2017-10--29 " Por encima de la ley está el amor que escucha, que acoge y se compromete."

En el judaísmo oficial había 613 preceptos, 248 positivos y 365 negativos. Esto significa que para ser buen judío había que dedicarse todo el día a cumplir normas y realizar ritos, prácticas externas con relación a la experiencia personal con Dios y con los demás hombres. Jesús les recuerda a los fariseos lo fundamental de la Ley: amar enteramente a Dios y al prójimo. Esta noche he transmitido el inmenso amor de Dios a un chico transexual que ha venido hablar conmigo después de la Eucaristía de Crishmom. Le he manifestado que es un hijo amado incondicionalmente por Dios y acogido con su identidad transexual por la Iglesia; me ha relatado su experiencia de crecimiento y aceptación personal en su proceso de reasignación de sexo. Le he animado a que continúe con este proceso si le hace feliz y le realiza como persona. Hay que  seguir luchando por la despatologizaciòn de la transexualidad.
Antes, en la Eucaristía, el amor se ha hecho compromiso con la incorporación como socio comprometido de Crismhom del primer joven que sale del grupo de jóvenes. Está llamado a ser un joven modélico cristiano para el resto de jóvenes de Crismhom.
Por último, a la entrada de la boca del metro para venir a mi casa tres jóvenes han dicho en alto la palabra “Padre”. Me he vuelto y  he estado hablando con ellos un rato. Eran tres jóvenes gays que esta noche iban al ambiente a buscar sexo. Les he interpelado para que en vez de sexo busquen una relación sana de pareja. Han manifestado las dificultades de encontrar pareja en el ambiente. Dos de ellos han manifestado ser cristianos. Les invitado a que pasen por el local de Crishmom otro día y hablemos más despacio. Es el amor hecho servicio, hecho anuncio evangelizador. Por encima de la ley está el amor que escucha, que acoge y se compromete .Doy gracias a Dios por la experiencia de estos tres encuentros con jóvenes gays en diferentes situaciones personales. Rezaré esta semana por todos ellos.
(Padre Ramon Llorente Garcia)
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo (22,34-40):

En aquel tiempo, los fariseos, al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos, formaron grupo, y uno de ellos, que era experto en la Ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la Ley?» 
Él le dijo: «"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser." Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.»

Palabra del Señor

2017-11-05 "El discípulo es el que tiene modelo a Jesucristo: su enseñanza, su estilo de vida y su camino hacia la cruz."

El Evangelio de San Mateo es conocido como el evangelio de la iglesia porque recoge los problemas las necesidades y la vida de la comunidad cristiana. También es el Evangelio  que nos indica cómo ser discípulos. El discípulo es el que tiene modelo a Jesucristo: su enseñanza, su estilo de vida y su camino hacia la cruz. Los fariseos representan el antimodelo de ser discípulo: vivir de la apariencia, buscar la admiración y los primeros puestos o  pretender que nadie me quite mi sitio, mi silla o mi puesto.
Desgraciadamente el fariseísmo es una enfermedad del espíritu que afecta tanto a las personas como a las instituciones. Frente a ello, Jesús nos propone llevar la Palabra de Dios en el corazón sin presumir de llevar la etiqueta de buen cristiano; en  la comunidad no hemos de buscar solo relacionarlos y acoger a los más simpáticos, atractivos e influyentes  sino sentarnos y dedicar tiempo a los más tímidos, con peor apariencia y que están más solos. La comunidad cristiana de Crishmom debe visibilizar la fraternidad y la opción por los más pobres del colectivo LGTB.
(Padre Ramón Llorente Garcia)
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo (23,1-12):

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Palabra del Señor