos, y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y cosiendo hojas de higuera se hicieron unos ceñidores. Oyeron luego el ruido de los pasos de Dios que se paseaba por el jardín a la hora de la brisa, y el hombre y su mujer se ocultaron de la vista de Dios por entre los árboles del jardín. Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?» Este contestó: «Te oí andar por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo; por eso me escondí.» El replicó: «¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol del que te prohibí comer?» Dijo el hombre: «La mujer que me diste por compañera me dio del árbol y comí.» Dijo, pues, Dios a la mujer: «¿Por qué lo has hecho?» Y contestó la mujer: «La serpiente me sedujo, y comí.»

 

En los días de Carnaval vemos cómo la gente se disfraza, se pone la máscara, juega a ser aquello que querría ser pero que no puede o no quiere ser, porque muchos condicionamiento o esclavitudes lo impiden. Tras la máscara se esconden las frustraciones y miedos que sólo el anonimato es capaz de romper. Sigue al Carnaval el Miércoles de Ceniza; con él entramos en Cuaresma, tiempo de quitarse la máscara, de mirarse al espejo cara a cara, de despejar el rostro ante Dios; cuarenta días para entrenarnos en el noble arte de la sinceridad para con Dios y para con nosotros mismos, sinceridad que nos exige asumir el hecho de que somos mortales. El "no moriréis" predicado por la serpiente del Edén es una utopía para el hombre; cuando el hombre pretende ser Dios, extralimitándose de su ser criatura, choca con una realidad inapelable: la muerte; cuando llega se descubre la verdad de que "eres polvo y al polvo volverás" (Gn 3,19).

 

SALMO 139

Señor, Tú me sondeas y me conoces, Tú sabes si me siento o me levanto; de lejos percibes lo que pienso, te das cuenta si camino o si descanso, y todos mis pasos te son familiares. ¿A dónde iré para estar lejos de tu espíritu? ¿A dónde huiré de tu presencia? Si subo al cielo, allí estás tú; si me tiendo en el Abismo, estás presente. Antes que la palabra esté en mi lengua tú, Señor, la conoces plenamente; me rodeas por detrás y por delante y tienes puesta tu mano sobre mí; una ciencia tan admirable me sobrepasa: es tan alta que no puedo alcanzarla. Si tomara las alas de la aurora y fuera a habitar en los confines del mar, también allí me llevaría tu mano y me sostendría tu derecha. Si dijera: "¡Que me cubran las tinieblas y la luz sea como la noche a mi alrededor!", las tinieblas no serían oscuras para ti y la noche sería clara como el día. Tus ojos ya veían mis acciones, todas ellas estaban en tu Libro; mis días estaban escritos y señalados, antes que uno solo de ellos existiera. ¡Qué difíciles son para mí tus designios! ¡Y qué inmenso, Dios mío, es el conjunto de ellos! Si me pongo a contarlos, son más que la arena; y si terminara de hacerlo, aún entonces seguiría a tu lado. Tú creaste mis entrañas, me plasmaste en el seno de mi madre: te doy gracias porque fui formado de manera tan admirable. ¡Qué maravillosas son tus obras! Tú conocías hasta el fondo de mi alma y nada de mi ser se te ocultaba, cuando yo era formado en lo secreto, cuando era tejido en lo profundo de la tierra. Sondéame, Dios mío, y penetra mi interior; examíname y conoce lo que pienso; observa si estoy en un camino falso y llévame por el camino eterno. 

TÚ ME SONDEAS (KAIROI)

Tú me sondeas y me conoces, Tú me hablas a mí, Señor. (2)

¿A dónde iré yo sin tu Espíritu?

¿Dónde huir de tu rostro, Yahvé?(2)

Tú me proteges y me defiendes, y mi alma está viva por Ti.(2)

Tú me creaste para alabarte, te doy gracias por siempre, Señor (2)

 

LECTURA: Revestíos del hombre nuevo (Gén 22, 11-19)

Despojaos del hombre viejo con sus obras, y revestíos del hombre nuevo, que se va renovando hasta alcanzar un conocimiento perfecto, según la imagen de su Creador, donde no hay griego y judío; circunciso e incircunciso; bárbaro, escita, esclavo, libre, sino que Cristo es todo y en todos. Revestíos, pues, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonaos también vosotros. Y por encima de todo esto, revestíos del amor, que es el vínculo de la perfección. Y que la paz de Cristo presida vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo Cuerpo. Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite en vosotros con toda su riqueza; instruíos y amonestaos con toda sabiduría, cantad agradecidos, himnos y cánticos inspirados, y todo cuanto hagáis, de palabra y de boca, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias por su medio a Dios Padre. 

QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN

QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN. (BIS)

TRANSFORMA EN NIEVE EL CARBÓN

DE NUESTRO GRIS CORAZÓN.

QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN.

Para meditar…

(Nuevas parábolas para educar en valores, A. Pérez Esclarín)

En el antiguo Imperio chino vivía una princesa que estaba en edad de casarse. Su padre, el emperador, le animó a que escogiera marido entre todos los súbditos del imperio. Quería para ella al hombre más hermoso, valiente e ingenioso del mundo. Se enviaron mensajeros por todas las regiones. Los jóvenes que creyeran tener esas cualidades podían presentarse en el palacio en el día señalado. En una lejana región vivía un hombre muy hábil. No era nada hermoso. Los rasgos de su cara revelaban que era cruel y malvado, hosco, violento. Era un ladrón y un asesino. Pero se le ocurrió una feliz idea para participar en la selección. Le encargó al mejor artesano de máscaras una que expresara la máxima belleza, ternura, gracia. El mismo ladrón quedó impresionado con los resultados. Era realmente perfecta. Se la colocó, y en vez de los rasgos duros y violentos, su rostro reflejó candor, belleza, dulzura, valor. La princesa lo seleccionó sin la menor duda entre el grupo de sus pretendientes. A todos superaba por su belleza y prestancia. Cuando el ladrón comprendió las consecuencias de su trampa, se puso a temblar de miedo: Sabía que, cuando se descubriera el engaño, el Emperador lo mandaría matar. Para salir del problema, le dijo a la princesa que no era conveniente acelerar el noviazgo y que le diera un año para prepararse para tomar una decisión tan transcendental. A la princesa le pareció buena la idea y le agradó que fuera un hombre, además de bello y elegante, prudente. Como en todo el imperio lo conocían como el pretendiente y prometido de la princesa, no tuvo más remedio que empezar a desempeñar ese papel. Debía cuidar las palabras que decía, actuar con elegancia y delicadeza, ser valiente, mostrar coraje y misericordia. Así, fue aprendiendo a actuar con bondad y generosidad, comenzó a ser compasivo y piadoso; ayudaba a los menesterosos, combatía las injusticias, consolaba a los tristes... Pero había un abismo entre la máscara y el corazón. No podía olvidarse de quién era en realidad. Su espíritu se consumía de resentimiento, le incomodaban los halagos de la gente, le horrorizaban sus propios engaños Y llegó de nuevo el día de volver a palacio y presentarse a la princesa. Iba decidido a contarle toda la verdad y asumir las consecuencias. Llegó, se echó por tierra, la saludó, y entre muy amargas lágrimas le contó todos sus engaños: -Soy un bandido, un malhechor. Me hice esta máscara tan sólo por contemplar el interior del palacio y poder admirar a la mujer más hermosa del imperio. Nunca pensé que podría elegirme. Cuánto siento haber aplazado un año sus planes de matrimonio... La princesa se enfadó mucho, pero sintió curiosidad por ver quién era, por contemplar al hombre depravado que se ocultaba tras la máscara. Y le dijo: -Me has engañado, pero te perdono porque has sido capaz de contar a tiempo toda la verdad. Sólo te pido un favor para dejarte libre: quítate la máscara y déjame ver tu rostro. Temblando de miedo, el bandido se quitó la máscara. Al verlo, la princesa se enfadó y enfureció: -¿Por qué me engañaste? ¿Por qué llevas una máscara que reproduce a la perfección tu propio rostro? Era cierto. El rostro verdadero se había identificado con la máscara. Un año entero de esfuerzo por ser como la máscara, lo había cambiado por completo.

TIEMPO DE REFLEXIÓN

TIEMPO DE ALABANZA, DE PETICIONES, DE ACCIÓN DE GRACIAS (desde la propia vida, hablando con cariño y escuchando con respeto)

PADRENUESTRO

ORACIÓN COMUNITARIA

Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.

BENDICIÓN (www.BibliaParaJovenes.org)

Señor Jesús: Hazme como Tú pon en mi mente tus pensamientos en mis labios tus palabras en mi corazón el fuego de tu amor. Haz que mis manos acaricien y bendigan como Tú lo hiciste con los pobres y pecadores. Que mis pies sólo me lleven para anunciar tu mensaje de justicia paz y amor. Hazme pequeño como Tú en Belén Silencioso como Tú en Nazaret Buen Pastor como Tú en Israel entregado como Tú en la cruz. Jesús de Nazaret: Hazme Tú. Estoy cansado de ser yo sácame de mi sepulcro para mayor gloria de Dios servicio de mis hermanos y para decir con Pablo: “Vivo yo, mas no yo, Cristo vive en mí”.

Que el Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.

HAZME COMO TÚ 

Quiero pedirte María,

ser un reflejo de ti,

que quien me mire te vea,

y sepa mi amor por ti.


Hazme como tú, como tú María,
hazme como tú y se mi guía.
Para que algún día, Madre de Dios,
puedas ser la reina de mi corazón.


Quiero pedirte María,
que guíes mi caminar,
para poder ir a Dios
y amarle cada vez más

 

2017-03-02 Vuelvan a mi con todo su corazón

Monición introductoria

Entrar en Cuaresma, es inaugurar un tiempo fuerte de penitencia y conversión. Entrar en Cuaresma, es una llamada a salir de nosotros, de nuestras casas, de nuestros prejuicios, de nuestros intereses, gustos y comodidades. ¡Sal de ti y ve hacia el otro! Entrar en Cuaresma, es afrontar la realidad personal y dejarse juzgar por la Palabra de Dios; descúbrete, acéptate, conviértete. Entrar en Cuaresma, es dejar poner nuestro corazón en la sintonía del corazón de Dios; practica la compasión que hace hermanos. Entrar en Cuaresma, es vaciar nuestras manos, saber renunciar a nuestras seguridades, a aquello que nos esclaviza; libérate para poder abrazar. Entrar en Cuaresma, es saber caminar con otros creyentes que buscan a Dios siguiendo a Jesús en Espíritu y en Verdad.

 

 

Canto:  Dame un nuevo corazón

Oremos para que en esta Cuaresma  retornemos a Dios y a los hermanos:

Oh Dios, Padre nuestro: Tú sabes con qué frecuencia intentamos caminar por nuestros senderos egoístas. No nos permitas vivir y morir sólo para nosotros mismos o cerrar nuestros corazones a los otros. Ayúdanos a vernos a nosotros mismos y a ver la vida como dones tuyos. Haznos receptivos de tu palabra y de tu vida y ayúdanos a crecer en la mentalidad y actitudes de Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

Un corazón nuevo  (Salmo 50)

 

1.Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad, por tu gran corazón, borra mi falta. Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame Tú de mi pecado.

2 Pues mis faltas yo bien las conozco y mi pecado está siempre ante mí; contra Ti, contra Ti sólo pequé, lo que es malo a tus ojos yo lo hice.

1 Por eso en tu sentencia Tú eres justo, no hay reproche en el juicio de tus labios. Tú ves que malo soy de nacimiento, pecador desde el seno de mi madre.

2 Más tú quieres rectitud de corazón, y me enseñas en secreto lo que es sabio. Rocíame con agua y quedaré limpio; lávame y quedaré más blanco que la nieve.

1 Aparta tu semblante de mis faltas, borra en mí todo rastro de malicia. Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, renueva en mi interior un firme espíritu.

2 No me rechaces lejos de tu rostro ni me retires tu Espíritu Santo. Dame tu salvación que regocija y que un espíritu noble me dé fuerza. Señor, abres mis labios y cantará mi boca tu alabanza.

1 Un sacrificio no te gustaría, ni querrás si te ofrezco un holocausto. Mi espíritu quebrantado a Dios ofreceré, pues no desdeñas a un corazón contrito.

 

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (6, 1-6. 16-18)

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos, de lo contrario, no tendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no vayas tocando la trompeta por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles con el fin de ser honrados por los hombres; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas para que los vea la gente. Os aseguro que ya han recibido su paga. Cuando tú vayas a rezar entra en tu cuarto, cierra la puerta y reza a tu Padre, que está en lo escondido y tu Padre, que ve en lo escondido, te lo pagará. Cuando ayunéis no andéis cabizbajos, como los farsantes que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan; os aseguro que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre que está en lo escondido; tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.»                        

Palabra del Señor.

 

¿Quien nos convierte?

Al comenzar la cuaresma se nos invita a la conversión. Pero eso no es un empeño voluntarista, ni un cúmulo de propósitos que uno mismo tenga que lograr. Es Dios quien nos convierte, cuando le dejamos. Es Dios quien transforma nuestras vidas y les da hondura y plenitud. Es Dios quien nos hace madurar y crecer, asumir la vida con toda su complejidad. El Dios que, infatigable, está trabajando en cada uno de nosotros…

Canto:  Convierte mi Corazón

 

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR

 (Reflexiones, peticiones y acción de gracia)

 

PADRE NUESTRO

 

ORACIÓN COMUNITARIA

Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.

Amén.

 

BENDICIÓN                                                                                                                               Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

 

2017-03-16 Fraternidad hacia nosotras mismas. Fraternidad hacia nosotros mismos.

Oración

Señor Jesús, nosotras y nosotros te aclamamos en este día, siempre anhelando tu salvación. Somos polvo y ceniza, somos amadas y amados por ti; somos el gozo de vivir en Ti. Haz que nos convirtamos mirándote a Ti y amando entrañablemente a todos nuestros hermanos y hermanas. Ahora que es tiempo de salvación transforma nuestras mentes, llega a lo más profundo de los corazones y hazlos buenos de verdad. Señor Jesús, haznos reconciliados, reconciliadas y reconciliadores y reconciliadoras, caminantes hacia Ti, estrechando las manos de nuestros enemigos. Danos sed del Padre y Madre que ve en lo escondido, que quiere transparencia y amor.

Entrada

En la oración de la semana pasada nos preguntábamos quiénes eran nuestros hermanos y hermanas. Hoy profundizaremos también en una relación fraterna con nosotras mismas y nosotros mismos, descubriéndonos como seres queridos por nuestro Dios Madre y Padre.

Amar a los demás no significa dejar de amarme a mí mismo o a mí misma. Quienes no se aman a sí mismos están tristes, atormentados por una constante sensación de vacío que están siempre tratando de llenar. Si no nos amamos, no podemos amar a los demás. Nuestro amor hacia las y los que nos rodean no significa nunca una abdicación de nuestro propio yo. Si estamos comprometidos con total sinceridad y apertura con nosotros y nosotras y los demás, nuestras relaciones nunca serán difíciles ni estarán marcadas por rencores reprimidos o emociones desplazadas

 

- Canto- Te amo, Señor, fortaleza mía.

 

Lectura: Mateo 22, 36-40

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

 

Reflexión

"Ama a tu prójimo como a tí mismo".El amor a una misma y a uno mismo es la roca donde apoya el sentido de la vida. La amistad consigo mismo, consig misma, es como la perla de gran valor. Adquiriendo esta riqueza, se adquiere todo lo demás. Lejos de hacernos egoístas, nos hace personas más generosas. Si estamos en paz con nuestro alma, estaremos en paz con el cielo y con la tierra. Nadie puede ayudar a nadie sin ayudarse a sí mismo o a sí misma.

Nos enfermamos cuando no nos amamos. ¿Quién puede dar lo que no tiene? El amor es libre o no es. No se puede forzar ni prescribir; nace en la libertad o no existe. Lo que se hace libremente jamás puede llamarse sacrificio. La libertad con que se obra es lo que lo distingue. Entonces no es sacrificio, sino un don.

El egoísmo es la falta de amor a uno mismo, tal como la sobreprotección revela la falta de amor al otro. Para ser genuinamente humilde, hay que amarse a uno mismo. Un corazón tierno ennoblece nuestras esperanzas, pues nos convertimos en lo que creemos y esperamos. "Necesito de mi plenitud para la tuya".

A veces pasamos tiempo esperando ser personas amadas, esperando que el amor nos encuentre, buscando y anhelando ese amor especial. Nos sentimos vacíos y perdidos sin él. Queremos a alguien que nos dé amor y nos llene. Por desgracia, así no funciona la vida. Amarse a sí mismo es sobre todo tener autoestima, que es la única manera confiable para crear amor en la vida para compartirla con los demás. Para poder ser amado debemos amarnos. Comprender los efectos de amarnos a nosotros y nosotras mismas mejorará nuestra capacidad de amar a los demás. Para amar a alguien, debemos amarnos a nosotras mismas, amarnos a nosotros mismos.

 

(Silencio)

 

Salmo

Dios mío, siempre alabarétu gran amor,que nunca cambia;
siempre hablar
éde tu fidelidad, ¡tan firme como el cielo!

