Skip to content

Martínez Camino (CEE): “Ojalá hubiese una ley de matrimonio homosexual”

 El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Juan Antonio Martínez Camino, vuelve a la carga contra el matrimonio igualitario pese a los nuevos aires que vienen del Vaticano por lo que a la forma de referirse públicamente a la realidad homosexual se refiere. Eso sí, Martínez Camino ya no tiene problema en usar la palabra “matrimonio” aplicada a parejas del mismo sexo, siempre que se trate de una institución separada de la de las parejas de distinto sexo. Lo que de verdad parece molestar al portavoz de los obispos españoles es que se use el mismo marco jurídico para todas las parejas.
 
 
Tras una larga conversación con Pepa Bueno acerca del papel de la Iglesia católica durante la dictadura franquista (en la que el portavoz de los obispos españoles muestra por cierto su carácter hábil y correoso y se lleva a la periodista a su terreno), Pepa Bueno le pregunta por las recientes afirmaciones del papa sobre que la Iglesia debería ocuparse de otros temas diferentes al matrimonio homosexual o el aborto. Martínez Camino le responde recordando un aspecto que los seguidores habituales de dosmanzanas conocen bien. “Cuando el Gobierno Kirchner desarrolló la ley de destrucción del matrimonio semejante a la del gobierno anterior en España, ¿sabe usted lo que dijo? Dijo que esa ley, no solo era un error, que iba a traer consecuencias sociales negativas, sino que era una acción de Satanás. Es un mal diabólico destruir el matrimonio. El papa lo dijo”, afirma Martínez Camino, en alusión a las palabras de Jorge Bergoglio en contra de la aprobación de la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo en Argentina cuando era todavía arzobispo de Buenos Aires.
 
Preguntado después por Pepa Bueno por la presencia de obispos en la manifestación contra el matrimonio igualitario de 2005, Martínez Camino señala que no fue la Conferencia Episcopal la que la convocó, pero aún así justifica la numerosa presencia de obispos en ella en comparación con otras manifestaciones convocadas contra el Gobierno socialista. “¿Por qué? Mire usted, luego la historia pasa las facturas. Nosotros pensamos, a lo mejor nos equivocamos, que la ley de destrucción de matrimonio de 2005 (…) lo que regula es el matrimonio de todos, no el de las personas del mismo sexo. ¿Cómo lo regula? Lo dice la exposición de motivos: ‘Hasta ahora el matrimonio era una institución machista. Nosotros vamos a hacer una institución no machista ni patriarcal…’ ¿Cómo lo hacemos? suprimiendo del Código Civil, del título que regula el matrimonio, cuatro palabras: padre y madre, esposa y esposo. En eso consiste esa ley, en que todos los españoles desde 2005 no son reconocidos por la ley expresamente como esposa y esposo, sino como cónyuge, A y B. Esa ley ha destruido el matrimonio”.
 
Es entonces cuando Martínez Camino deja claro que lo que molesta a la jerarquía católica es el marco igualitario para todas las parejas, más allá de las palabras que se usen. “Mire usted, y que me entiendan bien los oyentes. Ojalá hubiese ley de matrimonio homosexual, es decir, una regulación del matrimonio para personas del mismo sexo, porque lo que hay ahora es la destrucción del matrimonio de todos. Entonces, ante esa situación, cambiar esa ley por 15 votos de diferencia, con el Senado en contra, y 15 votos en el Congreso, es más grave que cambiar el modo de Gobierno del estado, que cambiar de Monarquía a República. Es un hecho histórico de tal calibre, que a mí no me extraña que estuviésemos los obispos en esa manifestación, porque la historia nos pedirá cuentas”.
 
“Los homosexuales no querrían una ley solo para ellos porque lo que querían justamente era un matrimonio igualitario para todos”, le responde por cierto muy acertadamente Pepa Bueno.
 
En ese punto la entrevista pasa a ocuparse de otros temas, como las quejas de la Conferencia Episcopal sobre el trato a la asignatura de Religión en la nueva ley educativa promovida por el Gobierno del PP, que los obispos españoles consideran sigue siendo distinto al de asignaturas troncales como las Matemáticas o la Lengua. Martínez  Camino crítica en concreto que la asignatura de Religión quede fuera de la educación infantil o que en bachillerato se contemple solo como una más entre trece optativas.
 
Fuente: Dos Manzanas. Escucha la entrevista en Cadena Ser aquí.

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 3 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07