2018

2018-01-04. “Oración por La Paz del Mundo”

Abre Señor nuestro espíritu y nuestro corazón para las exigencias concretas del amor a todos nuestros hermanos, para que seamos, cada vez más, artífices de la PAZ.
Oración Inicial:
Nos congregamos en oración ante el Señor como Comunidad Cristiana del mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos celebrar nuestra fe en unión con nuestra orientación afectiva, ambas son partes esenciales de nuestra vida porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
 
Señor, Dios de la paz, Tu que creaste a los hombres para ser herederos de tu gloria. Te bendecimos y agradecemos porque nos enviaste a Jesús, tu hijo muy amado. Tú hiciste de Él, en el misterio de su Pascua, el realizador de nuestra salvación, la fuente de toda paz, el lazo de toda fraternidad. Te agradecemos por los deseos, esfuerzos y realizaciones que tu Espíritu de paz suscitó en nuestros días, para sustituir el odio por el amor, la desconfianza por la comprensión, la indiferencia por la solidaridad. Abre todavía más nuestro espíritu y nuestro corazón para las exigencias concretas del amor a todos nuestros hermanos, para que seamos, cada vez más, artífices de la PAZ. Acuérdate, oh Padre, de todos los que luchan, sufren y mueren para el nacimiento de un mundo más fraterno. Que para los hombres de todas las razas y lenguas, venga tu Reino de justicia, paz y amor.  Amén.
Evangelio Juan 1,35-42
«Al día siguiente, Juan estaba allí con dos de sus seguidores. Cuando vio pasar a Jesús dijo: “Mirad, ese es el Cordero de Dios”. Los dos seguidores de Juan le oyeron decir esto y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y al ver que le seguían les preguntó:
 
¿Qué estáis buscando?. Ellos dijeron: “Maestro ¿dónde vives?”. Jesús les contestó “Venid a verlo”. Fueron, pues y vieron dónde vivía y pasaron con EL el resto del día, porque ya eran como las cuatro de la tarde. Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro. Lo primero que hizo Andrés fue buscar a su hermano Simón. Le dijo: Hemos encontrado al Mesías (que significa: Cristo). Luego Andrés llevo a Simón a donde estaba Jesús y cuando Jesús le vio, dijo: “Tu eres Simón hijo de Juan, pero serás llamado Cefas (que significa: Pedro)” »
 
 
Señor , haz de mí un instrumento de tu paz.
Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. 
Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. 
Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. 
Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. 
Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. 
Que allá donde hay desesperación, yo ponga la esperanza. 
Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. 
Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría. 
 
Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, 
ser comprendido, cuanto comprender, 
ser amado, cuanto amar. 
 
Porque es dándose como se recibe, 
es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, 
es perdonando, como se es perdonado, 
es muriendo como se resucita a la vida eterna.
(Autoría atribuida a San Francisco de Asís)
 
Tiempo de Silencio 
 
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
(Reflexiones, peticiones y acción de gracias) 
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano.
 
También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN                                                                                                                                
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
 
Intenciones mes de enero 2018
Señor te pedimos en este año que comienza porque todos los hermanos de todos los países nos unamos y reine la paz que tu quieres en el mundo!!
 
Señor te pedimos también por la unión de los cristianos porque unidos seamos la luz del mundo que tu quieres que seamos.
 
 
 
 

2018-01-11: “Tu eres mi hijo amado”

“Tu eres mi hijo amado”


Monición introductoria
 
¡Señor, nuestro Dios y nuestro Padre! Te pedimos el conocimiento del misterio de tu Hijo.  ¡Señor Jesús! Enséñanos en esta escucha de tu palabra qué cosa signifique ser hijos, en Tí y contigo. Tú eres el verdadero Cristo porque nos enseña ser hijos de Dios como tú. Danos una profunda conciencia de la acción del Espíritu que nos invita a una escucha dócil y atenta de tu palabra. ¡Espíritu Santo! Te pedimos que calmes nuestras angustias, los temores, los miedos para ser más libres, sencillos y mansos en la escucha de la voz de Dios que se manifiesta en la palabra de Cristo Jesús, nuestro hermano y redentor. 
 
Canto: Bendigamos al Señor 

Bendigamos al Señor, Dios de toda la creación, por habernos revelado su amor. Su bondad y su perdón y su gran fidelidad, por los siglos de los siglos durarán.
 
/ EL ESPÍRITU DE DIOS HOY ESTÁ SOBRE MÍ, Y ÉL ES QUIEN ME HA UNGIDO A PROCLAMAR, LA BUENA NUEVA A LOS MÁS POBRES, LA GRACIA DE SU SALVACIÓN. / (2)
 
Enviados con poder y en el nombre de Jesús, a sanar a los enfermos del dolor; a los ciegos dar visión, a los pobres la verdad y a los presos y oprimidos libertad. ESTRIBILLO.
 
Con la fuerza de su amor y de la resurrección anunciamos llega ya la salvación. Que ni el miedo ni el dolor, ni la duda o la opresión, borrarán la paz de nuestro corazón. ESTRIBILLO.
 
Tú eres mi hijo amado
  1. “Tú eres mi hijo amado”, estas son las palabras  que más me gusta escuchar de tus labios Señor. 
 
2. “Tú eres mi hijo”, hace falta fe para pronunciarla  ante mi propia miseria y ante una turba escéptica,  pero yo sé que son verdad,  y son la raíz de mi vida y la esencia de mi ser.
 
1. Te llamo “Padre” todos los días porque Tú me has llamado hijo.  Ese es el secreto más entrañable de mi vida, mi alegría más íntima y mi derecho más firme a ser feliz. 
 
 2. La iniciativa de tu amor, el milagro de la creación,  la intimidad de la familia, el cariñoso acento con que te oigo decir  esas palabras en un tiempo sagrado y delicado... 
 
1. “Tú eres mi Hijo”, quiero sentirme hijo tuyo hoy,  quiero caer en la cuenta de que me estás dando vida en cada instante,  de que comienzo a vivir de nuevo  cada vez que vuelvo a pensar en Tí,  y en ese momento Tú vuelves a ser mi Padre”.  (González Valle)
  
Canto: Nadie te ama como yo 
 Cuánto he esperado este momento, 

cuánto he esperado que estuvieras  así. 

Cuánto he esperado que me  hablaras, 

cuánto he esperado que vinieras a mi. 

 

Yo sé bien lo que has vivido,

yo se  bien  porqué has llorado;

yo se bien lo que  has sufrido

pues de tu lado no me he  ido. 

 

Pues nadie te ama como yo,

pues  nadie te ama como yo;

mira a la  cruz, esa es mi más grande prueba,

Nadie te ama como yo.

Pues  nadie te ama como yo,

pues nadie  te  ama como yo;

mira a la cruz,

fue  por  ti, fue porque te amo,

Nadie te  ama como yo. 

 

Yo se bien lo que me dices

aunque a  veces no me hablas;

yo se bien lo que  en ti sientes

aunque nunca lo  compartas.

Yo a tu lado he caminado, 

junto a ti yo siempre he ido;

aún a  veces te he cargado.

Yo he sido tu  mejor amigo.

 

Pues nadie te ama...

 

Lectura del Santo Evangelio según San Marco (1,9-11)
 "Sucedió que por aquellos días llegó Jesús desde Nazaret a Galilea  y fue bautizado por Juan en el Jordán.  Apenas salió del agua, vio rasgarse los cielos  y al Espíritu que bajaba hacia él como una paloma.  Se oyó una voz desde los cielos: "Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco" 
 
Meditación:
«En el corazón de mi fe se encuentra la convicción de que somos los hijos e hijas amados de Dios. […] Porque yo sé quién soy. Sé quien soy. Porque antes de que el Espíritu me empujara para ser tentado, vino sobre mí y dijo: “Tú eres mi Hijo amado. Tú eres mi Hijo amado. En ti me complazco”. Esto es lo que vosotros sois. Esto es lo que yo soy. Jesús oyó esta voz: “Tú eres mi amado. En ti me complazco”.

[…] Queridos amigos, si hay algo que quiero que oigáis es que lo que se dice de Jesús se dice también de vosotros. Tienes que oír que eres la hija amada o el hijo amado de Dios. Y tienes que oírlo no solo con la cabeza, sino con las entrañas, tienes que oírlo de forma que toda tu vida cambie radicalmente. Dice la Escritura: “Con amor eterno te amé. Tu nombre está escrito en la palma de mi mano desde la eternidad. Te modelé en lo profundo de la tierra y te entretejí en el vientre de tu madre. Te amo. Te abrazo. Tú eres mío, yo soy tuyo y tú me perteneces”. Tienes que oírlo, porque si puedes oír esta voz que te habla desde el principio de los tiempos y por toda la eternidad, entonces tu vida se convertirá cada vez más en la vida del amado, porque esto es lo que eres». (Henri Nouwen) 

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR (Reflexiones, peticiones y acción de gracias)

PADRE NUESTRO

ORACIÓN COMUNITARIA

 Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN      
           

Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá. Amén

2018-01-18 LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS

“Fue tu diestra quien lo hizo, Señor, resplandeciente de poder” (Ex 15, 16)
 
 
1. AIN KAREM: EL AMOR
El amor todo lo excusa,
el amor todo lo cree,
el amor todo lo espera,
nada podemos sin él.
 
El amor es bondadoso y busca la verdad,
se alegra con la justicia y se crece en la humildad.
 
El amor todo lo soporta, 
el amor todo lo da, 
el amor todo lo perdona, 
no se queda en la maldad.
Aunque mi fe pudiera mover montañas, 
si no tengo amor nada soy.
 
El amor todo lo entrega, 
el amor todo lo ve, 
el amor todo lo acepta, no se cansa de querer.
 
Todo encontrará su fin menos el amor
porque Dios es infinito y Dios es amor. 
 
2. LECTURA (ISAÍAS II 43, 1-7)
Y ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob; 
el que te formó, Israel: 
No temas, que te he redimido, 
te he llamado por tu nombre, tú eres mío. 
 
Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo, 
la corriente no te anegará; 
cuando pases por el fuego, no te quemarás, 
la llama no te abrasará
Porque yo, el Señor, soy tu Dios; 
el Santo de Israel es tu salvador. 
 
Como rescate tuyo entregué a Egipto, 
a Etiopía y Sabá a cambio de ti; 
porque eres de gran precio a mis ojos, eres valioso y yo te amo; 
entregué hombres a cambio de ti, pueblos a cambio de tu vida: 
no temas, que contigo estoy yo; 
desde oriente traeré a tu estirpe, desde occidente te reuniré. 
 
Diré al Norte: Entrégalo; al Sur: No lo retengas; 
traéme a mis hijos de lejos y a mis hijas del confín de la tierra;
a todos los que llevan mi nombre, 
a los que creé para mi gloria, a los que hice y formé. 
 
3. ORACIÓN DE LOS FIELES
 
L1 Dios del Éxodo, que guiaste a tu pueblo a través de las aguas del mar Rojo y lo redimiste, quédate con nosotros ahora y redímenos de toda clase de esclavitud y de todo lo que oscurece la dignidad del ser humano.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
L2 Dios de la abundancia, que en tu bondad provees a nuestras necesidades, quédate con nosotros ahora y ayúdanos a vencer nuestro egoísmo
y nuestra codicia y danos el valor para ser agentes de justicia en el mundo.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
L3 Dios de amor, que nos has hecho a tu imagen y nos has redimido en Cristo, quédate con nosotros ahora y danos la fuerza para amar a nuestro prójimo y para acoger al extranjero.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
L4 Dios de paz, que te mantienes fiel a tu alianza aunque nosotros nos alejemos de ti y en Cristo nos reconcilias contigo, quédate con nosotros ahora y pon en nosotros un nuevo espíritu y un nuevo corazón para que podamos rechazar la violencia y ser en cambio siervos de tu paz.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
L5 Dios de gloria, que eres todopoderoso y que en Cristo quisiste que tu hogar fuera una familia humana y que en las aguas del bautismo nos has adoptado como hijos, quédate con nosotros ahora y ayúdanos a mantenernos fieles a nuestros compromisos familiares y a nuestras responsabilidades comunitarias y fortalece los lazos de comunión con nuestros hermanos y hermanas en Cristo.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
L6 Dios uno y trino, que en Cristo nos has hecho uno contigo y con los demás, quédate con nosotros ahora y por el poder y el consuelo del Espíritu Santo líbranos del egocentrismo, la arrogancia y el miedo que nos impiden caminar hacia la plena unidad visible de tu Iglesia.
A / Pon tu mano sobre nosotros, Señor, para que tengamos vida.
 
4. SALMO 133
Ved qué bueno es, qué grato
convivir los hermanos unidos. 
 
Como un ungüento precioso en la cabeza, 
que va bajando hasta la barba, 
la barba de Aarón, que va bajando 
hasta la franja de su vestidura
 
Como rocío de Hermón
que va bajando sobre el monte Sión. 
porque allí manda el señor la bendición: 
vida para siempre. 
 
5. CARTA DE S. PABLO (CORINTIOS 1, 10-17)
Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo os ruego que os pongáis de acuerdo y no estéis divididos. Vivid en armonía, pensando y sintiendo de la misma manera. Digo esto, hermanos míos, porque he sabido por los de la familia de Cloé que hay discordias entre vosotros. Quiero decir que algunos afirmáis: “yo soy de Pablo”; otros: “yo soy de Pedro”; y otros: “yo soy de Cristo”. ¿Es que Cristo está dividido? ¿O acaso fue crucificado Pablo en favor vuestro? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo?
 
¡Gracias a Dios que no bauticé a ninguno de vosotros, aparte de a Crispo y a Gayo! Así nadie puede decir que fue bautizado en mi nombre. También bauticé a la familia de Estéfanas, pero no recuerdo haber bautizado a nadie más. 
 
Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la salvación, y ello sin alardes de sabiduría, para no quitar valor a la muerte de Cristo en la cruz. 
 
El mensaje de la muerte de Cristo en la cruz parece una tontería a los que van a la destrucción, pero es poder de Dios para los que vamos a la salvación.
Como dice la Escritura: 
 
“Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré el entendimiento de los entendidos”
¿En qué pararon el sabio, el maestro y el que sabe discutir sobre cosas de este mundo? ¡Dios ha convertido en tontería la sabiduría de este mundo! En efecto, dispuso Dios en su sabiduría que los que son del mundo no le conocieran por medio de la sabiduría humana; antes bien, prefirió salvar por medio de su mensaje a los que confían en él, aunque este mensaje parezca una tontería. 
 
6. EL GATO DEL GURÚ (ANTHONY DE MELLO, EL CANTO DEL PÁJARO)
Cuando cada tarde se sentaba el gurú para las prácticas del culto, siempre andaba por allí el gato del ashram distrayendo a los fieles. De manera que ordenó el gurú que ataran al gato durante el culto de la tarde. 
 
Mucho después de haber muerto el gurú, seguían atando al gato durante el referido culto. Y cuando el gato murió, llevaron a otro gato al ashram para poder atarlo durante el culto vespertino. 
 
Siglos más tarde, los discípulos del gurú escribieron doctos tratados acerca del importante papel que desempeña el gato en la realización de un culto como es debido. 
 
7. EVANGELIO (MARCOS 9, 38-41)
Juan le dijo: 
- Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, pero se lo hemos prohibido, porque no es de los nuestros
Jesús contestó: 
 
- No se lo prohibáis, porque nadie que haga un milagro en mi nombre podrá luego hablar mal de mí. El que no está en contra de nosotros, está a nuestro favor.  El que os dé aunque solo sea un vaso de agua por ser vosotros de Cristo, os aseguro que tendrá su recompensa. 
 
8. SILENCIO
 
9. PETICIONES
 
10. PADRENUESTRO
 
11. ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y  te pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino, y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
12. BENDICIÓN
El Seños nos bendiga y nos proteja, Que el Señor nos muestre su rostro, 
Tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.
 
 

2018-02-01: “Jesús Luz que ilumina a todo hombre”

 
  
Monición introductoria
Hoy, Señor, celebramos la víspera de tu Presentación en el templo, la fiesta de la candelaria, fiesta de la luz. Queremos aprender  a guardar y meditar tu Palabra en nuestros corazones. Ayúdanos a ser dócil y hacer de Ti el centro de nuestra vida.
 
Canto: El Señor es mi Luz (Salmo 26) Hermana Glenda.
 
Liturgia de la Luz
El gran acontecimiento de la Encarnación, la pasión, muerte y Resurrección del Hijo de Dios han disipado en nuestras vidas toda oscuridad y tiniebla, por eso encendemos el cirio que recuerda la luz con la que el Hijo ha iluminado la humanidad de todo tiempo y lugar.
 
Canto: Sé mi luz.
De esta luz vamos a encender las luces que a cada uno de nosotros nos va a acompañar en esta noche de víspera de la fiesta de la presentación del Señor, ellas recuerdan la luz que ha iluminado nuestra vida el bautismo.
 
Canto: Sé mi luz.
Señor, que iluminas nuestras vidas, que nos ayudas a ver cuando estamos solos y desorientados. Enciende tu Luz en nuestro interior para que nuestra vida sea una señal luminosa en el camino de nuestros hermanos. Limpia nuestros ojos para poder descubrir las luces que brillan en la vida de los otros. Queremos compartirlas y formar una gran familia, una gran comunidad que sea como una antorcha que llegue hasta los rincones lejanos.
 
ORACIÓN DE ANA: AQUÍ ESTOY, SEÑOR
 
1- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu tiempo, estremecida, aturdida, vigilante,
Expectante…enamorada, percibiendo cómo avivas en mí pobre corazón los rescoldos del deseo de otros tiempos.
 
2- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu tiempo, sintiendo cómo despiertas, con un toque de nostalgia, mi esperanza que se despereza y abre los ojos, entre asustada y confiada, deslumbrada por el agradecimiento.
 
1- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu casa, enfrentada a las paradojas de esperar lo inesperable, de amar lo caduco y débil, de confiar en quien se hace humilde, de enriquecerse entregándose.
 
2- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu casa, con la mirada clavada en tus ojos que me miran con el anhelo encendido y el deseo en ascuas, luchando contra mis miedos, queriendo entrar en tus estancias.
 
1- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu tiempo y casa, medio cautiva, medio avergonzada, a veces pienso que enamorada, queriendo despojarme de tanto peso, inercia y susto... para entrar descalza en este espacio y tiempo de gracia.
 
2- Aquí estoy, Señor, en el umbral de tu tiempo y casa, intentando traspasar la niebla que nos separa, rogándote que enjugues tú mis lágrimas, queriendo responder a tu llamada con alegría y salir de mí misma hacia el alba.
 
1- Aquí estoy, Señor, orientando el cuerpo y el espíritu hacia el lugar de la promesa que no veo, aguardando lo que no siempre quiero, lo que desconozco, lo que, sin embargo, es mi mayor certeza y anhelo.
 
2- Aquí estoy, Señor, ¡Tú sabes cómo, mejor que nadie! ¡No te canses de venir! ¡No te canses de llegar! ¡No te canses de entrar en nuestras vidas y en nuestras historias! Yo continuaré aquí, confiando en tu promesa y anunciando tu presencia.
                                                                                                                    Florentino Ulibarri
 

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (2,22-40)
Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: “Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido, porque mis ojos han visto la salvación que preparaste delante de todos los pueblos: luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel”. Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”. Había también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él.

Lectura espiritual de San Sofronio Obispo
«Ha llegado ya aquella luz verdadera que viniendo a este mundo ilumina a todo hombre. Dejemos, hermanos, que esta luz nos penetre y nos transforme. Ninguno de nosotros ponga obstáculos a esta luz y se resigne a permanecer en la noche; al contrario, avancemos todos llenos de resplandor; todos juntos, iluminados, salgamos a su encuentro y, con el anciano Simeón, acojamos aquella luz clara y eterna; imitemos la alegría de Simeón y, como él, cantemos un himno de acción de gracias al Engendrador y Padre de la luz, que ha arrojado de nosotros las tinieblas y nos ha hecho partícipes de la luz verdadera. También nosotros, representados por Simeón, hemos visto la salvación de Dios, que él ha presentado ante todos los pueblos y que ha manifestado para gloria de nosotros, los que formamos el nuevo Israel; y, así como Simeón, al ver a Cristo, quedó libre de las ataduras de la vida presente, así también nosotros hemos sido liberados del antiguo y tenebroso pecado».
 
Canto: Eres La Luz  
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
 
(Reflexiones, peticiones y Acción de gracias)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

2018-02-08: CUANDO TE SIENTES INSATISFECHO

CUANDO TE SIENTES INSATISFECHO

 

Canto. Busca el silencio

Busca el silencio,
ten alerta el corazón,
calla y contempla.


Intro: Te sientes insatisfecho, pocas personas y cosas te llenan de verdad y Dios lo sabe, sabes que Él tiene unas palabras que pueden ayudarte.

 

Salmos 34:10 
Los ricos se vuelven pobres, y sufren hambre, pero a los que buscan al Señor nunca les faltará ningún bien.

Salmos 63:1-5 
Dios, satisfacción del hombre
¡Dios mío, tú eres mi Dios! Con ansias te busco, pues tengo sed de ti; mi ser entero te desea, cual tierra árida, sedienta, sin agua. ¡Quiero verte en tu santuario, y contemplar tu poder y tu gloria, pues tu amor vale más que la vida! Con mis labios te alabaré; toda mi vida te bendeciré, y a ti levantaré mis manos en oración. Quedaré muy satisfecho, como el que disfruta de un banquete delicioso, y mis labios te alabarán con alegría.
 
Salmos 103:1-5. Bendeciré al Señor.
Bendeciré al Señor con toda mi alma; bendeciré con todo mi ser su santo nombre. Bendeciré al Señor con toda mi alma; no olvidaré ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas mis maldades, quien sana todas mis enfermedades, quien libra mi vida del sepulcro, quien me colma de amor y ternura, quien me satisface con todo lo mejor y me rejuvenece como un águila.

 

Salmos 107:9 
Pues él apaga la sed del sediento  y da abundante comida al hambriento. Canto: “Nada te turbe”  Nada te turbe, nada te espante Quién a Dios tiene, nada le falta Nada te turbe, nada te espante Sólo Dios basta. (bis)

Mateo 5:6 
Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque serán satisfechos.
 
2 Corintios 9:8 
 Dios puede darles a ustedes con abundancia toda clase de bendiciones, para que tengan siempre todo lo necesario y además les sobre para ayudar en toda clase de buenas obras.
 
Filipenses 4:12-13 
 Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.
 
Canto:

Te amo, Señor fortaleza mía, roca mía, castillo mío, mi libertador. Dios mío, en ti confiaré. Mi escudo eres Tú, y la fuerza de mi salvación
 
Minuto de reflexión


Testimonios: 
 

Silencio y meditación personal
 

Peticiones, Acción de Gracias
 

Padre Nuestro

Oración Comunitaria.  
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.


Bendición fraterna. 
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.

2018-02-15: Dios trata el sentirse solo/a

Canto.

Busca el silencio, 
ten alerta el corazón,
calla y contempla.


Intro: Sentirse solo, experimentar soledad y Dios lo sabe, sabes que Él tiene unas palabras que pueden ayudarte.


1 Samuel 12:22
Pues el Señor, haciendo honor a su nombre, no los abandonará; porque él quiere que ustedes sean su pueblo.

Isaías 41:10
No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.

Deuteronomio 33:27
El Dios eterno es tu refugio, su eterno poder es tu apoyo.

Salmos 147:3
Él sana a los que tienen roto el corazón, y les venda las heridas.

Salmos 27:10
Aunque mi padre y mi madre me abandonen, tú, Señor, te harás cargo. de mí.

Deuteronomio 31:6
Tengan valor y firmeza; no tengan miedo ni se asusten cuando se enfrenten con ellas, porque el Señor su Dios está con ustedes y no los dejará ni los abandonará.

Salmos 46:1
Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia.

Canto: “Nada te turbe” 
Nada te turbe, nada te espante
Quién a Dios tiene, nada le falta
Nada te turbe, nada te espante
Sólo Dios basta. (bis)


Mateo 28:20
y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.

Juan 14:18
No los voy a dejar huérfanos; volveré para estar con ustedes.

Juan 14:1
No se angustien ustedes. Crean en Dios y crean también en mí.

Canto: “La misericordia del Señor” 

La misericordia del Señor Cada día cantaré (bis)
 
Hebreos 13:5 No amen el dinero; conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré ni te abandonaré.
 
1 Pedro 5:7 Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes.
 
Minuto de reflexión
 

Testimonios.

Canto:

Nada nos separará,
nada nos separará,
nada nos separará
del amor de Dios.
Silencio y meditación personal

Peticiones, Acción de Gracias

Padre Nuestro
  
Oración Comunitaria.  
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.


Bendición fraterna.  
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.

2018-02-22 ORACIÓN POR LA JUSTICIA SOCIAL

 

Ya se te ha dicho lo que le agrada a tu Dios:

Que practiques la justicia,
Que ames con ternura y
Que camines humildemente con tu Dios. (Miq 6, 8)
 
Canción.
Te amo, Señor, Fortaleza mía
Roca Mía, CastilloMío, Mi libertador
Dios mío, en Ti  confiaré.
Mi Escudo eres Tú, y la Fuerza de mi Salvación.
 
Salmo 141 (todos/as)
 
Te llamo, Amado mío,
Inúndame con tu amor.
Escúchame cuando te llamo
Atiende mi súplica mientras me entrego a ti 
Mientras me abandono en tu corazón.
 
Guíame hacia palabras de sabiduría y de verdad
Semillas que serán plantadas en la tierra de mi corazón.
Condúceme a la soledad y al silencio que alimentan el nuevo crecimiento
Para que la Palabra madure y dé fruto abundante.
Crea en mí un corazón compasivo y misericordioso
Que refleje a todos/as tu creación.
 
Que tu luz brille de tal manera en mí
que otros/as sientan la atracción a tu paz y armonía.
Y que en la compañía de tus amigos y amigas
 
Romanos 12, 6-17
Pero teniendo dones que difieren, según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos: si el de profecía, úsese en proporción a la fe; si el de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que da, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que muestra misericordia, con alegría.
 
El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo malo, aplicándoos a lo bueno. Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros; no seáis perezosos en lo que requiere diligencia; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor, gozándoos en la esperanza, perseverando en el sufrimiento, dedicados a la oración, contribuyendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad. Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan y llorad con los que lloran. Tened el mismo sentir unos con otros; no seáis altivos en vuestro pensar, sino condescendiendo con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión. Nunca paguéis a nadie mal por mal. Respetad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.
 
Mateo 25, 32-45
Y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a la izquierda. Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos?, ¿o sediento y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos?, ¿o desnudo y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. Entonces dirá también a los que estén a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.
 
Silencio.
 
UN SALMO PARA ENSANCHAR NUESTRA TIENDAS
Coro 1
Nuestro mundo es muy pequeño.
Nuestras vidas son muy pequeñas. Nuestra visión es muy angosta.
 
Coro 2
Que la gente de diversos pueblos, culturas, tribus y familias encuentren un espacio en nuestro mundo y en nuestras vidas.
 
Todos/as: Ayúdanos a ensanchar nuestra tiendas, Dios nuestro, para que todos/as se sientan acogidos/as en medio de nosotras/as.
 
Coro 1
Nuestras actitudes son muy angostas, nuestras suposiciones simplistas, nuestras conductas demasiado predecibles.
 
Coro 2
Que las personas con diferentes capacidades y posibilidades, las minorías de cualquier tipo: raza, clase, género, encuentren un espacio en nuestro mundo y en nuestro corazón.
 
Todos/as: Ayúdanos a ensanchar nuestra tiendas, Dios nuestro, para que todos/as se sientan acogidos/as en medio de nosotras/as.
 
Coro 1
Nuestras fronteras son estrechas, nuestros gustos muy condicionados y nuestros hábitos están demasiado enraizados en nosotros/as.
 
Coro 2
Que los ancianos/as y los jóvenes, las grupos de distintas subculturas y de intereses diversos encuentren un espacio en nuestro mundo y en nuestra oración.   
 
Todos/as: Ayúdanos a ensanchar nuestra tiendas, Dios nuestro, para que todos/as se sientan acogidos/as en medio de nosotras/as.
 
Coro 1
Nuestro Dios es muy pequeño. Nuestros ritos muy rígidos. Nuestras formas poco incluyentes.
 
Coro 2
Que las personas de diversas religiones y ritos, que quienes lo nombran y  le hablan de una manera diversa encuentren un espacio en nuestro mundo y en nuestro amor.
 
Todos/as: Ayúdanos a ensanchar nuestra tiendas, Dios nuestro, para que todos/as se sientan acogidos/as en medio de nosotras/as.
 
Silencio.
 
Dios de todas la culturas y de todos los pueblos
Ayúdanos a no etiquetar a ninguna persona como inferior o a considerarla de segunda categoría.
Ayúdanos a cambiar nuestras actitudes de superioridad y opresión.
Que alarguemos nuestra visión y ensanchemos nuestras tiendas
Para que la pluralidad y la diversidad influya en quiénes somos:
Personas y pueblos llamados y comprometidos
por un mundo unido en la justicia y en la paz, ahora y siempre. Amén.
 
Oración final : La oración del Señor…  por la Justicia
 
 Padre/Madre Nuestro/a… que siempre estás del lado de los débiles, los abandonados, los enfermos/as, los ancianos/as, los pequeños/as, los no nacidos/as y de quienes sufren cada día el dolor.
 
Que estás en el cielo… donde todo cambiará, donde los primeros serán los últimos y los últimos los primeros, pero donde todos/as estaremos bien y toda manera de ser estará bien.
 
Santificado sea tu nombre… que siempre podamos reconocer tu santidad, respetando tus caminos que no son los nuestros, tus criterios que no siempre son los nuestros. Que el honor que damos a tu nombre nos saque del egoísmo que nos impide ver el dolor de nuestros hermanos y hermanas. 
 
Venga a nosotras/os tu Reino… ayúdanos a crear un mundo en el que, más allá de nuestras necesidades y heridas, podamos practicar la justicia, amar con ternura y caminar humildemente contigo y con todos/as.
 
Hágase tu voluntad… ensancha nuestra libertad para dejarte entrar en nosotras/os de forma que la reciprocidad plena que caracteriza tu vida fluya en nuestra venas y nos haga capaces de irradiar tu amor incondicional para todos/as y tu amor preferencial por los pobres.
 
Así en la tierra como en el cielo… que el trabajo de nuestras manos, los templos y estructuras que construimos en este mundo reflejen el templo de tu gloria para que el gozo, la gracia, la ternura y la justicia del cielo se derramen sobre todas nuestras estructuras en la tierra.
 
Da… vida y amor a todos/as y ayúdanos a reconocer que todo es don y que estamos llamados/as a compartir lo que nos ha sido dado. Que podamos comprender que cuando compartimos con quienes necesitan la salvación entrará en nuestra casa.
 
A nosotras/os… el auténtico plural nosotros/as. Da no sólo a los nuestros/as sino a todos/as, incluyendo a quienes son muy diferentes de nuestro angosto nosotros/as. Danos tus dones a todos/as por igual.
 
Este día… no mañana. No permitas que dejemos las cosas para un futuro indefinido y lejano de forma que no vivamos injustamente de cara a la injusticia por nuestra falta de actividad y compromiso.
 
Nuestro pan de cada día..  de forma que cada persona en el mundo tenga suficiente comida, suficiente agua limpia, suficiente aire limpio, adecuado cuidado de la salud y acceso a la educación… y lo necesario para una vida digna y saludable. Enséñanos a compartir de lo que necesitamos y no sólo de lo que nos sobra.
 
Canción.
Te amo, Señor, Fortaleza mía
Roca mía, castillo mío, mi libertador
Dios mío, en Tí confiaré.
Mi escudo eres Tú, y la fuerza de mi salvación.
 
 
Es muy fácil culpar a otros de la responsabilidad por las injusticias si al mismo tiempo no nos damos cuenta de que cada uno/a participamos personalmente de esta responsabilidad y de que también estamos necesitados/as de conversión personal. Más allá de una apariencia externa de indiferencia en cada hombre y mujer hay en su corazón un deseo de vivir en hermandad y una sed de justicia y de paz que debe ser dilatada.  Pablo VI, Octogesima Adveniens 1971, no. 48.
 
Peticiones y Acción de Gracias
 
Padrenuestro
 
Oración.  Oh Dios de todas la naciones de la Tierra: Acuérdate de las multitudes que han sido creadas a tu imagen, pero no han conocido la obra redentora de nuestro Salvador Jesucristo; y concede que, por medio de las oraciones y del trabajo de tu santa Iglesia, sean traídas a conocerte y adorarte, según has sido revelado en tu Hijo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.  
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y  te pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino, y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
BENDICIÓN
El Seños nos bendiga y nos proteja, Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.
 