 

Túhiciste un pacto con David, el rey que túelegiste;le prometiste bajo juramento: Cuando hayas muerto, uno de tus descendientes reinarásiempre en tu lugar.

 

Dios mío, los cielos te alaban por tus grandes hechos; todos los ángeles del cielo hablan de tu fidelidad y sólo a ti te honran.


Eres un Dios incomparable; ¡eres grande y maravilloso entre los dioses! Señor y Dios del universo, ¡no hay Dios como tú, tan fiel y poderoso!

Túdominas el mar embravecido, y calmas sus olas agitadas. Aplastaste al monstruo del mar, y con tu brazo poderoso derrotaste a tus enemigos.


Tuyo es el cielo, tuya es también la tierra; túcreaste el mundo
y todo lo que hay en él. Túcreaste el norte y el sur; los montes Tabor y Hermón te alaban con alegría.

Muy grande es tu poder para realizar grandes hazañas; ¡levantas la mano derecha en señal de victoria! Túgobiernas con justicia y rectitud, pero sobre todas las cosas, nos demuestras tu constante amor.


Dios mío, túbendices y das honra al pueblo que te alaba, que acepta tu dirección y se alegra en tu justicia. De ti recibimos grandeza y poder; por tu bondad aumentas nuestra fuerza. Dios de Israel, túeres nuestro rey y nos das tu protección.

 

Dinámica - profundizamos en nosotros.

 

Reflexión

La persona egoísta no se ama, no se acepta, en realidad se odia y se castiga. Por eso sólo puede tomar de los demás, pues no tiene Amor para dar. No ama a los demás, pero tampoco se ama a sí misma. Pero si uno se ama a sí mismo, dar, ayudar, compartir es algo habitual, algo que fluye sin esfuerzo. Tenemos reservas ilimitadas de Amor si estamos en contacto con la fuente, que yace en nuestro interior.

 

Lectura: Corintios 1, 13, 1-8

Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada! Si no tengo amor, de nada me sirve hablar de parte de Dios y conocer sus planes secretos. De nada me sirve que mi confianza en Dios me haga mover montañas. Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás. El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie. No es orgulloso.No es grosero ni egoísta.No se enoja por cualquier cosa. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. No aplaude a los malvados, sino a los que hablan con la verdad. El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.Sólo el amor vive para siempre. Llegará el día en que ya nadie hable de parte de Dios, ni se hable en idiomas extraños, ni sea necesario conocer los planes secretos de Dios. Las profecías, y todo lo que ahora conocemos, es imperfecto. Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará.

 

Compartimos nuestras peticiones y acciones de gracias.

 

Padrenuestro

 

Dinámica: buenos deseos y bendiciones

 

Oración final

Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén

 

Bendición

Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

2017-04-20 “Jesús nos da una esperanza viva”

Introducción:

“Jesús nos da una esperanza viva”.

“La buena noticia de la Resurrección debería reflejarse en nuestro rostro, en nuestros sentimientos y actos, en el modo en cómo tratamos a los otros”.

 “Nosotros anunciamos la resurrección de Cristo cuando su luz ilumina los momentos oscuros de nuestra existencia y podemos compartirla con los otros: cuando sabemos reír con quien ríe, y llorar con quien llora; cuando caminamos junto a quien está triste y está a punto de perder la esperanza, cuando contamos nuestra experiencia de fe a quien está en la búsqueda de sentido y de felicidad”.

Los dos discípulos de Emaús percibieron una extraordinaria atracción hacia ese hombre misterioso y lo invitaron a permanecer con ellos esa noche, Jesús aceptó y entro con ellos en la casa. Y cuando, estando en la mesa, bendijo el pan y lo partió, ellos lo reconocieron, pero El desapareció de su vista, dejándolos llenos de estupor. Tras ser iluminados por la palabra, habían reconocido a Jesús resucitado al partir el pan, nuevo signo de su presencia. Inmediatamente sintieron la necesidad de regresar a Jerusalén, para contar a los demás discípulos esta experiencia: que habían encontrado a Jesús vivo y lo habían reconocido en ese gesto de la fracción del pan. El Camino de Emaús se convierte en símbolo de nuestro camino de fe: Las escrituras y la Eucaristía son los elementos indispensables para el encuentro con el Señor.

Papa Francisco (04-05-2014)

 

https://www.youtube.com/watch?v=VjK-qkre6S0

 

 

 

Lucas 24, 35-48

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.» Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.» Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo de comer?» Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él  lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí, tenía que cumplirse.» Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

Palabra del Señor

Ecos del Evangelio del día

 

Canto: Hoy el Señor resucitó.

 

Los discípulos de Jesús creen que después de haber vivido la experiencia de la resurrección no volverán a tener contacto con El, pero Jesús es consciente de que su tarea aún no ha terminado. Jesús intenta quitar el miedo y la pesadumbre a sus seguidores para que sean anunciadores de la Palabra de Dios, por ello, se pone delante de ellos; estos se asustan, se quedan mudos por el estupor y la incredulidad ante lo que están viendo.
Jesús quiere que tengan fe, que tomen conciencia de que no están solos, los invita a que lo toquen, palpen sus heridas y les pide comida.


Hoy, al igual que entonces, Jesús quiere que miremos sus heridas, heridas que encontramos en los hermanos más desheredados: los enfermos, los niños maltratados, las mujeres violentadas, los ancianos en soledad, los que viven la falta de libertad…. Sin embargo seguimos empeñados en buscar un Cristo milagrero, un Cristo bello al que llevar flores, poner velas, al que muchas veces chantajeamos «me concedes y te doy a cambio…»
Con este comportamiento  estamos lejos de ser testigos,  de ser buena noticia, porque para ser portadores de la Palabra de Dios, tenemos que experimentar su amor en nuestra vida, dejarnos llenar de su Espíritu y caminar  día a día siendo lámparas y senderos para los hermanos.

Este es el Jesús que debemos experimentar y anunciar.

Seamos lámpara y luz cada día

 

 

 

·         Que seamos capaces de salir de nosotros:

Ø   Para que podamos ver a nuestros hermanos y podamos descubrir sus necesidades.

·         Danos la capacidad del perdón:

Ø  Que seamos capaces de perdonar. Que el perdón sea reconciliación y encuentro: porque si tenemos la capacidad de perdonar, podremos tener la capacidad de amar.

·         Danos la Luz:

Ø  Para ver en nuestro camino a cualquier hermano que pase junto a nosotros y tenga necesidades en el camino de su vida.

·         Que seamos solidarios en nuestro compartir:

Ø  Tanto en lo material, como en lo espiritual.

·         Abre nuestros oídos:

Ø  Para que podamos escuchar a los que nos hablan y sepamos compartir el tiempo que TU nos has dado con ellos.

·         Que nuestras manos estén siempre abiertas:

Ø  Para quien lo necesite.

·         Que nuestros pies estén dispuestos siempre a caminar:

Ø  Al lado de aquel, que nos lo pida.

·         Que este abierta nuestra casa:

Ø  Para que quien llame pueda entrar en ella.

·         Haznos coherentes con lo que decimos y hacemos:

Ø  Para que nuestra forma de vivir sea un hablar de TI.

 

Canto: Sois la sal.  

 

Tiempo de Silencio 

 

 

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR

(Reflexiones, peticiones y acción de gracia)

 

PADRE NUESTRO

 

ORACIÓN COMUNITARIA

Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.

 

BENDICIÓN                                                                                                                                                                                     

Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

 

2017-04-27 Pascua: Victoria de Cristo , esperanza de los hij@s de Dios

Introducción.
Bienvenid@s a este momento de encuentro con el Señor y con l@s herman@s.  Como tod@s sabemos, estamos viviendo el tiempo de gracia de la Pascua del Señor, de su gloriosa resurrección, de su paso de la muerte a la vida, el cual, según nos lo ha prometido y así lo creemos, también daremos un día nosotros para encontrarnos y vivir con Él en su reino eterno. Doy gracias a Dios por Marisefa, a quien Dios le ha inspirado abrir las puertas de este espacio y acogernos como Marta en Betania, en el corazón de Madrid; ojalá que tod@s en CRISMHOM, podamos sentirnos como en el Tabor, al punto de afirmar como los apóstoles: “Qué bien se está aquí…” ya el Señor se encargará de recordarnos que no podemos quedarnos aquí, sino que debemos salir al mundo, y cuidará que no caigamos en la tentación de “…hagamos tres chozas” y de este modo evitará que nos quedemos con este tesoro solo para nosotros, aislados de la realidad de tant@s hombres y mujeres que necesitan nuestro testimonio para iluminar sus vidas, mostrándoles que es posible vivir plenamente en la fe de Jesucristo, sin renunciar a nuestra identidad afectivo sexual como creyentes LGTBHIQ + todas las denominaciones que puedan ir surgiendo en este amplio abanico de lo humano.
 
Así pues, en el misterio de la Pascua, vamos a centrar nuestra atención, que el Espíritu haga arder nuestro corazón, que podamos contemplar con gozo y esperanza este misterio, celebrando la victoria de Cristo sobre la muerte y el pecado.
 
1. Canción.  Aves del paraíso. José Manuel Montesinos.
AVES DEL PARAISO
Y vio Dios que era bueno
lo que hizo el Día Quinto:
Los seres de los mares
y Aves del Paraíso,
mas luego el Día Sexto
detrás pronto ha venido
y Dios creó al Hombre,
que vuela sin permiso.
 
El aire es un diluvio,
qué cielos más sombríos.
Salvando de las aguas
Dios busca un nuevo inicio.
Del Arca de Noé
un cuervo ha salido
para ir buscando tierra,
pero él aún no ha podido.
 
Una paloma blanca
el vuelo ha emprendido
y ha regresado al Arca
con un ramo de olivo.
La ronda de la paz
allí empezó su giro.
Dios puso su Alianza
sobre agua de Bautismo.
 
AY QUIÉN PUDIERA
COMO AVE QUE VUELA
HACER EL NIDO JUNTO A TU ALTAR, DIOS MÍO.
AY QUIÉN PUDIERA
COMO AVE QUE VUELA
ALZAR LAS ALAS Y HALLAR EN DIOS COBIJO.
 
Gorriones con el barro
ha fabricado el Niño:
quizá bastara un soplo
para ir al aire limpio.
Pero es mejor crecer
cual joven y a su ritmo,
perderse por el Templo
buscando un Papaíto.
 
En el río Jordán
dialogan los dos primos
de sueños de Evangelio
y fuegos de Bautismo.
A Juan le espera el hacha,
al otro un crucifijo…
Y un vuelo de paloma
les dona el Santo Espíritu.
 
A Dios Padre le importa
el último pollito
y mucho más un pobre
que al polvo han abatido.
Mirad, aves del Cielo,
los hombres con sus líos,
pedid a Dios por ellos
cantando el pío pío.
 
El gallo de la aurora
denuncia con su grito:
lo que negaba Pedro
es llanto arrepentido.
Tres negras golondrinas
al Gólgota han venido
y arrancan las espinas
que pinchan al Amigo.
 
¡Qué gran jolgorio de aves
al alba del Domingo!
Como un nuevo Pelícano
resucitaba Cristo.
El Águila de Patmos
revela lo que ha visto:
Los nuevos Cielo y Tierra
de Hombres del Paraíso.
 
2. Lectura del santo evangelio según san Mateo (28,1-20)
 
"Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. 
 
De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella. Su aspecto era como el relámpago y su vestido blanco como la nieve. 
 
Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos. 
 
El ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado; no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba. Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: "Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis." Ya os lo he dicho.» 
 
Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos. 
 
En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!» 
 
Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. 
Entonces les dice Jesús: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.» 
Mientras ellas iban, algunos de la guardia fueron a la ciudad a contar a los sumos sacerdotes todo lo que había pasado. Estos, reunidos con los ancianos, celebraron consejo y dieron una buena suma de dinero a los soldados, advirtiéndoles: «Decid: "Sus discípulos vinieron de noche y le robaron mientras nosotros dormíamos." Y si la cosa llega a oídos del procurador, nosotros le convenceremos y os evitaremos complicaciones.» Ellos tomaron el dinero y procedieron según las instrucciones recibidas. Y se corrió esa versión entre los judíos, hasta el día de hoy. 
 
Por su parte, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. 
 
Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.» 
Palabra del Señor 
 
3. SECUENCIA PASCUAL. Este himno que rezamos el Domingo de Pascua, es una síntesis del acontecimiento que celebramos, y a la vez una profesión de fe en la resurrección de nuestro Señor Jesucristo.
 
SECUENCIA PASCUAL 
 
Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanzas
a gloria de la víctima
propicia de la Pascua.
 
Cordero sin pecado
que a las ovejas salva
a Dios y a los culpables
unió con Nueva Alianza.
 
Lucharon vida y muerte
en singular batalla
y muerto el que es la Vida
triunfante se levanta
 
¿Qué has visto de camino
María, en la mañana?
A MI Señor glorioso,
la tumba abandonada,
 
Los ángeles testigos
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza
 
Venid a Galilea
Allí el Señor aguarda.
Allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua.
Primicia de los muertos
sabemos por Tú Gracia
que estás resucitado,
la muerte en Tí no manda.
 
Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a Tus fieles parte
en Tú victoria santa.
 
Amén. Aleluya.
 
4.  Silencio y meditación personal.  En el texto del evangelio, podemos ver que algunas líneas se distinguen de las otras por el formato (negrita, subrayado, tachado, cursiva, texto normal)… cada cualidad del texto corresponde a un(os) personaje(s) que intervienen en la escena; como apoyo/sugerencia para la reflexión personal y libre, podemos contemplar la actitud(es) de dichos personajes.
 
5.  Ecos, Peticiones, Acción de Gracias
 
6.  Padre Nuestro 
 
7.  Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
8. Canto. Este es el día en que actúo el Señor
Coro.
Este es el día en que actuó el Señor
Sea nuestra alegría y nuestro gozo
Dad gracias al Señor porque es bueno
Porque es eterna su misericordia
¡aleluya, aleluya!
 
Que lo diga la casa de Israel
Es eterna su misericordia
Que lo diga la casa de Aarón
Es eterna su misericordia
Que lo digan los fieles del Señor
Es eterna su misericordia.
Coro.
 
Abridme las puertas del triunfo
Y entraré para dar gracias al Señor
Esta es la puerta del Señor
Los vencedores entrarán por ella
Yo no he de morir, yo viviré
Para cantar las hazañas del Señor.
Coro.  
 
La piedra que el cantero desechó
Es ahora la piedra angular
Es el Señor quien lo ha hecho
Este ha sido un milagro patente
Te doy gracias porque me escuchaste
Porque fuiste Tú mi salvación.
Coro 
 
9. Bendición fraterna.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.
 
 
10.  Avisos
 

2017-05-11: El Padre nos ilumina

El amor de Dios se haga presente entre nosotrxs.
 
Padre, Tu vienes a encender en cada uno de tus hijxs una hoguera de luz, te damos gracias por regalarnos la luz de la fe.  Luz divina, te presentamos a nuestra comunidad de Crismhom, a cada unx de nuestrxs hermanxs.  Ayúdanos para que juntos sepamos iluminar a lxs que no te conocen.  Enciende en nosotrxs la llama de tu caridad, para que un día resucitadxs, participemos contigo en el gozo de tu reino,  amén.
 
Canto.  Sé mi luz.
 
Con fe y con amor invocamos a Jesús
Jesús, ayúdanos a conocer tu voluntad en los acontecimientos de cada día y a descubrir tu amor escondido en todas las cosas.
 
Ilumina a nuestrxs gobernantes, para que las leyes que promulguen y las decisiones que tomen, sean siempre respetuosas con la dignidad de las personas y contribuyan al bien común.  
 
Haz que sepamos reconocer la belleza que se expresa en una vida agradable a tus ojos.
 
Líbranos Jesús del miedo, aparta de nosotros todo temor, danos fuerza y entereza para enfrentar toda dificultad.
 
Canto.  Nada es imposible para Ti.
Por qué tengo miedo, si nada es imposible para Tí.
Por qué tengo tristeza, si nada es imposible para Tí.
Por qué tengo dudas, si nada es imposible para Tí.
 
100 Aniversario de la primera aparición de la virgen María en Fátima
Madre de la iglesia, ilumina al pueblo de Dios en los caminos de la fe, de la esperanza y de la caridad.  Ayúdanos a vivir en la verdad de la consagración de Cristo por toda la humanidad.
 
Corazón inmaculado, ayúdanos a vencer la amenaza del mal que tan fácilmente se arraiga en el corazón de los hombres y mujeres de hoy y, que con sus efectos inconmensurables pesa ya sobre la vida presente y parece cerrar el camino hacia el futuro.
 
Del hambre y de la guerra, líbranos.  De la guerra nuclear, de una autodestrucción incalculable, líbranos.
 
Del odio y del envilecimiento de la dignidad de los hijxs de Dios, líbranos.
 
Oración. (Oración de San Bernardo a la virgen)
Acordaos, oh piadosísima virgen María, que jamás se oyó decir, que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro, haya sido abandonado por Ti.
 
