¡ Dichosos !

A través de estas bienaventuranzas, el colectivo LGTB(Lesbianas,Gays,Transexuales y Bisexuales) puede sentirse querido por Dios sin ningún tipo de duda. Bienaventuranzas que nos recuerdan que somos hijos de Dios. Él nos ha creado tal cual somos, de forma natural y por tanto, no existe razón para cambiar:

"Dichosos vosotros hermanos y hermanas LGTB cuando os veáis juzgados por la ley religiosa, porque Dios que pasó por lo mismo, os comprende. Dichosos vosotros hermanos y hermanas LGTB cuando os veáis rechazados  por los que representan a Dios pues Dios os acoge: Jesús pasó por lo mismo".

Cuando nadie os comprenda sentid sobre vosotros el perdón de Dios. Dios quiere estar cerca de vuestras vidas ¡Creed esta buena noticia!

Dichosas vosotras familias LGTB que habéis elegido el amor. Dichosas vosotras cuando os condenan personas que no conocen el amor, o piensan que aman a Dios porque no aman a nadie. Dichosas porque sois signo profético de la primacía de un amor gratuito. Dichosas vosotras cuando aguantáis el qué dirán, dichosas cuando os mantenéis fieles y sobrelleváis las luchas y problemas de la convivencia, porque Dios es vuestro sostén. Dichosas, porque con vuestra vida afirmáis que nunca el amor puede ser pecado.

Dichosos vosotros hermanos y hermanas LGTB porque cuando os descubrís amados por Dios, manifestáis al mundo la mentira de un Dios sádico, enemigo de la felicidad del hombre, que goza con el sufrimiento de sus hijos. Así manifestáis que no es Dios quien carga cruces sobre los hombres de sus hijos, sino los que dicen hablar en su nombre. Lo mismo hicieron con su Hijo…

Dichosos vosotros hermanos y hermanas LGTB que habéis descubierto que el pecado es introducir el sufrimiento en el mundo y el no socorrer ese sufrimiento. Dichosos, cuando os habéis sometido a la terapia reparadora de Dios que os dignifica en vuestra condición y os abre al camino del amor. Dichosos vosotros hermanos y hermanas LGTB porque anunciáis con vuestra vida que lo que define a Dios es un amor que no excluye a nadie.

El hermano

Fuente: Cristianosgays.com