 
 

2018-03-01 “EMPUJADOS POR EL ESPÍRITU EN EL DESIERTO CON JESÚS”

Monición introductoria 
Señor Jesús: Al iniciar tu vida pública , movido por el Espíritu Santo, te retiraste durante cuarenta días por el desierto donde fuiste tentado. Nosotros queremos retirarnos en la soledad de la noche para encontrarnos contigo, para hablarte y para llenarnos de ti. Son muchas las tentaciones que nos asaltan en nuestra vida. Tentaciones que vienen de nuestro interior y también de la sociedad que nos rodea.  Sentimos la tentación de seguir la llamada del mundo buscando nuestra comodidad y olvidándonos de nuestros hermanos.  Sentimos la tentación de estar por encima de los demás, olvidándonos de ti, que no has venido a ser servido sino a servir.  Sentimos la tentación de dar la espalda a la misión a la que tú nos llamas, la de ser tus testigos, llevando tu presencia de vida al mundo. Sabemos que confiando solamente en nuestra fuerza no podemos vencer todas las tentaciones que nos asaltan. Te necesitamos a ti para superarlas, no dejando que nos dominen. Queremos seguir tu ejemplo y al mismo tiempo cobijarnos en ti. Llevándote en nuestros corazones, todo lo podemos. Que este rato de oración nos una a ti y nos llene de ti. Señor, ven a nuestras vidas y guía nuestros pasos por el camino del bien. Que  este tiempo de cuaresma sea un tiempo de gracia y de vida para nuestra comunidad, el colectivo LGTBI y para el mundo.
 
Canto
 
Salmo 90.  Bajo las alas.
1-Tú me cubres, tú me proteges con tus alas de Padre;  a la sombra de tu bondad y ternura descansa mi vida.  Yo te digo, Señor: Eres mi refugio y fortaleza  eres mi Dios, mi esperanza, la Estrella que me guía.
 
2-Bajo el poder de tu amor, no temo; estoy seguro. Bajo la lona de tu tienda, Señor, me siento tranquilo. Aunque la lluvia caiga con fuerza y el viento me golpee,  a tu lado, Señor, mi vida joven está firme ante el peligro.
 
1-Tú me libras con tu mano, tú me amparas con tu ternura. Aunque la tentación llame a mi puerta y golpee a mi ventana;  aunque la prueba y la crisis obscurezcan mi camino, estoy seguro, Señor, de que tu gracia no me falta.
 
2-Como la gallina acoge a sus polluelos bajo sus plumas;  como el niño busca calor y protección en los brazos de su madre,  así mi corazón joven te busca a ti, Dios mío,  desde el amanecer hasta el caer de la tarde.
 
1-Bajo tus alas tengo refugio, tengo una defensa;  eres baluarte, roca firme en quien se estrella la ola;  eres escudo y armadura contra el Maligno que me cerca,  eres mi salvación, mi esperanza cada hora.
 
2-Contigo, Señor, no temo el terror de la noche;  contigo, Señor, no temo la flecha que vuela de día;  contigo, Señor, no temo la peste que avanza en la tiniebla,  contigo, Señor, no temo el azote que devasta al mediodía.
 
1-Aunque a mi lado caigan mil, Señor, no temo; aunque a mi derecha el terremoto quiebre los caminos, contigo todo es posible, aun los mayores imposibles, porque tu gracia y tu bondad están conmigo.
 
2-Señor del hombre y de la historia de los hombres, que no me alcance el mal, que salga libre de la prueba;  se tú mi refugio, el poder que actúa en mi debilidad,  y la fuerza que anima, paso a paso, mi flaqueza.
 
1-Tú me llevas en tus manos para que mi pie no tropiece; tú guías mis pasos y haces llano mi sendero; tú eres la luz que abre camino a mis noches: contigo mi pobre corazón se mantiene entero.
 
2-Yo me abrazo a ti, Señor, Dios mío: ¡Líbrame!  Tú conoces mi debilidad: ¡Ponme en tierra firme! Permanece siempre a mi lado: ¡No me abandones!  Que tu salvación, Señor, sea fuerza que me anime.
 
1-A la sombra de tus alas, pongo mi vida, Señor. Bajo la bondad y firmeza de tu ternura me cobijo. Guárdame, defiéndeme, sé fuerte a mi lado,  que a pesar de todo, Señor, quiero ser siempre tu hijo.   
 
Canto
 
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos  (1,12-15)
En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»
 
Las tentaciones del desierto: competente, espectacular, poderoso 
Hay “tres tentaciones a las que nos vemos sometidos una y otra vez: La tentación de ser competentes, la tentación de ser espectaculares y la tentación de ser poderosos. Son tres tentaciones de volver a los caminos del mundo de la movilidad ascendente y apartarnos de nuestra misión de revelar a Cristo al mundo. La primera tentación con la que el diablo abordó a Jesús fue la de transformar las piedras en pan. Se trata de una tentación de ser competente, de hacer algo necesario y que pueda ser valorado por la gente; la tentación de hacer de la productividad la base… Se nos hace creer de mil maneras que somos aquello que producimos. La segunda tentación que afrontó Jesús y que afrontamos también nosotros es la tentación de ser espectaculares. El diablo llevó a Jesús a la ciudad santa, le puso de pie sobre el alero del templo y le dijo, tírate abajo…. Es la tentación de forzar a Dios a responder acudiendo a lo inusual, lo sensacional, lo extraordinario, lo inaudito… y así obligar a la gente a creer. La tercera y más seductora tentación a que Jesús se vio sometido fue la tentación de ser poderoso… Probablemente no haya otra cultura en que la gente se vea más descaradamente alentada a buscar el poder que la nuestra.  Nos convencemos a nosotros mismos de que la lucha por el poder y el deseo de servir son, a efectos prácticos, una misma cosa.  Casi no existe nada más difícil de superar que nuestro deseo de poder. El poder siempre ansía mayor poder, precisamente porque es una ilusión. Es fácil comprender por qué tantas personas se han alejado con repugnancia de todo lo vagamente relacionado con la religión. Cuando se utiliza el poder para proclamar la buena noticia, la buena noticia se convierte enseguida en mala, muy mala noticia.”  ( Henry Nouwen) 
 
Canto 
 
Oremos Juntos: 
Señor Jesús: Tras tu estancia en el desierto, emprendiste la hermosa tarea de anunciar el Reino de Dios al mundo. Nosotros  sabemos que hoy somos los depositarios de esta tarea. Queremos cumplirla con generosidad, como tú lo hiciste. Danos la fuerza que necesitamos para realizarla. Acompáñanos en este recorrido diario para que podamos superar todos los obstáculos con los que nos encontramos, y  viviendo en tu presencia día a día podamos transmitir tu misma vida a los demás.  ¡Gracias, Jesús, por tu presencia y por tu amor!.
 
Breve espacio para compartir (Reflexiones, peticiones y acción de gracia)
 
Padre nuestro
 
Oración Comunitaria 
Señor Jesucristo, imploramos Tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
INTENCIONES DE ORACIÓN DE MARZO 2018
1. Ante el machismo:
Señor, cambia nuestra mirada y nuestros corazones para que hombres y mujeres nos sintamos libres de reconocer y expresar nuestra vulnerabilidad y nuestra interdependencia y disfrutemos compartiendo el cuidado de las personas y de la creación para transformar así la sociedad y el planeta en un espacio de ternura, paz, fraternidad y sororidad.
 
2. Hacia la Pascua:
Señor, que la celebración de tu Pascua nos llene de la verdadera alegría, la que nace de la vida de tu Espíritu en nosotros, la que nos hace reconocer que "cuando lo importante es amar, y amar al estilo de Dios, todo es extraordinario, especialmente lo cotidiano" (Javier Garrido).
 
Bendición                                                                                                                   
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

2018-03-08: CELEBRACIÓN DÍA DE LA MUJER

“¿Cuál es el modo adecuado de hablar de Dios frente a la recuperación de la dignidad y la igualdad humanas de la mujer?”
 
INTRODUCCIÓN:
Las mujeres, como es obvio, constituimos el cincuenta por ciento de la población: somos la mitad del género humano. Sin embargo se trata de una mitad que ha sido silenciada, oscurecida, menospreciada, oprimida. Y todavía lo sigue siendo. La lucha por la igual dignidad y derechos de la mujer no ha hecho más que empezar. Como comunidad LGTBI+H formada por hombres y por mujeres tenemos la obligación de recordar que la lucha por los derechos de las personas LGTBI debe mucho al movimiento feminista que fue el pionero en denunciar la ideología de la sociedad patriarcal que colocaba y coloca todo el valor, la dignidad y el poder en el varón heterosexual.

Sabemos que nuestro Dios es un Dios de la fraternidad, que nos enseña que los seres humanos somos todos iguales ante Él/Ella, que abomina de las relaciones de poder y opresión y nos llama al amor y el servicio mutuos.

Hoy vamos a caminar en este rato de oración de la mano de la teología feminista, para pensar a nuestro Dios con categorías femeninas y descubrir en Jesús a un hombre sin prejuicios que veía en las mujeres a seres humanos dotados de intrínseca dignidad.
 
CANTO:
Dios está aquí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta,
Tan cierto como que este canto lo puedes oír.
 
Lo puedes oír, moviéndose entre los que aman,
lo puedes oír, cantando con nosotros aquí,
Lo puedes llevar, cuando por esa puerta salgas,
Lo puedes sentir muy dentro de tu corazón.

ORACIÓN (todos):
Querida hermana Dios, tú me tomaste cuando nací.
Tú cantaste mi nombre, te alegraste al ver mi rostro.
Tú eres mi cielo, mi sol luminoso,
Y en tu amor siempre hay espacio para estar, para crecer y encontrar un hogar,
Un lugar de reposo.
 
LECTURAS:
En el  Antiguo Testamento los profetas hablan de Dios como de una madre que siente infinita ternura por sus hijos. La Sabiduría es una imagen femenina de Dios.
 
* Sión decía: “Me ha abandonado Dios, el Señor me ha olvidado “. ¿Acaso olvida una mujer a su hijo, y no se apiada del fruto de sus entrañas? Pues aunque ella se olvide, yo no te olvidaré. (Is. 49, 14-16)
 
* Como un hijo al que su madre consuela, así os consolaré yo a vosotros y en Jerusalén seréis consolados. Al verlo, os alegraréis, vuestros huesos florecerán como prado. (Is. 66, 13-14)
 
* Cuando Israel era niño, yo lo amé y de Egipto llamé a mi hijo. Cuanto más los llamaba, más se apartaban de mí. Ofrecían sacrificios a los baales y quemaban ofrendas a los ídolos. Con todo, yo enseñé a andar a Efraín y lo llevé en mis brazos. Pero no han comprendido que era yo quien los cuidaba. Con cuerdas de ternura, con lazos de amor los atraía; fui para ellos como quien alza a un niño hasta sus mejillas y se inclina hasta él para darle de comer. (Os. 11, 1-4)
 
* La Sabiduría es una irradiación de la luz eterna, un espejo inmaculado de la actividad de Dios, una imagen de su bondad. Aunque es una, lo puede todo; sin salir de sí, todo lo renueva y entrando en cada época en las almas santas, hace amigos de Dios y profetas. (Sab.7, 26-27)
 
CANTO:
Sé mi luz, enciende mi noche.
Sé mi luz, enciende mi noche.
Sé mi luz, enciende mi noche, mi noche.
Sé mi luz.
 
En el Evangelio, Jesús no solo explica la solicitud de Dios con los pecadores con una figura masculina, como el pastor, sino con la mujer que busca la moneda perdida. Se acerca a hombres y mujeres por igual y muchas veces alaba la fe y la generosidad de ellas.
 
LECTURAS:
* O ¿Qué mujer, si tiene diez monedas y se le pierde una, no enciende una lámpara, barre la casa y la busca con todo cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: “Alegraos conmigo porque he encontrado la moneda que se me había extraviado “Os aseguro que del mismo modo se llenarán de alegría los ángeles de Dios por un pecador que se convierta. (Lc. 15, 8-10)
 
* Estaba Jesús en el templo y veía cómo los ricos iban echando dinero en el cofre de las ofrendas. Vio también a una viuda pobre que echaba dos monedas de poco valor. Y dijo: - Os aseguro que esa viuda pobre ha echado más que todos los demás; porque ésos han echado de lo que le sobra, mientras que ésta ha echado de lo que necesitaba, todo lo que tenía para vivir (Mc 12, 41-44)
 
ORACIÓN (todos):
Querida hermana Dios, tú me tomaste cuando nací.
Tú cantaste mi nombre, te alegraste al ver mi rostro.
Tú eres mi cielo, mi sol luminoso,
Y en tu amor siempre hay espacio para estar, para crecer y encontrar un hogar,
Un lugar de reposo.
 
SILENCIO Y MEDITACIÓN PERSONAL

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR: Acción de Gracias, Peticiones

PADRE NUESTRO

ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

2018-03-15: Nadie te ama como Yo.

 
1. NADIE TE AMA COMO YO
Cuánto he esperado este momento
Cuánto he esperado que estuvieras así
Cuánto he esperado que me hablaras
Cuánto he esperado que vinieras a mí
 
Yo sé bien lo qué has vivido
Yo sé bien por qué has llorado
Yo sé bien lo que has sufrido
Pues de tu lado no me he ido
Pues nadie te ama como yo
Pues nadie te ama como yo,
Mira la cruz
Esa es mi más grande prueba
Nadie te ama como yo
Mira la cruz
Fue por tí, fue porque te amo
Nadie te ama como yo
 
Yo sé bien lo que me dices
Aunque a veces no me hablas
Yo sé bien lo que en tí sientes
Aunque nunca lo compartas
Yo a tu lado he caminado
Junto a tí yo siempre he ido
Y aún veces te he cargado
Yo he sido tu mejor amigo
 
Pues nadie te ama como yo...
 
2. LECTURA (ISAÍAS 1, 10-18)
Oíd una palabra de Yahveh, 
regidores de Sodoma. 
 
Escuchad una instrucción de nuestro Dios, 
pueblo de Gomorra. 
“¿A mí qué, tanto sacrificio vuestro? -dice Yahveh-. 
Harto estoy de holocaustos de carneros y de sebo de cebones; 
y sangre de novillos y machos cabríos no me agrada, 
cuando venís a presentaros ante mí. 
 
¿Quién ha solicitado de vosotros esa pateadura de mis atrios?
No sigáis trayendo oblación vana: 
el humo del incienso me resulta detestable.
Novilunio, sábado, convocatoria: 
no tolero falsedad y solemnidad. 
 
Vuestros novilunios y solemnidades aborrece mi alma: 
me han resultado un gravamen que me cuesta llevar. 
Y al extender vosotros vuestras palmas, 
me tapo los ojos para no veros. 
Aunque menudeéis la plegaria, yo no oigo. 
 
Vuestras manos están de sangre llenas: 
lavaos, limpiaos, 
quitad vuestras fechorías de delante de mi vista, 
desistid de hacer el mal, 
aprended a hacer el bien
buscad lo justo, 
dad sus derechos al oprimido,
haced justicia al huérfano, 
abogad por la viuda
 
Venid, pues, y disputemos
-dice Yahveh: 
Así fueren vuestros pecados como la grana, 
cual la nieve blanquearán. 
Y así fueren rojos como el carmesí, 
cual la lana quedarán. 
 
3. SALMO 121
Levanto mis ojos a los montes:
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor, 
que hizo el cielo y la tierra.
 
No permitirá que resbale tu pie, 
tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa
el guardián de Israel. El Señor te guarda a su sombra, 
está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño, 
ni la luna de noche.
 
El Señor te guarda de todo mal, 
él guarda tu alma;
el Señor guarda tus entradas y salidas, 
ahora y por siempre.
 
4. MATEO 12, 1-8
En aquel tiempo atravesó Jesús en sábado un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado». Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes de la proposición, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino solo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. 7 Si comprendierais lo que significa “quiero misericordia y no sacrificio”, no condenaríais a los inocentes. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado».
5. NADA TE TURBE
Nada te turbe, nada te espante; 
quien a Dios tiene, nada le falta. 
Nada te turbe, nada te espante, 
solo Dios basta.
 
Todo se pasa, Dios no se muda.
La paciencia todo lo alcanza.
 
En Cristo mi confianza,
y de Él sólo mi asimiento,
en sus cansancios mi aliento,
y en su imitación mi holganza.
 
Aquí estriba mi firmeza,
aquí mi seguridad,
la prueba de mi verdad,
la muestra de mi firmeza.
 
Ya no durmáis, no durmáis,
pues que no hay paz en la tierra.
No haya ningún cobarde,
aventuremos la vida.
 
No hay que temer, no durmáis,
aventuremos la vida. 
 
6. CARTA DE S. PABLO (ROMANOS 12, 3-13)
Por la gracia de Dios que me ha sido dada os digo a todos y a cada uno de vosotros: No os estiméis en más de lo que conviene, sino estimaos moderadamente, según la medida de la fe que Dios otorgó a cada cual. Pues, así como en un solo cuerpo tenemos muchos miembros, y no todos los miembros cumplen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, pero cada cual existe en relación con los otros miembros. Teniendo dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado, deben ejercerse así: la profecía, de acuerdo con la regla de la fe; el servicio, dedicándose a servir; el que enseña, aplicándose a la enseñanza; el que exhorta, ocupándose en la exhortación; el que se dedica a distribuir los bienes, hágalo con generosidad; el que preside, con solicitud; el que hace obras de misericordia, con gusto. 
7. BUSCAR EN EL LUGAR EQUIVOCADO (ANTHONY DE MELLO, EL CANTO DEL PÁJARO)
Un vecino encontró a Nasruddin cuando este andaba buscando algo de rodillas. 
“¿Qué andas buscando, Mullah?”
“Mi llave. La he perdido”.
Y arrodillados los dos, se pusieron a buscar la llave perdida. Al cabo de un rato dijo el vecino: “¿dónde la perdiste?”
“En casa”
“¡Santo Dios! Y entonces, ¿por qué la buscas aquí?”
“Porque aquí hay más luz”
 
¿De qué vale buscar a Dios en lugares santos si donde lo has perdido ha sido en tu corazón?
 
8. SILENCIO
 
9. PETICIONES
 
10. PADRENUESTRO
 
11. ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y  te pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino, y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
12. BENDICIÓN
El Seños nos bendiga y nos proteja, Que el Señor nos muestre su rostro, 
Tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.
13. AVISOS
 
14. CANCIÓN DE DESPEDIDA.  Sólo le pido a Dios.
Sólo le pido a Dios
Que el dolor no me sea indiferente
Que la reseca muerte no me encuentre
Vacía y sola sin haber hecho lo suficiente
 
Sólo le pido a Dios
Que lo injusto no me sea indiferente
Que no me abofeteen la otra mejilla
Después que una garra me arañó esta suerte
 
Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente.
 
Sólo le pido a Dios
Que el engaño no me sea indiferente
Si un traidor puede más que unos cuantos
Que esos cuantos no lo olviden fácilmente
 
Sólo le pido a Dios
Que el futuro no me sea indiferente
Desahuciado está el que tiene que marchar
A vivir una cultura diferente
 
Sólo le pido a Dios
Que la guerra no me sea indiferente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente
Es un monstruo grande y pisa fuerte
Toda la pobre inocencia de la gente.

2018-03-22: “Cuaresma: sobriedad y alegría, de la mano”

Cuaresma, tiempo de espera, de recogimiento, de preparación para algo grande, muy grande. Pero no de tristeza, no de lágrimas vacías ni golpes huecos en el pecho. Más allá de la pena que nos produce recordar lo que Nuestro Señor pasó hasta Su Muerte, tengamos muy presente en esta Cuaresma su mensaje final, Su Resurrección y sobre todo el Camino de Vida que nos dejó en herencia, un verdadero tesoro para vivir nuestra propia existencia con ánimo y amor.


Saludo.
Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad cristiana ecuménica y de diversidad afectiva, comunidad que quiere celebrar nuestra Fe en unión con nuestra orientación sexual. Ambas son partes esenciales de nuestra vida, porque con ellas materializamos nuestro Amor, cualidad humana recibida de Dios.

 

Canto: Venid.

Venid, venid conmigo a un lugar tranquilo y descansad en mí vuestro cansancio.
Dejad que os cure las heridas que el trabajo por el Reino os ha dejado.
Reponed con mi Pan vuestras fuerzas, con mi Vino alegrad el corazón.
Y ahora, venid…

 

Vamos terminando esta Cuaresma, y me viene a la mente una reflexión del Papa Francisco en su Laudato Si, que para mí tiene mucho que ver con la forma en que podríamos vivir esta Cuaresma.
 
La sobriedad que se vive con libertad y conciencia es liberadora. No es menos vida ni una baja intensidad, todo lo contrario. En realidad, quienes disfrutan más y viven mejor cada momento son los que dejan de “picotear” y experimentan lo que es valorar cada persona y cada cosa, aprenden a tomar contacto y saben gozar con lo más simple. (...) Se puede necesitar poco y vivir mucho, sobre todo cuando se es capaz de desarrollar otros placeres y se encuentra satisfacción en los encuentros fraternos, en el servicio, en el despliegue de los carismas, en la música y el arte, en el contacto con la Naturaleza, en la oración...
La sobriedad y la humildad no han gozado de una valoración positiva en el último siglo. Ya no basta hablar sólo de la integridad de los ecosistemas. Hay que atreverse a hablar de la integridad de la vida humana. La desaparición de la humildad, en un ser humano entusiasmado con la posibilidad de dominarlo todo sin límite, sólo puede terminar dañando a la sociedad y al ambiente. No es fácil desarrollar esa sana humildad y una feliz sobriedad si nos volvemos autónomos,  si excluimos a Dios de nuestra vida, y nuestro yo ocupa su lugar, si creemos que es nuestra propia subjetividad la que determina lo que está bien y lo que está mal.
                                                    (Extraído de la Laudato Si del Papa Francisco, 223-224)

 

Con actitud de alegría, de esperanza en nuestra Fe, tratemos de hacer elecciones correctas cada día de nuestra vida.

Se ha hablado tanto de austeridad últimamente que tal vez la palabra ha perdido algo de su sentido y al final nos genera rechazo. Pero Dios nos enseñó que la sobriedad es símbolo del cristiano o cristiana que ha encontrado la felicidad verdadera. En esta sociedad nuestra, donde aparentemente quien más consume, más disfruta, elijamos saborear poco a poco el regalo de cada día, elijamos lo pequeño, lo sencillo y lo verdadero, para encontrar esa deseada felicidad.
 
Os animo a vivir esta oración, esta Cuaresma, la Pascua que nos espera y toda nuestra vida desde la alegría y el calor de la Luz, el Perdón, la Paz, la Esperanza y el Amor que el Padre Dios nos envía cada día. Desde los pequeños y preciosos gestos.

 

Canto: Venid.

Venid, venid conmigo a un lugar tranquilo y descansad en mí vuestro cansancio.
Dejad que os cure las heridas que el trabajo por el Reino os ha dejado.
Reponed con mi Pan vuestras fuerzas, con mi Vino alegrad el corazón.
Y ahora, venid…

 

Salmo (extracto del Salmo 105)

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
 
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas,
gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
 
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro.
Recordad las maravillas que hizo,
sus portentos y sus justas decisiones.
 
¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
a toda la tierra alcanzan sus decretos.
 
Él se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones.

 

“Dad gracias al Señor, invocad su nombre, dad a conocer sus hazañas a los pueblos. Cantadle al son de instrumentos, hablad de sus maravillas, gloriaos de su nombre santo, que se alegren los que buscan al Señor.”
 
Canto: De todo corazón.
De todo corazón te doy gracias, Señor, yo te canto aún en medio del peligro
porque sé que tu amor y tu fidelidad son ahora y por siempre compañeros
de camino.

Cuando digo tu Nombre fortaleces mi alma,
tu promesa desbordó todo aquello que esperaba.

 
GRACIAS, SEÑOR (3)
DE TODO CORAZÓN.

 
Que todos los pueblos te alaben, Señor, que hagan vida tu Palabra,
que contagian tu alegría, porque has puesto los ojos en el pobre y
sencillo y rechazas la injusticia que oprime a tus hijos.

 
Cuando digo tu Nombre fortaleces mis pasos, sé que no abandonarás la obra de tus manos. De todo corazón te doy gracias, Señor, que todo el Universo proclame tu armonía.
 
Los cielos tocarán, las estrellas danzarán y todos los seres cantaremos tu grandeza.
Cuando digo tu Nombre fortaleces mi espíritu,
Tú me haces entonar un canto de alegría.
 
“Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro. Recordad las maravillas que hizo, sus portentos y sus justas decisiones.”
 
 
Canto: Busca mi rostro
Oigo en mi corazón:
“Busca mi rostro”, 
“Búscame en la noche,
Busca en el silencio,
Búscame en tu hermano,
contigo estoy, contigo estoy”.

¡Te buscaré, Señor!  
No me escondas tu rostro,
Tu rostro buscaré. (2)

 
Oigo en mi corazón:
“Busca mi rostro”.
 
“Estirpe de Abrahán, su siervo; hijos de Jacob, su elegido! 
El Señor es nuestro Dios, a toda la tierra alcanzan sus decretos.”
 
Canto: Pueblo suyo.
Pueblo suyo somos,
pueblo suyo (2)

¡Cantamos al Señor!
Entrad en su presencia,
diciéndole gracias.

 
Venid, aclamad a nuestro Dios,
dador de vida.

 
Escuchad hoy su voz,
no endurezcáis el corazón.


Canto:  A toda la Tierra alcanza su pregón.

(El cielo proclama la gloria de Dios)
(La gloria, la gloria, la gloria de Dios)

 

El cielo proclama la gloria de Dios,
El firmamento pregona la obra de sus manos,
(La gloria, la gloria, la gloria de Dios)

 
El día al día le pasa el mensaje,
La noche a la noche se lo susurra,
L
a gloria, la gloria, la gloria de Dios (2)
 
Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz,
A toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe, su lenguaje.

 
(La gloria, la gloria, la gloria de Dios)
(El cielo proclama la gloria de Dios)
(La gloria, la gloria, la gloria de Dios)
 
“Él se acuerda de su alianza eternamente, de la palabra dada, por mil generaciones”

Canto: Con amor eterno
CON AMOR ETERNO ¡TE AMO!,
POR ESO DERRAMARÉ MI GRACIA EN TI,
CON MISERICORDIA SERÁS RECONSTRUIDA
Y SIEMPRE, CON TERNURA, TE AMARÉ.
 
Así dice el Señor:
Te sanaré, curaré tus heridas,
Lleno de amor por ti, cuido tu vida.
 
Así dice el Señor:
Cambiaré tu suerte en el desierto
El llanto de tu pueblo consolaré.
 
Así dice el Señor:
Multiplicaré tu descendencia
Será fecunda la tierra en la que habites.
 
Así dice el Señor:
Cantarás salmos de alabanza
Rebosante de gozo, danzarás.
 
Meditación y reflexión personal.

Ecos de la meditación, peticiones, palabras de agradecimiento...
 
Padrenuestro.
 
 
 
 
 
 
 
 
ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI+H, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI+H de Madrid. AMÉN.
 
Canto: Os envío
Hay pocos obreros para tanta mies, ¡es tanto el trabajo! ¡es tanta la sed!
Pedid al Dueño que envíe obreros, suyo es el campo, suya la mies.
 
MIRAD QUE YO OS ENVÍO POR EL MUNDO, SIN SANDALIAS NI ALFORJAS,
SIN BASTÓN Y SIN RED, ANUNCIAD MI PAZ, PROCLAMAD EL BIEN.
MIRAD QUE YO OS ENVÍO POR EL MUNDO, MI CONSUELO LLEVAD,
EN MI NOMBRE, SANAD, CON VOSOTROS YO ESTARÉ (2).
 
Anunciad que el Reino cerca está y que en él hay sitio para todos.
Contagiad mi esperanza y alegría, con mi mensajero la paz siempre estará.
 
MIRAD QUE YO OS ENVÍO….
YO ESTARÉ.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.

 

 

 

2018-04-05: "Resucitó el Amado: mujeres en la mañana de Pascua"

"Resucitó el Amado: mujeres en la mañana de Pascua"
 
Canto.
“¡Cristo ha resucitado! (2).
¡Resucitemos con Él!
¡Cristo nuestra vida! ¡Aleluya! (2).
¡Cristo ha resucitado!  ¡Aleluya!”
 
Esta es la Buena Noticia:
-Que da sentido al sin sentido;
-Que ha puesto en marcha la nueva humanidad;
-Que ha inaugurado el Reino de Dios;
-Que demuestra que Dios está definitivamente a favor del ser humano;
-Que nada está perdido y todo será recobrado;
-Que el cielo, la utopía mas grande, está ya realizándose desde los dinamismos de la historia;
-Que Dios mismo se entrega para ser nuestra vida eterna.
 
¿Crees o no crees que Jesús de Nazaret, el que anduvo por Palestina a comienzos de nuestra era, el que murió bajo Poncio Pilato, vive?
 
No se trata de imaginar cómo vive, sino de abrir los ojos de tu corazón a su Presencia. Aunque te parezca que dudas, que tu fe es pobre, que no sientes nada especial, dile: ¡MI SEÑOR!
 
Cant 8, 6-7a: 
El primer día de la semana, al rayar el alba, las mujeres volvieron al sepulcro con los aromas que habían preparado, y encontraron la piedra del sepulcro corrida a un lado. Entraron, pero no encontraron el cuerpo del Señor Jesús. (Lc 24, 1-2)
Grábame como sello en tu corazón, como sello en tu brazo; porque el amor es más fuerte que la muerte, la pasión más implacable que el Abismo. Sus llamas son flechas de fuego, llamarada divina. Los océanos no podrían anegar el amor, ni los ríos anegarlo. 
 
Entre los relatos de apariciones a mujeres en la mañana de Pascua y el Cantar de los Cantares hay semejanzas sorprendentes: ausencia, búsqueda, encuentros, apresuramiento, llamadas, nombres, imperativos, abrazos, temor, gozo, perfumes… En ellos subyace la misma proclamación gozosa: el amor ha sido más fuerte que la muerte, sus aguas torrenciales no han conseguido apagar su fuego.
 
Intentemos esta noche “aspirar” el aroma común que existe en ambos y captar cómo los atraviesa la misma dinámica de ese amor, siempre herido por el deseo de encuentro y siempre desbordado por la experiencia de su gratuidad.

Canto.
“De noche iremos, de noche; que para encontrar la Fuente sólo la sed nos alumbra”


Jn 20, 10-11.13.

Los discípulos regresaron a casa. María, en cambio, se quedó allí, junto al sepulcro, llorando. Sin dejar de llorar, volvió a asomarse al sepulcro. Unos ángeles le preguntaron: “Mujer, ¿por qué lloras?” Ella contestó: “Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto”
 

Cant 3, 1-3.

En mi lecho, por la noche, busqué al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré. Me levanté, recorrí la ciudad, las calles y las plazas, buscando al amor de mi alma; lo busqué y no lo encontré. Me encontraron los centinelas que rondaban por la ciudad: “¿Habéis visto al amor de mi alma?” 
 
A través de sus sentimientos y de su mirada descubrimos lo que “habita” la interioridad profunda de estas mujeres: aquello que buscan, recuerdan y miran está absolutamente polarizado por Jesús. Su imagen, grabada en el cristalino de sus ojos, está para ellas presente en cualquier realidad. Estuvieron mirando de lejos al crucificado y han quedado fascinadas por él.

Su ausencia ha despertado en ellas el deseo y la búsqueda y ha integrado todos sus afectos: temor, desconcierto, gozo, llanto…; no tienen más centro de atracción que él. Si no hay en ellas esperanza de resurrección y van a ungir un cadáver, la intensidad de un amor fuerte como la muerte va a conducirlas a la fe.
 
Canto.
“De noche iremos, de noche; que para encontrar la Fuente sólo la sed nos alumbra”
 
Jn 20, 16-17b.18a.
Entonces Jesús la llamó por su nombre: “¡María!” Ella se acercó a él y exclamó en arameo “¡Rabboni!” (que quiere decir Maestro). Jesús le dijo: “Anda, vete y diles a mis hermanos que voy a mi Padre, que es vuestro Padre”.
María se fue corriendo adonde estaban los discípulos y les anuncio: “He visto al Señor”.
 
Cant 5, 2.4b.8.

Durmiendo yo, mi corazón velaba. Y en esto, la voz de mi amado que llama: “Ábreme, hermana mía, amada mía, paloma mía, hermosa mía, que tengo la cabeza cubierta de rocío, mis rizos del relente de la noche…” Al oírle, se estremecieron mis entrañas. Yo os conjuro, muchachas de Jerusalén, si encontráis a mi amado, ¿qué le diréis? Decidle que estoy enferma de amor.

 
Reflexión:
¿Qué oyeron las mujeres en aquella mañana del primer día de la semana?¿Qué voces, qué palabras, qué llamadas, qué imperativos…? ¿Cuál fue su respuesta?
 
Ellas anuncian lo que han visto y, sobre todo, lo que han escuchado. Acceden al conocimiento a través del oído, más receptivo y menos posesivo que la vista. María Magdalena ve a Jesús, pero su mirada resulta insuficiente, y sólo al escuchar su voz lo reconoce. Y es la fuerza de esa palabra acogida en la fe la que las empuja a contar, a comunicar, a hacer llegar a otros lo escuchado.
 
Canto.

“De noche iremos, de noche; que para encontrar la Fuente sólo la sed nos alumbra”

 
Lc 24, 21-23.
Nosotros esperábamos que él fuera el libertador de Israel. Y sin embargo, ya hace tres días que ocurrió esto. Bien es verdad que algunas de nuestras mujeres nos han sobresaltado, porque fueron temprano al sepulcro y no encontraron su cuerpo. Hablaban incluso de que se le habían aparecido unos ángeles que decían que está vivo. 
 
Cant 6, 1-3

¿Adónde se fue tu amado, tú, la más hermosa de las mujeres? ¿A dónde se fue tu amado, para ir a buscarlo contigo?

 
Mi amado ha bajado a su jardín, al plantel de balsameras, a apacentar los huertos, a recoger azucenas.
 