Animado con esta confianza, a Ti también acudo, oh Madre, virgen de las vírgenes y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante tu presencia soberana.
 
No deseches mis humildes suplicas, oh Madre del Verbo Divino, antes bien escúchalas y, acógelas benignamente.  Amén.
 
Sin María no hay Jesús.  Te saludo María…
 
Canto.  Dios te salve María, reina y pura señora, desde aquí de mi alcoba, rezo a ti noche y día.
 
Oh Señora María, Tu que estás en el cielo, tráenos paz y consuelo, virgencita querida.
Llevo dentro del alma, un no sé qué, que me envía a brindarte mi canto y a entregarte mi vida.
Oh Señora María, Tu que estás en el cielo, tráenos paz y…
 
Espero que tengas: 
Suficiente felicidad para hacerte dulce.  
Suficientes pruebas para hacerte.  
Suficiente dolor para hacerte humano. 
Suficiente esperanza para ser feliz.
 
Padrenuestro (Cantado)
 
Oración comunitaria
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
Bendición
El Seños nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. Amen.
 
 
 
 
 
 
 

2017-06-08. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

MONICIÓN DE ACOGIDA
Los teólogos han escrito estudios profundos sobre la vida insondable de las personas divinas en el seno de la Trinidad. Jesús, por el contrario, no se ocupa de ofrecer este tipo de doctrina sobre Dios. Para él, Dios es una experiencia: se siente Hijo querido de un Padre bueno que se está introduciendo en el mundo para humanizar la vida con su Espíritu.
 
Para Jesús, Dios no es un Padre sin más. Él descubre en ese Padre unos rasgos que no siempre recuerdan los teólogos. En su corazón ocupan un lugar privilegiado los más pequeños e indefensos, los olvidados por la sociedad y las religiones: los que nada bueno pueden esperar ya de la vida.
 
Este Padre no es propiedad de los buenos. «Hace salir su sol sobre buenos y malos». A todos bendice, a todos ama. Para todos busca una vida más digna y dichosa. Por eso se ocupa de manera especial por quienes viven «perdidos». A nadie olvida, a nadie abandona. Nadie camina por la vida sin su protección.
 
Tampoco Jesús es el Hijo de Dios sin más. Es Hijo querido de ese Padre, pero, al mismo tiempo, nuestro amigo y hermano. Es el gran regalo de Dios a la humanidad. Siguiendo sus pasos, nos atrevemos a vivir con confianza plena en Dios. Imitando su vida, aprendemos a ser compasivos como el Padre del cielo. Unidos a él, trabajamos por construir ese mundo más justo y humano que quiere Dios.
 
Por último, desde Jesús experimentamos que el Espíritu Santo no es algo irreal e ilusorio. Es sencillamente el amor de Dios que está en nosotros y entre nosotros alentando siempre nuestra vida, atrayéndonos siempre hacia el bien. Ese Espíritu nos está invitando a vivir como Jesús que, «ungido» por su fuerza, pasó toda su vida haciendo el bien y luchando contra el mal.
 
Es bueno culminar nuestras plegarias diciendo «Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo» para adorar con fe el misterio de Dios. Y es bueno santiguamos en el nombre de la Trinidad para comprometemos a vivir en el nombre del Padre, siguiendo fielmente a Jesús, su Hijo, y dejándonos guiar por su Espíritu.
(J. A. Pagola)
 
Enséñanos a orar
Señor, enséñanos a orar,
quita de mi mente
los esquemas del mundo. (bis)
 
Haz que me encuentre contigo
y sea lo que quieres de mí.
Quiero encontrarme contigo
y ser lo que quieres de mí.
 
EN EL NOMBRE DEL PADRE…
 
LECTURA: A imagen del Padre (Mt 6, 25-34; 7, 7-12)
"No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura. Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal. (…)
 
Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O hay acaso alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan! Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas."
 
Comentario.  No siempre se nos hace fácil a los cristianos relacionarnos de manera concreta y viva con el misterio de Dios confesado como Trinidad. Sin embargo, la crisis religiosa nos está invitando a cuidar más que nunca una relación personal, sana y gratificante con él. Jesús, el Misterio de Dios hecho carne en el Profeta de Galilea, es el mejor punto de partida para reavivar una fe sencilla.
 
¿Cómo vivir ante el Padre? Jesús nos enseña dos actitudes básicas. En primer lugar, una confianza total. El Padre es bueno. Nos quiere sin fin. Nada le importa más que nuestro bien. Podemos confiar en él sin miedos, recelos, cálculos o estrategias. Vivir es confiar en el Amor como misterio último de todo.
 
En segundo lugar, una docilidad incondicional. Es bueno vivir atentos a la voluntad de ese Padre, pues solo quiere una vida más digna para todos. No hay una manera de vivir más sana y acertada. Esta es la motivación secreta de quien vive ante el misterio de la realidad desde la fe en un Dios Padre. (J.A.Pagola)
 
SALMODIA: EN TUS MANOS… (F. Ulibarri) 
 
Padre, en tus manos, mi vida:
con todos sus trabajos por Ti emprendidos,
con todas sus penas soportadas por Ti,
con toda su miseria que clama a tu bondad.
 

En tus manos, mi pasado:

donde tiene tu misericordia tanto que perdonar,
y tu poder tanto que suplir,
y tu amor tanto que amnistiar.
 
En tus manos, mi presente:
con las angustias que lo nublan,
con las alegrías que lo desbordan,
con el dolor que lo invade.
 
En tus manos, mi porvenir:
porque lo has preparado con ternura infinita,
porque sé muy bien a quién me confío
y estoy seguro de que no me has de fallar.
 
En tus manos, todo mi ser:
para que lo acunes y recrees con tu aliento,
para que descanse, seguro, de sus fatigas,
y nunca se sienta inútil y perdido.
 
Padre, en tus manos, este momento:
con su paz y su tormento,
con tu presencia y tu silencio,
con mis dudas y mi ofrecimiento.
 
[Todos] GLORIA AL PADRE…
 
Padre bueno, Dios alegre
 
Tú, Señor, que enciendes las estrellas,
Tú, que al sol das tu resplandor, 
Tú, que cuidas del pájaro perdido
que va buscando el nido
guiado por su amor. 
 
Tú, Señor, que velas por el pobre
y al humilde das tu protección.
al que amas le ofreces un tesoro
que vale más que el oro:
le das tu corazón.
 
Tú, que siembras rosas y trigales,
Tú, que al lirio vistes de esplendor;
nos proteges, Señor, con más cariño,
pues quieres más a un niño
que al pájaro y la flor.
 
Tú, Señor, que alumbras mi camino,
Tú, que escuchas siempre mi oración,
en tu amor pongo yo mi confianza,
renace mi esperanza,
se acuna mi canción.
 
Padre bueno, Dios alegre,
primavera y manantial,
Dios hermano, Dios amigo,
Padre nuestro celestial.
 
 

EN EL NOMBRE DEL HIJO…

 
LECTURA: Jesús pasó haciendo el bien (Hch 10, 34-43)
"Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente comprendo que Dios no hace acepción de personas, sino que en cualquier nación el que le teme y practica la justicia le es grato. Él ha enviado su Palabra a los hijos de Israel, anunciándoles la Buena Nueva de la paz por medio de Jesucristo que es el Señor de todos. Vosotros sabéis lo sucedido en toda Judea, comenzando por Galilea, después de que Juan predicó el bautismo; cómo Dios a Jesús de Nazaret le ungió con el Espíritu Santo y con poder, y cómo él pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el Diablo, porque Dios estaba con él; y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la región de los judíos y en Jerusalén; a quien llegaron a matar colgándole de un madero; a este, Dios le resucitó al tercer día y le concedió la gracia de aparecerse, no a todo el pueblo, sino a los testigos que Dios había escogido de antemano, a nosotros que comimos y bebimos con él después de que resucitó de entre los muertos. Y nos mandó que predicásemos al Pueblo, y que diésemos testimonio de que él está constituido por Dios juez de vivos y muertos. De este todos los profetas dan testimonio de que todo el que cree en él alcanza, por su nombre, el perdón de los pecados.»"
 
Comentario.  ¿Qué es vivir con el Hijo de Dios encarnado? En primer lugar, seguir a Jesús: conocerlo, creerle, sintonizar con él, aprender a vivir siguiendo sus pasos.
 
Mirar la vida como la miraba él; tratar a las personas como él las trataba; sembrar signos de bondad y de libertad creadora como hacía él. Vivir haciendo la vida más humana. Así vive Dios cuando se encarna. Para un cristiano no hay otro modo de vivir más apasionante.
 
En segundo lugar, colaborar en el Proyecto de Dios que Jesús pone en marcha siguiendo la voluntad del Padre. No podemos permanecer pasivos. A los que lloran, Dios los quiere ver riendo; a los que tienen hambre los quiere ver comiendo. Hemos de cambiar las cosas para que la vida sea vida para todos. Este Proyecto que Jesús llama "reino de Dios" es el marco, la orientación y el horizonte que se nos propone desde el misterio último de Dios para hacer la vida más humana. (J.A. Pagola)
 
SALMODIA: JESÚS ES EL SEÑOR (P. Loidi)
Jesús es el Señor. No hay otro Señor. No hay otra ley.
 
Por encima del civismo, por encima de la honradez, por encima de la justicia, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la democracia, por encima de la legalidad, por encima del derecho, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la dialéctica, por encima de la luchas de clases, por encima de la revolución, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la patria, por encima de la nación, por encima del estado, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la sangre, por encima de la familia, por encima de los parientes, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la comunidad, por encima de la iglesia, por encima del cristianismo ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima del partido, por encima del sindicato, por encima de las organizaciones, ¡Jesús es el Señor!
 
Por encima de la salud, por encima de la vida, por encima de la muerte, ¡Jesús es el Señor!
 
No hay otro Señor... No hay otra ley... ¡Jesús es el Señor!
 
[Todos] GLORIA AL PADRE…
 
Jesús, ¿quién eres Tú?
Jesús, ¿quién eres Tú?
Tan pobre al nacer
que mueres en cruz.
Das paz al ladrón, 
inquietas al fiel,
prodigas perdón.
 
Tú, siendo Creador,
me quieres a mí
que soy pecador.
Tú, dueño y Señor,
me pides a mí
salvar la creación.
 
Jesús, ¿quién eres Tú?
 
 
EN EL NOMBRE DEL ESPÍRITU SANTO…
 
LECTURA: El Espíritu es nuestro defensor (Jn 14, 11-21.23-27)
"Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros. No os dejaré huérfanos: volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros si me veréis, porque yo vivo y también vosotros viviréis. Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él
 
Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho. Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde."
 
Comentario.  ¿Qué es vivir animados por el Espíritu Santo? En primer lugar, vivir animados por el amor. Así se desprende de toda la trayectoria de Jesús. Lo esencial es vivirlo todo con amor y desde el amor. Nada hay más importante. El amor es la fuerza que pone sentido, verdad y esperanza en nuestra existencia. Es el amor el que nos salva de tantas torpezas, errores y miserias.
 
Por último, quien vive "ungido por el Espíritu de Dios" se siente enviado de manera especial a anunciar a los pobres la Buena Noticia. Su vida tiene fuerza liberadora para los cautivos; pone luz en quienes viven ciegos; es un regalo para quienes se sienten desgraciados. (J.A. Pagola)
 
SALMODIA: ALABANZA AL ESPÍRITU (F. Ulibarri)
 
Te bendecimos, Espíritu creador,              
fuente de vida y novedad,           
dador de identidad cristiana y libertad,                       
que renuevas constantemente la faz en la tierra. 
 
Te glorificamos, Espíritu del pueblo y de los profetas,
huésped inquieto, sabiduría de Dios,
fuerza creadora de la historia,
promesa de justicia, solidaridad y paz.
 
Te ensalzamos, don de Dios, 
irresistible presencia de liberación,
que haces de cada pueblo y nación, 
de cada familia y comunidad,
de cada hombre y mujer
una zona liberada del Reino de Dios.
 
Reconocemos tu presencia en el reverso de la historia
y en el corazón de nuestro mundo:
en la esperanza de los pobres, en el ansia de libertad,
en la lucha por la justicia, en el grito de los oprimidos,
en la defensa de los derechos humanos,
en cada alegría, conquista y anhelo
de este largo caminar hacia la plenitud del Reino.
 
[Todos] ¡Bienvenido, Espíritu, a nuestro mundo y a nuestra casa!
GLORIA AL PADRE…
 
Ven, Espíritu de Dios
 
Ven, Espíritu de Dios, sobre mí.
Me abro a tu presencia, 
Cambiarás mi corazón. (bis)
 
Toca mi debilidad,
toma todo lo que soy.
Pongo mi vida en tus manos
y mi fe.
Poco a poco llegarás
a llenarme de tu luz.
Tú cambiarás mi pasado;
cantaré:
 
TIEMPO DE REFLEXIÓN Y ORACIÓN PERSONAL
 
 
TIEMPO DE ALABANZA, DE PETICIONES, DE ACCIÓN DE GRACIAS
(desde la propia vida, hablando con cariño y escuchando con respeto)
 
PADRENUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
 
Señor Jesucristo: imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano.  También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN FINAL
Que el Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.
 
Cántico de María
El Señor hizo en mí maravillas;
santo es su Nombre. (bis)
 
Engrandece mi alma
al Señor, mi Dios,
mi espíritu se alegra
en mi Salvador
porque ha puesto los ojos
en mi humillación
y dichosa me dicen
por los siglos.
 
Su misericordia
en cada generación
se derrama sobre los que temen,
pero a los soberbios en su corazón
los dispersa la fuerza de su brazo.
 
Derribó de sus tronos
a los potentados
y ensalzó a los humildes;
a los pobres y hambrientos
los colmó de bienes
despidiendo a los ricos.
 
Acogió a Israel,
su humilde siervo,
acordándose de su misericordia
en favor de Abraham
y todos sus hijos,
todo lo prometido por los siglos.
 
 

2017-06-22 Dios nos llama a la belleza de la diversidad

Nuestro colectivo LGTB+ vivirá estos días un tiempo de alegría, de fiesta, de compromiso reivindicativo de nuestra condición de gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, entre otros y, como no puede ser de otra manera, nuestra asociación CRISMHOM, comunidad de cristian@s de Madrid homosexuales también participa de esta gran celebración, que es un canto a la vida, a la libertad, a la belleza de la diversidad, al amor entre las personas, sin distinción de sexo, raza, religión, cultura, lugar de procedencia, ni mucho menos orientación sexual.
Pero para nuestra comunidad, es también un tiempo de abundante gracia, pues acabamos de volver de nuestra convivencia anual y, según se puede percibir, el Señor ha estado grande con nosotros y estamos muy alegres y estamos iniciando una etapa de búsqueda de nuestro lugar y papel en la evangelización del colectivo LGTB+.
 
Durante esta semana del World Pride 2017, vamos a encontrarnos con much@s herman@s, a quienes podremos mostrarles con nuestra presencia, nuestra alegría, nuestras sonrisas, con nuestra condición de cristian@s homosexuales, el rostro de Cristo resucitado, en quien creemos, y quien es la fuente de nuestra vida y felicidad…
 
Por ello, vamos a sentirnos elegidos por el maestro, para ser sus testigos ante tod@s los herman@s que vienen a Madrid, a buscar el amor, el descanso, el cambio de aires, la felicidad, en fin, cada un@ según su situación y motivaciones.
 
Que estos días nos ayuden a madurar y crecer en el proceso de integrar nuestras dimensiones afectiva y creyente, para que podamos testimoniar el amor de Dios manifestado en nuestros corazones.
 
1. Canción.  MARANATHÁ. Ven Espíritu de Dios
Ven, Espíritu de Dios
Inúndame de amor,
Ayúdame a seguir.
Ven, y dame tu calor
toma mi corazón,
Enséñame a servir.
 
Ven, Espíritu de Dios,
Ven a mí ser, ven a mi vida.
Ven y dame tu calor,
Ven a morar, Maranathá.
 
Hoy, la vida que me das,
Te invoca en mi dolor,
Y clama ¡ven Señor!
Ven y cambia mi existir,
Transforma mi penar
En glorias hacia Ti.
 
Ven Espíritu de Dios.
 
2. Lectura del santo evangelio según san Lucas (6, 12 - 18)
"Sucedió que por aquellos días se fue él al monte a orar, y se pasó la noche en la oración de Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, y eligió doce de entre ellos, a los que llamó también apóstoles. A Simón, a quien llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Santiago y Juan, a Felipe y Bartolomé, a Mateo y Tomás, a Santiago de Alfeo y Simón, llamado Zelotes; a Judas de Santiago, y a Judas Iscariote, que llegó a ser un traidor. Bajando con ellos se detuvo en un paraje llano; había una gran multitud de discípulos suyos y gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, que habían venido para oírle y ser curados de sus enfermedades. Y los que eran molestados por espíritus inmundos quedaban curados." 
Palabra del Señor 
 
3. Canto.  ALMA MISIONERA
Señor, toma mi vida nueva 
antes de que la espera, 
desgaste años en mí.
Estoy dispuest@ a lo que quieras 
no importa lo que sea 
Tú llamame a servir
 
ESTRIBILLO:
Llévame donde los hombres 
necesiten tus palabras, 
necesiten mis ganas de vivir
Donde falte la esperanza 
Donde falte la alegría, 
Simplemente por no saber de ti
 
Te doy mi corazón sincero 
para gritar sin miedo 
tu grandeza señor.
Tendré, mis manos sin cansancio 
tu historia entre mis labios 
y fuerza en la oración.
 
