Skip to content

2019-12-29 “Como dijeron los profetas, Jesús se llamaría nazareno”

La Sagrada Familia: Jesús, María y José

Hoy es la fiesta de la Sagrada Familia. El evangelio de este domingo, protagonizado por José y conocido como la huida a Egipto, tiene lugar después de la llegada de los Magos de Oriente. Los Magos preguntaron a Herodes por un Rey que acababa de nacer. El evangelista dice que Herodes reaccionó con miedo de perder su reinado, y de ahí su persecución contra el niño, que alcanzó a todos los inocentes de la región. El texto evoca el sueño de José interrumpido por un ángel mensajero que le informa que tiene que levantarse y huir de Belén rápidamente. Todo el relato se desarrolla en un doble clima: por un lado, la persecución de que es objeto Jesús; y por otro la constante presencia del ángel mensajero en los sueños para avisar a José, que sigue siendo el protagonista de esta historia, el descendiente de la dinastía davídica que colabora con el plan salvador de Dios.

Este evangelio es de un interés profundamente teológico. Mateo quiere subrayar a sus lectores que las Escrituras se cumplen en Jesús. Algunos detalles de este pasaje recuerdan los comienzos de la vida de Moisés: la matanza de niños inocentes (Ex 1,15-16), la huida del joven Moisés porque el faraón trataba de acabar con él (Ex 2,14-15), y su vuelta a Egipto cuando habían desaparecido los que intentaban matarle (Ex 4,19-21). A través de estas referencias Jesús aparece como un nuevo Moisés, que enseñará la nueva ley al nuevo pueblo de Dios (Mt 5-7). También en este pasaje Mateo establece una comparación entre Jesús e Israel. Las referencias a Egipto son muy abundantes (Mt 2,13.14.15.19), porque se quiere comparar el camino de Jesús con el que tuvo que hacer el pueblo de Israel cuando salió de aquella tierra de esclavitud. La huida de José con María y con el niño recuerda el traslado de toda la familia de Jacob, que emigró a Egipto por designio de Dios (Gen 46,1-7). Desde allí Jesús, que es el verdadero Hijo de Dios, está en situación de iniciar el nuevo y definitivo éxodo, como afirma la cita de Os 11,1. Finalmente el regreso a la tierra de Israel es el primer movimiento de un camino semejante al que recorrió Israel en sus orígenes. Mateo relaciona los comienzos de la vida de Jesús con los comienzos del pueblo de Israel, para mostrar que con Jesús comienza un nuevo pueblo.

Resumiendo: Egipto, la huida, la vuelta y la noche nos recuerdan la salida de los Israelitas de Egipto, el éxodo del pueblo de Dios hacia la tierra prometida. Y con Jesús empieza un nuevo éxodo o camino, el de la Iglesia. La importancia de este evangelio está en que alude claramente a la liberación de la esclavitud. Viene a decirnos que la verdadera liberación y salvación acontece en la persona de Jesús, que es el nuevo Moisés, destinado a liberar al pueblo y conducirlo a la definitiva tierra prometida. Precisamente, el nombre de Jesús significa “Dios salva”.

Mateo, al final del texto, dice que el regreso de Egipto no se realiza de una vez, sino en dos etapas sucesivas: Jesús, María y José vuelven a Israel (Mt  2, 20), y luego van a Nazaret (Mt 2, 23). El evangelista precisa el destino último del niño, Nazaret, en la Galilea de los paganos. Nazaret tiene gran importancia para Mateo, pues sugiere el camino del Mesías desde Israel hacia los paganos.

Por último nos preguntamos: si Jesús había nacido en Belén ¿por qué se le llamaba "nazareno"? Mateo responde dando mucha importancia a los nombres de los lugares donde se desarrollan los episodios de la infancia de Jesús: Belén, Egipto y por último Nazaret. Este texto es también una descripción de lo que sería la vida de Jesús: Jesús fue perseguido; tuvo que huir; y fue nazir o nazareno  -o sea, consagrado-, como otros personajes del Antiguo Testamento. Esta palabra se pone en relación con Nazaret, donde Jesús luego vivió su vida oculta antes de su misión. 

Siendo hoy el domingo de la Sagrada Familia, este evangelio también es motivo de aliento para las familias, para todo tipo de familias que, por vivir conforme al evangelio, como Jesús, María y José, sufren dificultades. La enseñanza práctica del evangelio de hoy es la experiencia de la fe frente al miedo. Por un lado, Herodes representa el poder político y el sistema de valores que temen el reinado del niño Jesús, el reinado de los valores evangélicos y la presencia de creyentes comprometidos con la justicia y la libertad; por otro lado, a ese miedo José responde con una fe incondicional.

La jornada de la Sagrada Familia fue instituida en 1921 por el Papa Benedicto XV, que extendía esta fiesta a la Iglesia universal, unificando las diferentes devociones de patronazgos y cofradías. ¿Qué significa hoy vivir y sentir como la Sagrada Familia? Jesús enseña que Dios tiene un gran proyecto: construir en el mundo una gran familia humana. Jesús predicará que somos hijos de Dios, y quiere que todos sientan a Dios como Padre y todos aprendan a vivir como hermanas y hermanos. Este es el camino que conduce a la salvación de la humanidad. La fiesta de hoy también nos invita a revisar la calidad de nuestras relaciones familiares y fortalecer el vínculo del amor en el seno de cada familia. Es una buena oportunidad para permitir que el cariño, la solidaridad y la fe nos fortalezcan y nos hagan redescubrir la fuerza de Dios que nos anima a seguir caminando.

                                                                                                      Ricardo Rodríguez Villalba

 

Evangelio según san Mateo (2, 13-15. 19-23)

Cuando se retiraron los Magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo». José se levantó, tomó al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta: «De Egipto llamé a mi hijo». Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: «Levántate, coge al niño y a su madre y vuelve a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño». Se levantó, tomó al niño y a su madre y volvió a la tierra de Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes tuvo miedo de ir allá. Y avisado en sueños se retiró a Galilea y se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo dicho por medio de los profetas, que se llamaría nazareno.

 

Usuarios nuevos

  • pierrewb
  • normanrod49
  • charles
  • horacio
  • kike

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 2 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07