Skip to content

2019-04-07 “En adelante no peques más”

Domingo V de Cuaresma, ciclo C

A partir de hoy entramos en el denominado tiempo de pasión, que precede al próximo domingo de Ramos e inicio de la semana santa. La liturgia, desde el pasado lunes propone la lectura continuada del último periodo de la vida pública de Jesús según el evangelio de san Juan, queriendo suscitar nuestra conversión con la mirada puesta en la cercana pasión del Señor.

El evangelio de este domingo nos ofrece el relato de la mujer adultera, que no aparece en el resto de evangelios sinópticos. Un análisis de este relato muestra una sintonía con el evangelio de Lucas, tan favorecedor de la mujer oprimida. Pero aunque se duda que el mismo san Juan fuese su autor, se trata de un relato de historicidad probada.

Los escribas y fariseos, deseosos de poner a prueba a Jesús, se le acercan para tenderle una trampa, como en otras ocasiones. La ley de Moisés dejaba claro que la adúltera debía morir; si Jesús aceptaba esta sentencia, se pondría en entredicho todo su mensaje centrado en la misericordia de Dios y el perdón de los pecados. Por contra, si Jesús no condenaba a la adúltera, se estaría rebelando contra la misma ley de Dios; aquello hubiese supuesto el fin de todo su movimiento: ningún judío podía ser seguidor de alguien que negase la ley de Moisés.

Imaginémonos una escena tensa, con la mujer en medio. La gente que escucha a Jesús se queda a la expectativa. Pero Jesús, con una de sus frases geniales, va a la médula del asunto: «El que esté sin pecado, que tire la primera piedra.» Y de nuevo vuelve a escribir en el suelo (probablemente escribe la nueva Ley).

Los acusadores recibieron el impacto de las palabras y del gesto de Jesús. Habían llevado ante Jesús a una mujer que había infringido la ley de Moisés, la cual no dejaba lugar a dudas. Pero los que estaban decididos para ejecutarla, con un simple gesto de Jesús y una breve frase, quedan desarmados. Jesús no entra a discutir la ley ni condena a la mujer, tan sólo les pide que se interroguen sobre su propio pecado, porque ¿qué pretendían con su juicio? Los fariseos tampoco se reconocen culpables y necesitados de perdón.Sea como sea, acaban marchándose todos, hasta el último: los más viejos entendieron el mensaje antes que los jóvenes.

Cuando se juzga a los demás, se rechazan las propias cosas. Por ello, los que querían apedrear a la adúltera se van retirando, uno a uno, con la certeza de que todos mereceríamos el mismo castigo si Dios aplicase justicia. Las palabras de Jesús proponen pasar de la ley que debe ser ejecutada, a la ley que debe ser interiorizada. Cristo nos hace ver que sólo Él puede juzgar los corazones de los hombres.

Jesús es el único que tiene auténtica autoridad para condenar a la mujer. Pero decide no hacerlo. Por otra parte, tampoco acepta el pecado, pues le dice «en adelante no peques más». Al final del evangelio leemos que Cristo perdona los pecados de esta mujer y a la vez le exhorta a una conversión de vida. Así, Jesús reconoce a la mujer, la anima y la bendice al dejarla libre, le devuelve la posibilidad de volver a amar y de ser amada.

El perdón de Jesús es un acontecimiento nuevo, supone un cambio, un antes y un después en la vida de la pecadora. El antes y el ahora son dos realidades distintas. En el «antes» están el pecado y el juicio, en el «ahora» sobreviene gratuitamente el perdón misericordioso de Dios. Es precisamente ese perdón, como acontecimiento transformador, el que hace posible que la mujer «ya no peque más».No se trata de una palmadita en la espalda de la mujer, sino de la gracia de Dios que viene a nuestra vida para hacer posible el arrepentimiento. Lo que la pecadora no sabe es que quien le habla dará su vida para el perdón de los pecados; será el propio Jesús, con su muerte en la cruz. La muerte y resurrección de Jesús será el auténtico punto de inflexión de la historia, la auténtica fractura entre el «antes» y el «ahora» del tiempo universal.

El ser humano sin Dios no puede salir del círculo vicioso del pecado; el amor de Dios se derrama en forma de perdón para darle la posibilidad de romper este círculo y recomenzar de nuevo.

La respuesta que da Jesús a los fariseos nos enseña que Dios aborrece el pecado. pero ama hasta el extremo al pecador. Así es como Dios se revela infinitamente justo y misericordioso.
Desprendámonos del peso de las acusaciones contra los demás y aceptémoslos, reconociendo también nuestras heridas, con la misericordia de Jesús.                                                                                                                      

                                                                                                                                                                                                Ricardo Rodríguez Villalba, pbro.

 

Evangelio según san Juan 8, 1-11

En aquel tiempo, Jesús se retiró al monte de los Olivos. Al amanecer se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo acudía a él, y, sentándose, les enseñaba. Los escribas y los fariseos le traen una mujer sorprendida en adulterio, y, colocándola en medio, le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en flagrante adulterio. La ley de Moisés nos manda apedrear a las adúlteras; tú, ¿qué dices?» Le preguntaban esto para comprometerlo y poder acusarlo. Pero Jesús, inclinándose, escribía con el dedo en el suelo. Como insistían en preguntarle, se incorporó y les dijo: «El que esté sin pecado, que le tire la primera piedra.» E inclinándose otra vez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, se fueron escabullendo uno a uno, empezando por los más viejos. Y quedó sólo Jesús, con la mujer, en medio, que seguía allí delante. Jesús se incorporó y le preguntó: «Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; ¿ninguno te ha condenado?» Ella contestó: «Ninguno, Señor.» Jesús dijo: «Tampoco yo te condeno. Anda, y en adelante no peques más.» 

Usuarios nuevos

  • pierrewb
  • normanrod49
  • charles
  • horacio
  • kike

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07