ESTRIBILLO
 
Y así en marcha iré cantando 
Por calles predicando 
Lo grande que es tu amor
Señor tengo alma misionera
Condúceme a la tierra
Que tenga sed de Dios
 
4.  Silencio y meditación personal. 
 
5.  Ecos, Peticiones, Acción de Gracias
 
6.  Padre Nuestro 
 
7.  Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
8. Canto.  EN MI GETSEMANI
Cada un@ tiene su propia historia, su propio proceso, y es desde esa realidad, desde donde podemos empezar a evangelizar, aceptándonos tal cual somos y aceptando a los demás.
 
Para que mi amor no sea un sentimiento
Tan solo un deslumbramiento pasajero.
Para no gastar las palabras más mías
Ni vaciar de contenido mi 'Te Quiero'.
Quiero hundir más hondo mi raíz en ti
Y cimentar en solidez este mi afecto.
Pues mi corazón que es inquieto y es frágil
Solo acierta si se abraza a tu proyecto.
 
Coro:
Más allá de mis miedos
Más allá de mi inseguridad 
Quiero darte mi respuesta.
Aquí estoy para hacer tu voluntad
Para que mi amor sea decir que si
Hasta el final.
 
Duerme su sopor y temen en el huerto
Ni sus amigos acompañan al maestro.
Si es hora de cruz es de fidelidades
Pero el mundo nunca quiere aceptar esto.
Dame a comprender señor tu amor tan puro
Amor que persevera en cruz amor perfecto.
Dame serte fiel cuando todo es oscuro
Para que mi amor no sea un sentimiento.
 
Coro
No es en las palabras ni es en las promesas
Donde la historia tiene su motor secreto.
Solo es el amor en la cruz madurado
El amor que mueve a todo el universo.
Pongo mi pequeña vida hoy en tus manos
Por sobre mis seguridades y mis miedos.
Y para elegir tu querer y no el mío
Haz de mi Getsemaní fiel y despierto
Coro
 
 
9. Bendición fraterna.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.

2017-07-27. Lo que Dios ha purificado, no lo llames tu profano

Saludo inicial.
 
 
Dios nos elige...
Los apóstoles y los hermanos que había por Judea oyeron que también los gentiles habían aceptado la Palabra de Dios; así que cuando Pedro subió a Jerusalén, los de la circuncisión se lo reprochaban, diciéndole: ¡Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos!
 
Pedro entonces se puso a explicarles punto por punto, diciendo:
Estaba yo en oración en la ciudad de Joppe, y en éxtasis vi una visión: una cosa así como un lienzo, atado por las cuatro puntas, que bajaba del cielo y llegó hasta mí.
Lo miré atentamente y vi en él los cuadrúpedos de la tierra, las bestias, los reptiles, y las aves del cielo. Oí también una voz que me decía: "Pedro, levántate, sacrifica y come."
 
Y respondí: De ninguna manera, Señor; pues jamás entró en mi boca nada profano ni impuro.
 
Me dijo la voz venida del cielo: Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano. Esto se repitió hasta tres veces; y al fin fue retirado todo de nuevo al cielo.
 
Comentario.  En el Evangelio no hay ni una sola condena por motivos sexuales (considérese el lugar otorgado a las prostitutas), y menos aún por motivos de sexualidad distinta a la mayoritaria (Jesús muestra su admiración por la fe del centurión que tenía un siervo “a quien quería mucho”, y ama abiertamente al joven que había observado la ley desde niño, entre otros casos). Es verdad que el Evangelio nos aporta una “normativa moral” (no todo vale), pero esas normas no están precisamente basadas en la entrepierna, en ser hombre, mujer, hetero, homo, bi, inter... Esas normas se basan en algo mucho más hondo.
 
En el amor entre personas LGTB, por ejemplo, es mucho más decisivo, según esa norma, el elemento “amor” que el elemento “sexual”. Para valorar el amor, hay que ver la calidad del amor mismo, no su adjetivo.
 
Cuando la homosexualidad, la bisexualidad y otras posibilidades sean vistas como opciones perfectamente naturales, toda la sociedad se asombrará de que hubiera en otro tiempo otra forma de verlo, y de que alguien pudiera condenarlo, como hoy nos cuesta creer que hubo un largo tiempo en que se mandaba a la hoguera a quienes defendían la circulación de la sangre.
 
Pero no se trata de “tolerar” a los que sienten distinto, como a veces se hace, sino de aprovechar positivamente el don que Dios nos ha regalado haciéndonos diferentes: los carismas de todos y de todas, la sensibilidad propia de cada PERSONA.
 
No cuentan...
No cuentan las mujeres ni los niños,
no cuentan quienes vagan marginados,
no cuenta quien es pobre o está enfermo,
no cuenta quien está crucificado.
 
No cuentan quienes no tienen trabajo,
ni tampoco quien sufre una adicción
o quien habla otro idioma en tierra extraña,
no cuenta quien es de otro color.
 
MAS… PARA TI... SON QUIENES CUENTAN,
SON QUIENES CANTAN LA GLORIA DE DIOS,
SON TU ROSTRO, SEÑOR CRUCIFICADO,
SON TU ROSTRO, SEÑOR RESUCITADO (2)
ERES TÚ.
 
Ni los niños soldados tienen nombre,
ni las niñas que están esclavizadas
no existen quienes hoy mueren de hambre,
y se ignora a quienes sufren soledad.
 
No contaron las mujeres ni los niños
y hoy siguen sin contar los más pequeños.
Que haga mío el dolor de mis hermanos
y comparta, en justicia, el pan con ellos.
 
... una y otra vez.
Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.
Entonces él se levantó y fue; y he aquí que un etíope, eunuco, alto oficial de Candace, reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros y había venido a Jerusalén para adorar a Dios, volvía sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías.
Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.
Y acudiendo Felipe, oyó que el eunuco leía al profeta Isaías, y le dijo: Pero, ¿entiendes lo que lees?  El eunuco contestó: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseña?   Y rogó a Felipe que subiese y se sentase con él.
 
Y el pasaje de la Escritura que leía era este:
Como oveja a la muerte fue llevado;
y como cordero mudo delante del que lo trasquila,
así no abrió su boca.
En su humillación no se le hizo justicia;
mas su generación, ¿quién la contará?
Porque su vida fue quitada de la tierra.
 
Y respondiendo el eunuco a Felipe, dijo: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto? ¿De sí mismo o de algún otro?  Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta Escritura, le anunció el Evangelio de Jesús.  Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua; y dijo el eunuco: He aquí agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?  Y Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes.   Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.  Mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.  Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso* su camino. 
                                                                            (*En inglés, “alegre, gozoso”, se dice GAY)
 
Comentario.  Vemos en el libro de Hechos de los Apóstoles que, ya desde el primer momento, a la nueva comunidad cristiana se le plantearon dilemas: ¿quién puede entrar a “nuestro” grupo? 
 
(-el grupo... ¿es realmente nuestro o es algo de Dios? Hasta los que habían conocido directamente a Jesús tenían sus pequeñas debilidades humanas y al Mensaje le costaba calar hondo). 
 
Las preguntas, claro, eran cada vez más complicadas: 
  ¿Aceptamos por igual a hombres y mujeres?            ¿Nacionales y extranjeros? 
          ¿Blancos y negros?            ¿Judíos y paganos?                  ¿Ricos y pobres?  (!!!)    
                 ¿Heteros y “otros”?  (!!!)
 
Pues bien, poco a poco el libro de Hechos (de inspiración divina, no olvidemos) va resolviendo todas esas dudas, mostrándonos las decisiones acertadas que esas primeras comunidades tomaban: mujeres SÍ, extranjeros SÍ, enfermos SÍ, paganos SÍ,  y  LGTBs... SÍ.
 
TALITA KUM
TALITA KUM, LEVANTATE 
TALITA KUM, LEVANTATE 
TALITA KUM, LEVANTATE 
TALITA KUM 
 
Si el miedo silencia tu vida 
durmiendo todos tus sueños 
de un mundo justo y humano 
en el que Jesús sea el centro 
 
Si el ruido ensordece tu oído 
sin dejarte escuchar su Palabra 
atrévete a ser tú mismo 
El toma tu mano y te alza 
 
Si envuelto en el ritmo diario 
no aciertas a hallar su presencia 
recuerda que habita en ti mismo 
Él sana tu herida y te alienta.
 
¿Y nosotros?
Acudían con frecuencia a escuchar las enseñanzas de los apóstoles sobre la vida de Jesús, sus obras y sus palabras; su muerte y su resurrección.
 
Los que pertenecían a la comunidad eran un solo corazón y un solo espíritu, y lo ponían todo en común; como hermanos. Nadie quería poseer para su exclusivo provecho lo que tenía, y por eso lo juntaban todo y todo era de todos. Tampoco había entre ellos ningún pobre o mendigo, ya que si alguno poseía un terreno o una casa los vendía, y el dinero se lo daba a los apóstoles. Cada uno recibía según su necesidad y nadie pasaba hambre. La unidad que vivían entre ellos se prolongaba a todas las facetas de su vida.
 
Se reunían para celebrar la Eucaristía, "fracción del pan". (...) No tenían templos por lo que estas reuniones las hacían en la casa de algún cristiano. Eran asiduos en la oración. Jesús les había enseñado el Padrenuestro.
 
Los cristianos deberíamos anunciar un mundo nuevo, más inteligente y más humano. Y lo mejor que tiene el ser humano es que no responde a esquemas simplistas, marcados por un pedazo de carne. Somos capaces de emociones distintas, sutilezas muy ricas, un abanico enorme de sentimientos, y todos con igual honradez.
 
Cada ser es como Dios lo ha hecho, y por eso está llamado a convertirse, en sí mismo, en el colmo de la perfección. Por ello, al final, el homosexual (bi, trans...) será juzgado si no vivió a fondo su propia sexualidad, don de Dios; si se engañó a sí mismo o a otros; si se avergonzó; si no fue él mismo, ella misma, hasta el fondo.
 
Nuestro sentir diverso, arcoíris, nos da una particular agudeza para oponernos a cualquier clasificación rígida, para dudar de todo orden precipitadamente establecido, para soñar con mundos nuevos, reivindicando el papel del sentimiento que tan parecidos nos hace a Dios, Padre-Madre misericorsios@.
 
Al final, el dilema es siempre el mismo: en la construcción del Reino, ¿importan más las cosas superficiales (cómo nos vestimos, de dónde venimos o cómo practicamos el sexo), o las más profundas (qué hay dentro de nuestros corazones)?
 
Meditación
 
Ecos de la meditación, peticiones, palabras de agradecimiento...
 
Padre Nuestro
 
Oración comunitaria
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptados en su entorno más cercano. También te damos gracias y pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.
 
Bendición
El Seños nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. Amén.
 
 
 
 
 
 

2017-08-10. Festividad de San Lorenzo

Martirizado en Roma en el año 258, patrono de bibliotecarios y estudiantes de la Iglesia romana.  Fue víctima de la persecución de Valeriano.
Dice el señor: soy Dios de paz y en mi paz deseo que os mantengáis, amados hijos míos. Cuidad y no degradéis el regalo más grande que Dios le dio al hombre: el don de la vida.
 
Salmo 8.  Majestad del Señor y dignidad del hombre.
 
Señor, dueño nuestro ¡Qué admirable es tu nombre en toda la tierra!
 
Señor, ensalzaste tu majestad sobre los cielos! 
de la boca de los niños de pecho 
has sacado una alabanza contra tus enemigos,
para reprimir al adversario y al rebelde.
 
Cuándo contemplo el cielo, obra de tus dedos,
la luna y las estrellas que has creado,
¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él, 
el ser humano para darle poder?
 
Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad, 
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies:
 
Rebaños de ovejas y toros
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que por el mar trazan sendas!
 
Señor, dueño nuestro.  ¡Qué admirable es tu nombre en toda la tierra!
 
JESÚS: AMOR, ESPERANZA, CONFIANZA
1. Jesús, Tú conoces mis necesidades, pongo en tus manos cada una de ellas.
 
2.  Jesús, te damos gracias por todo lo que nos das.  Ponemos esta semana en tus manos.  Bendícenos en todo lo que realicemos, ¡Qué estés Tú en todo!
 
3.  Jesús, quiero vivir siempre bajo tu protección.  Eres todopoderoso, eres mi refugio, mi fortaleza.  Mi confianza está en Ti.
 
4.  Jesús, hoy te digo de todo corazón ¡Gracias!  Por todas tus bendiciones, sé que estás en todo lo que realizamos.  Te amo.
 
5.  Jesús, te pido que tu amor llene mi corazón, tu Espíritu llene mi mente y tu presencia llene mi vida.
 
6.  Jesús, no permitas que me quede donde estoy, ayúdame a llegar donde Tú quieres que llegue.
 
7.  Jesús, gracias por ayudarme a mí y a mi familia, perdóname por las veces que me has visto triste, cuando Tú me das todo para ser feliz.
 
8.  Jesús, en tus manos dejamos todos nuestros deseos.  Danos sabiduría para tomar las mejores decisiones.  Bendice nuestra salud, trabajo y familia.
 
9.  Jesús, cuando me sienta confundido guíame, cuando me sienta débil, fortaléceme.  Nunca te apartes de mÍ.
 
10.  Jesús, gracias porque hoy y siempre tu eres mi confianza, mi paz y mi refugio secreto.  Te amo, Jesús.
 
GRATITUD A SANTA MARÍA
 
Gracias por ser Santa María, gracias por abrirte a la gracia y a la escucha de la Palabra desde siempre.  Gracias por haber acogido en tu seno purísimo a quien es la vida y el amor.  Gracias por tu sencillez, por tu magnífica sobriedad y, por tu magnanimidad.
 
Gracias por tu mirada maternal, por tus intercesiones, tus auxilios y orientaciones.  En fin, gracias por ser Santa María, madre de Jesús y madre nuestra, amén.
 
MEDITACIÓN, PETICIONES Y ACCIÓN DE GRACIAS. 
 
PADRENUESTRO
 
ORACIÓN.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá. 
 

2017-08-17 Acaba un curso, empieza otro curso

Entrada.  Va acabando el curso, con sus éxitos y sus errores propios, han venido refuerzos, otrxs se han quedado por el camino, pero no es culpa de nadie, todxs hemos hecho lo que hemos podido, no se trata de buscar culpas o errores pasados, se trata de una nueva página, un nuevo curso a escribir y poner lo mejor posible cada uno, se trata de todxs juntxs hacer lo mejor posible en este curso, cada uno según sus posibilidades y fuerzas, acompaña, valoriza el trabajo de los demás.  Y formamos una comunidad, un equipo de trabajo frente al curso que va empezando.
 
Lecturas.  Apocalipsis 2, 1-7
Escribe el ángel de la iglesia de Éfeso: “Esto dice el que tiene las siete iglesias en su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro: Yo sé todo lo que haces; conozco tu duro trabajo y tu constancia y, sé que no puedes soportar a los malos  también has puesto a prueba a quienes dicen ser apóstoles y no lo son y, has descubierto que son mentirosos.
 
Has sido constante, y has sufrido mucho por mi causa sin cansarte.  Pero tengo una cosa contra Ti: que ya no tienes el mismo amor que al principio.  Por eso, recuerda de dónde has caído, conviértete a Dios y haz otra vez lo que al principio hacías.
 
Si no, iré pronto contra Ti y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te conviertas a Dios.
 
Sin embargo tienes a tu favor que odias los hechos de los nicolaitas, que yo también detesto.  ¡Quién tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!
 
A los vencedores les daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios”
 
Salmo 122.
Qué alegría cuando me dijeron: 
vamos a la casa del Señor. 
Ya están pisando nuestros pies 
tus umbrales, Jerusalén.
 
Jerusalén está fundada 
como ciudad bien compacta. 
Allá suben las tribus, 
las tribus del Señor.
 
Según la costumbre de Israel, 
a celebrar el Nombre del Señor; 
en ella están los tribunales de justicia, 
en el palacio de David.
 
Desead la paz a Jerusalén: 
"Vivan seguros los que te aman, 
haya paz dentro de tus muros, 
en tus palacios seguridad".
 
Por mis hermanos y compañeros 
voy a decir: "La paz contigo". 
Por la casa del Señor, nuestro Dios, 
te deseo todo bien.
 
Apocalipsis 22, 6-21
El ángel me dijo: -Estas palabras son verdaderas y dignas de fe.  El Señor, el Dios que inspira a los profetas, ha enviado a su ángel para mostrar a sus siervos lo que pronto va a suceder.  ¡Vengo pronto! ¡Dichoso el que hace caso del mensaje profético en este libro!  Yo Juan, vi y oí estas cosas. Y después de verlas y oírlas, me arrodillé a los pies del ángel que me las había mostrado, para adorarle, pero Él me dijo: -No hagas eso,  Yo soy siervo de Dios como Tú y tus hermanos los profetas y de todos los que hacen caso de lo que está escrito en este libro.  ¡Adora a Dios!
 
