Skip to content

Convivencia anual CRISMHOM 2016: Misericordia, endodiscriminación y fraternidad

La convivencia anual de CRISMHOM 2016 comienza el viernes 17 de junio de 2016 a las 20:30h (con la cena) y terminará el domingo 19 de junio de 2016 a las 16h (después de comer). Esta convivencia convocará a diferentes grupos LGTB cristianos de España. Tendrá lugar en la Residencia Casa Madre Betania de las Hermandades del Trabajo (c/ Don Abundio García Román, 40400 El Espinar, teléfono: 921 18 10 37). El tema de la convivencia irá en torno a Misericordia y Fraternidad conectada con la experiencia de personas LGTB conmemorando el Jubileo extraordinario de la Misericordia (del 8 de diciembre de 2015 al 20 de noviembre de 2016) convocado por el papa Francisco. El domingo también se contará con un taller de gestión por influencia que abordará cómo ser más efectivos en ejercer nuestra influencia para modificar comportamientos de personas que nos rodean.

El importe de la convivencia es de 66€ incluyendo alojamiento y comida. El alojamiento tiene habitaciones triples y dobles y alguna individual (si alguien no puede contribuir con esta cantidad, poneos en contacto con el correo que coordina preguntas sobre la convivencia).

 

La convivencia contará con una dinámica de presentaciones el viernes noche, el sábado con dos ponencias que que trabajarán la misericordia en la mañana a nivel más vivencial aplicado a la realidad LGTB con Juan y por la tarde contará con James Alison, renombrado teólogo abiertamente homosexual que trabajará algunos textos de San Mateo que nos llevará a entender muy concretamente las maneras de vivir el deseo humano, que pueden desembocar en misericordia y en fraternidad en la práctica de nuestras relaciones grupales, familiares y más allá. Para inscribirte en esta convivencia, pulsa el siguiente ENLACE. Para cualquier pregunta o comentario a propósito de la convivencia contactad con com_ocioycultura@crismhom.org.

 

Convivencia de crismhom junio 2016
Programa

 

LUGAR: Casa Betania,  El Espinar, Segovia a 60 Km de Madrid

FECHAS: 17-18-19 de junio de 2016 (viernes noche a domingo tarde)

 

PROGRAMA

Este fin de semana pretende ser un momento de formación, encuentro, diálogo, oración.  

El programa general del encuentro sería el siguiente, aunque puede sufrir alguna mínima variación

 

-  Viernes

19.00-20:30 h  Acogida y entrega de habitaciones

21:00 h Cena

22:15 h Presentación del encuentro.

22:30 h Dinámicas de presentación y conocimiento de los participantes

 

- Sábado

09:30 h Desayuno

10:30 h Oración

11:00 h Sesión formativa a cargo de Juan Gomendio

13:30 h Descanso

14:00 h Comida

15:00 h Café en Navacerrada (opcional)

16:00 h Sesión formativa a cargo de James Alison

19:00 h Descanso

19:30 h Eucaristía

21:00 h Cena

22:00 h Paseo por el Espinar (opcional)

22:30 h Juegos

 

- Domingo

9:30 h Desayuno

10:30 h Oración

11:00 Taller sobre gestión por influencia: ¿cómo ser más efectivos para influir en la modificación del cambio de comportamientos y actitudes de los que nos rodean?

12:00 h Trabajo por grupos

13:00 h Puesta en común

13:30 h Evaluación de la convivencia

14:00 h Comida

16:00 Despedida y visita al pueblo y exteriores del monasterio San Lorenzo del Escorial. (opcional)

 

PONENTES

Juan es sacerdote diocesano y ha escrito una tesina titulada "También los homosexuales son hijos de Dios". Ha impartido diversas charlas en CRISMHOM sobre "La homosexualidad en las grandes religiones","La homosexualidad, ¿qué dice la iglesia?" "Acompañamiento espiritual en personas homosexuales: dificultades y retos de un acompañante". Ha dado retiros de Adviento y Cuaresma anteriormente, acompañado convivencias y unos ejercicios espirituales y acompaña un grupo de personalización de la fe en CRISMHOM.