Yo soy para mi amado y mi amado es para mí, él pastorea su rebaño entre azucenas.
 
Reflexión:
Todos los discípulos, tanto hombres como mujeres, pensaron a lo largo de todo aquel sábado que sólo les quedaba un cadáver en un sepulcro. También nosotros podemos sentirnos como si siguiéramos aún en el anochecer del viernes, volviendo con ánimo abatido de enterrar en el sepulcro proyectos, ilusiones y promesas.
 
Nuestra tentación puede ser prolongar el sábado, refugiarnos en una espiritualidad evadida, permanecer en una parálisis inerte. O tomar caminos de vuelta a Emaús que alejen de los sepulcros y de los crucificados y tratar de escapar no sólo de su dolor, sino también de su memoria.

Pero hay en la mañana del primer día de la semana un camino alternativo: el de quienes, entonces y ahora, echan a andar todavía a oscuras y se acercan a los lugares de muerte para intentar arrebatarle algo de su victoria. Como intentaban borrar algo de su rastro aquellas mujeres a fuerza de perfumes.
 
Saben que no pueden mover la piedra, pero ello no las detiene. Son conscientes de la fragilidad y la desproporción de lo que llevan entre manos, pero esa lucidez no apaga el incendio de su compasión ni hace su amor menos obstinado.
 
Quizá no vivan todo eso desde la plenitud de la fe, ni le pongan el nombre de esperanza a sus pasos vacilantes en la noche. Pero hacen ese camino abiertas al asombro, apoyadas en el recuerdo de palabras que prometen vida, dispuestas a dejarse sorprender por una presencia oscuramente presentida.
 
Los evangelios de Pascua están de su parte. Se lo dicen, nos lo dicen a todos, esas mujeres que irrumpen de nuevo en nuestros cenáculos anunciando: “¡Hemos visto al Señor!”.
 
De ellas recibimos la buena noticia: el Viviente sale siempre al encuentro de los que le buscan, los inunda con su alegría, les envía a consolar a su pueblo, les invita a una nueva relación de hermanos y de hijos.
 
Él va siempre delante de nosotros, palabra de mujeres.
 
“Muerte y vida lucharon, ¡Cristo ha resucitado!
Y la muerte fue vencida, ¡Cristo nuestra vida! ¡Aleluya!...”
 
Meditación personal
 
Ecos, peticiones, acción de gracias...
 
Padre Nuestro
 
Oración comunitaria
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
Bendición
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. Amén

2018-05-03: "Con Jesús en misión"

"Con Jesús en misión"
 
CANCIÓN. Amando hasta el extremo (Maite López)
 
Déjame, Señor, mirarte bien por dentro,
entrar en tu Corazón y dejarme seducir
y que aumenten mis deseos de querer ser como Tú,
conocerte internamente, amarte y seguirte más,
apostar mi vida junto a ti.

Déjame verte, Señor,
amando hasta el extremo, dejándote la piel
entregando las entrañas, tus entrañas de mujer
en una toalla y un lebrillo, en un acariciar los pies
en un mirarnos hasta el fondo sin nada que reprochar
y sin nada que pedir, y con tanto para dar.
 
Yo, el Maestro y el Señor, ya no puedo amaros más,
pues como el Padre me ha amado, así os he amado yo.
Os dejo mi vida entera en este Vino y este Pan,
este Pan que soy yo mismo que me parto y que me doy,
mi deseo es que os améis de corazón.
 
Yo también os quiero ver,
amando hasta el extremo, dejándoos la piel,
entregando las entrañas como lo hace una mujer,
en una toalla y un lebrillo, en un acariciar los pies,
en un miraros hasta el fondo sin nada que reprochar
y sin nada que pedir y con tanto para dar.
 
Sí, te doy todo lo que soy para que sigas amando.
La lucha por la justicia entra en esta intimidad,
que se llena de personas y rostros que acariciar,
que me impulsa desde dentro a comprometerme más.
 
Todos caben en tu Corazón,
Quiero seguirte, Señor
amando hasta el extremo, dejándome la piel,
entregando las entrañas, mis entrañas de mujer,
en una toalla y un lebrillo, en un acariciar los pies,
en un mirarlos hasta el fondo sin nada que reprochar
y sin nada que pedir y con tanto para dar
 
(Jn 21, 1-14).
Poco después, Jesús se apareció otra vez a sus discípulos junto al lago de Tiberíades. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás "el Mellizo", Natanael el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos. En esto, dijo Pedro: "Voy a pescar". Los otros dijeron: "Vamos contigo". Salieron juntos y subieron a una barca, pero aquella noche no lograron pescar nada. Al clarear el día, se presentó Jesús en la orilla del lago, pero los discípulos no lo reconocieron. Jesús les dijo: "Muchachos, ¿habéis pescado algo?" Ellos contestaron: "No". Él les dijo: "Echad la red al lado derecho de la barca y pescaréis". Ellos la echaron, y la red se llenó de tal cantidad de peces que no podían moverla. Entonces, el discípulo a quien Jesús tanto amaba le dijo a Pedro: "¡Es el Señor!". Al oír Simón Pedro que era el Señor, se ciñó un vestido, pues estaba desnudo, y se lanzó al agua. Los otros discípulos llegaron a la orilla en la barca, tirando de la red llena de peces, pues no era mucha la distancia que los separaba de tierra, tan solo unos cien metros.

Al saltar a tierra, vieron unas brasas, con peces colocados sobre ellas, y pan. Jesús les dijo: "Traed ahora algunos de los peces que habéis pescado". Simón Pedro subió a la barca y sacó a tierra la red llena de peces; en total eran ciento cincuenta y tres peces grandes. Y, a pesar de ser tantos, la red no se rompió. Jesús les dijo: "Venid a comer". Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntar: "¿Quién eres?", porque sabían muy bien que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan en sus manos y se lo repartió, y lo mismo hizo con los peces. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a sus discípulos después de haber resucitado de entre los muertos.

Reflexión. No fueron llamados a compartir la misión del Reino y no se les ha aparecido para quedarse con la Buena Noticia encerrados en el cenáculo de la intimidad. Tienen que salir al mundo a ser "pescadores de hombres", siguiendo lo que Jesús hizo y enseñó. Les acompaña el Espíritu Santo con su paz y su fuerza.

La Iglesia es la barca y ellos son los pescadores. Les toca faenar. Pero con frecuencia, como les sucedió a Pedro y los compañeros, la tarea no tiene fruto. No hay proporción entre las energías gastadas y la pesca lograda.

En la orilla hay un personaje que les invita a cambiar de estrategia. Son expertos y saben que el éxito no está en cambiar de lado. Lo más extraño es que se han fiado, le han hecho caso y han recogido peces en abundancia.

¿Se les había olvidado acaso que quien conduce la barca y hace fructificar es Jesús, el Señor? ¿No sabían que la tarea depende sobre todo de la fe?

Hay uno que ha recordado viejas experiencias con el Maestro en el lago de Genesaret y, en cuanto ha oído su voz, lo ha reconocido: "Es el Señor". ¡Cuánto los necesitamos en la Iglesia! Son los profetas, que ven más hondo que la mayoría. Son los contemplativos, que van a lo esencial, la relación de amor con el Señor.

Pero nadie sospecha cómo ama Pedro a Jesús. Parece tan ocupado con sus responsabilidades de misión... En cuanto ha oído que es Jesús, se ha vestido y se ha lanzado al mar. Los dos viven del mismo amor de Jesús, cada uno a su manera.

Terminada la misión, llegaremos a la orilla para encontrarnos con él. Contaremos lo que hemos pescado, y siempre nos parecerá desproporcionado. Cuando estamos en la faena, la sensación es de impotencia; cuando estemos en el cielo, la sensación será de sobreabundancia.

Lo mejor de todo es que él nos espera y nos prepara el banquete, en el que él mismo nos sirve y come con nosotros. Entonces no preguntaremos nada. ¡Será tan evidente que es el Señor!  Y su alegría nos colmará por toda la eternidad.
 
CANCIÓN. Rema mar adentro (Maite López)

Coro. ¡Rema mar adentro, rema mar adentro!
¡Rema mar adentro, rema mar adentro!

Tú que calmas tempestades y caminas sobre las aguas,
conoces todos los mares, experto en profundidades,
aquí tienes nuestras redes y nuestra pequeña barca,
nuestra vida y nuestro corazón ardiente.
Tú, pescador de hombres, llévanos contigo a trabajar. 
 
Coro...
 (2a voz: Soltando amarras,
izando velas,
ensanchando mares,
descubriendo rutas nuevas) -2 veces-
 
Nos esperas en la orilla con las brasas encendidas,
después de bregar de noche trabajo duro y estéril.
No nos falte tu Palabra y el calor de tu presencia,
de la mesa compartida que da Vida.
Tú, pescador de hombres, invítanos una vez más.
 
Coro...
(2a voz: Soltando amarras,
izando velas,
ensanchando mares,
descubriendo rutas nuevas) -2 veces-
Tú que vienes con nosotros y manejas el timón,
haznos compartir la pesca, aumenta la tripulación.
Eres tú nuestra esperanza y nuestra seguridad,
la ruta segura y el motor de abordo,
Tú, pescador de hombres, vuélvenos a seducir
 
EL GRANITO DE ARENA
Tenemos una misión que cumplir,
aunque nos parezca insignificante,
como un granito de arena.

No se puede ser piedra angular
si uno no se sabe granito de arena.
 
Sólo se puede mirar la inmensidad del mar,
cuando uno es, en la playa, granito de arena.

A veces nos toca realizar hazañas,
pero la maravilla es el granito de arena de cada día.
 
A veces estamos tan cansados
que sólo podemos poner el granito de arena.

El granito de arena es anónimo,
y quienes soportan el peso del sufrimiento
son las personas anónimas.
 
El granito de arena es despreciado,
pero Dios lo cuida como su mejor tesoro.

El granito de arena es ordinario,
y el amor lo hace extraordinario.
 
No será canonizado como santo,
demasiado humano el granito de arena.
 
No se escribirá nada sobre él,
tan pequeño es el granito de arena.
 
Pero el Padre de los cielos se complace en él,
el sencillo de corazón, el granito de arena.
 
Granito de arena pareció el sí de María,
y en Nazaret cambió el destino del mundo.
 
Granito de arena, y menos que granito de arena,
parecía la muerte de Jesús.
 
Y ¿qué es la fuerza del Espíritu, a los ojos del mundo,
sino un granito de arena, polvo que arrebata el viento?
 
Nosotros ponemos el granito de arena;
Dios se encarga de construir la ciudad eterna de piedras preciosas.

 

Silencio y meditación personal.

 
Peticiones, Acción de Gracias.
 
Padre Nuestro.
 
Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 
CANCIÓN. Viviré alabándote (Maite López)

Viviré alabándote,
adorándote y sirviéndote.
Toda mi capacidad de amar
Es para ti. (2 veces)

Todo lo que tengo es tuyo,
en todo puedo encontrarte,
haz que sepa utilizarlo,
solo si me ayuda a amarte.
 
Viviré alabándote...
 

 

2018-05-10: ENCUENTRO CON EL ESPIRITU SANTO LLENO DEL ESPIRITU SANTO


ENCUENTRO CON EL ESPIRITU SANTO LLENO DEL ESPIRITU SANTO
 
Canto. Busca el silencio.
Busca el silencio, 
ten alerta el corazón,
calla y contempla.

Intro: Dios no nos deja solos, nos manda al Espíritu Santo para que nos acompañe, guie, aliente, en ausencia visible de Cristo hasta que El vuelva a nosotros.

Salmos 51:11 
 No me apartes de tu presencia ni me quites tu santo espíritu.
 
Isaías 11:2
El espíritu del Señor estará continuamente sobre él, y le dará sabiduría, inteligencia, prudencia, fuerza, conocimiento y temor del Señor.

Isaías 61:1 
El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha consagrado; me ha enviado a dar buenas noticias a los pobres, a aliviar a los afligidos, a anunciar libertad a los presos, libertad a los que están en la cárcel.
 
Ezequiel 36:27 
Pondré en ustedes mi espíritu, y haré que cumplan mis leyes y decreto.

Joel 2:28-29
Después de estas cosas derramaré mi espíritu sobre toda la humanidad: los hijos e hijas de ustedes profetizarán, los viejos tendrán sueños y las jóvenes visiones. También sobre siervos y siervas derramaré mi espíritu en aquellos días.

Zacarías 4:6
Y él continuó: «Éste es el mensaje del Señor: “No depende del ejército, ni de la fuerza, sino de mi Espíritu, dice el Señor todopoderoso.

Canto: Dios está aquí.
 
DIOS ESTÁ AQUÍ,
TAN CIERTO COMO EL AIRE QUE RESPIRO,
TAN CIERTO COMO LA MAÑANA SE LEVANTA,
TAN CIERTO COMO QUE ESTE CANTO LO PUEDES OÍR. 
 
Lo puedes oír, moviéndose entre los que  aman.
Lo puedes oír, cantando con nosotros aquí.
Lo puedes llevar, cuando por esta puerta salgas.
Lo puedes guardar, para siempre en tu corazón.
 
Mateo 3:11 
Yo, en verdad, los bautizo con agua para invitarlos a que se vuelvan a Dios; pero el que viene después de mí los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Él es más poderoso que yo, que ni siquiera merezco llevarle sus sandalias.

Lucas 11:13 
 Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!»

Juan 7:38-39 
El último día de la fiesta era el más importante. Aquel día Jesús, puesto de pie, dijo con voz fuerte:

—Si alguien tiene sed, venga a mí, y el que cree en mí, que beba. Como dice la Escritura, del interior de aquél correrán ríos de agua viva.

Con esto, Jesús quería decir que los que creyeran en él recibirían el Espíritu; y es que el Espíritu todavía no estaba, porque Jesús aún no había sido glorificado.
 
 Juan 14:16-17
Y yo le pediré al Padre que les mande otro Defensor, el Espíritu de la verdad, para que esté siempre con ustedes. Los que son del mundo no lo pueden recibir, porque no lo ven ni lo conocen; pero ustedes lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.
 
Juan 16:7 ,13
Pero les digo la verdad: es mejor para ustedes que yo me vaya. Porque si no me voy, el Defensor no vendrá para estar con ustedes; pero si me voy, yo se lo enviaré.
 
Cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que van a suceder.
 
Canto: ‘Al Amor más sincero’
Al amor más sincero,
al Amor sin fronteras,
al Amor que dio su vida por amor
encontré un día cualquiera... ...
 
Y a ese Amor tan sincero,
a ese Amor sin fronteras,
a ese Amor que dio su vida por amor
le entregué mi vida entera.

Minuto de reflexión

Hechos 2.1-13
La venida del Espíritu Santo Cuando llegó la fiesta de Pentecostés, todos los creyentes se encontraban reunidos en un mismo lugar.  De repente, un gran ruido que venía del cielo, como de un viento fuerte, resonó en toda la casa donde ellos estaban. Y se les aparecieron lenguas como de fuego que se repartieron, y sobre cada uno de ellos se asentó una.  Y todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu hacía que hablaran.  Vivían en Jerusalén judíos cumplidores de sus deberes religiosos, que habían venido de todas partes del mundo. La gente se reunió al oír aquel ruido, y no sabía qué pensar, porque cada uno oía a los creyentes hablar en su propia lengua. Eran tales su sorpresa y su asombro, que decían: —¿Acaso no son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo es que los oímos hablar en nuestras propias lenguas? Aquí hay gente de Partía, de Media, de Elam, de Mesopotamia, de Judea, de Capadocia, del Ponto y de la provincia de Asia, de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia cercanas a Cirene. Hay también gente de Roma que vive aquí; unos son judíos de nacimiento y otros se han convertido al judaísmo. También los hay venidos de Creta y de Arabia. ¡Y los oímos hablar en nuestras propias lenguas de las maravillas de Dios!  Todos estaban asombrados y sin saber qué pensar; y se preguntaban: —¿Qué significa todo esto?  Pero algunos, burlándose, decían: —¡Es que están borrachos!
 
Canto: VEN ESPÍRITU DE DIOS SOBRE MI
 
VEN ESPÍRITU DE DIOS SOBRE MI
ME ABRO A TU PRESENCIA
CAMBIARAS MI CORAZÓN (BIS)
 
Toca mi debilidad. Toma todo lo que soy.
Pongo mi vida en tus manos y mi fe.
Poco a poco llegarás a inundarme de tu luz.
Tú cambiarás mi pasado. Cantaré.
 
Quiero ser digno de paz.
Quiero compartir mi ser
Yo necesito tu fuerza, tu valor.
 
Quiero proclamarte a ti.
Ser testigo de tu amor
Entra y transforma mi vida. ¡Ven a mí!

ENCUENTRO CON EL ESPIRITU SANTO
LLENO DEL ESPIRITU SANTO

Silencio y meditación personal

Peticiones, Acción de Gracias
 
Padre Nuestro

Oración Comunitaria.  
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
  
Bendición fraterna.  
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.

2018-05-24: DIOS TRATA EL SENTIRSE PREOCUPADO

DIOS TRATA EL SENTIRSE PREOCUPADO
 
Canto.
“Busca el silencio, 
ten alerta el corazón,
calla y contempla.

Intro: Estás preocupado por algo y Dios lo sabe , sabes que Él tiene unas palabras que pueden ayudarte.
 
Isaías 26:3. 
Señor, tú conservas en paz a los de carácter firme, porque confían en ti.
 
Proverbios 3:24.
Cuando descanses, no tendrás que temer; cuando te acuestes, dormirás tranquilo.
 
Salmos 119: 165.
Los que aman tu enseñanza gozan de mucha paz, y nada los hace caer.
 
Salmos 91:1-2.
El que vive bajo la sombra protectora del Altísimo y Todopoderoso, dice al Señor: «Tú eres mi refugio, mi castillo, ¡mi Dios, en quien confío.
 
Canto. Nada te turbe  
Nada te turbe,
nada te espante,
Quién a Dios tiene,
Nada le falta.
 
Nada te turbe,
Nada te espante,
Sólo Dios basta. (bis)
 
Juan 14:1.
«No se angustien ustedes. Crean en Dios y crean también en mí.
 
Juan 14:27.
Les dejo la paz. Les doy mi paz, pero no se la doy como la dan los que son del mundo. No se angustien ni tengan miedo.

Canto.
Nada nos separará, nada nos separará, nada nos separará del amor de Dios.
 
Filipenses 4:6-7.
No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. 7 Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.

Colosenses 3:15.
Y que la paz de Cristo reine en sus corazones, porque con este propósito los llamó Dios a formar un solo cuerpo. Y sean agradecidos.
 
Filipenses 4:19.
Por lo tanto, mi Dios les dará a ustedes todo lo que les falte, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Romanos 8, 6.
Y preocuparse por seguir las inclinaciones de la naturaleza débil lleva a la muerte; pero preocuparse por las cosas del Espíritu lleva a la vida y a la paz.

Minuto de reflexión.

Testimonios.
 
Canto. La misericordia del Señor. 
La misericordia del Señor
Cada día cantaré (bis)
 
Silencio y meditación personal.
 
Peticiones, Acción de Gracias.
 
Padre Nuestro.
Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

2018-06-07: “Déjate encender por el fuego de su Amor”

Monición introductoria
Nos reunimos en esta noche para orar en comunidad y pedir el don  del Espíritu Santo. Traemos a este encuentro los gozos y las esperanzas, los dolores y las búsquedas de los hombres y mujeres que viven en nuestro mundo. Nos ponemos en camino hacia el Manantial que nos indica Jesús:“El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí, que beba. De sus entrañas manarán torrentes de agua viva” (Jn 7, 37). Nos abrirnos a la Presencia amorosa del Padre que quiere inundarnos de su Amor.
 
Canto.

Ven, Espíritu Santo
Ven, Espíritu Santo. Sin Ti nuestra lucha por la vida termina sembrando muerte, nuestros esfuerzos por encontrar felicidad acaban en egoísmo amargo e insatisfecho.
 
Ven, Espíritu Santo. Sin Ti nuestro «progreso» no nos conduce hacia una vida más digna, noble y gozosa. Sin Ti no habrá nunca un «pueblo unido», sino un pueblo constantemente vencido por divisiones, rupturas y enfrentamientos.
 
Ven, Espíritu Santo. Enséñanos a entendernos aunque hablemos lenguajes diferentes. Si tu Ley interior de Amor no nos habita, seguiremos la escalada de la violencia absurda y sin salida.
 
Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a creer. Sin tu aliento, nuestra fe se convierte en ideología, nuestra religión en triste «seguro de vida eterna». Recuérdanos todo lo que nos ha dicho Jesús. Condúcenos al evangelio.
 
Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a orar. Sin tu calor y tu fuerza, nuestra liturgia se pierde en rutina, nuestro culto en rito legalista, nuestra plegaria en palabrería. Ven a mantener dentro de la Iglesia el esfuerzo de conversión. Sin tu impulso, toda renovación termina en anarquía, involución, cansancio o desilusión.
 
Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a alegrar nuestro mundo tan sombrío. Ayúdanos a imaginarlo mejor y más humano. Ábrenos a un futuro más fraterno, limpio y solidario. Llévanos a pensar lo todavía no pensado y construir lo todavía no trabajado.
 
Ven, Espíritu Santo, entra hasta el fondo de nuestras almas. Mira el vacío del hombre si Tú le faltas por dentro. Mira el poder del pecado cuando Tú no envías tu aliento. Ven, Señor y dador de vida. Pon en los hombres gozo, fuerza y consuelo, en sus grandes y pequeñas decisiones, en sus miedos, luchas, esperanzas y temores.
 
Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a creer en Ti como ternura y proximidad personal de Dios a los hombres, como fuerza y poder de gracia que puede conquistar nuestro interior y dar vida a nuestra vida.

Lectura de la carta a los Romanos (8, 8. 16-17)
“Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar. ¡Abba! ¡Padre!. Ese Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y, si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, ya que sufrimos con él para ser también con él glorificados”
 
Canto.
 
Catequesis de Papa Francisco sobre el Espíritu Santo
[…] El Espíritu Santo es la fuente inagotable de la vida de Dios en nosotros. El hombre de todos los tiempos y de todos los lugares desea una vida plena y bella, justa y buena, una vida que no esté amenazada por la muerte, sino que pueda madurar y crecer hasta su plenitud. El hombre es como un caminante que, atravesando los desiertos de la vida, tiene sed de un agua viva, fluyente y fresca, capaz de refrescar en profundidad su deseo profundo de luz, de amor, de belleza y de paz. ¡Todos sentimos este deseo! Y Jesús nos da esta agua viva: ella es el Espíritu Santo, que procede del Padre y que Jesús vierte en nuestros corazones. «Yo he venido para que tengan Vida, y la tengan en abundancia», nos dice Jesús (Jn 10,10). Jesús promete a la Samaritana donar un “agua viva”, con abundancia y para siempre, a todos aquellos que lo reconocen como el Hijo enviado por el Padre para salvarnos (cfr Jn 4, 5-26; 3,17). Jesús ha venido a donarnos esta “agua viva” que es el espíritu Santo, para que nuestra vida sea guiada por Dios, sea animada por Dios, sea nutrida por Dios. Cuando decimos que el cristiano es un hombre espiritual nos referimos justamente a esto: el cristiano es una persona que piensa y actúa según Dios, según el Espíritu Santo. Y nosotros, ¿pensamos según Dios? ¿Actuamos según Dios? O ¿nos dejamos guiar por tantas otras cosas que no son Dios? A este punto podemos preguntarnos: ¿por qué esta agua puede saciarnos hasta el fondo? Sabemos que el agua es esencial para la vida; sin agua se muere; ella refresca, lava, hace fecunda la tierra. En la Carta a los Romanos encontramos esta expresión: «el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado» (5,5). El “agua viva”, el Espíritu Santo, Don del Resucitado que toma morada en nosotros, nos purifica, nos ilumina, nos renueva, nos transforma porque nos hace partícipes de la vida misma de Dios que es Amor. Por esto, el Apóstol Pablo afirma que la vida del cristiano está animada por el Espíritu y de sus frutos, que son «amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia» (Gal 5,22-23). El Espíritu Santo nos introduce en la vida divina como “hijos en el Hijo Unigénito”. En otro pasaje de la Carta a los Romanos, que hemos recordado varias veces, San Pablo lo sintetiza con estas palabras: «Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ‘Padre’. El mismo espíritu se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios. Si somos hijos, también somos herederos, herederos de Dios y coherederos de Cristo, porque sufrimos con él para ser glorificados con él» (8,14-17). Este es el don precioso que el Espíritu Santo trae a nuestros corazones: la vida misma de Dios, vida de verdaderos hijos, una relación de confidencia, de libertad y de confianza en el amor y en la misericordia de Dios, que tiene también como efecto una mirada nueva hacia los demás, cercanos y lejanos, vistos siempre como hermanos y hermanas en Jesús a los cuales hay que respetar y amar. El Espíritu Santo nos enseña a mirar con los ojos de Cristo, a vivir la vida como la ha vivido Cristo, a comprender la vida como la ha comprendido Cristo.He aquí por qué el agua viva que es el Espíritu Santo sacia nuestra vida, porque nos dice que somos amados por Dios como hijos, que podemos amar a Dios como sus hijos y que con su gracia podemos vivir como hijos de Dios, como Jesús. Y nosotros, escuchamos al Espíritu Santo que nos dice: Dios te ama, te quiere. ¿Amamos verdaderamente a Dios y a los demás, como Jesús? Y nosotros, ¿escuchamos al Espíritu Santo? ¿Qué cosa nos dice el Espíritu Santo? Dios te ama: ¡nos dice esto! Dios Te ama, te quiere. Y nosotros ¿amamos verdaderamente a Dios y a los demás, como Jesús? Dejémonos guiar, dejémonos guiar por el Espíritu Santo. Dejemos que Él nos hable al corazón y nos diga esto: que Dios es amor, que Él nos espera siempre, que Él es el Padre y nos ama como verdadero papá; nos ama verdaderamente. Y esto solo lo dice el Espíritu Santo al corazón. Sintamos al Espíritu Santo, escuchemos al Espíritu Santo y vayamos adelante por este camino del amor, de la misericordia, del perdón.

Canto.

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR

(Reflexiones, peticiones y acción de gracias)
 
INTENCIONES JUNIO 2018
1. Por los niños inocentes víctimas de agresión:
Señor, te pedimos por tantos niños que son víctimas de maltratos físicos, mentales y emocionales. Que su dolor no les impida desarrollarse como personas y que nos empeñemos en construir sociedades donde la violencia y el ejercicio arbitrario del poder no tengan ya cabida.

2. Por los refugiados:
Señor, haznos beligerantes contra los muros de rechazo e indiferencia que estamos levantando ante tantas personas refugiadas que deben escapar de sus hogares y ponerse en camino sin saber cuál será su futuro ni el de sus hijos. Que no pierdan la esperanza y que encuentren acogida en nuestra sociedad.

3. Por el Orgullo LGTBI:
Señor, que el Orgullo mantenga con fuerza su espíritu de reivindicación del derecho a la diversidad, al libre desarrollo de la propia identidad y de exigencia del respeto a los derechos humanos para todas las personas LGTBI  en cualquier rincón del planeta. 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 

2018-06-14: Orar con John Howard Griffin y sus amigos

“Todo lo que se necesita para triunfar sobre el mal es que los hombres y mujeres buenos e íntegros, viviendo en el Amado, hagan el bien siempre de nuevo, una y otra vez, juntos “
 
El verano pasado cayó en mis manos un libro que se llama “Negro como yo” y que relata la experiencia vital de un norteamericano blanco en 1959 que un buen día decidió pigmentarse y realizar un viaje por los estados racistas del sur de Estados Unidos convertido en un negro, para experimentar en su propia carne la vida de discriminación y humillación de los negros en su propio país.
 
El libro es apasionante, pero aún lo es más descubrir detrás del coraje de esa experiencia, la vida de un hombre que fue a un tiempo un aventurero, un músico, un escritor, un activista por los derechos civiles amigo de Martin Luther King, un católico ferviente y un místico, amigo de Maritain y Thomas Merton.

John Howard Griffin nació en 1920. Era un intelectual, musicólogo y pianista y gran conocedor del Canto Gregoriano, escritor de cierto renombre en su época, cuyas auténticas inclinaciones eran el silencio, la oración y la creación artística, pero a quien el drama de la segregación racial le llevó a comprometerse con la lucha por los derechos civiles de la comunidad afroamericana, lo que le condujo al exilio, al miedo ante las continuas amenazas de los supremacistas blancos y hasta a sufrir una paliza a manos del Ku-Klus-Klan.
 
Lo que me lleva a hablaros de él en esta tarde, es por un lado dar a conocer a este auténtico gran hombre, precisamente en el año en que conmemoramos  el cincuentenario del asesinato de Martin Luther King y por otro  que caigamos en la cuenta de todas las discriminaciones que hay en el mundo y que son todas muy similares.
 
Leyendo a Griffin se ve muy claro que los motivos por los que unos hombres rechazan, marginan o juzgan inferiores y carentes de derechos a sus semejantes, son siempre los mismos. Por eso, las comunidades cristianas LGTBI, debemos ser siempre muy sensibles a las luchas y reivindicaciones de todos nuestros hermanos que sufren.
 
Vamos a utilizar hoy en nuestra celebración, la música de Espirituales Negros, para recordar a todos los hombres y mujeres en el mundo que todavía hoy son discriminados por su país de origen o su color de piel.
 
CANTO: Junto a ti al caer de la tarde.
 
1. Junto a ti, al caer de la tarde,                      
y cansados de nuestra labor,                         
te ofrecemos con todos los hombres             
el trabajo, el descanso, el amor. 
                   
2.  Con la noche las sombras nos cercan
 y regresa la alondra a su hogar
Nuestro hogar son tus manos, Oh padre
y tu amor nuestro nido será.

3. Cuando al fin nos recoja tu mano
para hacernos gozar de tu paz,
reunidos en torno a tu mesa
nos darás la perfecta hermandad.
 
Vamos a orar con los textos de John Howard Griffin y sus amigos, con los que mantuvo una profunda comunión espiritual y la solidaridad en la lucha no violenta compartida por la justicia y  en los sufrimientos a los que ese compromiso les condujo.
 
CANTO: Sé mi luz, enciende mi noche, sé mi luz, enciende mi noche. Sé mi luz, enciende mi noche, mi noche, sé mi luz.
 
“Nunca, nunca tengas miedo de hacer lo correcto, especialmente si el bienestar de una persona o animal está en juego. Los castigos de la sociedad son pequeños en comparación con las heridas que infligimos a nuestra alma cuando miramos para otro lado”  Martin Luther King.
 
CANTO:  Sé mi luz…

“Todo lo que se necesita para triunfar sobre el mal es que los hombres y mujeres buenos e íntegros, viviendo en el Amado, hagan el bien siempre de nuevo, una y otra vez, juntos “ John Howard Griffin.
 
CANTO: Sé mi luz…

“Solo en el silencio y la soledad, en la quietud del culto, la paz reverente de la oración, la adoración en la que  el sí mismo calla enteramente y se abaja en la presencia del Dios Invisible para recibir su Única Palabra de Amor, solo en esas actividades que son no-acción, despierta verdaderamente el espíritu del sueño de la múltiple, confusa y agitada existencia. Thomas Merton.

CANTO: Sé mi luz…

“En el reino del espíritu, no importa tanto lo que hacemos, como lo que permitimos que nos sea hecho “ Gerard Vann.

CANTO: Sé mi luz…
 
DEL EVANGELIO DE SAN JUAN: “Os he dicho todo esto, para que vuestra fe no sucumba en la prueba. Porque os expulsarán  de la sinagoga. Más aún, llegará un momento en el que os quiten la vida pensando que dan culto a Dios. Y actuarán así, porque no conocen al Padre ni me conocen a mí. Os lo digo de antemano, para que cuando llegue la hora, recordéis que ya os lo había anunciado yo…….Padre justo, el mundo no te ha conocido; yo en cambio te conozco y todos éstos han llegado a reconocer que tú me has enviado. Les he dado a conocer quién eres, y continuaré dándote a conocer, para que el amor con que me amaste pueda estar también en ellos, y yo mismo esté en ellos.
 
SILENCIO

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN DE THOMAS MERTON:
Enséñame cómo se va a ese país que está más allá de toda palabra y de todo nombre.
Enséñame a orar a este lado de la frontera, aquí donde se encuentran estos bosques.
Necesito que tú me guíes.
Necesito que tú muevas mi corazón.
Necesito que mi alma se purifique por medio de tu oración.
Necesito que robustezcas mi voluntad.
Necesito que salves y transformes el mundo.
Te necesito a ti para todos cuantos sufren,
Para todos cuantos padecen prisión, peligro o tribulación.
Te necesito para todos cuantos han enloquecido.
Necesito que tus manos sanadoras no dejen de actuar en mi vida.
Necesito que hagas de mí, como hiciste de tu Hijo,
Un sanador, un consolador, un salvador.
Necesito que des nombre a los muertos.
Necesito que ayudes a los moribundos a cruzar el río.
Te necesito para mí, tanto si vivo como si muero.
Es preciso. Amén.
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN:
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 
CANTO FINAL: Ven, ven Señor no tardes
 
VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES;              
VEN, VEN, QUE TE ESPERAMOS;
VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES;
VEN, PRONTO, SEÑOR
 
1. El mundo muere de frio,
El alma perdió el calor;
Los hombres no son hermanos,
El mundo no tiene amor.
 
2. Envuelto en sombría noche,
El mundo sin paz no ve,
Buscando va una esperanza,
Buscando, Señor, tu fe.
 
3. Al mundo le falta vida,
Al mundo le falta luz,
Al mundo le falta el cielo,
Al mundo le faltas Tú.

2018-06-21: “SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR”

¡Cuando se reza la plegaria del Padrenuestro, “necesitamos saber a ‘quién’ le estamos hablando y tenemos que cerciorarnos de que estamos hablando de cosas importantes y necesarias”!