También me dijo: -No guardes en secreto el mensaje profético escrito en este libro, porque ya se acerca el tiempo de su cumplimiento.  Deja que el malo siga en su maldad, y el impuro siga en su pecado; pero que el bueno siga haciendo el bien, y vosotros seguid haciendo el camino.
 
Momentos de silencio.
 
Padrenuestro. 
 
Oración comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
Avisos varios y servicios.
 
Bendición.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y El nos bendecirá. 
 
Final.  
Quereos a vosotrxs mismxs, 
No descuidéis la oración,
Cuidad unxs de otrxs.
 

2017-08-24 Cristo se nos presenta a tod@s y nos invita a la evangelización de la comunidad LGTB

DESDE NUESTRA DIVERSIDAD DE CREENCIAS, GENERO Y ORIENTACIÓN
SEXUAL, CRISTO SE NOS PRESENTA A TOD@S Y NOS INVITA A LA
EVANGELIZACIÓN DE LA COMUNIDAD LGTB
 
Cristo se nos revela a todos sin excepción. Al igual que a la mujer samaritana en el pozo de Jacob, nos ofrece el agua de vida, y nosotros como la mujer samaritana nos sentimos llamados a trasmitir este mensaje de salvación a los demás.
 
ENTRADA
Hermanos y hermanas, hoy nos hemos reunido para celebrar unidos nuestra espiritualidad y podernos en sintonía entre nosotros y con Dios.
Voy a compartir con vosotros como Cristo se acerca a nosotros y nos interpela.
El texto del evangelio que he elegido es el encuentro de la samaritana con Jesús.
Somos miembros o simpatizantes de Crismhom, pero Cristo nos llama aquí y en nuestra vida diaria, allí donde estemos, hayamos tenido cinco maridos, seamos como seamos. Pidamos al Espíritu que nos guíe y que pueda fluir ese agua de vida que Jesús nos ofrece.
 
CANTO: ALABARÉ A MI SEÑOR
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Juan vio el número de los redimidos
Y todos alababan al Señor;
Unos cantaban, otros oraban,
y todos alababan al Señor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Somos tus hijos, Dios Padre Eterno,
Tú nos has creado por amor;
Te adoramos, te bendecimos
y todos cantamos en tu honor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Todos unidos, siempre cantaremos
glorias y alabanzas al Señor:
Gloria al Padre, gloria al Hijo,
y gloria al Espiritu de amor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor.
Alabaré, alabaré, Alabaré, alabaré, Alabaré a mi Señor
 
SALMO 63 (Versión)
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
¡Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo: mi garganta está sedienta de ti,
mi carne desfallece por ti como tierra seca, reseca sin agua!
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
Que así te contemple en el santuario viendo tu poder y tu gloria.
Porque tu amor vale más que la vida, te alabarán mis labios.
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
Que así te bendiga mientras viva, alzando las manos en tu Nombre.
Me saciaré como de enjundia y de manteca, y mi boca te alabará con labios jubilosos.
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
Si en mi lecho me acuerdo de ti, en mis vigilias medito en ti,
porque tú has sido mi ayuda, y a la sombra de tus alas salto de gozo.
Mi vida está unida a ti y tu mano me sostiene.
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
Pero los que intentan quitarme la vida vayan a lo profundo de la tierra;
sean pasados a filo de espada, sirvan de pasto a los chacales.
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
Pero el rey se alegrará en Dios, el que jura por él se felicitará,
cuando tapen la boca a los mentirosos. 
Antífona: Señor, se mi manantial de agua de vida (todos)
 
ORACIÓN
Señor Jesús, maestro de vida y esperanza,
dame a beber del agua viva que brota de tu fuente,
y quita para siempre la sed de quien la bebe.
Quiero beberla cada día, como tú me la ofreces,
para calmar la sed de eternidad que mi alma siente.
Dame, Señor Jesús, del agua viva que brota de tu fuente.
Llena mi corazón con su frescura.
Quiero darle a mi vida una nueva esperanza,
olvidar mis caprichos y mis metas,
y caminar contigo, allá donde tú quieras que yo vaya.
Dame, Señor Jesús, del agua viva que brota de tu fuente.
Llena mi corazón con su frescura.
Quiero sanar mi vida de todas las heridas
que aún duelen,
y entregártela a ti sin condiciones,
sin miedo ni tristeza.
Señor Jesús,
Maestro de vida y esperanza,
dame a beber del agua viva que brota de tu fuente
hasta la Vida eterna.
Que renueve mi ser.
Que sacie mis anhelos.
Que me llene de paz y de esperanza.
De fe, de amor, de entrega humilde y generosa.
Hasta que llegue el día del encuentro contigo
que ya espero.
Amén.
 
CANTO: Pescador de Hombres (Tú Has Venido a La Orilla)
Tú has venido a la orilla
No has buscado ni a sabios, ni a ricos
Tan solo quieres que yo te siga
 
Señor, me has mirado a los ojos
Sonriendo, has dicho mi nombre
En la arena, he dejado mi barca
Junto a ti, buscaré otro mar
 
Tú sabes bien lo que tengo
En mi barca no hay oro, ni espadas
Tan solo redes y mi trabajo
 
Señor, me has mirado a los ojos
Sonriendo, has dicho mi nombre
En la arena, he dejado mi barca
Junto a ti, buscaré otro mar
 
Tú necesitas mis manos
Mi cansancio que a otros descanse 
Amor que quiera seguir amando
 
Evangelio según San Juan (4,5-30/40-42):
Llegó a un pueblo de Samaría llamado Sicar, cerca del terreno que Jacob dio a su hijo José. Allí se encuentra el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, se sentó tranquilamente junto al pozo. Era mediodía. Una mujer de Samaría llegó a sacar agua.
Jesús le dice: -Dame de beber. Los discípulos habían ido al pueblo a comprar comida. 
Le responde la samaritana: -¿Cómo tú, que eres judío, me pides de beber a mí, que soy sa-maritana? Los judíos no se tratan con los samaritanos. 
Jesús le contestó: -Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, tú le pedirías a él, y él te daría agua viva. 
Le dice [la mujer]: -Señor, no tienes con qué sacar el agua y el pozo es profundo, ¿dónde vas a conseguir agua viva? ¿Eres, acaso, más poderoso que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del que bebían él, sus hijos y sus rebaños?
Le contestó Jesús: -El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; quien beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, porque el agua que le daré se convertirá dentro de él en manantial que brota dando vida eterna. 
Le dice la mujer: -Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed y no tenga que venir acá a sacarla. 
Le dice: -Ve, llama a tu marido y vuelve acá. 
Le contestó la mujer: -No tengo marido. Le dice Jesús: -Tienes razón al decir que no tienes marido; porque has tenido cinco hombres, y el que tienes ahora tampoco es tu marido. En eso has dicho la verdad. 
Le dice la mujer: -Señor, veo que eres profeta. Nuestros padres daban culto en este monte; vosotros en cambio decís que es en Jerusalén donde hay que dar culto.
Le dice Jesús: -Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén se dará culto al Padre. Vosotros dais culto a lo que desconocéis, nosotros damos culto a lo que conocemos; porque la salvación procede de los judíos. Pero llega la hora, ya ha llegado, en que los que dan culto auténtico adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque esos son los adoradores que busca el Padre. Dios es Espíritu y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad. 
Le dice la mujer: -Sé que vendrá el Mesías -es decir, Cristo-. Cuando él venga, nos lo explicará todo. 
Jesús le dice: -Yo soy, el que habla contigo. 
En esto llegaron sus discípulos y se maravillaron de verlo hablar con una mujer. Pero ninguno le preguntó qué buscaba o por qué hablaba con ella. La mujer dejó el cántaro, se fue al pueblo y dijo a los vecinos: -Venid a ver un hombre que me ha contado todo lo que yo hice: ¿no será el Mesías?  Ellos salieron del pueblo y acudieron a él. 
Los samaritanos acudieron a él y le rogaban que se quedara con ellos. Se quedó allí dos días, y muchos más creyeron en él, a causa de su palabra; y le decían a la mujer: -Ya no creemos por lo que nos has contado, porque nosotros mismos lo hemos escuchado y sabemos que éste es realmente el salvador del mundo.
 
REFLEXIÓN
Nosotros como colectivo LGTB, al igual que los samaritanos estamos excluidos del culto ofi-cial, sufrimos la discriminación en el mundo y en la Iglesia. Ellos tenían el pozo de Jacob, y el monte Sicar como lugares sagrado. No podían acudir al templo de Jerusalén. También nosotros nos podríamos sentir expulsados de las iglesias oficiales, pero es Cristo mismo, Jesús, quien amorosamente, se nos presenta, y nos revela abiertamente quien es. Nos incluye entre los suyos.
Cristo sale a nuestro encuentro, nos interpela, a todos sin excepción. Él es el manantial de agua eterna, y si creemos nosotros mismos seremos un fiel reflejo suyo.
Pese a ser diferentes. Porque amemos a quien amemos, Dios nos ama, incondicionalmente, con nuestras luces y nuestras sombras. Se nos revela en toda su plenitud. Al aceptarlo, surge también en nosotros un manantial de vida, que al igual que la samaritana necesitamos compartir.
 
Silencio
 
ECOS DE ESTA ORACIÓN O DE ORACIONES ANTERIORES
 
ACCIÓN DE GRACIAS Y PETICIONES.
 
PADRE NUESTRO
 
REFLEXIÓN
Padre nuestro, haz que pongamos los medios para crear tu reino en la tierra, haz que tu voluntad sea la nuestra, sepáranos de nuestros egoísmos y nuestros deseos personales. Haznos como tú, lentos a la cólera y prestos al perdón. Haz que la desilusión, la muerte y el pecado no tengan poder sobre nosotros y concédenos un ánimo abierto para que podamos reflejar tu luz.
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga miseri-cordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos ben-decirá.
 
Hermanos, la gracia de nuestro Señor Jesucristo permanezca con vosotros. (Galatas 6, 18)
 

2017-08-31 ¿Quién decís que SOY YO?

MONICIÓN (J.A. Pagola)

 
También hoy nos dirige Jesús a los cristianos la misma pregunta que hizo un día a sus discípulos: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». No nos pregunta solo para que nos pronunciemos sobre su identidad misteriosa, sino también para que revisemos nuestra relación con él. ¿Qué le podemos responder desde nuestras comunidades?
 
¿Nos esforzamos por conocer cada vez mejor a Jesús o lo tenemos «encerrado en nuestros viejos esquemas aburridos» de siempre? ¿Somos comunidades vivas, interesadas en poner a Jesús en el centro de nuestra vida y de nuestras actividades o vivimos estancados en la rutina y la mediocridad?
 
¿Amamos a Jesús con pasión o se ha convertido para nosotros en un personaje gastado al que seguimos invocando mientras en nuestro corazón va creciendo la indiferencia y el olvido? Quienes se acercan a nuestras comunidades, ¿pueden sentir la fuerza y el atractivo que tiene para nosotros?
 
¿Nos sentimos discípulos de Jesús? ¿Estamos aprendiendo a vivir con su estilo de vida en medio de la sociedad actual o nos dejamos arrastrar por cualquier reclamo más apetecible para nuestros intereses? ¿Nos da igual vivir de cualquier manera o hemos hecho de nuestra comunidad una escuela para aprender a vivir como Jesús?
 
¿Estamos aprendiendo a mirar la vida como la miraba él? ¿Miramos desde nuestras comunidades a los necesitados y excluidos con compasión y responsabilidad o nos encerramos en nuestras celebraciones, indiferentes al sufrimiento de los más desvalidos y olvidados: los que fueron siempre los predilectos de Jesús?
 
¿Seguimos a Jesús colaborando con él en el proyecto humanizador del Padre o seguimos pensando que lo más importante del cristianismo es preocuparnos de nuestra salvación? ¿Estamos convencidos de que el modo mejor de seguir a Jesús es vivir cada día haciendo la vida más humana y más dichosa para todos?
 
¿Vivimos el domingo cristiano celebrando la resurrección de Cristo? ¿Creemos en Jesús resucitado, que camina con nosotros lleno de vida? ¿Vivimos acogiendo en nuestras comunidades la paz que nos dejó en herencia a sus seguidores? ¿Creemos que Jesús nos ama con un amor que nunca acabará? ¿Creemos en su fuerza resucitadora? ¿Sabemos ser testigos del misterio de esperanza que llevamos dentro de nosotros?
 
Mi alma canta de gozo
 
1. Abro mi ser y alzo mis manos                            
y mi voz hacia ti.                                                        
Quiero rendirme,                                                        
entregarme a tu voluntad.
 
Mi corazón se abre a la voz                                       
de tu Espíritu de amor.                                           
--> Mi alma canta de gozo (3)                                   
en ti, Señor.                                               
 
2. Calma la sed de tu Palabra 
que hay en mí, oh, Jesús.
No me abandones ni me dejes
pues confío en ti.
 
3. Dame la luz de tu mirada,
mírame, oh Jesús,
cambia mi vida con tu fuerza
y yo te alabaré.
 
SALMO 62
 
Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua. 
 
¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria!
Tu gracia vale más que la vida,
te alabarán mis labios.
 
Toda mi vida te bendeciré 
y alzaré las manos invocándote.
Me saciaré como de enjundia 
y de manteca,
y mis labios te alabarán jubilosos.
 
En el lecho me acuerdo de ti 
y velando medito en ti,
porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas canto con júbilo;
mi alma está unida a ti,
y tu diestra me sostiene.
 
Pero los que buscan mi perdición
bajarán a lo profundo de la tierra;
serán entregados a la espada,
y echados como pasto a las raposas. 
          
Y el rey se alegrará con Dios,
se felicitarán los que juran por su nombre,
cuando tapen la boca a los traidores.
 
...GLORIA AL PADRE…
 
EVANGELIO (Mt 16, 13-20)
 
Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
- ¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?
Contestaron ellos:
- Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.
Él les preguntó:
- Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
- Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.
Jesús le respondió:
- ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás! Porque eso no ha salido de ti, te lo ha revelado mi Padre del cielo.  Ahora te digo yo: Tú eres Piedra, y sobre esa roca voy a edificar mi comunidad y el poder de la muerte no la derrotará. Te daré las llaves del reino de Dios; así, lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.
 
CON VOSOTROS ESTÁ
 
Con vosotros está
y no le conocéis.
Con vosotros está,
su nombre es el Señor. (2).
 
1. Su nombre es el Señor y pasa hambre
y clama por la boca del hambriento,
y muchos que lo ven pasan de largo
acaso por llegar temprano al templo.
 
Su nombre es el Señor y sed soporta
y está en quien de justicia va sediento,
y muchos que lo ven pasan de largo
a veces ocupados en sus rezos.
 
2. Su nombre es el Señor y está desnudo
la ausencia del amor hiela sus huesos,
y muchos que lo ven pasan de largo,
seguros y al calor de su dinero.
 
Su nombre es el Señor y enfermo vive
y su agonía es la del enfermo,
y muchos que lo saben no hacen caso;
tal vez no frecuentaban mucho el templo.
 
3. Su nombre es el Señor y está en la cárcel
y está en la soledad de cada preso,
y nadie lo visita y hasta dicen:
“Tal vez ese no era de los nuestros”.
 
Su nombre es el Señor el que sed tiene;
quien pide por la boca del hambriento;
está preso, está enfermo, está desnudo,
pero Él nos va a juzgar por todo eso.
 
 
SALMODIA: “Desorientados y sin ánimo” (F. Ulibarri)
 
Ant. ¡Recréanos mientras vamos contigo
y ponnos en el camino
para sentir tu aliento y no perdernos! 
 
Hay días en los que, 
con claridad y emoción,
reconocemos y confesamos
quién eres... ¡y acertamos!
 
Pero en el día a día
se nos nubla el horizonte,
surgen los traspiés y vaivenes,
se desmoronan las ilusiones
y se nos hace costoso seguirte.
 
Y cuando nos susurras una y mil veces
que para caminar contigo
hay que negarse a sí mismo,
nos atascamos,
porque nos hicieron creer
que eso conlleva mortificarse,
castigarse,
anularse,
destruirse,
en vez de olvidarse y liberarse
del propio ego que nos oprime
para encontrar 
nuestra verdadera identidad
contigo.
 
Y cuando nos repites,
en el camino y en el descanso,
que hay que cargar con la cruz,
nos revolvemos y miramos a otra parte,
porque estamos hartos
de los sufrimientos, adversidades y fracasos
que nos inflige la naturaleza,
la vida, los hermanos y nosotros mismos...
de tal forma que cuando llegan las cruces
que surgen por seguirte
estamos ya desorientados y sin ánimo.
 
GLORIA AL PADRE…
 
Ant. ¡Recréanos mientras vamos contigo
y ponnos en el camino
para sentir tu aliento y no perdernos!
 