 

James Alison es teólogo, autor y sacerdote católico. Ha estudiado, vivido y trabajado en México, el Brasil, Bolivia, Chile y los EEUU como también en su nativa Inglaterra. Es doctor en teología por la facultad de los Jesuitas de Belo Horizonte, Brasil. De sus siete libros, tres existen en castellano: "Conocer a Jesús" (Secretariado Trinitario, Salamanca 1994), "El retorno de Abel" (Herder, Barcelona 1999); y "Una fe más allá del resentimiento: fragmentos católicos en clave gay" (Herder Barcelona 2003). Algunos de sus escritos más recientes, como también entrevistas y videos, en varios idiomas incluyendo el castellano, se encuentran en www.jamesalison.co.uk 

 

PRECIO 

El precio es de 66 euros, incluye pensión completa incluyendo desde la cena del viernes a la comida del domingo.

Aquellas personas con problemas económicos pueden exponer su situación a crismhom (com_ocioycultura@crismhom.org) ya que hay posibilidad de becas de participación.

Las habitaciones son dobles y triples y se repartirán al llegar, salvo que alguien exprese alguna situación particular y quiera dejar reservada alguna.

No es necesario llevar no sabanas ni toallas.

 

INSCRIPCIÓN

Puedes realizarla en el siguiente enlace:

https://docs.google.com/forms/d/1e7IBEZBcCnLBMBeJvfTZJ4UYtUEqfWgw8JueIRRdxmY/viewform

 

El samaritano, el marginado misericordioso

(Charla de la mañana del sábado 18/06/2016)

 

Puedes encontrar el registro de audio de esta charla en el siguiente ENLACE. El texto de apoyo a esta charla lo puedes encontrar a continuación.

 

Al proponernos un “año de la misericordia”, el papa nos invita a la reflexión y a la acción. Seguramente a lo largo de este año hemos oído hablar en diversas ocasiones y desde diversos puntos de vista de éste tema, pero hoy nos encontramos en un contexto de reflexión y discernimiento desde la realidad lgtb.

Al hablar de misericordia en el contexto lgtb estamos haciendo referencia a un contexto marginado, por tanto, que se encuentra en situación de ser tratado con misericordia.

La tendencia al victimismo es una constante en el mundo lgtb, y con razón. Estamos hablando de un amplio sector de personas que ha sido marginado y perseguido (y sigue siéndolo) a lo largo de pueblos y culturas, y cuyo futuro sigue bajo los auspicios de la sospecha.

Sin embargo, esta experiencia de autodefensa puede llevarnos a olvidar que, cuando hablamos de ser misericordiosos, estamos haciendo referencia a nuestra realidad como individuos y como grupo.

Como primer dato podemos partir de un hilo conductor: La pregunta sería, ¿somos misericordiosos, o debemos esperar que se sea con nosotros?

 

A- Qué es misericordia

¿Porqué un año santo dedicado a la misericordia? Si la misericordia es el centro de la vida cristiana y sin ella no tiene sentido nuestra fe, ¿por qué celebrar un año especial?

La misericordia es hacer que nuestro corazón palpite en sintonía y sincronizado con el del prójimo; sentir lo que siente, percibir sus deseos, sus carencias y necesidades, sus anhelos y alegrías, en definitiva hacernos más uno con él.

El papa, en la bula Misericordiae Vultus, llama a la misericordia “corazón palpitante del Evangelio” (MV 12).

Así, la misericordia es indisociable del prójimo y si algo tiene que tener claro el cristiano es que, según Jesús, “la forma en la que reconocerán que sois mis discípulos es que os amáis los unos a los otros” (Jn 13,35).

La misericordia no tiene sentido si no hay un corazón enfrente al que sentir y del que apiadarse.

 

B- La sensibilidad del débil

Antes de verlo hago un pequeño inciso.

Estamos hablando de sentir el sentimiento del otro, de ser capaces de detectar necesidades, alegrías, …

¿Quién está mejor capacitado para ser sensible al que sufre y necesita que la persona más sensible a la persecución? El más afectado por el sufrimiento del que sufre, debería ser precisamente aquel que sufre. La razón es sencilla de intuir: porque ya ha pasado por ahí.

San Pablo utiliza sus propios sufrimientos y penas como justificación de cara a tratar con los que sufren penas: “Por eso acepto con gusto lo que me toca sufrir por Cristo: enfermedades, humillaciones, necesidades, persecuciones y angustias. Pues si me siento débil, entonces es cuando soy fuerte” (2 Corintios 12:10).

 

C- La importancia de la reflexión LGTB sobre la misericordia.

En Adviento me invitasteis a dar una charla sobre la misericordia. La exposición pivotaba sobre la idea de “la persona homosexual, lugar privilegiado para vivir la misericordia”. En ella ya se apuntaba a la actitud que debemos tener como cristianos y la especial sensibilidad por el hecho de ser personas afectadas por la agresión, la marginación, el desamparo, etc.