 

 

Introducción. Bienvenid@s hermanas y hermanas a este rato de oración. Hoy vamos a meditar sobre el evangelio del día, donde Jesús nos enseña cómo orar.
 
Jesús nos dice que tenemos que empezar dirigiéndonos a Dios como a nuestro Padre: “Padre nuestro”. Y es que en verdad somos hijos de Dios como nos lo recuerda el prólogo del evangelio de San Juan: “A cuantos le recibieron les dio el poder de ser hijos de Dios”. Muy distinto dirigirse a Dios como Dios que como Padre, sabiendo además que es un Padre bueno, lleno de ternura y misericordia como el padre del hijo menor y del hijo mayor de la parábola.
 
El miedo, el temor, la distancia no caben ante un Dios Padre bueno. La confianza, la ternura, que brotan del amor de hijo, es lo que debe prevalecer en nuestra relación con Dios.
 
Hacemos memoria también en este día, de San Luis Gonzaga: Un Jesuita italiano, hijo mayor de una familia noble, abandonó sus títulos para entrar en la compañía de Jesús donde se dedicó a cuidar a enfermos de peste, muriendo a causa de esa enfermedad con 23 años. Es considerado el patrono de la juventud católica.
 
Oración Inicial.
Nos congregamos en oración ante  el  Señor como miembros y simpatizantes de CRISMHOM, comunidad cristiana de diversidad sexual y de carácter ecuménico, desde la que queremos vivir nuestra fe en unión  con nuestra orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida porque con ellas  materializamos el amor, cualidad humana recibida de Dios.

Amamos a Dios sobre todas las cosas y queremos seguir el modelo de vida que Jesucristo nos dejó en el Evangelio, con el convencimiento de que Dios nos ama y que jamás negaría  una cualidad humana creada por Él, sino que nos ha regalado las diferentes  orientaciones afectivas, porque son muchos y muy diversos los caminos de la salvación.

Desde CRISMHOM nos unimos y apoyamos en nuestros objetivos de integrar fe, orientación afectiva  e identidad de género en todas las facetas de la vida, de aceptarnos y ser aceptados, de superar la incomprensión de las Iglesias y de tantos cristianos que nos rechazan por nuestra condición sexual y de colectivos LGTBI  que nos rechazan por ser cristianos.
 
Canto.  Dios esta aquí
Dios esta aquí
tan cierto como el aire que respiro,
tan cierto como la mañana se levanta
tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
 
Lo puedes sentir en este mismo instante
lo puedes sentir muy cerca de tu corazón
le puedes contar ese problema que tienes
Jesús esta aquí si tu quieres lo puedes sentir. Coro
 
Lo puedes oír, moviéndose entre los que aman,
lo puedes oír, cantando con nosotros aquí,
lo puedes llevar, cuando por esa puerta salgas,
lo puedes guardar, muy dentro de tu corazón.
 
Dios esta aquí
tan cierto como el aire que respiro,
tan cierto como la mañana se levanta
tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
 
Salmo 121.  (A dos coros)
1. “Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren.
 
2. Proclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias.
 
1. Contempladlo, y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo salva de sus angustias.
 
2. El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él.
 
1. Todos sus santos, temed al Señor, porque nada les falta a los que lo temen; los ricos empobrecen y pasan hambre, los que buscan al Señor no carecen de nada.
 
2. Venid, hijos, escuchadme: os instruiré en el temor del Señor. ¿Hay alguien que ame la vida y desee días de prosperidad?
 
1. Guarda tu lengua del mal, tus labios de la falsedad; apártate del mal, obra el bien, busca la paz y corre tras ella.
 
2. Los ojos del Señor miran a los justos, sus oídos escuchan sus gritos; pero el Señor se enfrenta con los malhechores, para borrar de la tierra su memoria.
 
1. Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias; el Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos.
 
2. Aunque el justo sufra muchos males, de todos los libra el Señor; él cuida de todos sus huesos y ni uno solo se quebrará.
 
1. La maldad da muerte al malvado y los que odian al justo serán castigados. El Señor redime a sus siervos, no será castigado quien se acoge a él.”
 
Lectura del evangelio de San Mateo 6, 7-15:
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes que lo pidáis. Vosotros rezad así: "Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy el pan nuestro de cada día, perdónanos nuestras ofensas, pues nosotros hemos perdonado a los que nos han ofendido, no nos dejes caer en la tentación, sino líbranos del Maligno."

Porque si perdonáis a los demás sus culpas, también vuestro Padre del cielo os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los demás, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras culpas.»    Palabra de Dios.
 
Canto.  La Misericordia del Señor
La Misericordia del Señor,
Cada día cantaré (3 veces)
 
Reflexión sobre el Padrenuestro.
Ahora vamos a meditar con un texto de Mons. José Gómez, Arzobispo de Los Ángeles (Estados Unidos) sobre esta oración:

“Cuando se reza la plegaria del Padrenuestro, “necesitamos saber a ‘quién’ le estamos hablando y tenemos que cerciorarnos de que estamos hablando de cosas importantes y necesarias”. Él nos plantea seis aspectos fundamentales.
 
1.- En el rostro del Padre buscamos aquello que estamos destinados a ser: La oración inicia con las palabras “Padre Nuestro”. al decir “Nuestro” se pide “rechazar el egoísmo y el individualismo que forman parte de nuestra naturaleza humana” para reconocer que todos “somos hijos nacidos de un Padre que está en el Cielo” y que el tiempo de vida en la tierra es una “peregrinación” de vuelta hacia Él.
 
“Ante el rostro de nuestro Padre buscamos aquello que estamos destinados a ser. Estamos orando con Jesús para llegar a ser como Jesús, porque él es el único que nos muestra el rostro del Padre y nuestro verdadero rostro como hijos de Dios”.
 
2.- Es un llamado a la santidad:  Dios es santo y hace un llamado a la santidad “al darnos su nombre, al crearnos a su imagen y al mostrarnos su rostro en Jesús”. Recordemos las palabras de San Pablo: “La voluntad de Dios es que sean santos (1Tes 4,3)”.
 
Al rezar el “Padre Nuestro” se responde a ese llamado que lleva a glorificar el nombre de Dios a través de las palabras, actos, actitudes y deseos.
La santidad es para todos y consiste en “aceptar los dones y las gracias de Dios y en vivir de la manera en la que Él nos llama a vivir, es decir, con amor y compasión hacia los demás”.
 
3.- Es un ruego para conocer la voluntad de Dios:
Esta frase es “la clave del Padre Nuestro y la clave de nuestra vida” porque con ella se pide conocer a Dios y saber cuál es su voluntad.
“Le pedimos la gracia y la fuerza para ‘hacer’ la voluntad de Dios y el valor para moldear al mundo según su voluntad”. También se le pide la “gracia de unir nuestra voluntad a la de Él”.
 
La oración es un acto de libertad, "Como sabemos, siempre tenemos una opción cuando se trata de Dios. Siempre podemos ignorar o rechazar lo que Dios quiere. Esto lo vemos todos los días en nuestra propia vida, en la vida de otras personas, en las injusticias que se cometen en nuestra sociedad”.
 
4.- Es un acto de fe: 
A veces, pronunciamos la frase “Que se haga tu voluntad” sin pensar en lo que estamos pidiendo realmente.
 
Por instinto natural el hombre quiere tener el control de su vida y le  es difícil “dejar ir” y dejar que alguien más esté a cargo. Los Apóstoles eran conscientes de esto, tal como menciona San Pablo en la Carta a los Hebreos: “¡Verdaderamente es algo terrible caer en las manos del Dios viviente!”. (Heb 10,31)
 
“La frase ‘Hágase tu voluntad’ es un acto de fe. Aceptamos que la voluntad Dios para nosotros puede incluir las tribulaciones y las pérdidas, que puede traer incluso el sufrimiento y la persecución”.
 
La voluntad de Dios es “que conozcamos la felicidad, la alegría y la paz. Por eso oramos pidiendo poder seguir a Jesús y confiar en nuestro Padre como Él lo hizo, haciendo de su voluntad, el camino para nuestra vida”.
 
5.- Es un pedido para trabajar por el Reino
Cuando se pronuncia la frase “Que venga tu reino”, se le pide a Dios “poder trabajar con Él para llevar a cumplimiento sus propósitos”.
 
El Reino “es el mensaje, la buena noticia que Jesús trae al mundo por medio de su Vida, Muerte y Resurrección… que va creciendo a través del ministerio de su Iglesia. Su Reino es nuestra misión”.
 
“No esperamos que la Tierra sea un Cielo. Pero le imploramos a Dios poder hacer lo que nos toca para que esta Tierra se parezca más al Cielo. Pedimos poder vivir de acuerdo a la Palabra de Dios; poder construir nuestras vidas sobre la roca sólida de sus divinas enseñanzas”.
 
Con esta oración se pide “prudencia” para aspirar el verdadero Reino y no concentrarse en visiones y ambiciones terrenales.
 
6.- Eleva la mirada hacia Dios:
Al pronunciar las palabras  “Padre nuestro que estás en los cielos” la mirada se dirige hacia el “Creador del universo, a Quien mueve las estrellas y los planetas en sus órbitas, a Quien hizo el cielo y la tierra y a Quien sostiene todas las cosas”.
 
“No estamos diciendo que Dios es remoto o lejano. Santa Teresa de Ávila dice que ‘dondequiera que Dios está, ahí está el Cielo’. Y Dios está en todas las partes de su creación, así que sabemos que nuestro Padre del Cielo está más cerca de nosotros que el aire que respiramos”.
 
Conviene orar con “una especie de asombro y admiración porque este Dios que creó todas las cosas nos permite acercarnos a él y llamarlo “Padre”.
 
Silencio y meditación personal.

Ecos, Peticiones, Acción Gracias
 
Padre Nuestro
 
Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI  de Madrid. Amén.
 
Bendición fraterna.  Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.

 

2018-06-28: “En mi humildad, tu abundancia”

Esto de la fe es sorprendente, paradójico… muerte y vida. Llanto y alegría. Desposesión y riqueza. Abandono y encuentro. Días de todo, días de nada.
Te pido hoy, Señor, que me ayudes a sentir Tu palabra en mi vida.

 

Canto. Agua viva (Hermana Glenda)

Manifiesta tu santidad en mí, tómame dentro de lo que me dispersé.
Recógeme de donde me perdí...Y llévame de nuevo al corazón.
 
Tú eres el agua viva, tú eres el agua pura,
inúndame, inúndame y todo se transformará en mí.
 
Mi tierra se abrirá a tu lluvia, mis rocas ya no darán daño a nadie,
mis montes se harán camino para todos,
mi pasto abundante medicina será para todo el que coma de mí.
Yo seré la tierra que mana leche y miel.
 
Tú eres el agua viva, tú eres el agua pura,
inúndame, inúndame y todo se transformará en mí.
 
Me darás unas entrañas nuevas, mis rocas ya no harán daño a nadie,
sólo acariciarán... Infunde tu espíritu Señor y haz que se encariñe conmigo,
que quiera hacer morada en mí y así tenga sabor a ti.
Entonces habitaré en la tierra que es mía y yo seré tu pueblo,
y Tú serás mi Dios.
 
Tú eres el agua viva, tú eres el agua pura,
inúndame, inúndame y todo se transformará en mí.

 

Saludo.  Nos congregamos en oración ante nuestro Dios Madre/Padre, como comunidad cristiana ecuménica y de diversidad afectiva, comunidad que quiere celebrar nuestra Fe en unión con nuestra orientación sexual. Ambas son partes esenciales de nuestra vida, porque con ellas materializamos nuestro Amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
A veces me siento pequeño…
… por tantos motivos.
Porque no acierto. O no hay ganas, o fuerzas, o motivos.
Porque me encuentro solo. O me parece que nadie me entiende, que nadie me quiere.
 
A veces me aburro, me inquieto, no está por ningún sitio la pasión, la intensidad, la ilusión o la alegría. Faltan las ideas, las palabras. Me parece que no estoy amando bien a los demás, que estoy poniendo el acento donde no debo...
Y tampoco sé acoger el cariño o la delicadeza que algunas personas ponen en mi vida...
(TODOS)  ¡Ayúdame, Señor!

A veces me siento absurdo…
… porque no sé lo que creo.
Me pesan las contradicciones. Me pregunto cuál es mi lugar en el mundo, y luego hasta esa pregunta me parece imposible.
Sobran las palabras, pero los silencios también muerden.
 
Quisiera ser sincero conmigo, anunciar al mundo lo que soy, pero siento que vivo a medias. Me pregunto por el futuro, por los estudios, el trabajo, la familia, los amigos, los pobres, los ricos… y me dan miedo las respuestas…
(TODOS)  ¡Ayúdame, Señor!

Canto. En mi debilidad (Brotes de Olivo)
En mi debilidad me haces fuerte,
En mi debilidad me haces fuerte,
Sólo en tu amor me haces fuerte,
Solo en tu vida me haces fuerte,
En mi debilidad,
te haces fuerte en mí.


Tiempo para reflexionar en silencio...   


Palabras de un Dios enamorado a cualquiera de nosotros.
No temas, que yo te he elegido, te he llamado por tu nombre. Tú eres mío. Si pasas por aguas profundas yo estoy contigo. Si cruzas grandes ríos no te anegarán. Si pasas por el fuego no te quemarás, ni las llamas te consumirán, porque yo soy tu Dios, el Santo de Israel, tu salvador. Eres precioso a mis ojos, eres estimado, yo te amo. No temas, que yo estoy contigo. (Is 43,1-5)

Palabras de un Dios encarnado a cualquiera de nosotros.
Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera. (Mt 11,28-30)

Canto.    Talita khum (Ain Karem)
TALITA KUM, LEVANTATE
TALITA KUM, LEVANTATE
TALITA KUM, LEVANTATE
TALITA KUM
 
Si el miedo silencia tu vida
durmiendo todos tus sueños
de un mundo justo y humano
en el que Jesús sea el centro.
 
Si el ruido ensordece tu oído
sin dejarte escuchar su Palabra
atrévete a ser tú mismo
El toma tu mano y te alza
 
Si envuelto en el ritmo diario
no aciertas a hallar su presencia
recuerda que habita en ti mismo
Él sana tu herida y te alienta.
Meditación personal

Ecos de la meditación, peticiones, palabras de agradecimiento, recuerdos de la convivencia...

Padre Nuestro
 
Oración comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y  te pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino, y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
Bendición fraterna.  El Seños nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz.  Amén.
 
 
 
 

 

 

 

2018-07-04: TRANSFORMADOS POR EL AMOR DE DIOS. Jornada de Puertas Abiertas

CANTO DE ENTRADA.
Pongo mi vida en tus manos, Padre mío me abandono a ti.
Haz de mi lo que quieras estoy dispuesto a aceptarlo todo...
con infinita confianza porque tú eres mi Padre.
 
MONICIÓN DE ENTRADA:
Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad
cristiana en un mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico,
desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra
orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida
porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida
de Dios.

CANTO.
Sé mi luz, enciende mi noche,
sé mi luz, enciende mi noche,
sé mi luz, enciende mi noche,
mi noche, sé mi luz.
 
TEXTO BIBLICO. 1 Ts. 5, 16-24
Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno. Absteneos de toda especie de mal.
 
Y el mismo Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.
 
SILENCIO.
 
CANTO.
 
Busca el silencio, ten alerta el corazón, calla y contempla.
 
SALMO 23
El Señor es mi pastor, nada me falta;
en verdes pastos me hace descansar.
Junto a aguas tranquilas me conduce;
me infunde nuevas fuerzas.
 
Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre.
Aun si voy por valles tenebrosos,
no temo peligro alguno, porque tú estás a mi lado;
tu vara de pastor me reconforta.
 
Dispones ante mí un banquete
en presencia de mis enemigos.
Has ungido con perfume mi cabeza;
has llenado mi copa a rebosar.
 
La bondad y el amor me seguirán
todos los días de mi vida;
y en la casa del SEÑOR
habitaré para siempre.

 
SILENCIO.
 
PUESTA EN COMÚN,
 
ACCION DE GRACIAS,
 
PETICIONES.
 
PADRE NUESTRO.
 
ORACIÓN COMUNITARIA DE CRISMHOM:
Señor Jesucristo:  imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom y cada una de las comunidades que se reúnen en tu nombre, para que juntos construyamos tu reino y seamos luz y faro en nuestras comunidades LGTBI del mundo.
Amén.
 
BENDICIÓN:
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz.
Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
Amén.
 

 

2018-07-05: TRANSFORMADOS POR EL AMOR DE DIOS. Jornada de Puertas Abiertas

CANTO DE ENTRADA.
Te amo, Señor, fortaleza mía,
roca mía, castillo mío, mi libertador
Dios mío, en Ti confiaré.
Mi Escudo eres tú, y la fuerza de mi salvación.
 
MONICIÓN DE ENTRADA:
Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad
cristiana en un mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico,
desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra
orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida
porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida
de Dios.

CANTO.
Por qué tengo miedo
si nada es imposible para ti (3)
 
Nada es imposible para ti,
nada es imposible para ti.
 
Por qué tengo dudas
si nada es imposible para ti (3)
 
Nada es imposible para ti,
nada es imposible para ti.

 

TEXTO BIBLICO. Mt. 22, 36-40
Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Y Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.
 
SILENCIO.
 
CANTO.
Nada te turbe,
nada te espante;
quien a Dios tiene,
nada le falta.
Nada te turbe,
nada te espante,
solo Dios basta.
 
SALMO 136
Te doy gracias, Señor, porque eres bueno,
porque es constante y eterno tu amor conmigo.
 
Te doy gracias, Señor, Dios de todo, porque en todo lo mío Tú intervienes, porque es constante y eterno tu amor conmigo.
 
Tú haces grandes maravillas: la potencia del Universo, el misterio de la Vida, la fuerza del Amor, mi propio ser.... porque es constante y eterno tu amor con todo y también conmigo.
 
Me sacaste de aquello que un tiempo me hizo esclavo, con mano tensa y fuerte brazo como 'tira de uno' aquel que es buen amigo...
porque es constante y eterno tu amor conmigo.

 
Cuando no tenía fuerzas, me abriste el camino: pasé y fui salvado por Ti desde la experiencia del antiguo Egipto sentí en mi vida una vez más que es constante y eterno tu amor conmigo.
 
Me llevas al desierto, pero vienes conmigo, me sacas... y me guías a tu estilo haciendo brotar fuera aquello que en mí tú pusiste escondido, pero que yo nunca supe porqué no había podido:
 
Quitaste de muy dentro "poderes escondidos", rompiste mis cadenas y viniste conmigo; yo, a tientas, es constante y eterno tu amor conmigo.
 
Tú me das, Señor, el pan que necesito, el pan que me da vida
y aunque me canso.... ¡Vivo! Si recuerdo mi historia.... has puesto en cada instante  el pan que necesito. No me dejes, ahora que estoy cansado hazme experimentar que es constante y eterno tu amor conmigo.


 

SILENCIO.
 
PUESTA EN COMÚN,
 
ACCION DE GRACIAS,
 
PETICIONES.
 
PADRE NUESTRO.
 
ORACIÓN COMUNITARIA DE CRISMHOM:
Señor Jesucristo:  imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom y cada una de las comunidades que se reúnen en tu nombre, para que juntos construyamos tu reino y seamos luz y faro en nuestras comunidades LGTBI del mundo.
Amén.
 
 
BENDICIÓN:
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz.
Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
Amén.
 

 

2018-07-06: TRANSFORMADOS POR EL AMOR DE DIOS. Jornada de Puertas Abiertas

CANTO DE ENTRADA.

Nada nos separará,
nada nos separará,
nada nos separará,
del amor de Dios.
MONICIÓN DE ENTRADA:
Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad
cristiana en un mundo de diversidad sexual y de carácter ecuménico,
desde la que queremos vivir nuestra fe en unión con nuestra
orientación afectiva; ambas son parte esencial de nuestra vida
porque con ellas materializamos el amor, cualidad humana recibida
de Dios.

CANTO.

En mi debilidad,
me haces fuerte,
En mi debilidad,
me haces fuerte.
Solo en tu amor,
me haces fuerte,
solo en tu vida,
me haces fuerte.
En mi debilidad,
te haces fuerte en mí.
 
TEXTO BIBLICO. Lucas 6: 37-38
No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Dad, y os será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en vuestro regazo. Porque con la medida con que midáis, se os volverá a medir.
SILENCIO.
 
CANTO.
De noche iremos, de noche, que para encontrar la fuente…,
Sólo la sed nos alumbra, sólo la sed nos alumbra…
 
SALMO 27

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?
 
Cuando me asaltan los malvados
para devorar mi carne,
ellos, enemigos y adversarios,
tropiezan y caen.
 
Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo.
 
Una cosa pido al Señor,
eso buscaré:
habitar en la casa del Señor
por los días de mi vida;
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo.
 
Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca;
 
Y así levantaré la cabeza
sobre el enemigo que me cerca;
en su tienda sacrificaré
sacrificios de aclamación:
cantaré y tocaré para el Señor.


 

SILENCIO.
 
PUESTA EN COMÚN,
 
ACCION DE GRACIAS,
 
PETICIONES.
 
PADRE NUESTRO.
 
ORACIÓN COMUNITARIA DE CRISMHOM:
Señor Jesucristo:  imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom y cada una de las comunidades que se reúnen en tu nombre, para que juntos construyamos tu reino y seamos luz y faro en nuestras comunidades LGTBI del mundo.
Amén.
 
BENDICIÓN:
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz.
Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.
Amén.
 

 

2018-07-12: EN NECESIDAD DE PACIENCIA

EN NECESIDAD DE PACIENCIA
 
Canto. En el nombre del Señor  nos hemos reunido (BIS)
Ved qué gozo que los hermanos se quieran (BIS)
Cristo siempre está en medio de nosotros (BIS)
 
Intro. Desarrollar la paciencia es a menudo difícil. Nos ayuda el contemplar la paciencia de Dios con nosotros. El estar centrados en nosotros mismos es un obstáculo importante para el crecimiento, y nos lleva a buscar la gracia de Dios para llegar a ser espiritualmente maduros.

Salmo 27:14
¡Ten confianza en el Señor! ¡Ten valor, no te desanimes! ¡Sí, ten confianza en el Señor!

Salmo 40:1
Me agrada hacer tu voluntad, Dios mío
Puse mi esperanza en el Señor, y él se inclinó para escuchar mis gritos;

Salmo 37:8
Deja el enojo, abandona el furor; no te enojes, porque eso empeora las cosas. Pues los malvados serán arrojados del país, pero los que confían en el Señor tomarán posesión de él.

Canto: ‘Al Amor más sincero’
Al amor más sincero,
al Amor sin fronteras,
al Amor que dio su vida por amor
encontré un día cualquiera... ...
 
y a ese Amor tan sincero,
a ese Amor sin fronteras,
a ese Amor que dio su vida por amor
le entregué mi vida entera.

Mateo 18:23-35: La parábola del funcionario que no quiso perdonar
»Por esto, sucede con el reino de los cielos como con un rey que quiso hacer cuentas con sus funcionarios. Estaba comenzando a hacerlas cuando le presentaron a uno que le debía muchos millones. Como aquel funcionario no tenía con qué pagar, el rey ordenó que lo vendieran como esclavo, junto con su esposa, sus hijos y todo lo que tenía, para que quedara pagada la deuda. El funcionario se arrodilló delante del rey, y le rogó: “Tenga usted paciencia conmigo y se lo pagaré todo.” Y el rey tuvo compasión de él; así que le perdonó la deuda y lo puso en libertad. »Pero al salir, aquel funcionario se encontró con un compañero suyo que le debía una pequeña cantidad. Lo agarró del cuello y comenzó a estrangularlo, diciéndole: “¡Págame lo que me debes!” El compañero, arrodillándose delante de él, le rogó: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo.” Pero el otro no quiso, sino que lo hizo meter en la cárcel hasta que le pagara la deuda. Esto dolió mucho a los otros funcionarios, que fueron a contarle al rey todo lo sucedido. Entonces el rey lo mandó llamar, y le dijo: “¡Malvado! Yo te perdoné toda aquella deuda porque me lo rogaste. Pues tú también debiste tener compasión de tu compañero, del mismo modo que yo tuve compasión de ti.”  Y tanto se enojó el rey, que ordenó castigarlo hasta que pagara todo lo que debía.
 Jesús añadió:
—Así hará también con ustedes mi Padre celestial, si cada uno de ustedes no perdona de corazón a su hermano.
 
 Canto: ‘’Que sea mi vida la Sal’
Que sea mi vida la sal, que sea mi vida la luz, Sal que sala, luz que brilla, sal y fuego es Jesús.

Gálatas 5:22  En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad,
 
Romanos 8:25  Pero si lo que esperamos es algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo sufriendo con firmeza.
 
Hebreos 6:12  No queremos que se vuelvan perezosos, sino que sigan el ejemplo de quienes por medio de la fe y la constancia están recibiendo la herencia que Dios les ha prometido.
 
Hebreos 10:35-37  No pierdan, pues, su confianza, porque ella les traerá una gran recompensa. Ustedes necesitan tener fortaleza en el sufrimiento, para hacer la voluntad de Dios y recibir así lo que él ha prometido. Pues la Escritura dice: «Pronto, muy pronto, vendrá el que tiene que venir. No tardará.
 
MINUTO DE REFLEXIÓN
 
TESTIMONIOS 
 
SILENCIO Y MEDITACIÓN PERSONAL

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR: Acción de Gracias, Peticiones

PADRE NUESTRO

ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

2018-07-19: "Escuchad leyendo y encontraréis meditando, llamad orando y se os abrirá contemplando"

 
"Escuchad leyendo y encontraréis meditando, llamad orando y se os abrirá contemplando"...San Juan de la Cruz
 
Oración
Señor Jesús abre mis ojos y mis oídos a Tu Palabra. Que lea y escuche yo Tu voz y medite Tus enseñanzas, despierta mi alma y mi inteligencia para que Tu Palabra penetre en mi corazón y pueda yo saborearla y comprenderla. Dame una gran fe en Ti para que Tus Palabras sean para mí otras tantas luces que me guíen hacia Ti por el camino de la justicia y de la verdad. Habla Señor que yo Te escucho y deseo poner en práctica Tu doctrina, por que Tus Palabras son para mí, vida, gozo, paz y felicidad. Háblame Señor Tu eres mi Señor y mi Maestro y no escucharé a nadie sino a Ti.  Amén.

Canto: Nada nos separará
Nada nos separará,
Nada nos separará,
Nada nos separará,
Del Amor de Dios.
Lectura de la Palabra: Romanos 8, 31-39.
"Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros? El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es quien justifica. ¿Quién condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, el que murió; más aún el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? Como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro."
 
Meditación
[…] Es uno de los pasajes más inspirados de todos los escritos de Pablo, un magnifico himno de fe en Jesús como "prueba palpable" del amor de Dios. No podemos entrar hoy en una exégesis detenida, pero señalaremos algún aspecto básico.
 
Una invitación vehemente a admitir al Dios de Jesús. Dios es el que "no escatimó ni a su propio hijo por salvarnos". Ni siquiera el hijo amado, el predilecto, es "precio" demasiado caro para el afán salvador del Padre. Esto cambia radicalmente aquella extraña teología que se basa en que Dios perdona al recibir el sacrificio de la sangre y la muerte de su Hijo - en la que el hijo es el bueno y el padre el justo, en la que la ira de Dios es calmada por la sangre de Jesús. Es el amor del Padre el que llega hasta la entregar de su hijo. Así, la cruz y la muerte de Jesús son testimonio del amor de Jesús, que no duda en ir hasta el final en su entrega; y es testimonio del amor del Padre, que no duda en ofrecer hasta lo que más quiere, su hijo Jesús, para que todos tengamos vida. Y así, "si Dios está por nosotros, ¿quién contra nosotros?"
 
Pero contra nosotros está todo el mal del mundo, "la tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, los peligros..." y podemos añadir "la injusticia, la opresión, la enfermedad, la vejez, la muerte, el dolor". Pues bien, a pesar de todo eso, seguimos creyendo en el amor de Dios, porque lo hemos visto en el amor de Jesús, capaz de asumir hasta la muerte y muerte de cruz. Magnífico texto, que coloca en su lugar al Padre y desplaza para siempre al Juez aplacado por la sangre de Cristo. Magnifico texto que, sin intentar explicar el mal del mundo, hace un acto de fe en el amor de Dios exclusivamente por haberlo visto y palpado en Jesús.    (José Enrique Galarreta, S.J.)

Canto: Se mi Luz
Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
Sé mi luz, enciende mi noche,
Mi noche sé mi luz.
 
Oración
Señor, que depositaste en tu Palabra tantos tesoros de sabiduría para que podamos meditarla y encontrar en ella algo de tus riquezas, haz que cuando alcancemos esa parte de tus tesoros no creamos haber encontrado todo lo que ella contiene. Te damos gracias, Señor, por lo que recibimos y haz que no nos pongamos tristes por lo que queda y sobreabunda. Lo que recibimos, es la parte que nos ha tocado;  pero lo que queda es nuestra herencia. Amén.
 
SILENCIO
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR
(Reflexiones, peticiones y acción de gracias)
 

PADRE NUESTRO


ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

2018-07-26: Oración comunitaria: RESUCITANDO

                                                                            RESUCITANDO

Te amo, Señor, Fortaleza mía

Roca Mía, Castillo Mío, Mi libertador

Dios mío, en Ti  confiaré.

Mi Escudo eres Tú, y la Fuerza de mi Salvación.

 

Marcos, 16, 1-11

Terminado el descanso del sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamar a Jesús. El primer día de la semana, muy de mañana, recién salido el sol, fueron al sepulcro. Se decían unas a otras: ¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro? Al levantar la vista, observaron que la piedra estaba corrida; y era muy grande. Entraron en el sepulcro, vieron a un joven vestido de blanco sentado a la derecha y se espantaron. Él les dijo: No os asustéis. Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado. Ha resucitado, no está aquí. Mirad el sitio donde lo pusieron. Y ahora márchense, díganle a sus discípulos y a Pedro que va delante de ellos a Galilea; allí lo verán, como les dijo. Salieron huyendo del sepulcro, del temblor y el desconcierto que les entró, y no dijeron nada a nadie, del miedo que tenían.  Jesús resucitó en la madrugada del primer día de la semana y se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a decírselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando, pero ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, se negaron a creer.

 

1 Tesalonicenses 4:14

¿Acaso no creemos que Jesús murió y resucitó? Así también Dios resucitará con Jesús a los que han muerto en unión con él.

 

(Silencio)

 

2 Corintios 5:14-15.

El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado.

 

Recordamos a Epifanio:

Epifanio Abad.…

Con la generosidad y entrega que te distinguía, fuiste no sólo misionero dominico, sino también misionero de buena voluntad, enseñando  a los palentinos el idioma chino, pero no sólo… También dabas todo de ti, compartías lo mucho que aprendiste en ese país y de aquella cultura, para promover la integración y mejor relación entre los venidos del lejano oriente y los habitantes de esta parte de la ancha Castilla...con tus ganas de aprovechar el tiempo al máximo, (al punto de no querer descansar ni los fines de semana) dándolo a los demás,  nos diste también una lección de apoyo a la integración en la diversidad, (en este caso, sobre todo cultural)...

Gracias Epifanio Abad, hiciste gala de tu nombre y apellido, fuiste para quienes tuvimos la gracia de conocerte, una epifanía, la manifestación de Dios a tod@s nosotr@s y como Abad, padre, maestro y compañero de  camino…


Dios y María acompañen a John, a toda tu familia y a nosotros/as y nos ayuden a descubrirte en lo cotidiano y a vivir esta etapa que empieza, con un nuevo modo de presencia tuya entre nosotr@s... Estamos seguros de que ya estás con Dios...sin duda te echaremos de menos, pero te llevamos con nosotr@s en todo aquello que compartimos y lo mucho  que pudimos aprender de Ti…

Hasta siempre, querido Epi...

 

Mateo 20:18-19.

«Ahora vamos rumbo a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los jefes de los sacerdotes y a los maestros de la ley. Ellos lo condenarán a muerte y lo entregarán a los gentiles para que se burlen de él, lo azoten y lo crucifiquen. Pero al tercer día resucitará»

 

(Silencio)

 

Hebreos 13:20-21:

El Dios que da la paz levantó de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, a nuestro Señor Jesús, por la sangre del pacto eterno. Que él los capacite en todo lo bueno para hacer su voluntad. Y que, por medio de Jesucristo, Dios cumpla en nosotros lo que le agrada. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén

 

Recordamos a Blanca:

Mi suegra se llamaba Blanca tenía  87 años y cuatro hijos, de los cuales mi marido es el mayor. Era una mujer muy optimista y bromista, con muy buen carácter y a la que le encantaban los niños, con los que siempre jugaba, les contaba innumerables cuentos y cantaba canciones ( era una melómana ) por lo que sus nietos y biznietos (mis nietas) la querían muchísimo. Ha muerto rodeada del cariño de todos ellos.

