20º Domingo del TO 

El evangelio de hoy pertenece a la sección que se extiende de Lc 12,1 aLc 13, 9, con avisos y exhortaciones de Jesús, y quehemos ido leyendo los dos domingos precedentes con los discursos sobre la prevención de la codicia y la necesidad de velar. Este evangelio es su continuación.

Sus palabras nos dejan un tanto inquietos. Jesús se está preparando para su crucifixión en Jerusalén, y pronuncia la palabra bautismo para referirsea su destino. El bautismo es la muerte de cruz: Jesús será sepultado bajo las aguas de la muerte, para después resucitar.

La simbología del fuego y de la división pertenece a un lenguaje religioso que estaba en vigor en algunos grupos judíos de la época que esperaban la llegada inminente del Dios mesiánico que salvaría a su pueblo y aniquilaría a sus enemigos. El fuego (purificación) lo aplica Jesús a sí mismo: él es la presencia de Dios que ya ha llegado y ha comenzado a instaurar su reino de justicia: “He venido a prender fuego a la tierra, ¡y cuánto deseo que ya esté ardiendo!”. Con el símbolo del fuego nos está mostrando su misión de forma más radical. Prender fuego en el mundo quiere decir purificar, transformar, cambiar.

Escrito por crismhom el Mar, 13/08/2019 - 08:26

19º Domingo del TO 

Estos versículos son parte de una sección más grande de avisos y exhortaciones de Jesús sobre la necesidad de prepararse para los acontecimientos futuros y la llegada del reino de Dios. La sección se extiende desde Lc 12,1 aLc 13, 9, y tendrá continuación el próximo domingo.

El evangelio del domingo pasado nos mostraba el peligro del dinero y la riqueza. El evangelio de hoy continúa insistiendo en la conveniencia del desprendimiento de los bienes para así atesorar otros bienes en el cielo, y trae además tres parábolas relacionadas con la vigilancia y la espera futura. La primera parábola premia al siervo vigilante que atiende a que regrese su amo de la boda. La segunda parábola, ante la eventual irrupción de un ladrón, nos avisa del juicio para los que no están preparados. La tercera parábola muestra a un siervo que puede presentar dos actitudes muy distintas ante su amo. Jesús premia al siervo que al regresar su amo lo encuentra trabajando; pero promete juicio severo si el siervo “no se prepara ni obra conforme a la voluntad de su amo”.

Escrito por crismhom el Sáb, 10/08/2019 - 23:46

Escrito por alberto el Sáb, 10/08/2019 - 17:47

18º Domingo del TO  

El evangelio de hoy con este fragmento de Lucas presenta a Jesús respondiendo a un hombre que le pide que intervenga en una disputa familiar. Como sucedía con los rabinos y líderes religiosos de la antigüedad, también Jesús es invitado a ayudar en la solución de una disputa familiar. Esta era una práctica común desde muy antiguo, y se mantiene hoy en determinados ámbitos. En Deuteronomio 21,15-17 encontramos un ejemplo que ilustra lo que debe hacerse en un caso de conflicto por la primogenitura.

La respuesta de Jesús es que no desea intervenir en la disputa. Por un lado, Jesús con su respuesta se niega a jugar el papel de juez o intermediario en disputas hereditarias, queriendo indicar que Él ha venido no a ocuparse de los bienes transitorios sino a anunciar el reino de Dios. Por otro lado, Jesús aborda el tema que parece ser la raíz de la polémica entre el hombre y su hermano: el reparto de una herencia y el origen del desacuerdo: la codicia.

Jesús previene contra la codicia. La parábola sobre el hombre rico que se cree autosuficiente después de que su cosecha ha producido en abundancia, ilustra el afán de poseer y adquirir riquezas para atesorarlas. El lenguaje del texto se caracteriza por el uso reiterativo de la primera persona, lo que quiere indicar la actitud egoísta del hombre y el ensimismamiento por los bienes que ha acumulado.

Escrito por crismhom el Dom, 04/08/2019 - 07:07

17º Domingo del TO 

El evangelio de hoy da continuidad al evangelio del domingo pasado. En aquel evangelio vimos a María a los pies de Jesús, escuchando su palabra. En el pasaje evangélico de hoy, Jesús despierta en los discípulos la necesidad de rezar, de aprender de su maestro a orar. En esta relación discipular, Jesús, que es el enviado del Padre, a su vez envía a sus discípulos. Por eso les enseña a orar.

Podemos apreciar en este evangelio una cuidada estructura: la pequeña introducción donde se presenta la petición de un discípulo, que da paso a tres partes: una primera parte con la enseñanza del Padrenuestro, otra segunda parte con la parábola del amigo inoportuno, y una tercera parte que habla sobre la  eficacia de la oración, con el ejemplo de la atención a los hijos y la superior bondad de Dios.

La petición de un discípulo da lugar a la respuesta de Jesús, que se refiere a la relación con Dios Padre, una relación centrada en la oración. Estos tres contenidos, el Padrenuestro, la parábola del amigo inoportuno y la enseñanza sobre la bondad de Dios, giran en torno a la confianza en el Padre e insisten, cada uno de una forma, en presentar a Dios como cuidador, fuente de dones y firmeza del creyente. Las palabras importantes aquí son orar, pedir, ydar. Vemos también que la mención al Padre abre y cierra este evangelio. Desde un punto de vista lingüístico, el texto pasa del “orar” al “pedir”. Podemos darnos cuenta que en este pasaje Jesús dice que la oración es fundamentalmente petición.

Jesús nos habla de la confianza en Dios, lo que significa presentar sin temor nuestros deseos, nuestras preocupaciones y necesidades. Es por esa razón que Jesús nos entrega la oración del Padrenuestro como modelo perfecto de cómo y con qué actitud debemos dirigirnos a Dios, y nos invita a ser amplios en nuestros deseos y anhelos en la oración.

El Padrenuestro incluye todo lo que debe ser el gran anhelo cristiano: que Dios y su amor estén presentes en el corazón de las mujeres y los hombres, para que demos gloria a su nombre; que el mundo sea según la voluntad del Padre, que el amor y la fraternidad sean lo que marquen la vida de mujeres y hombres y nadie quede al margen de una vida digna. Que a nadie falte el alimento de cada día y tampoco el alimento espiritual. Por último, el Padrenuestro nos hace pedir perdón por nuestra realidad débil y pecadora, y perdonar a los que nos han ofendido; recordándonos lo importante que es mantenernos en oración para no separarnos de Dios.

Escrito por crismhom el Sáb, 27/07/2019 - 18:43

El 5 de julio de 2019 tiene lugar la entrega de la XIII edición del premio Arco Iris CRISMHOM en Barbieri 18 a María Luisa Berzosa (religiosa de la congregación de las Hijas de Jesús) y a Ramón Llorente (sacerdote de la diócesis de Madrid). Este premio se entrega a personas o instituciones que se destacan por su defensa de derechos y el apoyo de las personas LGTBI cristianas, que sufren una doble discriminación: por ser LGTBI dentro de las iglesias cristianas y por ser cristianas dentro del colectivo LGTBI. 

Escrito por crismhom el Dom, 21/07/2019 - 20:56