Somos muchos los que tenemos claro que Dios nos pide que recurramos a nuestros recursos y carismas para trabajar por el Reino, y muchos los que tenemos claro que la orientación sexual, así como el género, son elementos que, más que una tara, pueden ser un don que se puede poner al servicio de los demás.

Al margen del debate sobre las connotaciones específicas de las cualidades de la persona lgtb, está claro que hay mucho que aportar y frecuentemente bien acompañada de una sensibilidad particular hacia el servicio y la atención a los demás. Sea esto consecuencia del hecho de ser un grupo bajo sospecha o perseguido, o sea una característica inherente a un tipo de orientación sexual, lo cierto es que así es, al menos en la actualidad.

Muchas veces, a fuerza de buscar razones esenciales olvidamos la inmediatez y los casos concretos que tenemos a nuestro lado, y “a los pobres los tendréis siempre con vosotros” (Mc 14, 7; Mt 26, 11; Jn 12,8) personas que esperan misericordia las encontramos permanentemente a nuestro lado.

Si el mundo hace una reflexión supuestamente neutra sobre la misericordia, estoy plenamente convencido que la reflexión y las propuestas e iniciativas de acción sobre la misericordia desde la realidad lgtb puede ser de gran valor y, más aún, seguramente se aproxime profundamente a la forma de verlo de Jesús.

Una de las cosas que más impactó en los años 80 y 90, cuando comenzó el drama del SIDA en Estados Unidos, fue la forma en que la comunidad gay se movilizó para ayudar a aquellos que sufrieron aquel martirio. Comenzaron a aparecer grupos a ayuda, visitadores, asistentes, servicios de abogados, etc. que mostraron la enorme sensibilidad hacia el que sufre y, especialmente hacia el enfermo que, además, es demonizado por una sociedad que consideraba la pandemia como una castigo justo venido del propio Dios.

 

D- ¿Quién es mi prójimo?

Si para ser misericordioso necesito serlo con alguien, la gran pregunta es: ¿quién es el objeto de mi misericordia? ¿quién es mi prójimo?

Cuando nos ponemos ante el mundo, de forma natural seleccionamos a aquellos que son objeto de nuestra amistad, de nuestra ayuda o nuestro apoyo.

Pero si observamos la forma de actuar de Jesús, vemos que nos pone las cosas difíciles. ¿Quién se merece mi apoyo?, más aún, ¿de quién debería estar pendiente? ¿a qué señales o situaciones debería ser sensible?

 

E- El samaritano: el marginado que se apiada

La pregunta de quién es mi prójimo es lo que da pie a Jesús para contar una parábola.

El buen samaritano (Lc 10, 25-37) es un ejemplo que puede venirnos muy bien en nuestra reflexión. Es el marginado que actúa de cara a aquellos que, no siendo necesariamente marginados, tienen necesidad de un corazón dispuesto a saltarse sus límites ante a una necesidad más urgente.

El samaritano se encontraba en tierra hostil, en territorio que le consideraba enemigo y digno de desprecio.

Sin embargo no era algo que dependiese de su voluntad, sino de su lugar de nacimiento, algo que le venía de origen. No había escapatoria a su situación, era lo que era, y eso justificaba que pudiese odiar a todo aquel que le rodeaba.

 

F- Trascender la propia realidad de marginado para mirar al de enfrente.

El Samaritano no actuó desde su condición de samaritano, de marginado. No antepuso su realidad a la hora de compadecerse, sencillamente vio la realidad que tenía ante sus ojos y de forma natural actuó.

Se trata de una actitud que se desarrolla. Cuando uno es víctima de presiones externas o de vejaciones y marginación, es normal que su vida esté teñida de una sospecha permanente y del temor a la agresión externa y eso mediatice su forma de percibir el entorno y la relación exterior.

Aquel que es sujeto al bulling vive con unos sensores mucho más sensible de lo habitual que le permiten detectar la amenaza antes de que se convierta en agresión y de una coraza más dura que le permite ser lo más inmune posible a las agresiones. Son puros mecanismos de supervivencia. Sin embargo, estos mecanismos pueden muchas veces inhibir la sensibilidad a las situaciones de otros.

El caso del samaritano es importante en nuestro caso. Antes de ver al herido como un judío que podría rechazarlo o agredirlo, decide conectar con su sufrimiento y, desde ahí, actuar.