 

Salmo 23 (todos)

El Señor es mi pastor; nada me falta.p

En campos de verdes pastos me hace descansar;

Me lleva a arroyos de aguas tranquilas.

Me infunde nuevas fuerzas

Y me guía por el camino correcto,

Para hacer honor a su nombre.

 

Aunque deba yo pasar por el valle más sombrío,

No temo sufrir daño alguno, porque tú estás conmigo;

Con tu vara de pastor me infundes nuevo aliento.

 

Me preparas un banquete

A la vista de mis adversarios;

Derramas perfume sobre mi cabeza

Y me colmas de bendiciones.

 

Sé que tu bondad y tu misericordia

me acompañarán todos los días de mi vida,

Y que en tu casa, oh Señor,

viviré por largos días.

 

Salmo 24 (todos)

¡Del Señor son la tierra y su plenitud!

¡Del Señor son el mundo y sus habitantes!

¡El Señor afirmó la tierra sobre los mares!

¡El Señor la estableció sobre los ríos!

 

«¿Quién merece subir al monte del Señor?

¿Quién merece llegar a su santuario?»

«Solo quien tiene limpias las manos y puro el corazón;

Solo quien no invoca a los ídolos

Ni hace juramentos a dioses falsos.

 

Quien es así recibe bendiciones del Señor;

¡Dios, su salvador, le hace justicia!»

Así son todos los que te buscan,

Los que buscan tu rostro, oh Dios de Jacob.

 

«¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!

¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!

¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

 

«¿Y quién es este Rey de la gloria?»

«¡Es el Señor, el fuerte y valiente!

¡Es el Señor, el poderoso en batalla!»

 

«¡Ustedes, puertas, levanten sus dinteles!

¡Ensánchense ustedes, puertas eternas!

¡Ábranle paso al Rey de la gloria!»

 

«¿Y quién es este Rey de la gloria?»

«¡Es el Señor de los ejércitos!

¡El Señor es el Rey de la gloria!»

 

Juan 11, 25-26

Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

 

Gesto comunitario:

(Durante este espacio de tiempo encendemos una vela por aquellas personas que ya no están entre nosotros/as. Depositamos la vela en la mesa, decimos su nombre y compartimos algo bonito de esa persona).

 

 

SILENCIO

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR

PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

 

2018-08-02: “JESÚS, ES BUENO ESTARNOS AQUÍ”

“JESÚS, ES BUENO ESTARNOS AQUÍ”
 
Canto: Veni Sancte Espiritus
 
Oración introductoria.
Jesús, Te adoro con los apóstoles, Pedro, Juan y Santiago, a quienes les diste la gracia de ver la gloria de Tu rostro y de escuchar la voz del Padre. Bendito sea aquel momento cuando en el corazón de Pedro se le manifestó un profundo deseo de quedarse ahí. Jesús deseo ahora estar contigo en esta oración así como los apóstoles estuvieron en el monte Tabor. Deseo orar, contemplar, escuchar, con la ayuda de Tu gracia. Deseo reconocer Tu belleza. Que en mi corazón reviva el deseo de estar contigo. Perdóname, porque muchas veces mis ojos se quedan ciegos y también muchas veces estoy sordo y no te escucho ni veo y, en mi corazón, no se manifiesta un deseo profundo de estar contigo. Ahora lo deseo. Jesús capacita mi alma y mi corazón para que siempre desee estar contigo.
 
Canto: Adoramus Te Domine
 
Lectura del santo Evangelio según san Lucas (9, 28-36)
En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, Juan y Santiago, y subió al monte a orar. Y sucedió que, mientras oraba, el aspecto de su rostro se mudó, y sus vestidos eran de una blancura fulgurante, y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y sus compañeros estaban cargados de sueño, pero permanecían despiertos, y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Y sucedió que, al separarse ellos de él, dijo Pedro a Jesús: Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías, sin saber lo que decía. Estaba diciendo estas cosas cuando se formó una nube y los cubrió con su sombra; y al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle. Y cuando la voz hubo sonado, se encontró Jesús solo. Ellos callaron y, por aquellos días, no dijeron a nadie nada de lo que habían visto.                                                                                                                                                                                                Palabra del Señor
 
Jesús ¡qué hermosa experiencia tuvieron Pedro, Santiago y Juan! Y hoy, de algún modo, nos invitas a compartir esta experiencia en nuestra oración. Concédenos acallar nuestras preocupaciones para guardar ese silencio que nos permite contemplarte y alabarte como nuestro Señor y nuestro Dios.
 
Canto: Domine Jesús

Meditación
Jesús, te adoro y te glorifico, porque te manifestaste a los apóstoles en el Monte Tabor. Aún sin saber lo que sucedía en sus corazones comprendieron que Tú eras el elegido. Sus corazones fueron abrazados por el gozo. Hoy te adoro por todos aquellos que se encuentran en la oscuridad del pecado, sin el gozo de la vida, sin el verdadero deseo de estar contigo. Te adoro con todos aquellos que ponen lejos de Ti las tiendas de sus vidas y con aquellos que te temen o te rehuyen. Te adoro en nombre de todos aquellos que se encuentran espiritualmente enfermos o ya han muerto espiritualmente. A ellos les es necesaria la experiencia del Monte Tabor, de Tú rostro, les es necesaria la experiencia de la voz del Padre. Míralos a todos, Señor Jesús. Ellos no están bien porque se encuentran en la oscuridad, porque no ven ni reconocen tu rostro.

(Presenta a Jesús a aquellos que viven lejos de Dios)
 
Canto: Laudate omnes gentes
Laudate omnes gentes
Laudate Dominum
Aleluya Aleluya
Cantate Dominum
 
Jesús, te adoro y te agradezco porque nos mostraste con tu oración, en el Monte Tabor, como y dónde hay que orar. Danos la gracia para que amemos a toda criatura, que amemos a todo lugar solitario, que nos recojamos y tengamos tu amistad. Que la naturaleza y toda criatura nos hable de Ti, que con mucha fe y amor podamos encontrarte en toda criatura, cantando y alabándote. Que nuestro corazón te anhele y reconozca la bondad, la belleza y amor en cada flor, en cada árbol, manantial o piedra. Que se alegre como el niño se alegra en la obra de su padre. Mira a aquellos que están apartados, por el modo de vivir, de su propia naturaleza, y que difícilmente se abren a Ti y escuchan tu voz. Jesús, despiértame, para que te reconozca y te adore y me regocije en Ti y para Ti.
 
BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR (Reflexiones, peticiones y acción de gracia)
 
PADRE NUESTRO
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.

BENDICIÓN
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá. Amen
 

 

2018-08-09 Biografía del silencio

Esta oración que tiene lugar el jueves 9 de agosto de 2018 a las 20:30h, está formada por una selección de trozos de un breve ensayo sobre meditación escrito por Pablo d’Ors: “Biografía del Silencio”. El criterio de selección ha sido tan simple como tomar los textos que subrayaba quien prepara esta oración porque conmovían su corazón, le hacían vibrar o le cuestionaban principios fundamentales de su felicidad o existencia.

Pablo d’Ors (Madrid, 1963) es sacerdote católico, escritor y, por expresa designación del Papa Francisco, consejero cultural del Vaticano. Tras conocer a Franz Jalics, funda en 2014 la asociación Amigos del Desierto, cuyo propósito es profundizar y promover la práctica de la meditación.

 

Canto: Busca el silencio, ten alerta el corazón, calla y contempla.

 

1. Comencé a sentarme a meditar en silencio y quietud por mi cuenta y riesgo, sin nadie que me diera algunas nociones básicas o que me acompañara en el proceso. La simplicidad del método (sentarse, respirar, acallar los pensamientos) y sobre todo la simplicidad de su pretensión (reconciliar a la persona con lo que es) me sedujeron desde el principio. Como soy de temperamento tenaz, me he mantenido fiel durante varios años en esta disciplina […] Enseguida comprendí que se trataba de aceptar con buen talante lo que viniera, fuera lo que fuese. Un minuto de silencio.

 

2. Durante los primeros meses meditaba mal, muy mal. Tener la espalda recta y las rodillas dobladas no me resultaba nada fácil […] respiraba con cierta agitación […] Sin embargo, había algo muy poderoso que tiraba de mí, la intuición de que el camino de la meditación silenciosa me conduciría al encuentro conmigo mismo […]. Durante el primer año, pronto me di cuenta de que prácticamente no había un instante en que no me doliera alguna parte del cuerpo. Mientras me preguntaba ¿qué me duele? ¿cómo me duele? e intentaba responderme, el dolor desaparecía o sencillamente cambiaba de lugar. No tardé en extraer de esto una conclusión: la pura observación es transformadora […] no hay arma más eficaz que la atención. Un minuto de silencio.

 

3. La cantidad de experiencias y su intensidad sólo sirve para aturdirnos. No creo que la persona esté hecha para la cantidad, sino para la calidad […] Conviene dejar de tener experiencias, sean del género que sean y limitarse a vivir […] Todas nuestras experiencias suelen competir con la vida y logran, casi siempre, desplazarla e incluso anularla. La verdadera vida está detrás de lo que nosotros llamamos vida. No viajar, no leer, no hablar … Todo eso es mejor que su contrario para el descubrimiento de la luz y de la paz […] Para vislumbrar algo de todo esto, tuve que familiarizarme con mis sensaciones corporales y, lo que todavía es más arduo, clasificar mis pensamientos y sentimientos, mis emociones. Porque es fácil decir que uno tiene distracciones, pero muy difícil, en cambio, saber qué clase de distracciones son. Tardé un año en poner nombre a lo que aparecía y desaparecía de mi mente cuando me sentaba a meditar. Un minuto de silencio.

 

4. Para fortalecer mi convicción y apuntalar mi voluntad, me centré en lo que estimé que era más determinante: EL SILENCIO. Me refiero tanto a lo que hay en el silencio como al silencio mismo, que es una auténtica revelación […] Para alguien como yo, occidental hasta la médula, fue un gran logro comprender, y empezar a vivir, que yo podía estar sin pensar, sin proyectar, sin imaginar; ESTAR SIN APROVECHAR, SIN RENDIR: un estar en el mundo, un con-fundirme con él, un ser del mundo y el mundo mismo sin las cartesianas divisiones o distinciones a las que tan acostumbrado estaba por mi formación. Un minuto de silencio.

 

5. Tengo el convencimiento de que este camino espiritual, que intento explicar, lo he configurado yo. No quiero decir que no me hayan orientado lecturas luminosas ni que no haya recibido consignas pertinentes por parte de algunos maestros de meditación […] Pero en todo caso, mi impresión es que he sido yo y sólo yo quien ha caminado, guiado por mi maestro interior […] El mejor síntoma de que hacía mis sentadas cada vez mejor fue para mí que siempre quería hacer más sentadas […] Cierto que al principio todo me parecía más importante que meditar; pero ha llegado el momento en que sentarme y no hacer otra cosa que estar en contacto conmigo mismo, estar presente a mi presente, me parece lo más importante de todo.Un minuto de silencio.

 

6a. Al igual que el niño que está aprendiendo a montar en bicicleta logra montar de hecho cuando se sumerge a fondo en esta actividad y, por contrapartida, se cae al suelo cuando se para a considerar lo bien o mal que lo está haciendo, así nosotros, todos, en cualquier actividad que llevemos a cabo. EN CUENTO COMENZAMOS A JUZGAR los resultados, LA MAGIA DE LA VIDA SE DISIPA y nos desplomamos. Esto es en esencia lo que enseña la meditación: a sumergirse en lo que estás haciendo. “Cuando como, como; cuando duermo, duermo” […]. Un minuto de silencio.

 

6b. Como novelista que soy, desde muy joven he sabido qué páginas de mis libros estaban inspiradas y cuáles no. Las inspiradas son aquellas que he escrito olvidado de mí, sumergido en la escritura, abandonado a su suerte; las menos inspiradas, en cambio, las que he trabajado más, las que he planificado y redactado de forma más racional y menos intuitiva […] Por eso, para escribir, como para vivir o amar, no hay que apretar, sino soltar, no retener sino desprenderse […] Cuando digo que conviene estar sueltos o desprendidos me refiero a la importancia de CONFIAR. Un minuto de silencio.

 

6c. Como arte de la espera que es, la meditación suele ser bastante ABURRIDA. ¡Pues qué fe tan grande hay que tener entonces para sentarse en silencio y quietud! […] De modo que podría decir que yo medito para tener fe en la meditación […]. Cuando estoy sentado comprendo mejor que EL MUNDO NO DEPENDE DE MÍ, y que las cosas son como son con independencia de mi intervención. Un minuto de silencio.

 

7a. Para convertirme en alguien que medita, aparte de sentarme a diario uno, dos o tres periodos de unos veinte o veinticinco minutos, no tuve que hacer nada en especial. Todo consistía en ser lo que había sido hasta entonces, pero conscientemente, atentamente. Todo mi esfuerzo debía limitarse a controlar las idas y venidas de la mente, poner la imaginación a mi servicio y dejar de estar yo, como un esclavo, al suyo […] La atención me fue conduciendo al ASOMBRO […] Si todo lo que vivo y veo no me sorprende es porque lo he sometido a un prejuicio o esquema mental, imposibilitando de este modo que despliegue ante mí todo su potencial. Un minuto de silencio.

 

Canto: Te seguiré a donde me lleves, sin adelantarme, sin forzar el paso. Sabiamente ignorante, iré donde no sé. Puesto el corazón en ti, te seguiré.

 

7b. Al terminar mi último retiro intensivo de meditación, me fui a caminar por la montaña y, durante unos instantes (acaso una hora), experimenté una dicha insólita y profunda. Todo me parecía muy bello, radiante […] Mi sensación de efervescente dicha durante aquella caminata desapareció inadvertidamente, pero gracias a ella creo tener ahora una idea más ajustada de la felicidad a la que aspiro […] Algunos días después de aquel retiro volví a esa montaña, pero para mí ya no fue lo mismo. No podemos rastrear la felicidad pasada. ¿Qué he concluido? Pues que la felicidad es, esencialmente percepción. Y que, si nos limitáramos a percibir, llegaríamos por fin a lo que somos. Un minuto de silencio.

 

8. Cuanto más se medita, mayor es la capacidad de percepción y más fina la sensibilidad, eso puedo asegurarlo. Se deja de vivir embotado, que es como suelen transcurrir nuestros días. La mirada se limpia y se comienza a ver el verdadero color de las cosas. El oído se afina y empiezas a escuchar (y en esto no hay ni un gramo de poesía) el verdadero sonido del mundo. Todo, hasta lo más prosaico, parece más brillante y sencillo […] ¿Suena bien? ¡Excelente! Pero confieso que yo sólo lo he experimentado durante algunos segundos y sólo en contadas ocasiones. Un minuto de silencio.

 

10a. Gracias a la meditación he ido descubriendo que no hay yo y mundo, sino que mundo y yo son una misma y única cosa […] No quiero hacer daño a nada ni a nadie porque te das cuenta de que en primera instancia te dañarías a ti mismo si lo hicieras. Un minuto de silencio.

 

10b. Se pudre y huele mal toda vida que no fluye […] Sea por cobardía o por pereza, sin embargo, o incluso por inercia (aunque casi siempre es el miedo lo que mayormente nos paraliza), todos tendemos a quedarnos quietos y, todavía más, a encasillarnos. Buscamos trabajos que nos aseguren, matrimonios, ideas firmes y claras, ritos, ir sobre seguro … Y es así como el río de nuestra vida va encontrando obstáculos en su curso, hasta que un día, sin previo aviso, DEJA DE FLUIR. Un minuto de silencio.

 

11a. Gracias a mis sentadas de meditación he descubierto que todo sin excepción puede ser una aventura […] En realidad, cualquier jornada, aún la más gris, es para quien sepa vivirla una aventura inconmensurable. Hacer la cama, lavar los platos, ir a la compra, sacar al perro […] La meditación que practico apunta al carácter aventurero (que es tanto como decir insólito o milagroso) de lo ordinario. Un minuto de silencio.

 

11b. Para meditar no importa sentirse bien o mal, contento o triste, esperanzado o desilusionado. Cualquier estado de ánimo que se tenga es el mejor estado de ánimo posible en ese momento para hacer meditación […] Se aprende a no querer ir a ningún lugar distinto a aquel en que se está; se quiere estar en el que se está, pero plenamente […] Cualquier estado de ánimo, aun aquellos que nos parecen más auténticos e incuestionables es FUGAZ, basta verificar cómo nace y muere todo en nuestro interior con una pasmosa facilidad. Un minuto de silencio.

 

13. Reconozco que buena parte de mis sentadas las paso soñando despierto; también reconozco que eso de soñar me resulta, en general, bastante agradable. Pero no me engaño: eso no es meditación. No se trata de soñar despierto, sino de estar despierto. Soñar es escaparse […] Vivimos ebrios de ideas e ideales. Sin embargo, bajo su apariencia prosaica, la vida, CUALQUIER VIDA, ES MUCHO MÁS HERMOSA E INTENSA QUE LA MEJOR DE LAS FANTASÍAS […] La realidad está llena de olores y texturas, de colores y sabores que son de verdad. Claro que la realidad puede ser torpe o excesiva, pero nunca defrauda.

 

14. Como casi todo el mundo, también yo ando siempre persiguiendo lo que me agrada y rechazando lo que me repele […] Una existencia que discurre tomando y repudiando termina por resultar agotadora […] Es a esto precisamente a lo que llama la meditación: a no imponer a la realidad mis propias filias o fobias, a permitir a que esa realidad se exprese y que pueda yo contemplarla sin las gafas de mis aversiones o afinidades […] Lo que nos disgusta TIENE DERECHO A EXISTIR; lo que nos disgusta puede incluso convenirnos y en este sentido, no parece inteligente escapar de ello.

 

17. Me gusta mucho hacer una pequeña inclinación ante el cojín o banquito sobre el que voy a sentarme a meditar […] Con él expreso mi respeto hacia el espacio en el que, por encima de cualquier otro, trabajo en mi aventura interior […] En mi vida ordinaria no es raro que me incline ante mi prestigio profesional, la cuenta bancaria o el bienestar característico de una vida acomodada. Entusiasmado con mis postraciones rituales e ignorante de cómo las postraciones existenciales son las que de verdad cuentan. En la meditación he descubierto lo limitada y burda que resulta esta forma de conducirse. Yo he chapoteado mucho en ese fango (lo admito), y ¿qué debía hacer? No JUZGARME, eso resulta claro; y mucho menos censurarme. NO ES en absoluto necesario JUZGAR, basta OBSERVAR; la simple observación es ya eficaz para el cambio. Javier Melloni, S.J. añade: observar, bendecir, agradecer y soltar, confiando que en cada momento vendrá lo que tenga que venir y confiando en que lo sepamos recibir. Un minuto de silencio.

 

Canto: Canta aleluya al Señor, canta aleluya al Señor. Canta aleluya, canta aleluya, canta aleluya al Señor.

 

La oración recibirá respuesta (Mateo 7, 7-12): Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque quien pide, recibe; y quien busca, halla; y a quien llama, se le abre. ¿Y quién hay entre de vosotros, que, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre del cielo dará buenas cosas a quien se las pida?

 

Espacio para compartir peticiones, vivencias y acción de gracias.

 

Gracias, Señor, porque me doy cuenta de que la meditación y el silencio ...  (si no se te ocurre una formulación, toma alguna de las formulaciones de esta oración pero diciéndolas en primera persona).

 

Uniendo nuestras manos, recitamos el Padrenuestro.

 

Oración comunitaria: Señor Jesucristo, te pedimos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todos aquellos hermanos que sufren en la soledad, que se sienten solos, que son perseguidos, que no son aceptados en su entorno más cercano. Y te damos gracias y pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTB de Madrid.

 

Bendición: Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

 

Oración final: “El deseo de luz produce luz, y hay verdadero deseo cuando hay esfuerzo y atención. Es realmente la luz lo que se desea cuando cualquier otro móvil está ausente. Aunque los esfuerzos de atención fuesen durante años aparentemente estériles, un día, una luz exactamente proporcional a esos esfuerzos inundará nuestra alma. Cada esfuerzo añade un poco más de oro a un tesoro que ya nada en el mundo nos puede sustraer” (Simone Weil, una filósofa socialmente comprometida).

 

Canto: Abro mi ser y alzo mis manos y mi voz hacia Ti. Quiero rendirme y entregarme a tu voluntad. Mi corazón se abre a la voz de tu espíritu de amor; mi alma canta de gozo, mi alma canta de gozo, mi alma canta de gozo en ti, Señor.

 

Sacia la sed de tu Palabra que hay en mí, oh Jesús. No me abandones, ni me dejes pues confío en Ti. Mi corazón se abre a la voz ...

 

Dame la luz de tu mirada, mírame, oh Jesús. Cambia mi vida, con tu fuerza y yo te alabaré. Mi corazón se abre a la voz ...

 

Nuevo evento: 
Jue, 09/08/2018 - 20:30 - 21:30

2018-08-16: Al cielo con Ella

AL CIELO CON ELLA
Hoy te contemplamos asunta a los cielos y al mismo tiempo, junto a nosotros. seguimos acudiendo a ti los peregrinos de la existencia, en las encrucijadas de los caminos. ¡Cómo consuela saber que Tú nos miras con tus ojos grandes llenos de misericordia, abogada nuestra!
 
MONICIÓN DE ACOGIDA
 
Señora del cielo, hoy la Iglesia te contempla colmada de gloria y te invoca como a quien ha sido bendecida por Dios con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
¿Dónde está aquella joven nazarena, que se sobrecogió ante la presencia del ángel Gabriel? Hoy te contemplo Reina de los Ángeles.

Tú eres la misma que respondiste al enviado del cielo: “He aquí la esclava del Señor”, y te has convertido en la bendita entre todas las mujeres, la bienaventurada, la gloriosa, la exaltada a la derecha del Rey del universo, tu Hijo.

Tú cantaste ante tu prima Isabel que Dios había mirado tu humildad, y hasta tu humillación. Tú fuiste la esposa del carpintero de Nazaret, la madre de Jesús, el Galileo, el Hijo de Dios, y en verdad eres la Madre de Dios, la Madre del Cristo total, la Madre de la Iglesia.

Jesucristo, tu Hijo, Verbo de Dios, tomó de ti nuestra naturaleza, y ahora es quien te toma en sus brazos y te asciende a lo más alto del cielo. En verdad Dios levanta al pobre y al desvalido y lo sienta entre príncipes. A la vez, te encomendó que no nos abandonaras, y te puso como medianera de gracia, intercesora nuestra ante Dios. Tú eres la auxiliadora de todos los cristianos, la madre de todos los hombres.

Hoy te contemplamos asunta a los cielos y al mismo tiempo, junto a nosotros. No te has desclasado; seguimos acudiendo a ti los peregrinos de la existencia, desde los distintos valles de lágrimas, especialmente en los momentos de prueba, en las encrucijadas de los caminos. ¡Cómo consuela saber que Tú nos miras con tus ojos grandes llenos de misericordia, abogada nuestra!

El pueblo de Dios intuyó desde muy pronto tu destino glorioso, y lo percibió por la fragancia que se extendió por el valle de Josafat, en Jerusalén, antes de tu asunción, según algunos relatos muy antiguos. Hoy al oler a tomillo, y a romero, mejorana, espliego, cantueso, brezo, ajedrea… que esparcen en algunos pueblos por las calles, cuando te llevan en procesión, evoco el olor a santidad que Dios ha derramado en la creación entera, y tú eres la Señora de todo lo creado.

Santa María, ruega ante tu Hijo por quienes aún caminamos sobrecargados con el peso de nuestra fragilidad, para que un día gocemos al contemplar su rostro amado y el tuyo, Virgen bendita, y para que no olvidemos que somos ciudadanos del cielo.
 (Ángel Moreno, de Buenafuente)

A LA ASUNCIÓN DE MARÍA (G. Diego)
¿Adónde va, cuando se va, la llama?
¿Adónde va, cuando se va, la rosa?
¿Adónde sube, se disuelve airosa,
hélice, rosa y sueño de la rama?
 
¿Adónde va la llama, quién la llama?
A la rosa en escorzo ¿quién la acosa?
¿Qué regazo, qué esfera deleitosa,
qué amor de Padre la alza y la reclama?
 
¿Adónde va, cuando se va escondiendo
y el aire, el cielo queda ardiendo, oliendo
a olor, ardor, amor de rosa hurtada?
 
¿Y adónde va el que queda, el que aquí abajo,
ciego del resplandor se asoma al tajo
de la sombra transida, enamorada?
 
LA ASUNCIÓN DE MARÍA (G. Mazarrasa)
 
Dónde estás, dónde estás,
dónde se posa tu pie al andar,
Mujer de fuego y olor a azahar,
dónde estás, dónde estás.
 
Dónde vas, dónde vas,
cuando respiras brisa del mar,
dónde acaricia el viento tu faz,
dónde vas, dónde vas.
 
Dónde bebes el agua,
dónde comes el pan,
dónde te llega el alma,
dónde te acuestas a descansar.
 
Dónde irás, dónde irás,
dónde te puedo yo ahora buscar,
tras de tu estela me has de llevar,
dónde irás, dónde irás.
 
Dónde más, dónde más,
Mujer primera en la eternidad,
glorificada tu carne ya,
dónde más, dónde más.
 
Dónde te llega el alba,
dónde comes el pan,
dónde bebes el agua,
dónde te acuestas a descansar.
 
Dónde estás, dónde estás,
Mujer de fuego y olor a azahar,
Asunta al cielo para rogar,
dónde estás, dónde estás, dónde estás.
 
LECTURA: Un lugar reservado por Dios (Ap 11,19a;12,1.3-6a.10ab)
 
Se abrió en el cielo el santuario de Dios y en su santuario apareció el arca de su alianza. Después apareció una figura portentosa en el cielo: Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal, coronada con doce estrellas. Apareció otra señal en el cielo: Un enorme dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos y siete diademas en las cabezas. Con la cola barrió del cielo un tercio de las estrellas, arrojándolas a la tierra. El dragón estaba enfrente de la mujer que iba a dar a luz, dispuesto a tragarse el niño en cuanto naciera. Dio a luz un varón, destinado a gobernar con vara de hierro a los pueblos. Arrebataron al niño y lo llevaron junto al trono de Dios. La mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar reservado por Dios.

Se oyó una gran voz en el cielo: «Ahora se estableció la salud y el poderío, y el reinado de nuestro Dios, y la potestad de su Cristo.»
 
SALMODIA: SALMO 44
 Me brota del corazón un poema bello,
recito mis versos a un rey;
mi lengua es ágil pluma de escribano.
 
Eres el más bello de los hombres,
en tus labios se derrama la gracia,
el Señor te bendice eternamente.

Cíñete al flanco la espada, valiente:
es tu gala y tu orgullo;
cabalga victorioso por la verdad y la justicia,
tu diestra te enseñe a realizar proezas.
Tus flechas son agudas,
los pueblos se te rinden,
se acobardan los enemigos del rey.
 
Tu trono, oh Dios, permanece para siempre,
cetro de rectitud es tu cetro real;
has amado la justicia y odiado la impiedad:
por eso el Señor, tu Dios,
te ha ungido con aceite de júbilo
entre todos tus compañeros.
 
A mirra, áloe y acacia huelen tus vestidos,
desde los palacios de marfiles
te deleitan las arpas.
Hijas de reyes salen a tu encuentro,
de pie a tu derecha está la reina,
enjoyada con oro de Ofir.
 
Escucha, hija, mira: inclina el oído,
olvida tu pueblo y la casa paterna;
prendado está el rey de tu belleza:
póstrate ante él, que él es tu señor.
La ciudad de Tiro viene con regalos,
los pueblos más ricos buscan tu favor.
 
Ya entra la princesa, bellísima,
vestida de perlas y brocado;
la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes,
la siguen sus compañeras:
las traen entre alegría y algazara,
van entrando en el palacio real.
 
«A cambio de tus padres, tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por toda la tierra».
Quiero hacer memorable tu nombre
por generaciones y generaciones,
y los pueblos te alabarán
por los siglos de los siglos.
 
Todos: Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre, 
por los siglos de los siglos, Amén.
 
MARÍA DE JESÚS (G. Mazarrasa)
Eres más que el mar,
la gota de rocío en el arenal,
la flor nacida en medio del pedregal
a fuerza de esperanza, fe y caridad,
así eres Tú, María de Jesús.
 
Siento una vez más
tu mano dirigiendo mi caminar,
tus ojos encendiendo mi oscuridad,
tu Corazón de Madre latiendo está
junto a la cruz, María de Jesús.

Llévame hasta Él
y esconde mi lucero
en su amanecer,
aviva en mi alma el fuego
de su querer
y apagaré mi sed.

Dame de beber
la Sangre del Cordero
que fue a nacer
del Seno Inmaculado
de Ti, Mujer,
de noche, allá en Belén.

Sólo una vez más
dirige mi sendero hasta ese portal
y encierra mi camino en su caminar,
para borrar las huellas de todo mal
danos tu luz, María de Jesús.

Soy como el cristal
que deja cada día la luz pasar
y enciende claridades
por donde va,
soy como luna llena para brillar,
así soy yo, la Madre del Señor.

En la oscuridad
acude a mi regazo para llorar,
que yo sé de consuelos
y de humildad
y enciendo amor
y vida de eternidad,
así soy yo, la Madre del Señor.

Llévame hasta Él
y esconde mi lucero
en su amanecer,
aviva en mi alma el fuego
de su querer
y apagaré mi sed.

Dame de beber
la Sangre del Cordero
que fue a nacer
del Seno Inmaculado de Ti, Mujer,
de noche, allá en Belén.

Sólo una vez más
dirige mi sendero hasta ese portal
y encierra mi camino en su caminar,
para borrar las huellas de todo mal
danos tu luz, María de Jesús (bis).
 

LECTURA: Dichosa tú, que has creído (Lc 1, 39-56)

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.

Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

María dijo:
 
[TODOS]
Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
 
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
 
El hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
 
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de su misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abraham y su descendencia por siempre.
 

“De hoy en adelante me felicitarán todas las generaciones”, canta María. ¿Qué significa llamar a María, la humilde virgen, bendita o bienaventurada? Significa nada más y nada menos que estamos llenos de admiración, y que queremos adorar la maravilla (Jesús) que el Espíritu cultivó en su seno; que interpretamos desde ella que Dios mira a la humilde sierva y la alza a la altura; que la venida de Dios a este nuestro mundo no busca lo alto sino lo profundo; que la gloria de Dios consiste en hacer grande lo que es pequeño. Llamar a María bienaventurada significa que, junto con ella, meditamos con admiración los caminos de Dios, que deja al Espíritu soplar donde quiere; obedecerle y decir humildemente con María: “Hágase en mí según tu palabra.”                      (Bonhoeffer)

 

SALMODIA: MADRE DEL NUEVO MUNDO (P. Casaldáliga)
Estamos otra vez en el Principio
y nace el mundo, nuevo, del seno de tu Gracia,
hermosamente grande y sin fronteras.
 
¡Que callen los profetas fatídicos! Cabemos
todos juntos, hermanos, en la mesa que el Padre ha abastecido.
¡Que calle todo miedo, para siempre!

Los átomos dispersos se engarzarán, sumisos, en tu manto;
y el cielo, descubierto en mil caminos,
se hará pista a tus viajes de ida y vuelta
-de Dios hasta los hombres-¡nostalgia nuestra, Asunta!
 
Dios llega al aeropuerto de la Historia;
a tiempo en todo Tiempo, el heredado pulso de tu sangre.
Los sellos del Concilio acuñan tu figura sobre la piel lavada de la Iglesia,
y llega una corona de voces alejadas, en pleamar dichosa,
al pie de tu Misterio...
 
Estamos otra vez en el Principio y ha empezado tu era:
¡por derecho de Madre tú patentas la luz amanecida!
 
[Todos]: GLORIA AL PADRE…
 
LECTURA: Por Cristo, todos volverán a la vida (1Cor 15, 20-27a)
Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos. Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida. Pero cada uno en su puesto: primero Cristo, como primicia; después, cuando él vuelva, todos los que son de Cristo; después los últimos, cuando Cristo devuelva a Dios Padre su reino, una vez aniquilado todo principado, poder y fuerza. Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies. El último enemigo aniquilado será la muerte. Porque Dios ha sometido todo bajo sus pies.
 
Solo amando intensamente,
solo escuchando a Dios y su Palabra,
solo aceptando a Jesús en el corazón,
y sirviendo delicadamente a los demás,
encontraremos los caminos para vivir alegremente.

No nos engañemos a nosotros mismos,
ni nos dejemos engañar por otros.

Muchos nos prometen la felicidad con recetas muy pobres y baratas.
Nos hablan de la comodidad, de la seguridad y del dinero.

Algunos creerán que la alegría
es vivir huyendo de los sufrimientos,
o la confundirán con la carcajada sin sentido.

Si queremos ser felices,
vamos a preguntar a María
por qué ella está alegre y salta de gozo.

La respuesta nos la ha dado en esta Celebración de hoy:
el amor y el servicio, ayudan a sonreír y estar alegres.
Madre de la alegría,
danos la confianza de que Jesús vive entre nosotros.

Quítanos el miedo
y haznos trabajar por la Paz y la Justicia,
de manera que todos en este mundo, podamos vivir alegres y felices.

Lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.
 