MOMENTO DE REFLEXIÓN PERSONAL
 
ACCIÓN DE GRACIAS Y PETICIONES
 
PADRENUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano.  También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino  y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
BENDICIÓN
Amado Dios de infinita bondad: 
mañana empieza un nuevo mes que, 
sin duda, vendrá lleno de alegrías, 
tal vez de pruebas, momentos de regocijo, 
y momentos de crecimiento.
 
Lo importante es que,
si Tú estás a mi lado, 
cada día de este nuevo mes 
será un gran día, 
pues donde Tú estás, amado Señor, 
nunca hace falta nada.
 
Señor, pongo en tus manos 
este nuevo mes de septiembre. 
Tú mejor que nadie conoces mis ilusiones, mis anhelos y también mis problemas.
Tú conoces lo que es mejor para mi vida 
y por eso confío en ti 
y acepto cada uno de tus planes.
 
Por favor, guíame por senderos 
de bendición y prosperidad,
y que cada día se haga 
tu maravillosa voluntad.
 
Y si en algún día de este nuevo mes 
las cosas no salieran como yo espero, 
dame la fuerza y la sabiduría para aceptar que siempre habrá un nuevo día, 
lleno de ilusión y esperanza; 
y haz que el sol de cada amanecer 
despeje las dudas y los miedos:
conviértete en mi espada,
mi refugio, mi roca segura.
 
Te pido, Señor, que bendigas y seas Tú quien se manifieste en cada una 
de las tareas de mi cotidianidad. 
Ilumíname con tu luz y tu sabiduría, 
dame valor para superar 
los retos de cada día, conciencia para vivir 
bajo tus mandatos y enseñanzas, 
amor para avanzar feliz por mi vida; 
y recuérdame cada día que soy tu hijo 
para así poder alcanzar en tu nombre 
mis más grandes anhelos y metas.
 
Te pido también, mi Señor,
que en este nuevo mes 
entres a mi hogar y lo bendigas. 
Protege, por favor, 
a mi familia y a las personas que amo, 
bendice los alimentos de nuestra mesa, ayúdanos a vivir llenos de amor, 
paz y comprensión
y líbranos siempre de todo mal.
 
Es en Ti, Señor, donde está mi vida 
y mis más grandes anhelos. 
Que en este nuevo mes todo se haga 
bajo tu maravillosa voluntad 
y tu tiempo perfecto.
Permítenos tener días llenos de dicha, 
paz y tranquilidad.
Amén.
 
Tú eres el Dios que nos salva
 
1.Tú eres el Dios que nos salva,
la luz que nos ilumina,
la mano que nos sostiene
y el techo que nos cobija.
 
TE DAMOS GRACIAS SEÑOR
TE DAMOS GRACIAS SEÑOR. (BIS)
 
2.Te damos gracias Señor
porque has depuesto la ira
y has detenido ante el pueblo,
la mano que lo castiga.
 
3.Y sacaremos con gozo
del manantial de la vida,
las aguas que dan al hombre
la fuerza que resucita.
 
4.Entonces proclamaremos
cantadle con alegría,
el nombre de Dios es agradable
su caridad infinita.
 
5.Que alabe al Señor la tierra.
Cantadle sus maravillas;
qué grande en medio del pueblo
el Dios que nos justifica.

2017-09-07 “Zaqueo: El Encuentro que cambia la vida”

Monición introductoria: 
Nos congregamos en oración antes el Señor como comunidad cristiana del mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos celebrar nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva, ambas son partes esenciales de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.  
 
Canto.
 
Oración inicial.
Jesús, como Zaqueo queremos conocerte mejor, pero hay muchas cosas que nos lo impiden y nos distraen. Hoy venimos a esta oración dispuestos a encontrarnos contigo. Míranos Señor, con ese amor con que miraste a Zaqueo, ven a hospedarte en nuestra alma, prometimos no dejarte ir nunca más. Señor, haz que venga hoy tu salvación a nuestra alma.
 
“Como Zaqueo”
1- COMO ZAQUEO, SEÑOR Quiero ser pequeño, para luego, ver y comprobar que Tú eres lo más grande. Quiero sentir mi pecado y mi debilidad para, luego, gustar que Tú eres la santidad y la gracia, la vida y la verdad, altura de miras hontanar de bondad. 
 
2- COMO ZAQUEO, SEÑOR Quiero ascender al árbol de la oración y, agarrado a sus ramas, saber que Tú en ella me tiendes la mano y me acompañas me proteges y, al oído, siempre me hablas, me auxilias y, en mis caminos, me alumbras con la luz de Tu Verdad. 
 
1- COMO ZAQUEO, SEÑOR A veces me siento pecador y egoísta usurero y con afán de riquezas. Por eso, Señor, como Zaqueo quiero ser grande en aquello que es pequeño y, diminuto, en aquello que soy gigante.
 
2- ¿ME AYUDARÁS, SEÑOR? No pases de largo, Jesús mío. Que son muchos los tropiezos los que he de saltar para llegarme hasta tu encuentro, que son incontables los intereses y, a veces las personas, que me impiden darme el abrazo contigo.
 
1- COMO ZAQUEO, SEÑOR En la noche oscura de mi alma haz que nunca me falte un árbol donde remontarme, una rama donde agarrarme, un tronco donde apoyarme para que, cuando pases, aunque por mi cobardía, no te diga nada, Tú, Señor, me digas…. ¡en tu casa quiero yo hospedarme!                                (Javier Leoz)
 
Canto.
 
Monición al Evangelio. 
El episodio de Zaqueo es uno de los más bellos y dinámicos de los Evangelios. Zaqueo el pequeño -de estatura- jefe de los recaudadores de impuestos para el invasor romano, siente el impulso de ver a Jesús de Nazaret. Y Zaqueo se sube al sicómoro para mejor ver al Maestro que pasa ante él con una numerosa comitiva. Jesús mira a Zaqueo y esa mirada convierte al publicano que, a partir de ese momento, cambiará de vida. Y eso es lo que ocurre cuando Jesús aparece en nuestras vidas. Algo cambia, primero muy despacio, luego va como un auténtico torrente.
 
Lectura del Santo Evangelio según san Luca (19,1-10)
Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publícanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicómoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: “Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa”. Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Se ha ido a alojar en casa de un pecador”. Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: “Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más”. Y Jesús le dijo: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido”.
 
Lectura espiritual breve
Zaqueo tenía muchísimos bienes, pero por dentro estaba vacío. Y fue justamente su miseria y no sus riquezas, la que le permitió encontrarse con Dios, la que le cambió la vida. Al escuchar que Jesús iba a pasar por ahí, no le interesó su posición social, su dinero, o sus finas vestiduras, fue corriendo y se subió a un árbol, porque la multitud no lo dejaba ver. Porque eso es lo que hace el sediento cuando se encuentra con la fuente de agua. Es lo que hace el hambriento cuando le ponen el alimento. Supera cualquier obstáculo, porque está de verdad necesitado. 
 
Luego de este encuentro, Jesús se invita a comer a su casa. Y miren lo que dice Zaqueo en ese momento: si a alguna persona perjudiqué, le devolveré cuatro veces más. Y de lo que me queda, es decir, lo que sí gané honestamente, voy a dar la mitad a los pobres. ¡La verdadera conversión nos lleva a la caridad con el prójimo! A resarcir el mal cometido y a ayudar al prójimo necesitado. Es imposible decir “amo a Dios y estoy cambiando mi vida”, si no hay signos concretos de amor al hermano. Porque amamos a Dios, sirviendo al hermano que nos necesita. Busquemos también a Dios con toda nuestra fuerza, porque estamos necesitados de Él y que nuestra conversión se manifieste en nuestro deseo de salir al encuentro de los hermanos que nos necesitan.  (Papa Francisco) 
 
Canto.
 
Acción de gracias.
 
Gracias Jesús por hablarnos  en esta oración. Sabemos que, al igual que como hiciste con Zaqueo, sales también a nuestro encuentro para demostrarnos Tu amor. Ayúdanos Señor a responder con alegría al don de Tu presencia, de tal modo que cada uno de nuestros actos sean un reflejo de Tu infinito amor. Amén.
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
 (Reflexiones, peticiones y acción de gracias)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos Tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.
Amén.
 
BENDICIÓN                                                                                                                        
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
 
 
“No olvidéis que la oración es la llave secreta del encuentro con Dios”

2017-09-14 “Exaltación de la Santa Cruz”

"Exaltación de la Santa Cruz”
 
Oración Inicial:
Nos congregamos en oración ante el Señor como miembros y simpatizantes de CRISMHOM, comunidad cristiana de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
Amamos a Dios sobre todas las cosas y queremos seguir el modelo de vida que Jesucristo nos dejó en el evangelio, con el convencimiento de que Dios nos ama y que jamás negaría una cualidad humana creada por Él, sino que nos ha regalado las diferentes orientaciones afectivas, porque son muchos y muy diversos los caminos de la salvación.
 
Desde CRISMHOM nos unimos y apoyamos en nuestros objetivos de integrar fe, orientación afectiva e identidad de género en todas las facetas de la vida, de aceptarnos y ser aceptados, de superar la incomprensión de las iglesias y de tantos cristianos que nos rechazan por nuestra condición sexual y, de colectivos LGTB que nos rechazan por ser cristianos.
 
Introducción
La Exaltación de la Santa Cruz nos invita a la acción de gracias y a la adoración: por el madero de la Cruz nos vino la salvación; en ella ha muerto, por nosotros, el Hijo de Dios, misterio de salvación que lo acogernos en la fe postrados en humilde adoración. La cruz es el signo de la victoria del amor y de la gracia, porque en ella Cristo derrotó a los poderes de este mundo, el pecado y la muerte. La cruz nos identifica como cristianos, porque nos introduce en el destino sacrificial del Maestro.
Por la muerte de Cristo en ella, la cruz, de instrumento de tortura y maldición, ha pasado a ser el símbolo de la redención. Ella nos abraza cuando nos signamos a lo largo de la vida, desde el mismo umbral del bautismo hasta el momento que cerrarnos los ojos al concluir nuestra peregrinación por este mundo.  La cruz corona nuestros montes como señal que invita a elevar más arriba la mirada; está en los caminos a modo de brújula celeste que nos orienta en las encrucijadas de la vida; preside nuestras iglesias como memoria perpetua de la obra de la redención que en ellas conmemoramos. La cruz no es un amuleto o un bello adorno para orejas, nariz o cuello; la cruz es el símbolo más serio, más entrañable, más exigente y comprometedor, porque es el signo de la vida alcanzada al precio de la muerte. A los cristianos nos corresponde mostrar en todo tiempo y lugar la veneración y estima por este signo santo.  
 
 
«Cuando hagas la señal de la Cruz, procura que esté bien hecha. No tan de prisa y contraída, que nadie la sepa interpretar. Una verdadera cruz, pausada, amplia, de la frente al pecho, del hombro izquierdo al derecho. ¿No sientes cómo te abraza por entero? Haz por recogerte; concentra en ella tus pensamientos y tu corazón, según la vas trazando de la frente al pecho y a los hombros, y verás que te envuelve en cuerpo y alma. 
¿Y por qué? Pues porque es signo de totalidad y signo de redención. En la Cruz nos redimió el Señor a todos, y por la Cruz santifica hasta la última fibra del ser humano.»
 
Evangelio Juan 3, 13-17
Dijo Jesús a Nicodemo: 
«Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre. De la misma manera que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todos los que creen en él tengan vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»
 
 
Papa Francisco
Cuando miramos a Jesús en la cruz, hay cuadros bonitos pero la realidad es otra: Cristo estaba, sobre todo, ensangrentado por nuestros pecados. Esta es la realidad que El ha tomado para vencer a la serpiente en su campo. 
Mirar la cruz de Jesús, no las cruces artísticas, bien pintadas; mirar la realidad, que era la cruz en ese tiempo. Y mirar su recorrido y a Dios, que se despojó a sí mismo, se abajó para salvarnos. Si un cristiano quiere ir adelante en el camino de la vida cristiana debe abajarse, como se abajó Jesús. Es el camino de la humildad, si, pero también de llevar sobre si las humillaciones como las ha llevado Jesús. 
 
¿Cómo quejarme de mis pies cansados,
cuando veo los tuyos destrozados?
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque con tu cruz has redimido al mundo.  Aleluya.
¿Cómo mostrarte mis manos vacías,
cuando las tuyas están llenas de heridas?
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque con tu cruz has redimido al mundo.  Aleluya.
¿Cómo explicarte  a ti mi soledad,
cuando en la cruz alzado y sólo estás?
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos, porque con tu cruz has redimido al mundo.  Aleluya.
 
Tiempo de Silencio 
https://www.youtube.com/watch?v=e7989C-np_c
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
(Reflexiones, peticiones y acción de gracia)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACION COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a si mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN                                                                                                                                 
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y El nos bendecirá.
 

2017-09-21 El Reino de los Cielos se construye desde los talentos recibidos, con la riqueza de la diversidad y siempre de la mano de Dios, no de nuestros prejuicios o “mi Reino”

Laudato si, oh mi signore.
Laudato si, oh mi signore.
Laudato si, oh mi signore.
Laudato si, oh mi signore.
 
Por la creación entera,
Por el sol y por la luna,
Por el viento y las estrellas,
Por el agua y por el fuego.
 
Laudato si,…
 
El sentido de la vida
Es cantarte y alabarte;
Y que toda nuestra vida
Sea siempre una canción.
 
Laudato si,…
 
 
Introducción. 
Fue un 23 de septiembre de 2007 cuando se celebró en España por primera vez el Día Nacional de la Bisexualidad.
 
Son muchos los aspectos que se debatieron en los diversos foros en torno a dicha efeméride, y que se siguen debatiendo.
 
Un aspecto que remarcaban los diversos medios es que “los bisexuales se sienten desprecidados tanto por heterosexuales como por homosexuales.”
 
Vamos a traer a nuestra oración de la tarde, a través de peticiones y acciones de gracias a aquellas personas que están en ese proceso de autodescubrirse, que sufran bifobia, los que han logrado vivir plenamente su condición sexual, los que ayudan a la aceptación del ser humano en toda su diversidad, …, y lo más importante vamos entrar en nosotros mismos y ver también con que normalidad o anormalidad nos relacionamos con otros, pues recordemos que a veces nuestros hermanos bisexuales no fueron fácilmente aceptados incluso por la comunidad homosexual.
 
Evangelio según San Mateo 9,9-13
Jesús, al pasar, vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado a la mesa de recaudación de impuestos, y le dijo: "Sígueme". Él se levantó y lo siguió.
 
Mientras Jesús estaba comiendo en la casa, acudieron muchos publicanos y pecadores, y se sentaron a comer con él y sus discípulos.
 
Al ver esto, los fariseos dijeron a los discípulos: "¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?".
 
Jesús, que había oído, respondió: "No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos.  Id y aprended qué significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Porque yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores".
 
Breve momento de silencio.
 
Qué curioso, cómo ha coincidido hoy la reivindicación por la bisexualidad, buscando la eliminación de estereotipos e invitando a la diversidad, con la figura de Mateo, quien también sufría la lacra de ser estereotipado.
 
Vamos a meditar un momento sobre aquellas situaciones, conversaciones, en que habiendo reivindicado la diversidad, hemos acabado generando parcelas.
 
Breve momento de silencio.
 
Salmo 141
Señor, te estoy llamando, ven de prisa, 
Escucha mi voz cuando te llamo.
Suba mi oración como incienso en tu presencia,
El alzar de mis manos como ofrenda de la tarde.
Coloca Señor una guardia en mi boca,
Un centinela a la puerta de mis labios;
No dejes inclinarse mi corazón a la maldad,
A cometer crímenes y delitos;
Ni que con los hombres malvados
Participe en banquetes.
Señor, mis ojos están vueltos a Ti, 
En ti me refugio, no me dejes indefenso;
Guárdame del lazo que me han tendido,
De la trampa de los malhechores.
Caigan los impíos en sus propias redes,
Mientras yo escapo libre.
 
¡ESAS FÁBULAS!    
 
Los gallos y la perdiz
Un campesino que tenía un corral lleno de gallos compró también una perdiz y los puso a vivir juntos. Los gallos no tardaron en empezar a hacerle la vida imposible, y la perdiz creía que era por ser de diferente especie. Sin embargo, un día vio como los gallos se peleaban entre sí y entendió que era su naturaleza.
 
Esta fábula nos enseña a analizar el ambiente donde nos metemos y a entender que en ocasiones tenemos que ir con cuidado.
 
El burrito albino
Gaspar tenía dos hermanos que eran de color marrón, como todos lo burritos. Su familia a pesar de todo, lo aceptó tal cual era. Gaspar era un burrito albino.
 
A medida que fue creciendo, él se daba cuenta que no era como los demás burros que conocía.  Entonces le preguntaba a su mamá por qué había nacido de ese color. Su mamá le explicaba que el color no hace mejor ni peor a los seres, por ello no debía sentirse preocupado.
 
-Todos somos diferentes, tenemos distintos colores, tamaños, formas, pero no olvides, Gaspar, que lo más importante es lo que guardamos dentro de nuestro corazón, le dijo su mamá.
 