 

G- La endodiscriminación

Si tenemos el ejemplo del samaritano, un marginado que actuó con misericordia, creo que es una buena ocasión para reflexionar sobre un mal que ya habéis tenido ocasión de observar estos dos últimos años en la formación y las charlas en CRISMHOM: la endodiscriminación.

No pretendo que esta reflexión sea una charla sólo sobre este problema, ni analizar aquí en qué consiste o los ámbitos que abarca, sino proponeros que, en el contexto de la misericordia, os detengáis a mirar el sufrimiento y la necesidad de aquellos que dentro de nuestros colectivos y grupos lgtb son, a su vez marginados.

Se trata de pararnos y podamos ser sensibles a aquellos que se encuentran a nuestro lado y se sienten marginados y despreciados dentro del propio grupo de los marginados.

 

H- ¿Qué puedo hacer yo?

Después de preguntarnos si somos misericordiosos o estamos esperando que se sea con nosotros, viene esta segunda pregunta. Es pasar de la reflexión a la acción, aquello a lo que nos anima Francisco.

En general, la Iglesia nos ha ido enseñando cómo debemos cambiar las actitudes y la forma de ser para alcanzar objetivos y llegar a ser mejores. Sin embargo, la forma de actuar de Jesús no fue siempre así. Él eligió gente marginal para ir a los marginados, pero no les pidió necesariamente que cambiasen, sino que utilizasen su corazón.

1. Pedro, un pescador (Mc, 14, 16-17; Mt 14, 19; Lc 5, 10).

2. María de Betania, una mujer (Lc 10,38-42).

3. Zaqueo. un publicano (Lc 19, 1-10). Jesús no pidió a Zaqueo (Lc 19, 1-10) que dejase de ser publicano, sino que siendo lo que era, antepusiese a aquellos que tenía enfrente a su propio beneficio. Zaqueo no deja de ser publicano, pero  se convierte en aquel que resuelve los problemas de los demás convirtiéndose en un publicano justo.

Lo que Jesús pide es un cambio del centro de atención, pasar del mirarse a uno mismo para seguir sus pasos, y eso equivale a mirar al otro, a aquel que pasa necesidad, sea del tipo que sea.

En el caso de la persona lgtb, lo que se pide no es la negación de su realidad, sino que se actúe desde ahí y, con los dones que eso proporciona. Lo que Jesús pide es un cambio de dirección en nuestro interés, dejar de pensar en nosotros mismos y nuestros problemas, para anteponer el de los demás.

El día de nuestro bautismo fuimos ungidos como miembros de un pueblo de profetas, y el profeta tiene tres características muy concretas: detecta la injusticia, la denuncia y propone soluciones, actuando para llevarlas a cabo.

La misericordia no tiene sentido si no hay un corazón enfrente al que sentir y del que apiadarse, dijimos antes.

 

Cuestionario: Necesitados de misericordia dentro y fuera del ámbito lgtb.

 

No hace falta ser un lince para detectar las necesidades de aquellos que se encuentran a nuestro alrededor.

Quizás hoy sea un buen día para poder reflexionar sobre los casos reales en nuestro entorno.

Podría ser muy enriquecedor poder compartir qué vemos como necesidad desde la condición lgtb y, sobre todo respecto a esta propia comunidad, tanto a nivel personal e individual, como a nivel de CRISMHOM.

Si hay que actuar, aquí y ahora, necesitamos una buena dosis de sensibilización, de poner antenas ante la necesidad ajena y de ganas de intervenir en la realidad con los medios que tengamos a mano.

 

 

Textos en San Mateo sobre misericordia y fraternidad
(Charla de la tarde del sábado 18/06/2016 por James Alison)

 

Puedes encontrar el registro de audio de esta charla AQUÍ. Los textos de apoyo de la charla los puedes encontrar a continuación.

 

Mateo 5:20-48

20 Porque os digo que si vuestra justicia no supera a la de los letrados y fariseos, no entraréis en el reino de Dios.

21 Habéis oído que se dijo a los antiguos: No matarás; el homicida responderá ante el tribunal.

22 Pues yo os digo que todo el que se deje llevar por la cólera contra su hermano responderá ante el tribunal. Quien llame a su hermano inútil responderá ante el Consejo. Quien lo llame loco incurrirá en la pena del horno de fuego.

23 Si mientras llevas tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene queja de ti,

24 deja la ofrenda delante del altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano y después vuelve a llevar tu ofrenda.