TIEMPO DE REFLEXIÓN Y ORACIÓN PERSONAL  

TIEMPO DE ALABANZA, DE PETICIONES, DE ACCIÓN DE GRACIAS
(desde la propia vida, hablando con cariño y escuchando con respeto)
 
PADRENUESTRO
Como cristianos que somos profesamos a Dios nuestra confianza, creemos en Él, esperamos en Él, y deseamos formar parte de su reino, por eso todos unidos elevamos nuestra oración diciendo:
Padre Nuestro…
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo: imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano.
También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN FINAL
Que el Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro,
tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.

MAGNÍFICAT (G. Mazarrasa)
El Señor hizo en mí maravillas;
santo es su Nombre. (bis)
 
Engrandece mi alma
al Señor, mi Dios,
mi espíritu se alegra
en mi Salvador
porque ha puesto los ojos
en mi humillación
y dichosa me dicen
por los siglos.
 
Su misericordia
en cada generación
se derrama sobre los que temen,
pero a los soberbios en su corazón
los dispersa la fuerza de su brazo.
 
Derribó de sus tronos
a los potentados
y ensalzó a los humildes;
a los pobres y hambrientos
los colmó de bienes
despidiendo a los ricos.
 
Acogió a Israel,
su humilde siervo,
acordándose de su misericordia
en favor de Abraham
y todos sus hijos,
todo lo prometido por los siglos.

 

 
 
 
 

 

 

2018-08-23: SAL DE TU TIERRA. CAMINANDO EN ESPERANZA, SEGÚN SU PROMESA...


SAL DE TU TIERRA.  CAMINANDO EN ESPERANZA, SEGÚN SU PROMESA
Las migraciones, son tan antiguas como la misma humanidad...los motivos, son a menudo diversos...y la acogida en el lugar de destino, se da también de muchos modos... pero, cristianamente, acogemos como es debido, a quienes hoy vienen a nuestra tierra, sea cual sea el motivo de su venida y el lugar de procedencia?
 
Introducción.
En esta tarde, en la que el Señor nos ha invitado a reunirnos en su nombre, como comunidad cristiana ecuménica, vamos a expresarle nuestra inmensa gratitud por toda su bondad, vamos a tomar conciencia de la importancia de la esperanza, de caminar de su mano, hacia dónde Él nos quiere llevar, a la tierra que mana leche y miel, tierra fértil y de abundante bendición que nos prometió.
 
Presentamos nuestra vida, nuestras inquietudes y necesidades, personales, familiares y comunitarias.
 
Canto.  Nada te turbe.

Texto Bíblico. Génesis 12, 1- 10.
 
Yahveh dijo a Abram: «Vete de tu tierra, y de tu patria, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré. De ti haré una nación grande y te bendeciré. Engrandeceré tu nombre; y sé tú una bendición.  Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan. Por ti se bendecirán todos los linajes de la tierra.»
 
Marchó, pues, Abram, como se lo había dicho Yahveh, y con él marchó Lot. Tenía Abram 75 años cuando salió de Jarán. Tomó Abram a Saray, su mujer, y a Lot, hijo de su hermano, con toda la hacienda que habían logrado, y el personal que habían adquirido en Jarán, y salieron para dirigirse a Canaán. Llegaron a Canaán, y Abram atravesó el país hasta el lugar sagrado de Siquem, hasta la encina de Moré. Por entonces estaban los cananeos en el país. Yahveh se apareció a Abram y le dijo: «A tu descendencia he de dar esta tierra.» Entonces él edificó allí un altar a Yahveh que se le había aparecido. De allí pasó a la montaña, al oriente de Betel, y desplegó su tienda, entre Betel al occidente y Ay al oriente. Allí edificó un altar a Yahveh e invocó su nombre. Luego Abram fue desplazándose por acampadas hacia el Négueb. Hubo hambre en el país, y Abram bajó a Egipto a pasar allí una temporada, pues el hambre abrumaba al país.
 
A la luz de este versículo, el llamamiento de Abraham tiene dos implicaciones, la primera es la separación y la segunda es la dirección, intencionalidad.
 
Separación. Vete de tu tierra y de tu parentela y de la casa de tu padre, implica separación, ¿qué significa esto? Que muchas veces, sino todas, cuando Dios llama a una persona y le traza un plan de vida, lo primero que le va a pedir es que deje atrás algo.

Después que Dios le dio el sueño a José lo primero que hizo fue sacarlo de su casa y llevarlo a Egipto,  lo mismo sucedió con Moisés y con Jesús cuando fueron movidos al desierto.

¿Por qué Dios mueve a alguien después que lo llama? Porque la palabra de promesa que ha recibido requiere que la persona reciba cierto entrenamiento. Por eso lo mueve, por que el lugar en donde está no ayuda a su entrenamiento.

Dirección. Lo segundo que implica el llamado de Abraham es la dirección. Dios además le dijo a Abraham, vete a la tierra que yo te mostraré, Abraham salió de Ur de los caldeos para ser entrenado por Dios en el desierto, pero salió sin saber a dónde iba.

Notemos esto, en lo natural Abraham no sabía a dónde lo llevaba Dios, pero en lo espiritual él caminaba seguro, ¿por qué? porque Dios lo guiaba de manera sobrenatural, de modo que nunca se sintió perdido.

Toda persona que tiene un llamado de Dios al igual que Abraham debe ser dirigido por el Señor, si eso no se da, aun cuando esté sirviendo en la obra, estará extraviado en el camino, creerá que está siguiendo al Señor, por el hecho de que está haciendo la obra de Dios, pero en realidad está perdido, porque no tiene dirección.

Un hombre sin dirección, podrá hacer muchos planes, podrá elaborar proyectos, y podrá tener toda la buena voluntad del mundo, pero si Dios no lo dirige, todos sus planes sólo serán eso planes, no se concretarán, porque Dios no está en ellos.
 
Vete a la tierra que te mostraré, significa, que Dios debe mostrarte cada paso del camino, si tienes un llamado no sigas impulsos emocionales, ni las preferencias de tu corazón, deja que sea Dios quien marque en ti la hoja de ruta.

También en la travesía del pueblo de Israel por el desierto, cuando la nube se movía, el pueblo tenía que moverse y cuando se detenía, el pueblo tenía que detenerse, de la misma manera no te atrevas a caminar si la nube se ha detenido, pero tampoco te atrevas a detenerte si ella se está moviendo.
 
Fe y Obediencia. Ahora pensemos en la fe y la obediencia de Abraham. Primero hay que decir, que la verdadera fe es aquella que obedece, San Pablo nos dice que la fe sin obras es muerta, porque si la fe no te lleva a la obediencia, no es fe espiritual, sino natural y carnal, quizá mera conveniencia.

Abraham sólo tenía un mandato de Dios, él no tenía órdenes explícitas, ni detalles acerca de la travesía pero decidió creerle a Dios y obedeció, hoy en día tenemos más acceso a lo que Dios nos dice, por medio de la Palabra y tanta revelación de ella, pero, ¿nuestra fe está a la altura de ese conocimiento de la voluntad de Dios? O por el contrario, deja mucho que desear?

Es que la obediencia a Dios no es el resultado de mayor conocimiento, sino de cuánta voluntad tenemos para obedecer lo que conocemos de Dios, sea poco o sea mucho, por eso la fe que agrada a Dios, es la que obedece las mociones del Espíritu, (pero no ciegamente, sino con el adecuado discernimiento) y, no sólo la que sabe, porque se convierte en racionalismo, incluso en Teología (Estudio de Dios), Quien siendo el objeto de estudio, puede ser dejado al margen del mismo.

Ojalá recordemos y pongamos por obra, que es la obediencia a la Palabra la que te vuelve hombres y mujeres de fe, a ejemplo de Abraham, de quien se nos dice en el Nuevo Testamento que su fe le fue contada por justicia.
 
Canto. Laudate Dominum
 
Texto del Evangelio: Juan 14, 1-13
"«No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino.» "

"Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?» Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.» Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Le dice Jesús: «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras. En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo."
Canto. Cerca de Ti, Señor.
 
Silencio.  Ecos, Peticiones, Acción de gracias.
 
Padre Nuestro (hoy vamos a permanecer sentados, tomamos la mano de quienes están a derecha e izquierda, sin movernos del sitio, para evitar romper el ambiente de recogimiento)
 
Oración Comunitaria.  Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 
Avisos
 
 
 
 

 

2018-08-30: CUANDO TE SIENTES CONFUSO

Canto. Busca el silencio.

Busca el silencio,

ten alerta el corazón,

calla y contempla


Intro: Cuando te sientes confuso, no parece que el mundo donde vives tiene sentido, Dios lo sabe, sabes que Él tiene unas palabras que pueden ayudarte.

Salmo 32:8 
El Señor dice: «Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir.

 

Salmos 119:165 
Los que aman tu enseñanza gozan de mucha paz, y nada los hace caer.

 

Salmo 55:22 
Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece.

 

Proverbios 3:5-6 
Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia. Ten presente al Señor en todo lo que hagas, y él te llevará por el camino recto.
 

Canto: No adoréis a nadie.

No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

No adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

No adoréis a nadie, a nadie más,

no adoréis a nadie, a nadie más,

no adoréis a nadie, a nadie más que a Él.

 

1 Corintios 14:33 
 porque Dios es Dios de paz y no de confusión.
Siguiendo la práctica general de las comunidades cristianas.
 

2 Timoteo 1:7 
 Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de buen juicio.

Santiago 3:16-18 
Donde hay envidias y rivalidades, hay también desorden y toda clase de maldad;  pero los que tienen la sabiduría que viene de Dios, llevan ante todo una vida pura; y además son pacíficos, bondadosos y dóciles. Son también compasivos, imparciales y sinceros, y hacen el bien.  Y los que procuran la paz, siembran en paz para recoger como fruto la justicia.

 

1 Pedro 4:12-13 
Alegría en el sufrimiento. 

Queridos hermanos, no se extrañen de verse sometidos al fuego de la prueba, como si fuera algo extraordinario. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste.


Santiago 1:5 
Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno.

Filipenses 4:6-7

No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.

 

Canto: ‘Al Amor más sincero’

Al amor más sincero, al Amor sin fronteras, al Amor que dio su vida por amor encontré un día cualquiera... ...y a ese Amor tan sincero, a ese Amor sin fronteras, a ese Amor que dio su vida por amor le entregué mi vida entera.

Minuto de reflexión


Testimonios: 
 

Silencio y meditación personal
 

Peticiones, Acción de Gracias
 

Padre Nuestro
 

Oración Comunitaria.  
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.

 

Bendición fraterna.  
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

 

 

 

 

2018-09-13: ¡Transformados por el amor de Dios!

¡Transformados por el amor de Dios!
“Transformados” es una palabra de peso, no es algo baladí. El evangelio de hoy va a dar donde más nos duele, en ser conscientes de que nos movemos por los criterios del Reino de ESTE MUNDO y no por los criterios del REINO DE DIOS.

La meditación de esta tarde la haremos desde la llamada del evangelio a «Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará» junto con las Bienaventuranzas.
 
Momento de encuentro.
Relajémonos, dejemos que nuestro cuerpo se acomode a la silla en la que estamos sentados, escuchemos la siguiente canción que esta tarde va dirigida a nosotros. A cada uno de nosotros, porque somos cada uno quienes personalmente la vamos a escuchar. De la mano de la hermana Glenda seamos conscientes de ¡¡¡¡CÓMO NOS AMA DIOS!!
 
Salir del ruido del día, de la vorágine del trabajo y nuestras preocupaciones, para realmente tener un momento de mismidad sólo se puede hacer desde la escucha. Escuchemos pues esta canción simplemente para estar en situación de, para ser capaces de estar aquí y ahora con nuestro cuerpo y nuestra mente.
 
CANCIÓN: “Si conocieras el don de Dios”
 
SALMO 38
No hay nada intacto en mis huesos,  a causa de mis pecados;
me siento ahogado por mis culpas:
son como un peso que supera mis fuerzas.
 
Mis heridas hieden y supuran, a causa de mi insensatez;
estoy agobiado, decaído hasta el extremo, y ando triste todo el día.
Siento un ardor en mis entrañas, y no hay parte sana en mi carne;
estoy agotado, deshecho totalmente, y rujo con más fuerza que un león.
 
Tú, Señor, conoces todos mis deseos,
y no se te ocultan mis gemidos:
mi corazón palpita, se me acaban las fuerzas,
y me falta hasta la luz de mis ojos.
 
CANCIÓN: VINE A ALABAR A DIOS,
VINE A ALABAR A DIOS,
VINE A ALABAR A DIOS,
VINE A ALABAR SU NOMBRE,
VINE A ALABAR A DIOS.  (bis)
 
El vino a mi vida en un día
muy especial, cambió mi corazón
en un nuevo corazón.
Y esta es la razón por la que
digo que vine a alabar a Dios.
Evangelio según San Lucas 6,27-38
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Yo os digo a los que me escucháis: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os odien, bendecid a los que os maldigan, rogad por los que os difamen. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite el manto, no le niegues la túnica. A todo el que te pida, da, y al que tome lo tuyo, no se lo reclames. Y lo que queráis que os hagan los hombres, hacédselo vosotros igualmente. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Pues también los pecadores aman a los que les aman. Si hacéis bien a los que os lo hacen a vosotros, ¿qué mérito tenéis? ¡También los pecadores hacen otro tanto! Si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis?
 
También los pecadores prestan a los pecadores para recibir lo correspondiente. Más bien, amad a vuestros enemigos; haced el bien, y prestad sin esperar nada a cambio; y vuestra recompensa será grande, y seréis hijos del Altísimo, porque Él es bueno con los ingratos y los perversos.
 
«Sed compasivos, como vuestro Padre es compasivo. No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos (halda de vuestros vestidos = regazo) . Porque con la medida con que midáis se os medirá».
 
Breve momento de silencio

Hacemos ECOS del evangelio.
 Esta parte de nuestra oración consiste en leer en voz alta una palabra o una frase del texto bíblico
 
EL EVANGELIO DE HOY, un “encontronazo” entre nuestras premisas de este mundo y el REINO DE DIOS
 
Se podrían poner muchas más encrucijadas.
 
Libremente cada uno de los que estamos aquí puede en voz alta plantear una encrucijada o simplemente leer alguna de las que se han propuesto para la meditación.
 
Compartimos...
Como continuidad a estas encrucijadas y a lo leído en el Evangelio, puede surgir en nosotros una pregunta: ¿Dios, dónde vives?
 
Escuchemos esta canción como preparación al siguiente paso de la oración de esta tarde. (Cd, canción 6)

Oración personal:
 - Escoger una bienaventuranza.
 - ¿Cómo la vivo?
 - ¿Construyo el Reino de Dios a través de cómo la vivo?

Esta parte de la oración la hacemos en silencio, con nosotros mismos, sintiéndonos acompañados de los hermanos en la fe, y en un vis a Vis con Dios, que tiene ganas de que le hablemos desde el corazón.

(Canción instrumental de fondo, nº19 del Cd)
NOS MIRAMOS A NOSOTROS DE LA MANO DE STA TERESA DE ÁVILA
 
Vivo sin vivir en mí
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.
 
Vivo ya fuera de mí,
después que muero de amor,
porque vivo en el Señor,
que me quiso para sí;
cuando el corazón le di
puso en mí este letrero:
«Que muero
porque no muero».
 
Esta divina unión,
y el amor con que yo vivo,
hace a mi Dios mi cautivo
y libre mi corazón;
y causa en mí tal pasión
ver a mi Dios prisionero,
que muero porque no muero.
 
¡Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel y estos hierros
en que está el alma metida!
 Sólo esperar la salida
me causa un dolor tan fiero,
que muero porque no muero.
 
Acaba ya de dejarme,
vida, no me seas molesta;
porque muriendo, ¿qué resta,
sino vivir y gozarme?
No dejes de consolarme,
muerte, que ansí te requiero:
que muero porque no muero.
 
Breve momento de silencio.
 
Compartimos...
 
Peticiones y Acción de Gracias.
 
Padre Nuestro.
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI de Madrid. AMÉN.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.

 

2018-09-20: A Pesar de … en Él Confiaré (Hechos 10.30)

A Pesar de … en Él Confiaré (Hechos 10.30)
Canto.
En el nombre del Señor, nos hemos reunido (BIS)
Ved qué gozo que los hermanos se quieran (BIS)
Cristo siempre está en medio de nosotros (BIS)

Intro
Nuestra fe y confianza en Dios es probada, como lo fue la de Abraham y la de todo hijo de Dios. Es fácil creer en Dios cuando todo está bien; no nos cuesta mucho confiar cuando la situación es manejable, pero cuando estás frente a una crisis, cuando no ves salida, cuando el panorama se torna imposible ante tus diligentes esfuerzos, es ahí cuando sabes si realmente crees en Dios y en Su palabra. Se necesita estar ante una adversidad para ejercitar la fe; tiene que haber un encuentro entre el problema y la palabra de Dios. Es entonces cuando tu fe es probada como se prueba el oro Es fácil creer que “Jehová es mi Pastor y nada me faltará” cuando nada te inquieta, cuando no hay problemas mayores; pero cuando falta el sustento en tu hogar, cuando no hay salud, o cuando tu hijo se fue de la casa, ¿alabas y honras a Dios de todas maneras, y puedes dar gracias en medio del conflicto? Es eso lo que Dios espera que hagamos, que no importando cual sea el panorama que nos circunde, permanezcamos fieles a Él, confiando y creyendo en sus promesas, no importa que … aunque … a pesar de … Hay los que, en algún momento, reciben la palabra de Dios con gozo y creen por algún tiempo, pero cuando se enfrentan a alguna prueba, se apartan. “Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.”
 
Salmo 27.3, 10
Aunque un ejército me rodee, mi corazón no tendrá miedo; aunque se preparen para atacarme, yo permaneceré tranquilo. Aunque mi padre y mi madre me abandonen, tú, Señor, te harás cargo de mí.
 
Salmos 55:18
En las batallas me librará; me salvará la vida, aunque sean muchos mis adversarios.
 
Salmos 40:17
Y a mí, que estoy pobre y afligido, no me olvides, Señor. Tú eres quien me ayuda y me liberta; ¡no te tardes, Dios mío!

Salmos 23:4
Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás conmigo; tu vara y tu bastón me inspiran confianza.
 
Salmos 31:14
Pero yo, Señor, confío en ti; yo he dicho: «¡Tú eres mi Dios!»
 
Salmos 46:1
- Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza; nuestra ayuda en momentos de angustia. Por eso no tendremos miedo, aunque se deshaga la tierra, aunque se hundan los montes en el fondo del mar, aunque ruja el mar y se agiten sus olas, aunque tiemblen los montes a causa de su furia.
 
Salmos 118:13-14
Me empujaron con violencia, para que cayera, pero el Señor vino en mi ayuda. Yo canto al Señor, que me da fuerzas. ¡Él es mi Salvador!
Canto: Nada nos separará, nada nos separará, nada nos separará del amor de Dios.

Habacuc 3:17-18
Entonces me llenaré de alegría a causa del Señor mi salvador. Le alabaré, aunque no florezcan las higueras ni den fruto los viñedos y los olivares; aunque los campos no den su cosecha; aunque se acaben los rebaños de ovejas y no haya reses en los establos.

Jeremías 20:11
Pero tú, Señor, estás conmigo como un guerrero invencible; los que me persiguen caerán, y no podrán vencerme; fracasarán, quedarán avergonzados, cubiertos para siempre de deshonra inolvidable.
 
Job 23.2, 10
Una vez más mis quejas son amargas porque Dios ha descargado su mano sobre mí.
Él conoce cada uno de mis pasos; puesto a prueba, saldré puro como el oro.
 
Canto: “Nada te turbe”
Nada te turbe, nada te espante Quién a Dios tiene, nada le falta Nada te turbe, nada te espante Sólo Dios basta. (bis)
 
Juan 16:33
Les digo todo esto para que encuentren paz en su unión conmigo. En el mundo, ustedes habrán de sufrir; pero tengan valor: yo he vencido al mundo.
 
Ecos del texto
 
Minuto de reflexión
 
Silencio y meditación personal
 
Peticiones, Acción de Gracias
 
Padre Nuestro (Cantado)
Padre nuestro, Tú que estás
en los que aman la verdad
haz que el Reino que por Ti se dio
llegue pronto a nuestro corazón,
y el amor que tu Hijo nos dejó,
ese amor, esté ya con nosotros.
 
Padre Nuestro (recitado)
 
Y en el pan de la unidad
Cristo danos Tú la paz
y olvídate de nuestro mal
si olvidamos el de los demás.
No permitas que caigamos en tentación, ¡oh Señor!,
y ten piedad del mundo.

Oración Comunitaria.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
Bendición fraterna.
Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y ÉL nos bendecirá.
 

 

2018-09-27: “Padre/Madre/Todo, Hijo, Espíritu de diversidad: Nuestro Dios”

 
ORACIÓN ECUMÉNICA FRATERNA
“Padre/Madre/Todo, Hijo, Espíritu de diversidad: Nuestro Dios”

Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad cristiana ecuménica y de diversidad afectiva, comunidad que quiere celebrar nuestra Fe en unión con nuestra orientación sexual. Ambas son partes esenciales de nuestra vida, porque con ellas materializamos nuestro Amor, cualidad humana recibida de Dios.
 
Creo en ti  (Viatores)
Creo en Dios creador, que nos creó por Amor.
En ese amor estás tú, estoy yo, con las flores, peces y demás criaturas.
 
Creo en Jesús Salvador, que murió por Amor.
Y en ese amor estás tú, estoy yo, con María, Pedro y las demás criaturas.
 
Creo en ti, Señor; creo en ti, Señor.
Creo en ti, Señor, Jesús (Bis)
 
Creo en su fuego interior, viento que impulsa al Amor.
En ese amor estás tú, estoy yo, con los tristes, pobres y demás criaturas.
 
Creo en la comunidad, Testigo de tu amor.
En ese amor estás tú, en ese amor estoy yo,
con aquellos que aman las demás criaturas.
 
Creo en la resurrección, que Él nos da por Amor;
Y en ese amor estás tú, estoy yo, el ladrón, mi padre y las demás criaturas.
 
Creo en ti, Señor; creo en ti, Señor.
Creo en ti, Señor, Jesús (Bis)
 
Creo en ti, Señor, Jesús
Creo en Dios Creador. Creo en Jesús Salvador. Creo en su fuego interior.
Creo en la comunidad. Creo en la resurrección. Creo en Dios Creador.
 
Génesis, 1, 30-31
Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.
 
Sabiduría, 11, 24
Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste, porque, si algo odiaras, no lo habrías creado.
 
En estas dos primeras lecturas de la Biblia destaca que Dios es, ante todo, Creador. Todo (nosotr@s, los animales, las plantas, hasta una roca misma) ha sido creado a “su imagen y semejanza”. Por eso, y ante las dudas de algunas personas (que no son sino falta de humanidad), ¿cómo iba yo a estar “mal hecho”? ¿Cómo ibas a ser tú un error biológico de la Naturaleza? Dios te ama como Madre, como Padre y como Espíritu insondable de Amor, de un amor que va mucho más allá de lo que cualquier ser humano podrá llegar a comprender, y que, a veces, se refleja en nuestros benditos amores humanos.

"Dios -ha dicho el Papa- es la fuente de todas las cosas y la belleza de la creación revela su omnipotencia de Padre amoroso. En cuanto origen de la vida, (....) se ocupa de lo que ha creado con un amor y una fidelidad que nunca cesan. Por lo tanto, la creación se convierte en un lugar en el que conocer la omnipotencia de Dios y su bondad, y en una llamada a la Fe de los creyentes, para que proclamemos a Dios como Creador (...). En la Sagrada Escritura la inteligencia humana puede encontrar, a la luz de la Fe, la clave interpretativa para entender el mundo. En particular (...) en el primer capítulo del Génesis, con la presentación solemne de la creatividad divina (...). Durante seis veces se repite la frase: "Y vio Dios que era bueno" (...) Todo lo que Dios creó es bueno y hermoso, lleno de sabiduría y de amor, la acción creadora de Dios aporta orden, insufla armonía, da belleza. En el relato del Génesis se dice más tarde que el Señor crea con su palabra y en el texto se repite diez veces el término "dijo Dios" (...) La vida brota, el mundo existe, porque todo obedece la Palabra de Dios".
 
Mateo, 19, 12
Pues hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del reino de los cielos. El que sea capaz de recibir esto, que lo reciba.
 
Creatura habitada  (Ain Karem)
TÚ ME SONDEAS Y ME CONOCES,
SOY CREATURA DE TUS MANOS.
TÚ ME SONDEAS Y ME CONOCES,
PORQUE HABITAS EN MÍ.
 
Sabes si me siento o me pongo en pie,
desde lejos conoces mi pensamiento.
Adviertes si camino, si descanso,
todas mis sendas las trazaste tú.
Antes de que hable mi boca,
Tú acoges mi palabra.
 
Me envuelves por detrás y por delante,
tu abrazo me sostiene.
Si subo hasta los cielos allí estás Tú,
si me acuesto en el abismo allí te encuentro.
 
Aunque volara hasta el confín del mar,
al final te encontraría a Ti.
Si me escondo en la tiniebla,
tus ojos me divisan en mi noche
¿A dónde podré ir sin tu presencia?
¿Por qué escapar de tu mirada?
Tus manos modelaron todo mi ser,
me tejieron en el vientre de mi madre.
 
Creaste cada parte de mi cuerpo,
mis entrañas las formaste Tú.
Tú saber es desbordante,
me sobrecoge Tu Misterio,
Mi ser entero canta agradecido
ante su Creador.
 


Jesús, el amigo, el hermano, el maestro, el buen pastor... Cuántos títulos (y qué buenos) para explicar que nuestro Dios nos amó hasta el extremo de hacerse carne, quizá para “acercarnos” un poco al misterio de su realidad.

 

Jesús, más “ser humano” que “hombre”, es la identificación más perfecta que podemos tener con nuestro Dios. El Hijo es el resumen perfecto del Amor que Dios siente por nosotras y nosotros. Carne de Dios, que sufre, llora y siente como cualquier otra del resto de los humanos.
 
Un Jesús que, al acercarse a los demás, nunca se paró a mirar qué había debajo de la ropa o qué pasaba en los dormitorios... Repartió su Mensaje a todos, a todas, por igual. Aceptó toda realidad humana sin prejuicio alguno: razas, religiones, aspectos, caracteres, gustos y profesiones. También, como vemos, aquello que la palabra “eunuco” quería decir en su época, no sólo los castrados que hoy entendemos: diversidad afectiva y sexual (los que nacen LGTBI, los que eran mutilados por tradiciones de la época, o los que elegían el celibato como complemento a su devoción y servicio a Yahvé).
 
¿De veras sigues creyendo que Él te hubiera mirado distinto?

Hechos, 2, 2-4
De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa donde estaban sentados, y se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse.
 
Joel, 2, 28-29
Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Y aún sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu en esos días, y profetizarán.

La “tercera cara” de nuestro Dios (si es que sólo tiene tres, algo muy dudoso...) es un viento, un susurro, un fuego que calienta sin quemar... El Espíritu es, quizá, la parte más incomprensible, pero a la vez es la que transmite la vida, la fuerza, la sabiduría, el consejo y tantos otros dones.

¿Por qué negar la diversidad como uno más de esos dones del Espíritu? La diversidad cultural, racial, funcional, afectiva, de género, y de cualquier otro tipo, es claramente obra de Dios. Él siempre suma, nunca resta. Así que nuestra condición de LGTBIs no es más que expresión de los dones que el Espíritu reparte a cada cual y que, como todos los demás dones, debemos, como cristianos y cristianas que somos, poner en sus manos y al servicio del Reino.
 
En fin, Dios es un ser infinito, que nos ama hasta el extremo. Nosotros somos criaturas limitadas, que no llegamos a entender completamente ese Amor que Dios nos tiene. Sin embargo, somos sus hijas e hijos, y como criaturas hechas a su imagen y semejanza, poseemos algo de ese infinito.

Que nadie te quite el santo orgullo de ser hija o hijo de Dios.
Humildad.
Todo es de Dios.
 
Meditación y reflexión personal
 
Ecos de la meditación, peticiones, palabras de agradecimiento...
 
Padre Nuestro

Intención de septiembre (elaborada por Comisión de Evangelización)
Señor Jesús, en este comienzo de curso danos la luz de tu Espíritu, para que sepamos orientar adecuadamente la misión que nuestra comunidad Crismhom tiene encomendada, siendo testigos de tu Reino y anunciando la Buena Noticia entre las personas LGTBI y luchando por nuestro derecho a vivir, compartir y celebrar la fe cristiana de manera libre y abierta con nuestra propia identidad personal en el seno de las diversas iglesias.
 
Oración comunitaria
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y  te pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino, y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid.
 
Bendición
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su misericordia,
vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. Amén.

 

2018-10-04: "Francisco de Asís: mirada de hermano"

 
CANCIÓN: Te alabo, Señor (Kairoi)
 
Te alabo, Señor,
Por tantas maravillas que me hablan de ti, 
Te alabo, Señor,
Por tantas alegrías que me has hecho sentir.
Te alabo, Señor,
Por este atardecer (amanecer) que me ha llenado de paz.
Te alabo, Señor. En ti descubro mi libertad.
 
Me has dado, Señor,
El don de tu llamada que me invita a seguir.
Me has dado, Señor,
Tu gracia que me inunda y que me empuja a vivir.
Me has dado, Señor,
Hermanos que trabajan y abren su corazón.
Me has dado, Señor, un ser irrepetible, mi yo.
 
Me pides, Señor,
Que forje con mis manos un presente feliz.
Me pides, Señor,
Que viva mi respuesta pronunciando un sí.
Me pides, Señor,
Mirar hacia adelante confiando en tu amor.
Aquí estoy, Señor,
Dispón y haz lo que quieras de mí.
 
Te ofrezco, Señor,
Las fuerzas que me has dado y la ilusión por vivir.
Te ofrezco, Señor,
Los triunfos y fracasos, el gozar y el sufrir.
Te ofrezco, Señor,
El tiempo de esperanza fruto de tu bondad.
Aquí estoy, Señor,
Dispón y haz lo que quieras de mí.

Oración
¡Oh alto y glorioso Dios!
Ilumina las tinieblas de mi corazón y dame fe recta, esperanza cierta y caridad perfecta, sentido y conocimiento, Señor, para que cumpla tu santo y veraz mandamiento.
 
Lectura del Evangelio de San Mateo 11, 25-30:
Entonces Jesús tomó la palabra y dijo:
"Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y prudentes, y se las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, y al Padre no lo conoce más que el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis fatigados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras vidas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.
 
CANCIÓN: Como un niño (Maite López)
 
Señor mi corazón no es ambicioso
Ni mis ojos altaneros,
No pretendo grandezas
Que superan mi capacidad.
Señor, quiero callar mi loco razonar
Y modero mis deseos
Como un niño en brazos de su madre.
 
ESPERE ISRAEL EN EL SEÑOR
AHORA Y POR SIEMPRE (bis)
ESPERE ISRAEL EN EL SEÑOR
COMO UN NIÑO EN BRAZOS DE SU MADRE.
 
El Señor me dio a mí, el hermano Francisco, el comenzar de este modo a hacer penitencia: pues, como estaba en pecados, me parecía extremadamente amargo ver a los leprosos; pero el Señor mismo me llevó entre ellos, y practiqué con ellos la misericordia. Y, al separarme de ellos, lo que me parecía amargo se me convirtió en dulzura del alma y cuerpo; y después de un poco de tiempo salí del mundo (Testamento 1-3)

En la vida hay momentos (o fases) en que la persona cambia de mirada. Y la nueva mirada transforma el sentido mismo con que se está en la realidad. Nace de la hondura del corazón. A Francisco se le dio en el momento justo en que no sabía qué hacer con su vida, en la batalla de conciencia ante la insatisfacción de lo vivido anteriormente y la atracción por algo distinto. Ahora, en el testamento, mirando hacia su historia personal, recuerda y agradece. Allí comenzó todo, en la convivencia con los leprosos, que cambió radicalmente su mirada. Descubrió lo que marcaría para siempre su ser y actuar: la gracia salvadora de Dios, que puede transformar nuestras impotencias y pecado y hacernos hermanos de los últimos, de los excluidos.

Siempre es igual: hay que salir y conocer la condición humana y dejarle a Dios que actúe. Francisco buscaba lugares solitarios para orar y cuidaba de los leprosos. Su mirada a Dios y al prójimo se transformó. Hizo un camino para ser hermano.
 
CANCIÓN: Dejarme hacer (Ixcis))
Dejarme hacer, dejarme hacer,
Dejarme hacer, es cuanto pides de mí.
Dejarme hacer de nuevo por Ti.
Dejarme hacer en tus manos, Señor.
 
 
Le transformaron; pero Francisco tuvo que esperar a conocer el proyecto de Dios en su vida. Pedía constantemente luz a su querido crucifijo de san Damián, se vestía como un penitente y se refugiaba en los hospicios de los leprosos. Comenzó a verlo claro cuando se encontró con el regalo de tener hermanos, algunos compañeros de sus fiestas juveniles y otros.

Lo que el Señor ponía en marcha era mucho más que una amistad y una convivencia: nada menos que una nueva forma de vivir el Evangelio, simple y radical, auténtica vuelta al seguimiento de Jesús y obediencia sin trampas a su palabra.
 
Y después que el Señor me dio hermanos, nadie me mostraba qué debía hacer, pero el mismo Altísimo me reveló que debía vivir según la forma del santo Evangelio; y yo lo hice escribir en pocas palabras y sencillamente, y el señor papa me lo confirmó. (Testamento 14-15)
 
Parece una expresión de pasada: "El Señor me dio hermanos", pero concentra toda una carga de contenido y experiencia para definir su vocación. Francisco ya no podrá separar nunca el seguimiento de Jesús y la llamada a ser hermano. Quien quiera incorporarse a su movimiento evangélico tendrá que aprender, lo primero, a ser hermano.
 