Con estas palabras, Gaspar se sintió más tranquilo y feliz. Demostraba a cada instante lo bondadoso que era. Amaba trotar alegremente entre flores, riendo y cantando. Las margaritas al verlo pasar decían:
 
-¡Parece una nube que se cayó del cielo, o mejor un copo de nieve cayendo sobre el pastizal, o una bola de algodón gigante!
 
Las rosas, por su lado opinaban: 
-¡es la luna nueva que cayó a la tierra y no sabe volver!
 
Cuando Gaspar salía de paseo por los montes, las mariposas salían a su encuentro, revoloteando a su alrededor, cual ronda de niños en el jardín; los gorriones, lo seguían entonando su glorioso canto.
 
Gaspar se sentía libre y no le importaba que algunos animales se burlaran de él. De repente llegó a un arroyo y mientras bebía agua, los sapos lo observaban con detenimiento y curiosidad y se preguntaban:
-¿Y este de dónde salió?, ¿Será contagioso, un burro color blanco?, ¿o será una oveja disfrazada de burro?
 
Siguió su paseo, y en el camino se encontró con un zorro que le dijo:
-Burro, que pálido eres, deberías tomar sol para mejorar tu aspecto.
-Yo tomo luna, por eso soy blanco, me lo dijo un cisne que nadaba en la laguna, respondió el burrito inocentemente.
-¡Qué tonto eres! Jajaja, eso de tomar luna, es muy chistoso, jajaja, se burlaba el astuto zorro.
 
Gaspar no entendía dónde estaba el chiste, porque él se creyó eso de tomar luna. Siguió su camino, pensando en lo que le había dicho el zorro. Entonces decidió recostarse sobre la fresca hierba bajo el intenso sol de verano. Transcurrieron unas horas en las cuales, Gaspar, se había quedado dormido.  Después de un rato se despertó, tan agobiado y muerto de calor que corrió a refrescarse en la laguna. 
 
Cuando salió del agua, observó su imagen reflejada en ella y una triste realidad, su pelaje seguía blanco como siempre. El cisne lo había engañado. Los cisnes que lo miraban se reían de él.
-Que tonto eres, ¿crees que poniéndose al sol su pelaje cambiará de color?, se burlaban.
Gaspar siguió su camino, y de repente encontró frente a sus ojos, un paisaje muy bello que lo dejó atónito. Se encontró en su lugar, su mundo. Todo era blanco, como él. Se metió más y más, y empezó a reír y reír. Estaba rodeado de jazmines, por acá, por allá, más acá, más allá, todo blanco y con un aroma embriagador.
 
-Gaspar, ¿Qué vienes a hacer por aquí?, le preguntaron los jazmines.
-Aparecí de casualidad, no conocía este sitio, le contestó Gaspar.
-Cuando te vimos de lejos supimos que eras tú. Oímos hablar de ti, los gorriones y las mariposas nos contaron tu historia. No debes sentirte triste por tu aspecto, míranos a nosotros, deberíamos sentirnos igual, y sin embargo tenemos algo que nos identifica, que no se ve, pero se siente, es el hermoso perfume que emanamos, que es único y hace que todos los días nos visiten cientos de mariposas y pájaros, tan bellos como nunca vimos.
Comparten todo el día con nosotros y no les importa si somos blancos o de otro color. Tú también tienes algo que es más importante que tu color, que se percibe. Es tu frescura, tu bondad y alegría.  Cualidades que hacen que tengas muchos amigos verdaderos. Debes aceptarte tal cual eres, para que te acepten los demás, le animaron los jazmines.
Gaspar, recordó las palabras de su mamá. Desde ese día se aceptó como era, y cosechó muchos más amigos que no lo miraban por su aspecto, sino por lo que guardaba en su gran corazón.
 
CANCIÓN.  Ojos vacíos de ilusión
Ojos vacíos de ilusión
Cansancio en los pies descalzos,
Harapos colgados y heridas,
Que nunca sanaron.
Eres Tú, Señor, 
El que llora noche y día.
 
Y te busqué, Señor, en las alturas.
Pero tu voz, Señor, no se oía.
Y te busqué, Señor, en la miseria,
Y era tu voz, Oh Dios,
La de un pobre que moría.
 
Vidas que mueren de soledad,
Hambrientas de mi cariño.
Esperanzas caídas y sueños
Que no despertaron.
Eres Tú, Señor, 
El que llora noche y día.
 
Y te busqué, Señor, en las alturas.
 
 
Una píldora de meditación.
Madurar nosotros y ayudar a madurar a otros, no siempre es resultado de una acción de superman o superwoman.
 
¿No nos olvidamos a veces de que somos herramientas de Dios?
¿Qué construimos? ¿El Reino de Dios? ¿Mi Reino?
Pensemos un momento en cómo al dejarnos llevar por la mano de Dios, somos capaces de dar el ciento por uno.
 
Breve momento de silencio.
 
Salmo 127
 
Si el Señor no construye la casa,
En vano se cansan los albañiles;
Si el Señor no guarda la ciudad,
En vano vigilan los centinelas.
 
Es  inútil que madruguéis,
Que veléis hasta muy tarde;
Que comáis el pan de vuestros sudores:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
 
La herencia que da el Señor son los hijos;
Su salario, el fruto del vientre:
Son saetas en manos de un guerrero
Los hijos de la juventud;
 
Dichoso el hombre que llena
Con ellos su aljaba:
No quedará derrotado cuando litigue 
Con su adversario en la plaza.
 
 
Canto.  
Ubi caritas et amor,
Ubi caritas,
Deus ibi est.
 
Breve momento de silencio.
 
ACCIÓN DE GRACIAS
De forma breve demos gracias a Dios por…
… personas que ayudan a caminar a otras personas.
… momentos de nuestra vida en que hemos sido “mano”
… los santos y santas anónimos.
… esfuerzo por cultivar la diversidad LGTB
 
Canción. Un vaso nuevo.
 
Gracias quiero darte, por amarme.
Gracias, quiero darte, yo a Ti, Señor.
Hoy soy feliz, porque te conocí.
Gracias por amarme a mí también.
 
Yo quiero ser, Señor amado,
Como el barro en manos del alfarero,
Toma mi vida, hazla de nuevo,
Yo quiero ser, un vaso nuevo.
 
Peticiones 
 
ORACIÓN.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

2017-09-28 Adorar a Dios en Espíritu y en Verdad

"Adorar a Dios en Espíritu y en Verdad es hacer su voluntad. Y su voluntad es que nos amemos los unos a los otros".

 
Oración inicial
Nos congregamos en oración ante  el  Señor como miembros y simpatizantes de CRISMHOM, comunidad cristiana de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos vivir nuestra fe en unión  con nuestra orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida porque con ellas  materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
Amamos a Dios sobre todas las cosas y queremos seguir el modelo de vida que Jesucristo nos dejó en el Evangelio con el convencimiento de que Dios nos ama y que jamás negaría  una cualidad humana creada por Él, sino que nos ha regalado las diferentes  orientaciones afectivas, porque son muchos y muy diversos los caminos de la salvación.
 
Desde CRISMHOM nos unimos y apoyamos en nuestros objetivos de integrar fe, orientación afectiva  e identidad de género en todas las facetas de la vida, de aceptarnos y ser aceptados, de superar la incomprensión de las Iglesias y de tantos cristianos que nos rechazan por nuestra condición sexual y de colectivos LGTB  que nos rechazan por ser cristianos.
 
INTRODUCCIÓN
Durante el último mes he estado leyendo un libro llamado “El fantasma del rey Leopoldo” que trata del colonialismo en el Congo a finales del siglo XIX y del genocidio cometido contra los congoleños por las compañías caucheras propiedad del rey Leopoldo II de Bélgica (murieron por diversas causas cerca de 10 millones de personas). En ese libro aparecen también varias figuras admirables: hombres que dedicaron toda su vida y su dinero a combatir el trabajo esclavo, la explotación y los asesinatos masivos. Algunos de esos hombres no eran creyentes ¿o sí?
Oigamos lo que la Palabra de Dios dice al respecto:
 
LECTURA: (Isaías 1, 10-20)
Escuchad la palabra del Señor, jefes de Sodoma, atiende a la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra: ¿De qué me sirven todos vuestros sacrificios- dice el Señor-; Estoy harto de holocaustos de carneros y de grasa de becerros; detesto la sangre de novillos, corderos y machos cabríos. Nadie os pide que vengáis ante mí a pisar los atrios de mi templo, trayendo ofrendas vacías cuya humareda me resulta insoportable ¡Dejad de convocar asambleas, novilunios y sábados! No aguanto fiestas mezcladas con delitos. Aborrezco con toda el alma vuestros novilunios y celebraciones, se me han vuelto una carga inaguantable. Cuando extendéis las manos para orar aparto mi vista; aunque hagáis muchas oraciones, no las escucho, pues tenéis las manos manchadas de sangre. Lavaos, purificaos; apartad de mi vista vuestras malas acciones. Dejad de hacer el mal, aprended a hacer el bien. Buscad el derecho, proteged al oprimido, socorred al huérfano, defended a la viuda. Luego venid, discutamos -dice el Señor- Aunque vuestros pecados sean como escarlata, blanquearán como la nieve; aunque sean rojos como púrpura, quedarán como la lana. Si obedecéis y hacéis el bien, comeréis los frutos de la tierra; si os resistís y sois rebeldes, os devorará la espada. Lo ha dicho el Señor.
 
CANTO.  El Señor es mi luz y mi salvación
 
El Señor es mi luz y mi salvación
El Señor es la defensa de mi vida.
Si el Señor es mi luz, ¿A quién temeré?
¿Quién me hará temblar?
 
1.-Una cosa pido al Señor;
   habitar por siempre en su casa,
   gozar de la dulzura del Señor
   contemplando su templo santo.
 
2.-No me escondas tu rostro, Señor,
   buscaré todo el día tu rostro;
   si mi padre y mi madre me abandonan
   el Señor me recogerá.
 
3.-Oh Señor, enséñame el camino,
   guíame por la senda verdadera,
   gozaré de la dicha del Señor
   en la tierra de la vida.
 
SALMO 40
Puse toda mi esperanza en el Señor;             
Él se inclinó hacia mí y escuchó mi grito.
Me sacó de la fosa mortal, de la ciénaga de fango; 
Afianzó mis pies sobre la roca, dio firmeza a mis pasos.
 
Puso en mi boca un cantar nuevo, un himno a nuestro Dios;
Muchos temerán al verlo y temerosos, confiarán en el Señor.
Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor,
Y no se vuelve hacia los idólatras que  corren tras la mentira.
 
¡Cuántas maravillas has hecho, Señor, Dios mío¡
¡Cuántos proyectos para nosotros! ¡No hay nadie como tú!
Yo quisiera contarlos, publicarlos, pero son innumerables.
 
Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me abriste el oído
no pides holocaustos, ni víctimas.
Entonces yo digo: Aquí estoy
para hacer lo que está escrito en el libro sobre mí.
Amo tu voluntad, Dios mío, llevo tu ley en mis entrañas.
 
He proclamado tu fidelidad en la gran asamblea,
Tú sabes, Señor, que no me he callado.
No he ocultado tu fidelidad en el fondo de mi corazón,
Proclamé tu lealtad y tu salvación,
no oculté tu amor y tu lealtad en la gran asamblea.
 
(Todos): Gloria al Padre y al Hijo….
 
LECTURAS: Mt 7, 21-23:
 No todo el que me dice: ¡Señor, Señor! entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán aquel día: ¡Señor, Señor! ¿No profetizamos en tu nombre y en tu nombre expulsamos demonios y en tu nombre hicimos muchos milagros?. Pero yo les responderé: No os conozco de nada. ¡Apartaos de mí, malvados!
 
Oración: (todos): Señor, casi siempre nos resulta más fácil perdernos en los ritos vacíos que arriesgar nuestra comodidad, nuestras seguridades, para servir a los demás. Ayúdanos a vivir sin miedos, ni ataduras la entrega a nuestros hermanos, especialmente nuestros hermanos LGTB que sufren.
 
Mt 9, 11-12
Al verlo los fariseos, preguntaron a sus discípulos:- ¿Por qué come vuestro maestro con los publicanos y los pecadores? Lo oyó Jesús y les dijo: -No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. Entended lo que significa: “misericordia quiero y no sacrificios”; yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.
 
CANTO: Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.
 
Cuando el pobre nada tiene y aún reparte,
Cuando un hombre pasa sed y agua nos da,
Cuando el débil a su hermano fortalece,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.
 
Cuando un hombre sufre y logra su consuelo
Cuando espera y no se cansa de esperar,
Cuando amamos aunque el odio nos rodee
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.
 
Cuando crece la alegría y nos inunda,
Cuando dicen nuestros labios la verdad,
Cuando amamos el sentir de los sencillos,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.
 
Cuando abunda el bien y llena los hogares,
Cuando un hombre donde hay guerra pone paz
Cuando hermano le llamamos al extraño,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar,
Va Dios mismo en nuestro mismo caminar.
 
Mt 23, 23-24
¡Ay de vosotros, maestros de la Ley y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del anís y del comino y descuidáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe! Hay que hacer esto, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
 
Oración (todos): Señor, enséñanos a conocerte. Que no seamos como los fariseos y los maestros de la Ley que te buscaban en las normas y en las minucias del culto, que demos la vida por hacer tu voluntad. Y tu voluntad es hoy también la lucha por los derechos de las personas LGTB.
 
Mt 25, 37-40
Entonces le responderán los justos:- Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos; sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te alojamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? Y el rey les responderá: -Os aseguro que cuando lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños conmigo lo hicisteis.
 
CANTO: Como el Padre me amó
 
Como el padre me amo
Yo os he amado
Permaneced en mi amor
Permaneced en mi amor (bis)
 
Si guardáis mis palabras
Y como hermanos os amáis
Compartiréis con alegría
El don de la fraternidad
Si os pones en camino
Sirviendo siempre la verdad
Fruto daréis en abundancia
Mi amor se manifestara
 
No veréis amor tan grande
Como aquel que os mostré
Yo doy la vida por vosotros
Amad como yo os ame
 
Juan 13, 34-35
Os doy un mandamiento nuevo: Amaos los unos a los otros. Como yo os he amado, así también amaos los unos a los otros. Por el amor que os tengáis los unos a los otros reconocerán todos que sois discípulos míos.
 
SILENCIO
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
ORACIÓN DE JAMES MARTIN S.J. PARA PERSONAS LGTB:
Dios amoroso,
me hiciste tal cual soy.
Te alabo y te amo, pues me creaste maravillosamente
a imagen tuya.
Pero cuando la gente se me burla,
me siento herido, desconcertado y avergonzado.
Por favor, Dios, recuérdame mi propia bondad,
que en Ti descansa.
Ayúdame a recuperar  mi dignidad,
la que Tú me diste cuando fui concebido.
Recuérdame que puedo vivir una vida de amor,
puesto que tu creaste mi corazón.
 
Permanece  conmigo cuando  la gente me haga sentir inferior,
ayúdame a responder como Tú quieres,
con amor y respeto hacia quien me ofende y hacia mí mismo.
Ayúdame a encontrar amigos que me quieran tal cual soy,
ayúdame sobre todo a ser una persona amorosa.
 
Y, ayúdame a recordar que Jesús me quiere,
El también fue visto como un paria, 
El también fue incomprendido,
El también fue derrotado y escupido.
Jesús me entiende y me ama con un amor especial,
por el modo en que he sido creado.
 
Cuando me sienta solo, 
ayúdame a recordar que Jesús acoge a todos como amigos.
Jesús nos recuerda que Dios ama a todos
Jesús nos anima a abrazar nuestra dignidad,
incluso cuando otros no la reconocen.
Jesús ama a todo el mundo con el Amor que Tú le diste
y me ama a mí.
 
Una cosa más, Señor:
Ayúdame a recordar que para ti nada es imposible,
Tú conoces la mejor manera de hacer las  cosas,
Tu puedes encontrar un modo de amarme,
incluso si ahora mismo me cuesta verlo.
Ayúdame a recordar todo esto con el corazón que me has dado, Dios amoroso.
Amén
 
BENDICIÓN. El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 

2017-10-12 Del Amor de Dios y como se manifiesta en nosotros.

Querido Jesús, hoy como ayer, mañana como hoy, te aclamamos, caminando hacia ti. En  tiempo de salvación transfórmanos, llega a lo más profundo de nosotros y danos un corazón de carne.
 
Oración Introductoria:
Nos congregamos en oración ante el Señor como miembros y simpatizantes de CRISMHOM, comunidad cristiana de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
Amamos a Dios sobre todas las cosas y queremos seguir el modelo de vida que Jesucristo nos dejó en el evangelio, con el convencimiento de que Dios nos ama y que jamás negaría una cualidad humana creada por Él, sino que nos ha regalado las diferentes orientaciones afectivas, porque son muchos y muy diversos los caminos de la salvación.
 
Desde CRISMHOM nos unimos y apoyamos en nuestros objetivos de integrar fe, orientación afectiva e identidad de género en todas las facetas de la vida, de aceptarnos y ser aceptados, de superar la incomprensión de las iglesias y de tantos cristianos que nos rechazan por nuestra condición sexual y, de colectivos LGTB que nos rechazan por ser cristianos.
 