25 Con quien tienes pleito busca rápidamente un acuerdo, mientras vas de camino con él. Si no, te entregará al juez, el juez al alguacil y te meterán en la cárcel.

26 Te aseguro que no saldrás hasta haber pagado el último céntimo.

27 Habéis oído que se dijo: No cometerás adulterio.

28 Pues yo os digo que quien mira a una mujer deseándola ya ha cometido adulterio con ella en su corazón.

29 Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo lejos de ti. Más te vale perder una parte de tu cuerpo que ser arrojado entero al infierno.

30 Y si tu mano derecha te lleva a pecar, córtatela y tírala lejos de ti. Más te vale perder una parte de tu cuerpo que terminar entero en el horno.

31 Se dijo: Quien repudie a su mujer que le dé acta de divorcio.

32 Pues yo os digo que quien repudia a su mujer salvo en caso de concubinato la induce a adulterio, y quien se case con una divorciada comete adulterio.

33 También habéis oído que se dijo a los antiguos: No perjurarás y cumplirás tus juramentos al Señor.

34 Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es trono de Dios;

35 ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la capital del Soberano;

36 ni jures tampoco por tu cabeza, pues no puedes volver en blanco o negro uno solo de tus cabellos.

37 Que vuestra palabra sea sí, sí; no, no. Lo que pase de ahí procede del Maligno.

38 Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente.

39 Pues yo os digo que no opongáis resistencia al que os hace el mal. Antes bien, si uno te da una bofetada en [tu mejilla derecha, ofrécele también la otra.

40 Al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica déjale también el manto.

41 Si uno te obliga a caminar mil pasos, haz con él dos mil.

42 Da a quien te pide y al que te solicite dinero prestado no lo esquives.

43 Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.

44 Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos, rezad por los que os persiguen.

45 Así seréis hijos de vuestro Padre del cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos y hace llover sobre justos e injustos.

46 Si amáis sólo a los que os aman, ¿qué premio merecéis? También hacen lo mismo los recaudadores.

47 Si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? También hacen lo mismo los paganos.

48 Sed, pues, perfectos como vuestro Padre del cielo es perfecto.

 

Mateo 9, 11-13

11 Al verlo, los fariseos dijeron a los discípulos: ¿Por qué vuestro maestro come con recaudadores y pecadores?

12 Él lo escuchó y contestó: No tienen necesidad del médico los sanos, sino los enfermos.

13 Id a aprender lo que significa: Misericordia quiero y no sacrificios. No vine a llamar a justos, sino a pecadores.

 

Mateo 12, 1-8

1 En cierta ocasión, Jesús atravesaba unos campos de trigo en día sábado. Sus discípulos, hambrientos, se pusieron a arrancar espigas y comérselas.

2 Los fariseos le dijeron: Mira, tus discípulos están haciendo en sábado una cosa prohibida.

3 Él les respondió: ¿No habéis leído lo que hizo David y sus compañeros cuando estaban hambrientos?

4 Entraron en la casa de Dios y comieron los panes consagrados que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes.

5 ¿No habéis leído en la ley que, en el templo y en sábado, los sacerdotes quebrantan el reposo sin incurrir en culpa?

6 Pues os digo que aquí hay alguien mayor que el templo.

7 Si comprendierais lo que significa: misericordia quiero y no sacrificios, no condenaríais a los inocentes.

8 Porque el Hombre es Señor del sábado.

 

Mateo 18, 15-21

15 Si tu hermano te ofende, ve y amonéstalo, tú y él a solas. Si te escucha has ganado a tu hermano.

16 Si no te hace caso, hazte acompañar de uno o dos, para que el asunto se resuelva por dos o tres testigos.

17 Si no les hace caso, informa a la comunidad. Y si no hace caso a la comunidad considéralo un pagano o un recaudador.

18 Os aseguro que lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo.

19 Os digo también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir cualquier cosa, mi Padre del cielo se la concederá.

20 Pues donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo, en medio de ellos.

21 Entonces se acercó Pedro y le preguntó: Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarle? ¿Hasta siete veces?

 


 

Oración, Movidos a misericorida,   pdf adjunto.

 

AdjuntoTamaño
20160618_Juan_Misericordia_Endodiscriminacion.pdf47.47 KB
Nuevo evento: 
Vie, 17/06/2016 - 20:30 - Dom, 19/06/2016 - 16:00

Usuarios nuevos

  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod
  • rafaegew
  • lahifek

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 24 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07