Así nace la fraternidad franciscana: no por lazos espontáneos de afectividad humana, ni en función de una tarea determinada, aunque sea el Reino, sino por don del Señor a ser hermanos. Es así y solo así, radicalmente, signo del Evangelio, de la nueva humanidad que Dios plantó en la tierra con Jesús y su primera comunidad de discípulos.
 
CANCIÓN: El don de la fraternidad (Kairoi)
El don de la fraternidad, regalo del Señor (bis)
Que hay que cuidar día a día, hay que cuidar con amor (bis)
 
Aquí comienza la vocación, en percibir al otro como don. Palabra bonita, si no fuese terrible. Lo que al principio percibes desde la alegría de la vida recién estrenada, ha de tomar cuerpo y ser verdad de existencia.

Porque el otro es distinto de mí, y amarse en la diferencia siempre es señal de madurez humana y espiritual.
 
Porque los conflictos de convivencia, por mil motivos, son inevitables, y saber elaborarlos es todo un camino.

Porque mi egoísmo y el de los demás entorpecen y hasta pueden bloquear las relaciones.
 
Con el tiempo hay que aprender el secreto: volver cada día al fundamento y fuente del don que solo es Dios. Cuesta esta sabiduría: Dios nos da hermanos, nos hace hermanos, sufrimos y gozamos como hermanos, para lo único necesario en el cielo y en la tierra, amar.
 
La oración de Francisco es la expresión de un corazón envuelto en amor, que alaba, bendice y da gracias sin parar. Dos años antes de su muerte, en el monte Alverna, un Francisco atrapado por Dios en la estigmatización que le ha robado el ser, compone estas alabanzas, que expresan tanto su admiración como su adoración y su convicción de que con Dios no se acaba nunca:
Tú eres el bien, todo bien, sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero.
 
Alabanzas al Dios Altísimo
R/. Tú eres el bien, todo bien, sumo bien, Señor Dios vivo y verdadero.

Tú eres el santo, Señor Dios único, el que haces maravillas.
Tú eres el fuerte, tú eres el grande, tú eres el altísimo, tú eres el rey omnipotente;
Tú, Padre santo, rey del cielo y de la tierra.
Tú eres trino y uno, Señor Dios de dioses;  R/.
 
Tú eres el amor, la caridad; tú eres la sabiduría,
Tú eres la humildad, tú eres la paciencia,
Tú eres la hermosura, tú eres la mansedumbre;
Tú eres la seguridad, tú eres la quietud, tú eres el gozo,
Tú eres nuestra esperanza y alegría, tú eres la justicia,
Tú eres la templanza, tú eres toda nuestra riqueza a saciedad. R/.
 
Tú eres la hermosura,
Tú eres la mansedumbre,
Tú  eres el protector,
Tú eres nuestro custodio y defensor;
Tú eres la fortaleza, tú eres el refrigerio. R/.
 
Tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestra fe,
Tú eres nuestra caridad, tú eres toda nuestra dulzura,
Tú eres nuestra vida eterna, grande y admirable,
Señor, omnipotente Dios, misericordioso Salvador. R/.
 
Meditación personal
 
Ecos, peticiones, acción de gracias...
 
Intención del mes de octubre: por la misión de la Iglesia
Ponemos ante ti, Señor Jesús, a tantas hermanas y hermanos nuestros que lo han dejado todo para anunciar tu Buena Noticia a quienes no te conocen y ser testigos de tu amor incondicional y de tu misericordia entrañable en tantos lugares de oscuridad y desesperanza.

Que las comunidades cristianas, y particularmente Crismhom, seamos evangelizadoras y misioneras, saliendo de nuestras zonas de confort y abandonándonos al aire de tu Espíritu para comprometernos y empeñarnos en derramar Vida allí donde nos guien su luz y tu Palabra.
 
Padre Nuestro
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 
CANCIÓN: Viviré alabándote (Maite López)
Viviré alabándote, adorándote y sirviéndote.
Toda mi capacidad de amar es para ti.
Todo lo que tengo es tuyo, en todo puedo encontrarte,
Haz que sepa utilizarlo, solo si me ayuda a amarte.

2018-10-11: Nuestra Historia con Dios

Nuestra Historia con Dios                           
                 
Hoy me vais a permitir que  hable de mí. Como muchos sabéis me acabo de jubilar después de más de 35 años trabajando de ginecóloga en el Hospital de Móstoles. Es un episodio importante en una biografía. Desde los 6 años en que entré en el colegio, casi todos los días de mi vida me he levantado por las mañanas con una obligación de estudio o de trabajo que ha ocupado gran parte de mi tiempo. Desde ahora, eso ya no es así. Es una experiencia que da un poco de vértigo y que te hace volver la vista atrás para contemplar lo que ha sido tu vida. Y dentro de esa vida, me encuentro con mi historia con Dios. Recuerdo que ya desde mis siete años yo sentía una atracción muy fuerte hacia lo que yo llamaba “ser buena“. Pero ser buena en un país en el que las enseñanzas religiosas eran las del nacionalcatolicismo de Franco, no era algo tan obvio. En mi interior me rebelaba contra esas enseñanzas, su mojigatería, su hipocresía, su tenebrismo. Afortunadamente, Dios me guardaba y hacia los 17 años conocí a un sacerdote que me reveló una visión de Dios y de Jesús y su Buena Noticia, completamente diferente y que era la que intuía mi corazón. Viví una época de inmensa alegría, pero al casarme, tener hijos y empezar el contacto con la vida laboral llena de zancadillas, envidias y deshonestidad, se me vino todo abajo. Me enamoré de otra persona, tuve una crisis matrimonial y personal muy profunda, me separé de mi marido y abandoné la fe durante 22 años.
 
Dios me guardaba y tras el fracaso dolorosísimo de mis expectativas amorosas, después de 9 años, mi marido y yo volvimos a vivir juntos. Poco a poco, con sabiduría y amor, Dios me trajo de nuevo a la fe, a una fe más madura, más serena y sobre todo mucho más confiada en el inmenso amor del Padre.
 
Hoy, que se abre ante mí esta nueva etapa, sé que estoy llamada a nacer de nuevo, a dejarme transformar por el amor de Dios y llevar a donde él quiera llevarme. Con esta oración, quiero ponerme en sus manos e invitaros a todos a hacer lo mismo y, también a agradecer esa historia con Dios que todos tenemos y que es tan buena para nosotros.
 
Canto. Nada nos separará.
Nada nos separará,
nada nos separará, 
nada nos separará,
del Amor de Dios.
 
Así habla la gran filósofa y mística Simone  Weil:
- Este poema lo he aprendido de memoria y a menudo, en el momento culminante de las violentas crisis de dolor de cabeza, me he dedicado a recitarlo poniendo en él toda mi atención y abriendo mi alma a la ternura que encierra. Creía repetirlo solamente como se repite un hermoso poema, pero, sin que yo lo supiera, esa recitación tenía la virtud de una oración. Fue en el curso de una de esas recitaciones cuando Cristo mismo descendió y me tomó.

Recemos juntos este poema/oración:
“El Amor me acogió, mas mi alma se apartaba,
culpable de polvo y de pecado.
Pero el Amor que todo lo ve, observando
mi entrada vacilante
se acercó hasta mí, diciéndome con dulzura:
¿hay algo que eches en falta?
Un invitado, respondí, digno de encontrarse aquí.

Tú serás ese invitado, dijo el Amor.
¿Yo, el malvado, el ingrato?¡Ah, mi amado!
yo no puedo mirarte.

El Amor tomó mi mano y replicó sonriente:
¿quién ha hecho esos ojos sino yo?.

Es cierto, señor, pero yo los ensucié; que mi vergüenza
vaya donde se merece.

¿Y no sabes, dijo el Amor, quién ha tomado sobre sí la culpa?
¡Mi amado! Entonces, podré quedarme…

Siéntate, dijo el Amor, y degusta mis manjares.
Así que me senté y comí. “
 

Canto. Nadie te ama como yo.
Cuánto he esperado este momento,
cuánto he esperado que estuvieras así,
cuánto he esperado que me hablaras,
cuánto he esperado que vinieras a mí.
Yo sé bien lo que has vivido,
yo sé bien lo que has llorado,
yo sé bien lo que has sufrido,
pues de tu lado no me he ido.
 
Pues nadie te ama como Yo,
Pues nadie te ama como Yo.
Mira la cruz,
esa es mi más grande prueba,
nadie te ama como Yo.
Pues nadie te ama como Yo,
Pues nadie te ama como Yo,
Mira la cruz,
fue por ti, fue porque te amo...
Nadie te ama como Yo.
 
Yo sé bien lo que me dices,
aunque a veces no me hables.
Yo sé bien lo que en ti sientes,
aunque nunca lo compartes.
Yo a tu lado he caminado,
junto a ti Yo siempre he ido,
aún a veces te he cargado,
Yo he sido tu mejor amigo.
Pues nadie te ama...
 
LECTURAS.
-El anónimo salmista canta en este poema la dulzura y la belleza de su relación con Dios.
 
Salmo 23
El Señor es mi pastor: nada me falta;
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas.

Me guía por el sendero justo haciendo honor a su nombre,
aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo porque tú vas conmigo,
tu vara y tu cayado me sosiegan.

Me preparas una mesa frente a los enemigos,
me unges la cabeza con perfume, mi copa rebosa.

Tu bondad y lealtad me siguen, toda la vida, y
y habitaré en la casa del Señor por años sin término.
 
-Jesús nos habla del valor incomparable de la presencia de Dios en nuestra vida para todo aquél que ha tenido la inmensa gracia de descubrirlo.
 
Mt 13, 44-46
Se parece el reinado de Dios a un tesoro escondido en el campo; si un hombre lo encuentra, lo vuelve a esconder, y de la alegría va a vender todo lo que tiene y compra el campo aquel.

Se parece también el reinado de Dios a un comerciante que buscaba perlas finas; al encontrar una perla de gran valor fue a vender todo lo que tenía y lo compró.
 
-Y la experiencia de Pablo.
 
Gal 2, 19-21
Lo que es yo, estando bajo la Ley morí para la Ley, con el fin de vivir para Dios. Con el Mesías quedé crucificado y ya no vivo yo, vive en mi Cristo; y mi vivir humano de ahora es un vivir de la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.
 
Canto. Nadie te ama como yo...
 
ORACIÓN DE CHARLES DE FOUCAULD
Padre mío,
me abandono a Ti.
Haz de mí lo que quieras.
Lo que hagas de mí te lo agradezco;
estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo,
con tal que Tu voluntad se haga en mí
y en todas tus criaturas;
no deseo nada más, Dios mío.

Pongo mi vida en Tus manos.
Te la doy, Dios mío,
con todo el amor de mi corazón,
porque te amo,
y porque para mí amarte es darme,
entregarme en Tus manos sin medida,
con infinita confianza,
porque Tu eres mi Padre.

SILENCIO

BREVE ESPACIO PARA COMPARTIR

PADRE NUESTRO

ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 
Canto. NADIE TE AMA COMO YO

 

2018-10-18: TRANSFORMÁNDONOS: EN CAMINO HACIA EL SEÑOR

Introducción. Bienvenidos a este rato de encuentro con el Señor y con l@s herman@s.  Esta oración he querido enmarcarla, atendiendo a tres hechos concretos:

-El Tema del Curso: Transformados por el Amor de Dios.
-En este mes de octubre, hay un día especialmente dedicado a la lucha contra la Despatologización de la Realidad de la Transexualidad.

-Este año hemos tenido noticias alentadoras, pues la OMS ha dejado de considerar la Transexualidad como un “trastorno mental y del comportamiento”, aunque no es la situación ideal, pues aun lo considera como una “Incongruencia de Género”. 
 
Esto me trae a la mente, algo muy propio del Reino de Dios, la Fe y la Esperanza, pues la venida del Reino, es una experiencia del presente hacia el futuro, es una tensión continua, el “Ya pero todavía no…”, que nos impulsa hacia adelante, y nos invita a no conformarnos en nuestras seguridades, a comprender y ser conscientes de que aún queda mucho camino por andar, que debemos seguir buscando la meta, como cristianos: la perfecta configuración con Cristo y a la vez, como colectivo LGTBI+H: la plena inclusión de todas/os/es y, a no quedarnos estancados en lo que ya hemos logrado, ni perder de vista que muchas personas antes que nosotr@s, han sufrido, luchado y trabajado para que hoy gocemos de ciertas libertades.
 
 Por estas razones, la oración discurrirá en cuatro momentos:
1. En busca de la propia Verdad, de la Identidad Personal: En este texto, cada un@ de nosotr@s podemos vernos reflejad@s, pues a lo largo de nuestra vida, vamos intentando encontrar la respuesta a esa pregunta constante Quiénes Somos? Con más o menos aciertos y en ocasiones, no pocas, con altas dosis de sufrimiento causados por la sorpresa de descubrirnos distintos y por la incomprensión de los demás y, de su propia inadaptación y rechazo respecto de lo diferente a las  “normas y estándares” habituales. Pero, cuando se hace una búsqueda sincera, la verdad aflora y nos deja disfrutar de su belleza.
 
Eclesiástico 51, 13 - 22.
Siendo joven aún, antes de ir por el mundo,
Me di a buscar abiertamente la sabiduría en mi oración,
A la puerta delante del templo la pedí,
Y hasta mi último día la andaré buscando.
En su flor, como en racimo que madura,
Se recreó mi corazón.
Mi pie avanzó en derechura,
Desde mi juventud he seguido sus huellas.

Incliné un poco mi oído y la recibí,
Y me encontré una gran enseñanza.
Gracias a ella he hecho progresos,
A quien me dio sabiduría, daré gloria.
 
Pues decidí ponerla en práctica,
Tuve celo por el bien y no quedaré confundido.
Mi alma ha luchado por ella,
A la práctica de la ley he estado atento,
He tendido mis manos a la altura
Y he llorado mi ignorancia de ella.
 
Hacia ella orienté mi alma,
Y en la pureza la he encontrado.
Logré con ella un corazón desde el principio,
Por eso no quedaré abandonado.
 
Mis entrañas se conmovieron por buscarla,
Por eso he logrado una buena adquisición.
Me dio el Señor una lengua en recompensa,
Y con ella le alabaré.
 
Canto. Tú eres el agua viva…
 
2. El camino a seguir, La oración.  Poner todas nuestras inquietudes en las manos del Señor de las Misericordias, quien puede transformar por completo nuestra vida y convertir en gozo nuestro llanto.
 
Mateo 7, 7-11.
"«Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O hay acaso alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan! «Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas."
 
Canto. Pide y se te dará…
 
3. Reconocer en Cristo, al Siervo de Yahvé: Quien se hizo solidario con todos los hombres y mujeres de todos los tiempos y, vivió en carne propia la experiencia del dolor, del sufrimiento, del abandono y, unirnos a Él y poder encontrar fuerzas para continuar.
 
ISAÍAS 50, 4-7 El siervo de Yahvé.
Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado para saber decir al abatido una palabra de aliento. Cada mañana me espabila el oído para que escuche como los iniciados. El Señor Dios me ha abierto el oído y yo no me he rebelado ni me he echado atrás. Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostro a insultos ni salivazos. Mi Señor me ayudaba, por eso no quedaba confundido; por eso ofrecí mi rostro como pedernal, y sé que no quedaré avergonzado
 
Reflexión.
En este segundo libro de Isaías, llamado “el libro de la consolación”, aparece un personaje al que se ha llamado “El Siervo de Yahvé”, en cuatro cantos (Caps: 42, 49, 50, 52). Llamado por Dios desde el seno de su madre, aparece como un discípulo a quien Dios “le ha abierto el oído”, para que él pueda instruir a todos. Su misión se realiza sin brillo ni éxito externo, está expuesto a ultrajes y desprecios; se ha entregado por los pecad2ores y carga con sus pecados, convirtiéndose, por su humillación y sufrimientos, en salvación para todos.
 
La Iglesia ha visto siempre en este personaje una anticipación profética de la figura de Jesús, y representa un mesianismo opuesto al que era más habitual en Israel: el mesianismo regio, triunfal, al modo y modelo de David.
 
Canto. El Señor os dará su Espíritu Santo.
 
4.  La Acción de Gracias.
Una vez que la persona se configura con Cristo, su vida se llena de Luz, se transforma por ese Amor incondicional que recibe del Señor. Todo su ser se ve movido a la alabanza y glorificación de AQUEL, quien “ES TODO EN TODOS”.
"Eclesiástico 51, 1. Himno de Acción de Gracias.
 
Todos. Mira el Arco Iris y bendice a su Hacedor,
Qué maravilloso esplendor!
Rodea el cielo con un arco de gloria,
Tendido por las manos del Altísimo. (Eclesiástico 43, 11-12)
 
Quiero darte gracias, Señor, Rey,
Y alabarte, oh Dios mi salvador,
A tu nombre doy gracias. T/
 
Pues protector y auxilio has sido para mí,
Y has rescatado mi cuerpo de la perdición,
Del lazo de la lengua insidiosa,
De los labios que urden mentira; T/
 
Frente a mis adversarios
Has sido auxilio y me has rescatado,
Según la abundancia de tu misericordia
Y la gloria de tu nombre. T/
 
De las dentelladas de los dispuestos a devorarme,
De la mano de los que buscan mi alma,
De las muchas tribulaciones que he sufrido,
Del ahogo del fuego que me envolvía, T/

De entre el fuego que yo no había encendido,
De la hondura de las entrañas del abismo,
De la lengua impura, de la palabra mentirosa,
Calumnia de lengua injusta ante el rey. T/
 
Cerca de la muerte estaba mi alma,
Mi vida estaba junto al abismo, abajo.
Por todas partes me asediaban
Y no había quien auxiliara,
Volví los ojos a un apoyo humano
Y no había ninguno. T/
 
Entonces me acordé de tu misericordia, Señor,
Y de tu actuación desde la eternidad,
Que tú levantas a los que en ti esperan,
Y los salvas de la mano de enemigos. T/
 
Y elevé de la tierra mi plegaria,
Supliqué ser librado de la muerte.
Clamé al Señor, padre de mi Señor:
«No me abandones en días de tribulación,
Cuando mandan los orgullosos
Y me siento indefenso. T/
 
Alabaré tu nombre sin cesar,
Te cantaré en acción de gracias.» T/
 
Y mi oración fue escuchada,
Pues tú me salvaste de la perdición,
Y me libraste del momento malo.
Por eso te daré gracias y te alabaré,
Bendeciré el nombre del Señor. T/
 
Canto. Gracias Señor.
 
Silencio.  Ecos, Peticiones, Acción de gracias.
 
Padre Nuestro.
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

 

2018-10-25: ¡Cristo habite por la fe en vuestros corazones!

Introducción.
“Habitar” es una palabra profunda. Si vamos a la lengua inglesa, vemos que hay una palabra para hablar de “casa”: “house” y otra muy distinta para hablar de “mi casa” (mi hogar): “home”. En esta última es donde realmente habitamos.

Bien, esta tarde reflexionaremos si Cristo se encuentra en nuestros corazones como si éstes fuesen “house” o realmente son “home”.
 
CANCIÓN: “Óyeme”

Breve momento de silencio.
 
San Pablo, con no pocas dificultades internas y externas oyó la voz de Dios, y tuvo su propio combate interno para hacer de su corazón un lugar en el que habita Jesús => “HOME”.
 
En la primera lectura que nos ofrece la liturgia en el día de hoy, aparece San Pablo pidiendo para los cristianos de Éfeso y para todos los cristianos de cualquier tiempo que “Cristo habite por la fe en vuestros corazones”. De esta manera, los cristianos no padeceremos nunca esa enfermedad tan dramática que es la soledad afectiva.
 
Cristo habita en nuestros corazones, nunca nos deja solos, nos acompaña siempre en los buenos días y en los otros y nos da fuerzas para seguirle en todas las circunstancias de nuestra vida.
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 3,14-21:
Doblo las rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra, pidiéndole que, de los tesoros de su gloria, os conceda por medio de su Espíritu robusteceros en lo profundo de vuestro ser, que Cristo habite por la fe en vuestros corazones, que el amor sea vuestra raíz y vuestro cimiento; y así, con todos los santos, lograréis abarcar lo ancho, lo largo, lo alto y lo profundo, comprendiendo lo que trasciende toda filosofía: el amor cristiano. Así llegaréis a vuestra plenitud, según la plenitud total de Dios. Al que puede hacer mucho más sin comparación de lo que pedimos o concebimos, con ese poder que actúa entre nosotros, a él la gloria de la Iglesia y de Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos. Amén.

CANCIÓN: “Sé mi luz” 

Sal 32. La misericordia del Señor llena la tierra
Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.

Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas.
Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra.
 
Pero el plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad.
Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor,
el pueblo que él se escogió como heredad.
 
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre.
 
Cuando Dios habita nuestros corazones, él es LUZ como escuchamos en la anterior canción. Ahora bien, nos cuesta mucho dejarnos iluminar, pues “nuestras verdades” o “cabezonerías” pueden más que esa luz que nos ofrece Dios.

Escuchemos esta pequeña historia extraída de la obra La oración de la rana de Anthony de Mello, titulada “Suposiciones”

 Dos cazadores alquilaron un avión para ir a la región de los bosques. Dos semanas más tarde, el piloto regresó para recogerlos y llevarlos de vuelta. Pero, al ver los animales que habían cazado, dijo: «Este avión no puede cargar más que con uno de los dos búfalos. Tendrán que dejar aquí el otro.»

 «¡Pero si el año pasado el piloto nos permitió llevar dos búfalos en un avión exactamente igual que éste…!», protestaron los cazadores.

El piloto no sabía qué hacer, pero acabó cediendo: «Está bien; si lo hicieron el año pasado, supongo que también podremos hacerlo ahora…»

De modo que el avión inició el despegue, cargado con los tres hombres y los dos búfalos; pero no pudo ganar altura y se estrelló contra una colina cercana. Los hombres salieron a rastras del avión y miraron en torno suyo. Uno de los cazadores le preguntó al otro «¿Dónde crees que estamos?» El otro inspeccionó los alrededores y dijo: «Me parece que unas millas a la izquierda de donde nos estrellamos el año pasado»
 
Breve momento de silencio
 
 
CANCIÓN
 Vengo aquí, mi Señor,
 a olvidar las prisas de mi vida.
 Ahora sólo importas Tú,
 dale tu paz a mi alma.
 
Vengo aquí, mi Señor, a encontrarme
con tu paz que me serena.
Ahora sólo importas TÚ,
dale tu paz a mi alma.
 
Vengo aquí, mi Señor, a que en mi
lo transformes todo en nuevo.
Ahora sólo importas Tú,
dale tu paz a mi alma. 

Vengo aquí, mi Señor.
 
Evangelio según San Lucas 12,49-53 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»
 
Breve momento de silencio.
 
(Lectura OPCIONAL, ayuda para la oración personal tras la lectura del Evangelio)
El secreto para entender las a primera vista sorprendentes palabras de Jesús en el evangelio de hoy está en que Él no es neutral, no le da lo mismo una cosa que otra.
 
Nos pide que le sigamos y para ello que vivamos a Dios como nuestro Padre, que tengamos a todo ser humano como nuestro hermano, que vivamos nuestra vida como una historia que no termina en el fracaso sino en la resurrección a la plenitud de la felicidad, que vivamos unos valores como el amor, la sencillez, la misericordia, la veracidad… y que rechacemos otros como el orgullo, la mentira, el odio, la soberbia, el amor al dinero… Evidentemente Jesús causa división. Unos hombres le aceptarán y otros le rechazarán. Pero a los que le acojamos nos seguirá diciendo “mi paz os dejo, mi paz os doy”. 
Reflexión realizada por Fray Manuel Santos Sánchez. Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Intercalada en el silencio, canción:
“Quédate junto a nosotros”
 
CANTO
 Nada nos separará,
Nada nos separará,
Nada nos separará,
Del amor de Dios.
 
ECOS
 Vamos a compartir con los demás aquellas palabras o frases que en las lecturas de esta tarde nos hayan servido de modo especial para nuestra oración.
 
Salmo 27
El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es el baluarte de mi vida,
¿ante quién temblaré?
 
Cuando se alzaron contra mí los malvados
para devorar mi carne,
fueron ellos, mis adversarios y enemigos,
los que tropezaron y cayeron.
 
Aunque acampe contra mí un ejército,
mi corazón no temerá;
aunque estalle una guerra contra mí,
no perderé la confianza.
 
Una sola cosa he pedido al Señor,
y esto es lo que quiero:
vivir en la Casa del Señor
todos los días de mi vida,
para gozar de la dulzura del Señor
y contemplar su Templo.
 
Sí, él me cobijará en su Tienda de campaña
en el momento del peligro;
me ocultará al amparo de su Carpa
y me afirmará sobre una roca.
 
Por eso tengo erguida mi cabeza
frente al enemigo que me hostiga;
ofreceré en su Carpa sacrificios jubilosos,
y cantaré himnos al Señor.
 
Compartimos: Peticiones y Acción de gracias.
 
Padrenuestro
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

2018-11-01: SOLEMNIDAD DE TOD@S L@S SANT@S.

Animación. (Canto)…

Introducción.
Hoy es un día realmente especial para la Iglesia y para todo el género humano, pues en estas fechas, comienzos de noviembre, casi tod@s las personas, nos vemos embargados por sentimientos y emociones muy fuertes, pues recordamos a tantas personas que han tocado nuestras vidas, padres, hermanos, hijos, otros miembros de la familia, amigos, maestros, vecinos, compañeros de trabajo, entre otros, quienes con su presencia inundaron nuestra existencia, le dieron sabor a nuestro ser.
 
Canto. Pueblo de Reyes.
 
Vamos a escuchar un comentario a la Liturgia del día de hoy.

Querid@s herman@s.  Hay sentimientos que son difíciles de controlar. Y tampoco está muy claro que haya que hacerlo. A muchos seres humanos nos embargan sentimientos especiales en ciertas fechas del año.  En ellas el recuerdo de aquellos a quienes hemos querido y ya han dejado este mundo cobra una intensidad especial y retornan cierta tristeza y el deseo de haber compartido más con ellos. Se dice que el paso del tiempo cura determinadas penas; pero estas sensaciones vuelven y vuelven, incluso a quienes nos tenemos por discípulos del Resucitado. A veces se cuestiona que los que tenemos fe podamos compartir esas tristezas, pero es algo bien comprensible: hay sentimientos que no son sino la muestra del amor que hubo, ha habido y hay (y pocas cosas son más ‘cristianas’ que estas).
 
En muchos países una de esas fechas son los primeros días de noviembre. El recuerdo a los difuntos y la visita a los cementerios avivan la densidad de una ausencia o -mejor dicho- de otros modos de presencia. Por eso son tan hermosos la Fiesta de Todos los Santos y el hecho de que la Iglesia haya querido reconocer y recordar a todos aquellos hombres y mujeres que sin haber sido canonizados pasaron su vida -como el Señor- haciendo el bien.
 
En esta solemnidad, se destaca que vamos hacia la Jerusalén celeste, aunque peregrinos en país extraño, alegres, “gozosos por la gloria de los mejores hijos de la Iglesia”.
 
Demos gracias al Padre por habernos rodeado de tanta gente bienaventurada que sin llamar la atención -o precisamente por eso- era tan especial.
 
La comunión de los santos.
En silencio cada un@, vamos a leer y meditar este fragmento extraído de: Últimas Conversaciones (15/07/1897) de Santa Teresita del Niño Jesús (1873-1897).  Carmelita Descalza, Doctora de la Iglesia.
 
Sor María de la Eucaristía quería encender las velas para una procesión. No tenía fósforos, pero al ver la lamparita que arde ante las reliquias, se acercó. Pero, ¡vaya!, la encontró medio apagada, no quedaba más que un débil destello en la mecha carbonizada. Sin embargo, consiguió encender su vela, y, gracias a su vela, se fueron encendiendo todas las de la comunidad. Fue aquella lamparita medio apagada la que produjo aquellas hermosas llamas que, a su vez, hubieran podido producir infinidad de otras e incluso encender el universo. Sin embargo, la causa primera de ese incendio se debería siempre a aquella lamparita. ¿Cómo es entonces que, sabiendo esto, las hermosas llamas podrían gloriarse de haber provocado semejante incendio, cuando ellas mismas sólo se encendieron gracias a aquella chispita?...Lo mismo ocurre con la comunión de los santos. Muchas veces, sin que nosotros lo sepamos, las gracias y las luces que recibimos las debemos a un alma escondida, porque Dios quiere que los santos se comuniquen la gracia unos a otros por medio de la oración, para que en el cielo se amen con un gran amor, con un amor todavía mucho mayor que el amor de la familia, incluso el de la familia más ideal de la tierra. ¡Cuántas veces he pensado si no podría yo deber todas las gracias que he recibido a las oraciones de un alma que haya pedido por mí a Dios y a la que no conoceré sino en el cielo! Sí, una chispita muy pequeña puede hacer brotar grandes lumbreras en toda la Iglesia, como doctores y mártires, que estarán muy por encima de ella en el cielo; ¿pero quién podría afirmar que la gloria de aquellos no se convertirá en la suya propia? En el cielo no habrá miradas de indiferencia, porque todos los elegidos reconocerán que se deben mutuamente las gracias que les han merecido la corona. 
 
*La solemnidad que hoy celebramos, nos invita a regocijarnos en la grandeza de la fe, vivida en la esperanza y el amor, una fe que es comunitaria, hacia la salvación que se nos da por gracia de Dios, pero que no es otorgada a cada individuo de manera aislada, sino que esa Gloria de Dios, será también comunitaria. Escuchemos estas líneas que ensalzan las virtudes de los hombres y mujeres que buscan construir un mundo mejor, el verdadero reinado de Dios.
 
Benditos los Pies
1. Benditos los pies de quien, en la lucha por la vida, encuentra tiempo de ir por los caminos del mundo, entrar en las casas y acercarse a las personas para anunciarles que Cristo vive y es nuestra esperanza.
 
2. Benditos los pies que se apresuran a la invitación de Jesús: “Id por todo el mundo, predicad el Evangelio a tod@s”, superando cualquier distancia para encontrar, junto a los hermanos, el sentido de la alegría, para celebrar con ellos la nueva alianza en Jesucristo y sacar de su ser Iglesia, la energía necesaria para partir nuevamente cada día. 
 
3. Benditos los pies de las personas que se olvidan y salen de sí mismas para  consolar y ayudar a quien está enfermo y solo, a quien sufre, a quien está en duelo.
 
4. Benditos los pies de quien comparte su pan con el hambriento, se solidariza con el pobre, es testigo de la justicia y de la misericordia.

 
5. Benditos los pies que no se cansan de promover la verdad y la paz, de buscar a Dios, que no miden y no calculan, más trazan un surco profundo de gratuidad; que no se resignan, no paran frente al cansancio del camino, la decepción, el fracaso, porque se apoyan en la vida del resucitado.
 
6. Benditos los pies de quien busca la profecía de una palabra que ilumine la historia humana, de quien construye hermandad y amistad en medio de prejuicios y exclusiones.
 
7. Benditos los pies de quien busca a la persona allí donde es humillada y pisoteada, de quien descubre y protege la vida donde se sufre violencia y muerte.
 
8. Benditos los pies de los misioneros del Evangelio, de quien encarna la novedad del Reino, de quien sabe esperar y provocar, perseverar y sufrir para introducir lo eterno  en la historia humana.
 
9. Benditos los pies de quienes renuevan la Eucaristía en la rutina diaria, mensajeros del amor que guía y une los fragmentos dispersos de la existencia.
 
10. Benditos los pies que abren caminos todavía invisibles, que andan llevando en el corazón el misterio de una presencia que da paz total.
 
11. Benditos los pies lavados por la sangre del Hombre Dios.
 
Del Evangelio de san Mateo (5,1-12):
Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»
 
Canto. Bienaventurados (Himno JMJ Cracovia).
 
Salmo de las bienaventuranzas para el mundo de hoy.
Si Jesús acudiera hoy a uno de los sitios donde por diversas razones se congregan las multitudes y nos invitara a sentarnos para escucharle, quizá su sermón podría ir en esta línea…
 
Todos. Bienaventurados los santos de ayer, de hoy y de siempre, los de cada día, los anónimos, los reconocidos y, tod@s quienes ya han partido de este mundo, pero han dejado su huella de amor en nuestras vidas.
 
-Bienaventurados los limpios de corazón, los que son capaces de construir la paz con la paz.
 
-Bienaventurados los que, a golpe de justicia y amor, despedazan las cadenas de la miseria y la guerra.
 
-Bienaventurados todos los hombres que, con sus vidas, no permiten que nazca y crezca el odio.
 
-Bienaventurados los que tienen un corazón universal y no se encierran en su pequeño mundo.
 
-Bienaventurados los que luchan positivamente contra las causas que engendran la droga, la prostitución, la criminalidad, la exclusión y la injusticia.
 
-Bienaventurados los justos, los que creen en la justicia y la buscan para tod@s.
 
-Bienaventurados los que son capaces de liberarse del mal y liberan a los demás.
 
-Bienaventurados los que promueven el desarrollo de la persona y, ayudan a que pueda realizarse plenamente, según la vocación que cada un@ ha recibido.

Canto.

Silencio.  Ecos, Peticiones, Acción de gracias.
 