Entrada
He querido compartir un extracto del libro de Wayne Dyer “Tus Zonas Erróneas”, un libro lleno de sabiduría que te hace entender y ver la vida desde otra perspectiva, de una manera muy consciente. Al avanzar en su lectura puedes darte cuenta, reconocer y comprender muchas actitudes y hábitos aprendidos que nos alejan de nuestra felicidad. 
 
En el extracto que comparto a continuación Wayne Dyer nos motiva sobre la importancia del amor y la aceptación de nosotros mismos, qué factores y actitudes nos han alejado de este sentimiento, cómo hemos aprendido a no amarnos a lo largo de nuestra vida.
 
El amor es una palabra que tiene tantas definiciones como personas hay para definirlo. Prueba ésta a ver cómo te va: La capacidad y la buena disposición para permitir que los seres queridos sean lo que ellos elijan para sí mismos, sin insistir en que hagan lo que a ti te satisfice o te gusta.
 
Surge la duda. ¿Cómo puedo llegar al punto de poder dejar que los demás sean como quieren y eligen ser, sin insistir para que se pongan a la altura de lo que espero de ellos? 
 
Muy sencillo. Amándote a ti mismo. Sintiendo que eres importante, hermoso y que vales mucho. Cuando hayas reconocido lo que vales y lo bueno que eres no tendrás necesidad de que los demás apoyen y refuercen tu valor y tus valores ajustando su/tu conducta a tus/sus instrucciones. Si estás seguro de ti mismo y tienes confianza en lo que piensas, no querrás ni necesitarás que los demás sean como tú.
 
En primer lugar, tú eres un ser único. Por otro lado eso los privaría de su individualidad, y lo que me gusta son precisamente esos sutiles rasgos que los diferencian y hacen que sean lo que son.
 
La cosa empieza a armarse. Logras amarte a ti mismo y de pronto eres capaz de amar a los demás, y eres capaz de hacer cosas por los demás al poder dar y hacer cosas para ti mismo primero que nada. Así no tendrás necesidad de artimañas para amar y dar. No lo harás porque esperas retribución o gratitud sino por el auténtico placer que sientes al ser generoso y amante.
 
Pero, si tu ser no vale nada, o no es amado por ti, entonces es imposible dar. ¿Cómo puedes dar amor si no vales nada? ¿Qué valor tendría tu amor? Y si no puedes dar amor, tampoco puedes recibirlo. Después de todo, ¿qué valor puede tener el amor que se le da a una persona que no vale nada? El estar enamorado, el poder dar y recibir, todas esas cosas empiezan con un ser que es capaz de amarse totalmente a sí mismo (…)
Puedes desafiar todos tus sentimientos de acuerdo a tu habilidad de amarte a ti mismo. 
 
Recuerda siempre que en ningún momento y en ninguna circunstancia es más sano odiarse a sí mismo que amarse a sí mismo. Incluso si te has portado de alguna manera que te desagrada, odiarte a ti mismo sólo te llevará a inmovilizarte y a perjudicarte. 
 
Y en vez de odiarte a ti mismo, puedes, si quieres, tratar de tener sentimientos positivos. 
 
Que la equivocación o el error te sirvan de lección; haz el propósito de no repetirlos pero no los asocies con tu autoestima o autovaloración.
 
Recuerda siempre: no puedes fallar en ser tú mismo.
                                                        
- Canto- Dios es amor.
 
1. Dios es amor, la Biblia lo dice.
Dios es amor, San Pablo o repite. 
Dios es amor, búscalo y verás, 
En el capítulo cuatro, versículo ocho, primera de Juan. (Bis)
 
2. Quiero, Señor, cantar de alegría, 
Quiero, Señor, amarte noche y día. 
Quiero, Señor, apoyarme en ti, 
Porque me amas primero, tu amor me ha creado y vigilas por mí. (Bis)
 
3. Canto al saber que eres mi amigo,
Canto al saber que siempre estás conmigo.
Canto al saber que me ayudarás, 
Que aunque de ti yo me olvide, jamás a tus hijos nos olvidarás. (Bis)
 
Dios es amor, la Biblia lo dice…
 
1ª Lectura: 1 Corintios 13, 1-8
Si no tengo amor, de nada me sirve hablar todos los idiomas del mundo, y hasta el idioma de los ángeles. Si no tengo amor, soy como un pedazo de metal ruidoso; ¡soy como una campana desafinada! Si no tengo amor, de nada me sirve hablar de parte de Dios y conocer sus planes secretos. De nada me sirve que mi confianza en Dios me haga mover montañas. Si no tengo amor, de nada me sirve darles a los pobres todo lo que tengo. De nada me sirve dedicarme en cuerpo y alma a ayudar a los demás. El que ama tiene paciencia en todo, y siempre es amable. El que ama no es envidioso, ni se cree más que nadie. No es orgulloso. No es grosero ni egoísta. No se enoja. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho. No aplaude a los malvados ni se alegra de la injusticia sino que se regocija con la verdad. El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo. Sólo el amor vive para siempre. Llegará el día en que ya nadie hable de parte de Dios, ni se hable en idiomas extraños, ni sea necesario conocer los planes secretos de Dios. Las profecías, y todo lo que ahora conocemos, es imperfecto. Cuando llegue lo que es perfecto, todo lo demás se acabará.
 
2ª Lectura: 1 Juan 4:8-10
El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros primero, y envió a su Hijo para limpiar nuestros pecados.
 
3ª Lectura: 1 Juan 4:16-21
Y nosotros hemos conocido y sentido el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.  En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos plena confianza en el día del juicio; pues como Él es, así somos nosotros en este mundo. 
 
En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros amamos porque él nos amó primero. Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto. Y él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano.
 
4ª Lectura: Mateo 22, 36-40
Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la ley? Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primero y gran mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.
 
(Silencio)
  
Compartimos nuestras peticiones y acciones de gracias. (Dinámica: buenos deseos y bendiciones)
 
 Padrenuestro
 
Oración final.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén
 
Bendición
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
 
 

2017-10-19 ¡Escucha Israel, El señor es nuestro Dios, Él es uno!

Sh´ma Yis-ra-eil Adonai: Eh-lo-hei-un, Adonai Eh-chad!
¡Escucha Israel, El señor es nuestro Dios, Él es uno!
 
 
CANCIÓN.  Te amo Señor, fortaleza mía. Roca mía, castillo mío, mi libertador. Dios mío en ti confiaré, mi escudo eres Tú y la fuerza de mi salvación. 
 
HIMNO 
Porque anochece ya, porque es tarde, Dios mío, 
porque temo perder las huellas del camino, 
no me dejes tan solo y deja que me quede contigo. 
 
Porque he sido rebelde y he buscado el peligro 
y escudriñé curioso las cumbres y el abismo, 
perdóname, Señor, y deja que me quede contigo.
 
Porque ardo en sed de ti y en hambre de tu trigo, 
ven, siéntate a mi mesa, bendice el pan y el vino. 
¡Qué aprisa cae la tarde! deja que me quede contigo. 
 
SALMO 
Levanto mis ojos a los montes: ¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra. 
 
No permitirá que resbale tu pie, tu guardián no duerme; 
no duerme ni reposa el guardián de Israel. 
 
El Señor te guarda a su sombra, está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. 
 
El Señor te guarda de todo mal, él guarda tu alma; 
el Señor guarda tus entradas y salidas, ahora y por siempre. 
 
Gloria al Padre… 
 
LECTURA I (Dt 6, 4-7) 
Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas. 
 
CANCIÓN
El alma que anda en amor, ni cansa ni se cansa (bis) Oh, Oh, Oh (bis) 
 
LECTURA II (Mt 22, 34-40).  
Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. …. 
 
HIMNO 
Vete con Dios, sé alegre. Que la amargura no anide en tu corazón.
Has hecho oración y te has comprometido. 
 
Los hermanos te esperan; 
camina entre ellos con la palabra amiga y el gesto de la sonrisa. 
Gasta tu vida en hacer felices a los demás y encontrarás la felicidad. 
Destierra la tristeza que germina en el mal. Sonríe siempre con amor. 
 
ORACION.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén
 
CANCIÓN
No adoréis a nadie, a nadie más que a Él…
 
Porque sólo Él os puede sostener…
 
No pongáis los ojos en nadie más que en Él…
 
Porque solo en Él está la salvación…
 
 
BENDICIÓN.  El Señor vuelva su rostro a vosotros, os bendiga, os guarde de todo mal y os lleve a la vida eterna. AMÉN
 

2017-10-26 ¿Orar para qué? Llegar a ser quien Dios ha soñado que seas.

ORACIÓN INICIAL
Nos congregamos en oración ante el Señor como miembros y simpatizantes de CRISMHOM, comunidad cristiana de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
Amamos a Dios sobre todas las cosas y queremos seguir el modelo de vida que Jesucristo nos dejó en el evangelio, con el convencimiento de que Dios nos ama y que jamás negaría una cualidad humana creada por Él, sino que nos ha regalado las diferentes orientaciones afectivas, porque son muchos y muy diversos los caminos de la salvación.
 
Desde CRISMHOM nos unimos y apoyamos en nuestros objetivos de integrar fe, orientación afectiva e identidad de género en todas las facetas de la vida, de aceptarnos y ser aceptados, de superar la incomprensión de las iglesias y de tantos cristianos que nos rechazan por nuestra condición sexual y, de colectivos LGTB que nos rechazan por ser cristianos.
 
 
INTRODUCCIÓN
Dios sueña. Nuestro buen Dios, cuyo rostro hemos conocido en la persona de Jesús de Nazareth, sueña. Esto lo sabemos porque podemos contemplar, en Jesús, al soñador apasionado por el Reino de Dios, y Jesús mismo nos dice: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre" (Jn 14, 8-9). Así que nuestro Padre Dios sueña con pasión. Y tú eres parte del sueño de Dios. Dios te ha soñado y has sido llamado a la vida para llegar a ser quien Él sueña que seas. 
 
Por eso, orar es entrar en su presencia, para estar con Él y en Él.
 
Oramos tomando conciencia de que habitamos en su amor soñador que nos hace vibrar y nos contagia para que soñemos también como sueña Jesús.
 
Oramos, porque Jesús confía en nosotros y nos invita a ser parte de su anhelo de amor y justicia.
 
Oramos para estar con Jesús y sintonizar con su corazón soñador.
 
Oramos para indignarnos con lo que a Jesús le indigna cuando exclama "Ay de vosotros..." contra quienes practican, en nombre de Dios, la hipocresía y el abuso (Mt 23, 14-36).
 
Oramos para actuar con valentía tal y como actúa Jesús cuando se enfrenta en el templo a quienes buscan sólo su propio beneficio a costa de lucrarse con la fe de los demás (Jn 2, 13-22).
 
Oramos para amar; con ese amor apasionado que siente Jesús hacia Dios. Ese amor que le hace soñar que sea Dios quien reine en la vida, aun por encima de sus gustos y deseos personales. Ese amor por el que puede exclamar primero "Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú." (Mt 26,39) 
 
El amor apasionado de Jesús le hace anhelar que Dios reine, lo mismo cuando hay serenidad y certezas que cuando hay dolor y confusión. Que Dios reine y sus deseos se cumplan en la historia, en todos y cada uno de los momentos más significativos de la vida humana... Desde el nacimiento hasta lo más misterioso de la muerte.
 
Oramos para amar, con el amor apasionado de Jesús, a las personas, a toda la creación. En los gestos de Jesús descubrimos los gestos del Dios apasionado por la vida, por la libertad, por la justicia, por la fraternidad y por el amor hasta el límite.
 
Jesús ama y pasa la vida haciendo el bien. Devuelve la vida a Lázaro (Jn 11, 1-44), al hijo de la viuda de Naím (Lc 7, 12ss); se desvive sirviendo y curando (Mc 6, 31ss), incluye en su vida a los marginados y rechazados (Lc 7, 36-40; 10,29-37; 15, 2) y consuela y anima sin cesar diciendo "no tengáis miedo" (Mt 10, 26).
 
Por eso también en Jesús tenemos el modelo para seguir en la vida: El modo de ser y relacionarse consigo mismo en libertad, de relacionarse con Dios en la plena confianza, de relacionarse con los demás en el amor fraterno y en la amistad generosa y el modo de relacionarse con la creación en la responsabilidad y la solidaridad.
 
TIEMPO DE SILENCIO 
 
EVANGELIO
Cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había hecho callar a los saduceos, se reunieron con Él, y uno de ellos, que era doctor de la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?”. Jesús le respondió: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los profetas”.
 
TIEMPO DE SILENCIO
 
 
Y yo…. 
¿Cómo rezo?
¿Cómo amo/me relaciono con los demás?, mis compañeros de trabajo, mis amigos, mi familia, mi pareja….
 
¿Qué debo cambiar…?
 
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
(Reflexiones, peticiones y acción de gracia)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACION COMUNITARIA.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a si mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y El nos bendecirá. 
 

2017-11-02 “No es un Dios de muertos, sino de vivos”

Monición introductoria: 
Nos congregamos en oración antes el Señor como comunidad cristiana del mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos celebrar nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva, ambas son partes esenciales de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.  
 
Canto.
 
Oración inicial. ¿QUÉ EXISTE EN EL CIELO?
¿Existirán carreteras en el cielo, Señor? ¿Para qué? Sólo en la tierra son necesarias las prisas. En la eternidad, la paz y el sosiego nacen por todos los rincones. 
 
¿Existirán bosques y mares, ríos y montañas en el cielo, Señor? ¿Para qué? La belleza de Dios, será lo suficiente para colmar las aspiraciones y la búsqueda de todo hombre.
 
 ¿Existirán rascacielos y playas en el cielo, Señor? ¿Para qué? Sólo, con habitar en Dios será suficiente para sentirse feliz y pasear viendo su inmensa Gloria. 
 
¿Existirán las razas y la diversidad de lenguas en el cielo, Señor? ¿Para qué? En Dios Padre, todos seréis definitivamente UNO. 
 
¿Existirán las fronteras, las diferencias, el libre pensamiento? ¿Para qué? En la casa de mi Padre sólo existe la común unión; en la morada de mi Padre sólo vive un único pueblo, en la mansión de mi Padre, al verlo tal y cual es, el pensamiento sólo será uno: AMOR Y SOLO AMOR.
 
¿Existirá el rencor y el odio por lo que fuimos y nos hicimos, Señor? ¿Para qué? Quien llega a la casa de mi Padre lo hace siendo una persona traspasada por el amor y, en el corazón de esa persona que alcanzó la meta divina sólo hay lugar para eso, para el amor. 
 
Entonces ¿qué existe en el cielo, mi Señor? En el cielo hay lo que vosotros no lográis alcanzar en la tierra. En el cielo funcionamos de una forma diferente. En el cielo no valen los esquemas de la tierra. En el cielo es feliz quien fue infeliz allá abajo. En el cielo es grande quien fue pequeño. El cielo sólo se entiende viviendo y pensando en él. No lo olvidéis, el cielo es el mundo al revés. El cielo es la gran casa del Padre. Un lugar donde sólo brota el amor. Una fuente donde sólo emerge el bien. Un paraíso en el que, lo que a vosotros os parece necesario allá es inutilidad completa.
 
La gran seguridad del cristiano: La resurrección
En eso se notará que somos tus discípulos, además de en cómo nos amamos, en que no tememos a la muerte, porque sabemos, estamos seguros de que no es el final del camino, sino la llegada a tus brazos, a la plenitud, a la felicidad y a la armonía plena. La seguridad de la resurrección nos hace fuertes ante la muerte, nos hace soportable el dolor de la separación y nos ayuda a prepararnos para cuando llegue. Mientras, vivamos una vida plena, disfrutemos de lo que Dios nos va regalando y amemos, tratando a los demás con todas nuestras capacidades de encuentro, de fraternidad y de Amor. 
 
Canto
 
Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (20,27-38)
En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella. Jesús les contestó: En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.
 
Para meditar:
La vida en la que creemos los cristianos comienza, pero no termina; es vida inmortal. La misión más claramente reseñada y ensalzada que Jesús de Nazaret realizó mientras estuvo en este mundo fue la de dar vida. Dio vida a los enfermos, a los pecadores, a las personas marginadas, a todos los que sufrían y tenían hambre y sed de pan y de justicia. Vivió y murió luchando contra los enemigos de la vida, contra los que explotaban al huérfano y a la viuda, contra los que lapidaban a las mujeres pecadoras, contra los que despreciaban al pobre y al marginado. Jesús de Nazaret fue siempre amigo de la vida, dador de vida, como su padre, Dios. Los cristianos debemos ser siempre y en todas partes amigos y defensores de la vida, de toda vida, desde el momento mismo en que esta es concebida. Amigos de esta vida, en la tierra, y de la otra vida, en el más allá. Porque creemos en la resurrección de los muertos. 
 
¿Creo en la vida eterna?, ¿Cómo la imagino?
 
Canto.
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
 (Reflexiones, peticiones y acción de gracias)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos Tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.
Amén.
 
BENDICIÓN                                                                                                                        
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
 
 
“No olvidéis que la oración es la llave secreta del encuentro con Dios”