Acción de gracias y Peticiones.
 
 
 
 
 
 
 
 
PADRENUESTRO.
 
Padre Nuestro (Cantado)
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI+H, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI+H de Madrid. AMÉN.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.

 

2018-11-01: SOLEMNIDAD DE TOD@S L@S SANT@S.

Animación. (Canto)…

Introducción.
Hoy es un día realmente especial para la Iglesia y para todo el género humano, pues en estas fechas, comienzos de noviembre, casi tod@s las personas, nos vemos embargados por sentimientos y emociones muy fuertes, pues recordamos a tantas personas que han tocado nuestras vidas, padres, hermanos, hijos, otros miembros de la familia, amigos, maestros, vecinos, compañeros de trabajo, entre otros, quienes con su presencia inundaron nuestra existencia, le dieron sabor a nuestro ser.
 
Canto. Pueblo de Reyes.
 
Vamos a escuchar un comentario a la Liturgia del día de hoy.

Querid@s herman@s.  Hay sentimientos que son difíciles de controlar. Y tampoco está muy claro que haya que hacerlo. A muchos seres humanos nos embargan sentimientos especiales en ciertas fechas del año.  En ellas el recuerdo de aquellos a quienes hemos querido y ya han dejado este mundo cobra una intensidad especial y retornan cierta tristeza y el deseo de haber compartido más con ellos. Se dice que el paso del tiempo cura determinadas penas; pero estas sensaciones vuelven y vuelven, incluso a quienes nos tenemos por discípulos del Resucitado. A veces se cuestiona que los que tenemos fe podamos compartir esas tristezas, pero es algo bien comprensible: hay sentimientos que no son sino la muestra del amor que hubo, ha habido y hay (y pocas cosas son más ‘cristianas’ que estas).
 
En muchos países una de esas fechas son los primeros días de noviembre. El recuerdo a los difuntos y la visita a los cementerios avivan la densidad de una ausencia o -mejor dicho- de otros modos de presencia. Por eso son tan hermosos la Fiesta de Todos los Santos y el hecho de que la Iglesia haya querido reconocer y recordar a todos aquellos hombres y mujeres que sin haber sido canonizados pasaron su vida -como el Señor- haciendo el bien.
 
En esta solemnidad, se destaca que vamos hacia la Jerusalén celeste, aunque peregrinos en país extraño, alegres, “gozosos por la gloria de los mejores hijos de la Iglesia”.
 
Demos gracias al Padre por habernos rodeado de tanta gente bienaventurada que sin llamar la atención -o precisamente por eso- era tan especial.
 
La comunión de los santos.
En silencio cada un@, vamos a leer y meditar este fragmento extraído de: Últimas Conversaciones (15/07/1897) de Santa Teresita del Niño Jesús (1873-1897).  Carmelita Descalza, Doctora de la Iglesia.
 
Sor María de la Eucaristía quería encender las velas para una procesión. No tenía fósforos, pero al ver la lamparita que arde ante las reliquias, se acercó. Pero, ¡vaya!, la encontró medio apagada, no quedaba más que un débil destello en la mecha carbonizada. Sin embargo, consiguió encender su vela, y, gracias a su vela, se fueron encendiendo todas las de la comunidad. Fue aquella lamparita medio apagada la que produjo aquellas hermosas llamas que, a su vez, hubieran podido producir infinidad de otras e incluso encender el universo. Sin embargo, la causa primera de ese incendio se debería siempre a aquella lamparita. ¿Cómo es entonces que, sabiendo esto, las hermosas llamas podrían gloriarse de haber provocado semejante incendio, cuando ellas mismas sólo se encendieron gracias a aquella chispita?...Lo mismo ocurre con la comunión de los santos. Muchas veces, sin que nosotros lo sepamos, las gracias y las luces que recibimos las debemos a un alma escondida, porque Dios quiere que los santos se comuniquen la gracia unos a otros por medio de la oración, para que en el cielo se amen con un gran amor, con un amor todavía mucho mayor que el amor de la familia, incluso el de la familia más ideal de la tierra. ¡Cuántas veces he pensado si no podría yo deber todas las gracias que he recibido a las oraciones de un alma que haya pedido por mí a Dios y a la que no conoceré sino en el cielo! Sí, una chispita muy pequeña puede hacer brotar grandes lumbreras en toda la Iglesia, como doctores y mártires, que estarán muy por encima de ella en el cielo; ¿pero quién podría afirmar que la gloria de aquellos no se convertirá en la suya propia? En el cielo no habrá miradas de indiferencia, porque todos los elegidos reconocerán que se deben mutuamente las gracias que les han merecido la corona. 
 
*La solemnidad que hoy celebramos, nos invita a regocijarnos en la grandeza de la fe, vivida en la esperanza y el amor, una fe que es comunitaria, hacia la salvación que se nos da por gracia de Dios, pero que no es otorgada a cada individuo de manera aislada, sino que esa Gloria de Dios, será también comunitaria. Escuchemos estas líneas que ensalzan las virtudes de los hombres y mujeres que buscan construir un mundo mejor, el verdadero reinado de Dios.
 
Benditos los Pies
1. Benditos los pies de quien, en la lucha por la vida, encuentra tiempo de ir por los caminos del mundo, entrar en las casas y acercarse a las personas para anunciarles que Cristo vive y es nuestra esperanza.
 
2. Benditos los pies que se apresuran a la invitación de Jesús: “Id por todo el mundo, predicad el Evangelio a tod@s”, superando cualquier distancia para encontrar, junto a los hermanos, el sentido de la alegría, para celebrar con ellos la nueva alianza en Jesucristo y sacar de su ser Iglesia, la energía necesaria para partir nuevamente cada día. 
 
3. Benditos los pies de las personas que se olvidan y salen de sí mismas para  consolar y ayudar a quien está enfermo y solo, a quien sufre, a quien está en duelo.
 
4. Benditos los pies de quien comparte su pan con el hambriento, se solidariza con el pobre, es testigo de la justicia y de la misericordia.

 
5. Benditos los pies que no se cansan de promover la verdad y la paz, de buscar a Dios, que no miden y no calculan, más trazan un surco profundo de gratuidad; que no se resignan, no paran frente al cansancio del camino, la decepción, el fracaso, porque se apoyan en la vida del resucitado.
 
6. Benditos los pies de quien busca la profecía de una palabra que ilumine la historia humana, de quien construye hermandad y amistad en medio de prejuicios y exclusiones.
 
7. Benditos los pies de quien busca a la persona allí donde es humillada y pisoteada, de quien descubre y protege la vida donde se sufre violencia y muerte.
 
8. Benditos los pies de los misioneros del Evangelio, de quien encarna la novedad del Reino, de quien sabe esperar y provocar, perseverar y sufrir para introducir lo eterno  en la historia humana.
 
9. Benditos los pies de quienes renuevan la Eucaristía en la rutina diaria, mensajeros del amor que guía y une los fragmentos dispersos de la existencia.
 
10. Benditos los pies que abren caminos todavía invisibles, que andan llevando en el corazón el misterio de una presencia que da paz total.
 
11. Benditos los pies lavados por la sangre del Hombre Dios.
 
Del Evangelio de san Mateo (5,1-12):
Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»
 
Canto. Bienaventurados (Himno JMJ Cracovia).
 
Salmo de las bienaventuranzas para el mundo de hoy.
Si Jesús acudiera hoy a uno de los sitios donde por diversas razones se congregan las multitudes y nos invitara a sentarnos para escucharle, quizá su sermón podría ir en esta línea…
 
Todos. Bienaventurados los santos de ayer, de hoy y de siempre, los de cada día, los anónimos, los reconocidos y, tod@s quienes ya han partido de este mundo, pero han dejado su huella de amor en nuestras vidas.
 
-Bienaventurados los limpios de corazón, los que son capaces de construir la paz con la paz.
 
-Bienaventurados los que, a golpe de justicia y amor, despedazan las cadenas de la miseria y la guerra.
 
-Bienaventurados todos los hombres que, con sus vidas, no permiten que nazca y crezca el odio.
 
-Bienaventurados los que tienen un corazón universal y no se encierran en su pequeño mundo.
 
-Bienaventurados los que luchan positivamente contra las causas que engendran la droga, la prostitución, la criminalidad, la exclusión y la injusticia.
 
-Bienaventurados los justos, los que creen en la justicia y la buscan para tod@s.
 
-Bienaventurados los que son capaces de liberarse del mal y liberan a los demás.
 
-Bienaventurados los que promueven el desarrollo de la persona y, ayudan a que pueda realizarse plenamente, según la vocación que cada un@ ha recibido.

Canto. Las Bienaventuranzas.
 
1.Dichoso el que no pone su empeño en el dinero
Y vive la aventura de odiar toda ambición.
Pero pobres de aquellos que sueñan con ser ricos
Y venden su conciencia por una posición.
Dichoso el que no sabe jugar a oportunismos
Y dice en cada instante las cosas como son.
Pero pobres de aquellos que el sol que más calienta
Eligen como norma y adoran como un Dios.
 
LAS BIENAVENTURANZAS SON TODAS ESTAS Y MUCHAS MAS
VUELVE EL MUNDO DEL REVES, Y LAS TENDRAS
LAS BIENAVENTURANZAS SON EL CAMINO DE LA VERDAD.
 
2.Dichoso el que denuncia engaños y opresiones
y el ruido del dinero no puede con su voz.
Pero pobres de aquellos que saben y se callan
haciendo juego al río que riega la ambición.
Dichoso el perseguido por ir contra las leyes
de alguna insoportable e injusta situación.
Pero pobres de aquellos que olvidan la justicia
y dicen que la calma es siempre lo mejor.
 
Silencio.  Ecos, Peticiones, Acción de gracias.
 
Acción de gracias y Peticiones.
 
 
 
 
 
 
 
 
PADRENUESTRO.
 
Padre Nuestro (Cantado)
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI+H, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI+H de Madrid. AMÉN.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.

 

2018-11-08: ORACIÓN ECUMÉNICA. ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?

"El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado".
 
+ En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo

CANTO
En el nombre del Señor nos hemos reunido (bis)
Ved qué gozo que los hermanos se quieran (bis)
En el nombre del Señor nos hemos reunido (bis)
Cristo siempre está en medio de nosotros (bis)
En el nombre del Señor nos hemos reunido (bis)

1) Lectura del libro del Deuteronomio 6, 2-6
Moisés habló al pueblo diciendo:
«Teme al Señor, tu Dios, tú, tus hijos y nietos, y observando todos sus mandatos y preceptos, que yo te mando, todos los días de tu vida, a fin de que se prolonguen tus días. Escúchalo, pues, Israel, y esmérate en practicarlos, a fin de que te vaya bien y te multipliques, como te prometió el Señor, Dios de tus padres, en la tierra que mana leche y miel.
Escucha, Israel: El Señor es nuestro Dios, el Señor es uno solo.
Amarás, pues, al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas las fuerzas.
Estas palabras que yo te mando hoy estarán en tu corazón».
¡Palabra de Dios!

CANTO
Laudate omnes gentes, laudate Dominum

2) Lectura del Evangelio según Marcos 12,28b-34
Acercóse uno de los escribas (…) y, viendo que Jesús les había respondido muy bien, le preguntó: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?» Jesús le contestó: «El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.» Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que Él es único y que no hay otro fuera de Él, y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.» Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.
¡Palabra del Señor!
 
3) ORACIÓN:
Líbranos, Señor, de todos los males, de insensibilidad, cálculo y egoísmo, y ábrenos decididamente a tu amor. Líbranos siempre del miedo a entregamos con amor a cualquiera que nos necesite. Y que nuestro amor por los que nos rodean sea la prueba de calidad de que te amamos a ti. Ayúdanos a ser un solo corazón y una sola alma y a ser una comunidad generosa para el servicio.

4) REFLEXIÓN
• El evangelio de hoy nos presenta una conversación bonita entre Jesús y un doctor de la ley. El doctor quiere saber de Jesús cuál es el primero de todos los mandamientos. Hoy también mucha gente quiere saber lo que es más importante en la religión. Algunos dicen que es ser bautizado. Otros dicen que es rezar. Otros dicen: ir a Misa o participar del culto el domingo. Otros dicen: amar al prójimo. Otros se preocupan sólo con las apariencias o con los cargos en la Iglesia.
 
• Marcos 12,28: La pregunta del doctor de la Ley. A un doctor de la ley, que había asistido al debate de Jesús con los saduceos (Mc 12,23-27), le gustó la respuesta de Jesús, y percibió su gran inteligencia y quiso aprovechar la ocasión para plantear una preguntar: “¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?” En aquel tiempo, los judíos tenían una gran cantidad de normas para reglamentar en la práctica la observancia de los Diez Mandamientos. Algunos decían: “Todas estas normas tienen el mismo valor, pues todas vienen de Dios. No nos incumbe a nosotros introducir distinciones en las cosas de Dios”. Otros decían: “Algunas leyes son más importantes que las otras y, por esto, ¡obligan más!” El doctor quiere saber la opinión de Jesús.
 
• Marcos 12,29-31: La respuesta de Jesús. Jesús responde citando un pasaje de la Biblia para decir cuál es el primero de todos los mandamientos: es “¡amar a Dios con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas!” (Dt 6,4-5). En el tiempo de Jesús, los judíos piadosos hicieron de este texto del Deuteronomio una oración y la recitaban tres veces al día: de mañana, a medio día y por la noche. Era tan conocida entre ellos como hoy entre nosotros lo es el Padre Nuestro. Y Jesús añade, citando de nuevo la Biblia: “El segundo es éste: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’ (Lev 19,18). No existe otro mandamiento mayor que éstos”. ¡Respuesta breve y profunda¡ Es el resumen de todo lo que Jesús enseñó sobre Dios y sobre la vida (Mt 7,12).
 
• Marcos 12,32-33: La respuesta del doctor de la ley. El doctor concuerda con Jesús y saca las conclusiones: “«Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que amar a Dios y amar al prójimo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.». O sea, el mandamiento del amor es más importante que los mandamientos relacionados con el culto y los sacrificios en el Templo. Esta afirmación venía ya de los profetas del Antiguo Testamento (Os 6,6; Sal 40,6-8; Sal 51,16-17). Hoy diríamos que la práctica del amor es más importante que novenas, promesas, rezos mecánicos y procesiones.
 
• Marcos 12,34: El resumen del Reino. Jesús confirma la conclusión del doctor y dice: “No estás lejos del Reino de Dios”  De hecho, el Reino de Dios consiste en reconocer que el amor hacia Dios es igual que el amor al prójimo. Pues si Dios es Padre, nosotros todos somos hermanos y hermanas y tenemos que demostrarlo en la práctica, viviendo en comunidad. "¡De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas!" (Mt 22,4) Los discípulos y las discípulas deben fijar en la memoria, en la inteligencia, en el corazón, en las manos y en los pies esta primera ley del amor: ¡sólo se llega a Dios a través del don total al prójimo!
 
• El primer mandamiento. El mayor y el primer mandamiento fue y será siempre: “amar a Dios con todo el corazón, con toda la inteligencia, y con todas las fuerzas” (Mc 12,30). En la medida en que el pueblo de Dios, a lo largo de los siglos, fue profundizando en el significado y en el alcance del amor a Dios, fue percibiendo que el amor de Dios sólo será real y verdadero, si se hace concreto en el amor al prójimo. Por esto, el segundo mandamiento que pide el amor al prójimo es semejante al primer mandamiento del amor a Dios (Mt 22,39; Mc 12,31). “Si alguien dijese “¡Amo a Dios!”, pero odia a su hermano, es un mentiroso” (1Jn 4,20). “Toda la ley los profetas dependen de estos dos mandamientos” (Mt 22,40).
 
A este respecto, los Ejercicios Espirituales de san Ignacio comienzan con una meditación sobre lo que Ignacio llama Principio y Fundamento. Dice en éste:
"El hombre es criado para alabar, hacer reverencia y servir a Dios nuestro Señor y, mediante esto, salvar su ánima; y las otras cosas sobre la haz de la tierra son criadas para el hombre, y para que le ayuden en la prosecución del fin para que es criado. De donde se sigue, que el hombre tanto ha de usar dellas, quanto le ayudan para su fin, y tanto debe quitarse dellas, quanto para ello le impiden. Por lo qual es menester hacernos indiferentes a todas las cosas criadas, en todo lo que es concedido a la libertad de nuestro libre albedrío, y no le está prohibido; en tal manera, que no queramos de nuestra parte más salud que enfermedad, riqueza que pobreza, honor que deshonor, vida larga que corta, y por consiguiente en todo lo demás; solamente deseando y eligiendo lo que más nos conduce para el fin que somos criados." (EE, 23)
 
CANTO: Nadie te ama como Yo
Cuánto he esperado este momento
Cuánto he esperado que estuvieras así
Cuánto he esperado que me hablaras
Cuánto he esperado que vinieras a mí.
 
Yo sé bien lo qué has vivido
Yo sé bien por qué has llorado
Yo sé bien lo que has sufrido
Pues de tu lado no me he ido.
 
Pues nadie te ama como yo
Nadie te ama como yo
Mira la cruz
Esa es mi más grande prueba
Nadie te ama como yo
Pues nadie te ama como yo
Nadie te ama como yo
Mira la cruz
Fue por ti, fue porque te amo
Nadie te ama como yo.
 
Yo sé bien lo que me dices
Aunque a veces no me hablas
Sé bien lo que en tí sientes
Aunque nunca lo compartas
Yo a tu lado he caminado
Junto a ti yo siempre he ido
Y aún veces te he cargado
Yo he sido tu mejor amigo.
 
Pues nadie te ama como yo…

SILENCIO: Meditación para la reflexión personal
• Para ti, ¿qué es lo más importante en la religión y en la vida? ¿Cuáles son las dificultades para poder vivir aquello que consideras lo más importante?
 
• Jesús dijo al doctor: “No estás lejos del Reino de Dios”. Hoy, ¿estoy más cerca o más lejos del Reino de Dios que el doctor elogiado por Jesús?

ORACIÓN (TODOS)
Señor Dios nuestro, Padre amoroso:
Todo amor auténtico procede de ti y conduce a ti.
Tú te has entregado a nosotros
en una alianza de amor eterno
en la persona de Jesucristo.

Ayúdanos a responder a tu amor con todo nuestro ser
y a vivir tus mandamientos
no como leyes impuestas desde fuera sobre nosotros,
sino como oportunidades de amarte sincera y cordialmente
a ti y a los hermanos.

Te lo pedimos por medio de Jesucristo nuestro Señor.
 
Peticiones, ecos, acción de gracias
 
 
ORACION (TODOS)
Oh Dios y Padre nuestro:
Hemos aprendido de tu Hijo
no solamente a amar a otros
como nos amamos a nosotros mismos,
sino, si es necesario,
a amarlos más aún que a nosotros mismos.
Disponnos a alegrarnos con los que se sienten alegres y felices
y también a llorar con los tristes,
a cultivar lo mejor en nosotros mismos
y a ofrecerlo a los otros como don gratuito.

Ayúdanos a no acoger nunca a Cristo sin el pueblo
y, a la inversa, a nunca acoger al pueblo sin Cristo,
que es nuestro Señor y Salvador por todos los siglos.

PADRE NUESTRO (cantado)
Padre nuestro tú que estás
en los que aman la Verdad.

Haz que el Reino que por ti se dio
llegue pronto a nuestro corazón.
Y el amor que tu Hijo nos dejó, ese amor,
Esté ya con nosotros.
 
Y en el pan de la unidad
Cristo danos tú la paz.
Y olvídate de nuestro mal
si olvidamos el de los demás.
No permitas que caigamos en tentación, oh Señor.
Y ten piedad del mundo.
 
ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.

 

 

2018-11-22: ¡ÁNIMO! NO TE RINDAS!

Damos la bienvenida algunos miembros de la delegación de organización del Encuentro Europeo de Taizé “Peregrinación de confianza sobre la Tierra”, que tendrá lugar en Madrid del 28 de diciembre al 1 de enero.

Su fundador, el hermano Roger, definía la Comunidad con estas palabras: “Nunca me ha abandonado la intuición que una vida de comunidad pudiese ser el signo que Dios es amor y solamente amor. Poco a poco surgió en mí la convicción que era esencial crear una comunidad con hombres decididos a dar toda su vida y que buscasen comprenderse y reconciliarse siempre: una comunidad donde la bondad del corazón y la simplicidad estuviesen al centro de todo”

Con estas palabras Roger definía la comunidad ecuménica que no solamente desde taize sino desde diferentes rincones del mundo, trabajan por la unión de todos los Cristianos en una sola Fe ecuménica de la que permanece lo esencial: el Amor De Dios.
 

Nos congregamos en oración ante el Señor como comunidad cristiana ecuménica y de diversidad afectiva, comunidad que quiere celebrar nuestra Fe en unión con nuestra orientación sexual. Ambas son partes esenciales de nuestra vida, porque con ellas materializamos nuestro Amor, cualidad humana recibida de Dios.

 

Hoy nuestra reflexión, quiere ser una invitación a la resistencia, a la perseverancia y a la esperanza. Desde la fe y desde esta humanidad nuestra, tan capaz de levantarse y seguir caminando, pese a los golpes y las caídas. Es un deseo y quiere ser un mensaje de aliento para tantos. Para ti, que estás luchando por salir adelante; para ti, que te has quedado en la calle; para ti, que no encuentras sentido, o un brazo amigo, o el amor que anhelas; para ti, que por más que te haces unos propósitos te descubres entrampado en las dinámicas de siempre; para ti, que a veces ni siquiera encuentras un hombro en el que llorar; para ti, que peleas con la enfermedad, con la duda, con la ausencia; para ti, si te muerde la soledad; para ti, víctima de la violencia, de la pobreza, de la exclusión o el rechazo; para ti, víctima de etiquetas que marcan, señalan y hieren. No te rindas. Hay quien está de tu parte. Y no estás solo, aunque a veces lo parezca. El Señor te lleva en sus manos.
 
Ubi caritas et amor. Ubi caritas Deus ibi est.
 
 
A DOS COROS:
*Si yo fuera limpio de corazón descubriría…
Que todos somos obra de Dios, llevamos algo de bueno en el corazón.
Que todos valemos la pena, y que a todos hay que darles otra oportunidad.
Que todos somos dignos de amor, justicia, libertad y perdón.
Que todos somos dignos de compasión, respeto y de muchos derechos.
 
*Que los ancianos tienen un caudal de sabiduría, y los jóvenes, de ideales.
Que los adolescentes tienen un caudal de planes, y los niños, de amor.
Que las mujeres tienen un caudal de fortaleza, y los enfermos, de paciencia.
Que los pobres tienen un caudal de riqueza, y los discapacitados, de capacidades.
 
*Todo esto deseo
Que mi oído esté atento a tus susurros, que el ruido cotidiano no tape tu voz.
Que te encuentre, y te reconozca y te siga, que en mi vida brille tu luz.
Que mis manos estén abiertas para dar y proteger.
Que mi corazón tiemble con cada hombre y mujer que padece.
 
*Que no hay razón para levantar barreras, cerrar fronteras.
Que no hay razón para ninguna clase de discriminación o racismo.
Que no hay razón para el fanatismo y para no dialogar con alguien.
Que no hay razón para maldecir, juzgar y condenar a nadie.
 
*Que hay razón para tender puentes, dar a todos la paz, trabajar por la paz.
Que hay razón para ser hermanos y seguir siendo amigos.
Que hay razón para sonreír a todos.
Que hay razón para seguir viviendo, para vivir en comunidad.
Que hay razón para prestar un oído a lo que dicen los demás.
Que hay razón para servir y amar.
 
*Que acierte para encontrar un lugar en tu mundo, que mi vida no sea estéril.
Que deje un recuerdo cálido en la gente que encuentre.
Que sepa hablar de paz, imaginar la paz, construir la paz.
Que ame, aunque a veces duela.
Todo esto deseo, todo esto te pido,
Todo esto te ofrezco, Padre.
 
Laudate dominum, laudate dominum. Omnes gentes, alleluia!

EVANGELIO: SAN LUCAS (18,35-43):
En aquel tiempo, cuando se acercaba Jesús a Jericó, había un ciego sentado al borde del camino, pidiendo limosna.
 
Al oír que pasaba gente, preguntaba qué era aquello; y le explicaron: «Pasa Jesús Nazareno.»
 
Entonces gritó: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!» Los que iban delante le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!» Jesús se paró y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?» Él dijo: «Señor, que vea otra vez.» Jesús le contestó: «Recobra la vista, tu fe te ha curado.»
 
En seguida recobró la vista y lo siguió glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios.
 
EL DIAMANTE
Un hombre había llegado a las afueras de una aldea y se quedó a acampar bajo un árbol a pasar la noche. De repente, llegó un habitante de la aldea, corriendo y agitado, y le dijo:

- ¡La piedra! ¿Dónde está la piedra? ¡Dame la piedra preciosa!
 
+ ¿Que piedra? -preguntó el hombre.
 
- La otra noche se me apareció en mis sueños el Señor Shiva y me dijo que si venía en la noche a las afueras de la aldea me encontraría a un hombre como tú que me daría una piedra preciosa que me haría rico de por vida.
 
El hombre buscó en su maleta y sacó una piedra:
 
+ Lo más probable es que sea esta. La encontré en un sendero por el bosque hace varios días. Quédate con ella.
 
Era un diamante, el más grande que el aldeano había visto. Tomó el diamante y se marchó de nuevo a la aldea. Toda la noche paso despierto, dando vueltas en la cama, incapaz de dormir. Al día siguiente, cuando amaneció, fue a despertar al hombre y le dijo:
 
- Por favor, dame la riqueza que te permite desprenderte de este diamante con tanta facilidad.
 
Moraleja: La verdadera riqueza no se encuentra en el dinero o piedras preciosas. Se encuentra en la capacidad para poder desprenderte de lo que tienes, ser feliz y disfrutar.

MEDITACIÓN Y REFLEXIÓN PERSONAL A TRAVÉS DEL CANTO.

-La misericordia del Señor cada día cantaré.
 
-Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta.
Nada te turbe, nada te espante, solo Dios basta.
 
-Magnificat, magnificat, magnificat anima mea Dominum.
 
• ECOS DE LA MEDITACIÓN, PETICIONES, ACCIÓN DE GRACIAS….
 
• PADRE NUESTRO.
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo: imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano.
También te damos gracias y te pedimos por Crismhom, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN FINAL
Que el Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro,
tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Amén.
 
 

2018-11-29: ORAMOS CON EL SÍNODO SOBRE “LA FE, LOS JÓVENES Y EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL”

Saludos de bienvenida.
 
Momento de silencio: Nos disponemos a orar
 
Sínodo = Caminar juntos
 
Canción:
Dios está aquí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta,
Tan cierto que cuando le hablo, Él me puede oír.
 
Palabra de Dios:  Discípulos de Emaús Lucas 24, 13-35
1. Caminaba con ellos
Aquel mismo día, dos de ellos iban caminando a una aldea llamada Emaús, distante de Jerusalén unos sesenta estadios; iban conversando entre ellos de todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos.
 
Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?». Ellos se detuvieron con aire entristecido. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le respondió:  «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabe lo que ha pasado allí estos días?». Él les dijo:  «¿Qué?». Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron.
 
Nosotros esperábamos que él iba a liberar a Israel, pero, con todo esto, ya estamos en el tercer día desde que esto sucedió. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues habiendo ido muy de mañana al sepulcro, y no habiendo encontrado su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles, que dicen que está vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron».
 
Entonces él les dijo: «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?». Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras. Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo:
 
2. Se les abrieron los ojos

«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?».
 
3. Salieron sin demora
Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón». Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
 
Compartimos la experiencia sinodal.
 
Ecos -  resonancias
 
Peticiones -  Acciones de gracias
 
Padrenuestro
 
Oración final
Señor Jesús, tu Iglesia en camino hacia el Sínodo dirige su mirada a todos los jóvenes del mundo. Te pedimos para que con audacia se hagan cargo de la propia vida, vean las cosas más hermosas y profundas y conserven siempre el corazón libre. Acompañados por guías sapientes y generosos, ayúdalos a responder a la llamada que Tú diriges a cada uno de ellos, para realizar el propio proyecto de vida y alcanzar la felicidad. Mantén abiertos sus corazones a los grandes sueños y haz que estén atentos al bien de los hermanos. Como el Discípulo amado, estén también ellos al pie de la Cruz para acoger a tu Madre, recibiéndola de Ti como un don. Sean testigos de la Resurrección y sepan reconocerte vivo junto a ellos anunciando con alegría que tú eres el Señor. Amén.
 
Canción final.
Nada te turbe,
Nada te espante,
Quien a Dios tiene,
Nada le falta.
 
Nada te turbe,
Nada te espante,
Solo Dios,
Basta.
 
Padrenuestro
 
ORACIÓN COMUNITARIA:
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTBI de Madrid. Amén.
 
BENDICIÓN.
El Señor nos bendiga y nos guarde, nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros, vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanas y hermanos. Amén.
 

2018-12-13: Adviento de Navidad...

Canto.  VENID Y ADOREMOS.
Venid y adoremos
Venid y adoremos
Venid y adoremos
a Cristo el Señor.

Con manos levantadas
Con manos levantadas
Venid y adoremos
A Cristo el Señor.

 
Intro.
La palabra latina "adventus" significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de Adviento a las cuatro semanas que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

El tiempo de Adviento es un período privilegiado para los cristianos ya que nos invita a recordar el pasado, nos impulsa a vivir el presente y a preparar el futuro.
 
Aprovechando este tiempo para pensar en qué tan buenos hemos sido hasta ahora y lo que vamos a hacer para ser mejores que antes. Es importante saber hacer un alto en la vida para reflexionar acerca de nuestra vida espiritual y nuestra relación con Dios y con el prójimo. Todos los días podemos y debemos ser mejores.
 
En Adviento debemos hacer un plan para que no sólo seamos buenos en Adviento sino siempre. Analizar qué es lo que más trabajo nos cuesta y hacer propósitos para evitar caer de nuevo en lo mismo.
 
Isaias 7.14
Pues el Señor mismo les va a dar una señal: La joven está encinta y va a tener un hijo, al que pondrá por nombre Emanuel.

 
Miqueas 5.2-5
En cuanto a ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, de ti saldrá un gobernante de Israel que desciende de una antigua familia.» Ahora el Señor deja a los suyos, pero sólo hasta que dé a luz la mujer que está esperando un hijo.
 
Entonces se reunirán con sus compatriotas los israelitas que están en el destierro. El rey se levantará para pastorear a su pueblo con el poder y la majestad del Señor su Dios, y ellos podrán vivir en paz, porque el Señor será engrandecido hasta el último rincón de la tierra. Él traerá la paz.
 
Isaias 9.2-7
El pueblo que andaba en la oscuridad vio una gran luz; una luz ha brillado para los que vivían en tinieblas. Señor, has traído una gran alegría; muy grande es el gozo.
 
Todos se alegran delante de ti como en tiempo de cosecha, como se alegran los que se reparten grandes riquezas. Porque tú has deshecho la esclavitud que oprimía al pueblo, la opresión que lo afligía, la tiranía a que estaba sometido.
 
Porque nos ha nacido un niño, Dios nos ha dado un hijo, al cual se le ha concedido el poder de gobernar. Y le darán estos nombres: Admirable en sus planes, Dios invencible, Padre eterno, Príncipe de la paz. Se sentará en el trono de David; extenderá su poder real a todas partes y la paz no se acabará; su reinado quedará bien establecido, y sus bases serán la justicia y el derecho desde ahora y para siempre. Esto lo hará el ardiente amor del Señor todopoderoso.
 
Canto. NOCHE DE PAZ
Noche de paz,
Noche de amor!
Ha nacido el niño Dios
En un humilde portal de Belén
Sueña un futuro de amor y de fe
Viene a traernos la paz
Viene a traernos la paz...

 
Noche de paz,
Noche de amor!
Desde el portal llega tu luz
Y nos reúne en torno a ti
Ante una mesa de limpio mantel
O en el pesebre María y José
En esta noche de paz
En esta noche de paz...
 
Juan 3.16-21
Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en el Hijo de Dios, no está condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado por no creer en el Hijo único de Dios. Los que no creen, ya han sido condenados, pues, como hacían cosas malas, cuando la luz vino al mundo prefirieron la oscuridad a la luz. Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella para que no se descubra lo que están haciendo.
 
Pero los que viven de acuerdo con la verdad, se acercan a la luz para que se vea que todo lo hacen de acuerdo con la voluntad de Dios.
 
Lucas 6.27-38
Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así. Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así. Y si dan prestado sólo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros.  Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos. Sean ustedes compasivos, como también su Padre es compasivo.

 
No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes. Perdonen, y Dios los perdonará. Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes.»
 
Ecos de los textos.
 
Minuto de reflexión.
 
Silencio y meditación personal.

Peticiones, Acción de Gracias.
 
Padre Nuestro (Cantado)
Padre nuestro, Tú que estás
En los que aman la verdad
Haz que el Reino que por Ti se dio
Llegue pronto a nuestro corazón,
Y el amor que tu Hijo nos dejó,
Ese amor, esté ya con nosotros.
 
Y en el pan de la unidad
Cristo danos Tú la paz
Y olvídate de nuestro mal
Sí olvidamos el de los demás.
No permitas que caigamos en tentación, ¡oh Señor!,
Y ten piedad del mundo.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
PADRENUESTRO (Recitado)
 
ORACIÓN COMUNITARIA.
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI+H, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI+H de Madrid. AMÉN.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.