Skip to content

Las mujeres han sido olvidadas e ignoradas por la tradición masculina

La profesora Mercedes Navarro coordina la colección "La Biblia y las Mujeres", un completo compendio editado por Verbo Divino y que será presentado este jueves en el Colegio Mayor Chaminade de Madrid. Un proyecto "ecuménico, en cierto modo inter-religioso (judaísmo) y con una clara perspectiva crítica de género (feminista, en realidad, si se entiende correctamente el término)".


¿Qué supone esta colección?
Para describir este proyecto, suelo comenzar diciendo lo que no es, pues ayuda a entender mejor su peculiaridad. No es, por ejemplo, un diccionario sobre mujeres de la Biblia; no es una Biblia en femenino ni una especie de historia compensatoria. El proyecto La Biblia y las Mujeres pretende recuperar la recepción de las mujeres, generalmente olvidada e ignorada por la tradición masculina, o desconocida a nivel local y especializado. Por lo tanto, este proyecto hay que entenderlo como parte de la historia de la recepción que intenta actualizar la Biblia, y su historia de la interpretación, en el contexto de una sociedad con una democracia de género. En este sentido, el proyecto debe ser considerado como un intento de inculturación que evalúa las posibilidades de una antropología, bíblicamente fundamentada y teológicamente respetuosa con los géneros, afrontando de modo crítico tanto las Escrituras como la Tradición.


Tanto las Escrituras como la Tradición, reclamaban el ecumenismo. De hecho, en la dirección general estamos mujeres cristianas, católicas y protestantes, pero en la organización y realización de la colección están muy presentes las mujeres judías: exegetas, historiadoras, especialistas en literatura y en arte...
El ecumenismo del proyecto y sus estrechas relaciones con el judaísmo han supuesto, desde el comienzo, un debate sobre dos cuestiones: el canon de las Escrituras y el concepto de Tradición. El tema del canon ya está cerrado, al tener que tomar una decisión entre diversas alternativas. La cuestión de la Tradición es abordada, de manera crítica, por las diferentes autoras y autores en sus respectivos artículos.
Por lo tanto, estamos ante un proyecto ecuménico, en cierto modo inter-religioso (judaísmo) y con una clara perspectiva crítica de género (feminista, en realidad, si se entiende correctamente el término).


Comprende más de 20 volúmenes, de los cuales 5 son bíblicos (tres de AT y dos de NT) y el resto aborda la recepción de la Biblia en la historia con las mujeres, desde ellas, sobre ellas, ya sea por presencia o por ausencia. Dicho de forma sumaria, trata de las figuras bíblicas femeninas; de la recepción de las mismas en la historia de la exégesis; de los textos y temas relevantes en torno a cuestiones de género en el ámbito jurídico, filosófico, teológico y socio-político; de la recepción de figuras femeninas de la Biblia y cuestiones de género en el área del arte, la literatura y las costumbres; de las mujeres intérpretes de la Biblia en la tradición judeo-cristiana.


¿Por qué la Biblia y las mujeres?
La Biblia, obviamente, porque es "el" libro de la cultura occidental y las mujeres porque somos, desde siempre, la mitad de la humanidad. La Biblia ha tenido enormes efectos sobre la historia de la humanidad, desde la ética al derecho, pasando por la filosofía y el arte. Cada generación, cada país y cada época, actualiza, por ello, aspectos diversos del potencial significado del texto, formando una historia de la recepción enormemente diversa. Ciertos modos de recepción del texto bíblico pueden parecer «curiosos»; otros, en cambio, han marcado magistrales momentos de interpretación, pero hay un dato constante, prácticamente en todas las épocas y contextos, y es que la recepción de las mujeres ha sido cuantitativamente minoritaria, y sus tradiciones, en la mayor parte de los casos, marginadas o completamente ignoradas.


¿Cuál es el papel de la mujer en la Historia de la Salvación? ¿Por qué su misión ha estado tan "escondida" a lo largo de la historia?
A estas preguntas irán respondiendo los volúmenes uno a uno. Sería simplista y osado, por mi parte, tratar de responder a una pregunta tan importante, pues no existe una única respuesta ni una interpretación simple para algo tan plural y complejo.


En la presentación se dice que se trata de un proyecto histórico-cultural, que intenta establecer un freno contra una lectura de la Biblia realizada en una perspectiva fundamentalista. ¿En qué consiste esta perspectiva fundamentalista? ¿Utilizamos la Biblia para separar?
Como ya he dicho, de alguna manera, la Biblia, su recepción y su influjo en la transversalidad de la vida cotidiana no pueden entenderse más que de manera contextualizada: los libros bíblicos en el propio contexto, de manera que es imposible prescindir de la historia y la cultura; y la recepción occidental, por su parte, ¿cómo podría entenderse si no es en la historia y desde la cultura, en general y en particular, de cada época, sociedad y lugar concreto? Introducir la dimensión histórico-cultural y la perspectiva de género es, de hecho, un impedimento a cualquier lectura fundamentalista. Impide una lectura esencialista, atemporal, que prescinde de todas aquellas variables que hacen de la Biblia unas Escrituras encarnadas, primero en la historia de Israel, luego en la historia del cristianismo primitivo, y después en el resto de la historia, hasta el día de hoy. La historia, la cultura y el género no permiten lecturas "literales". En la presentación que haremos el próximo jueves explicaremos esto con ejemplos concretos.
¿Si utilizamos la Biblia para separar? La historia nos dice que la hemos utilizado para todo. Hemos justificado tantas cosas... Estos días estoy trabajando en la edición del próximo volumen sobre Medioevo II (ss. XII-V) y en uno de los artículos, su autora explica de qué manera la Biblia "ayudó a construir una bruja". Las interpretaciones y las glosas de autores de aquella época son alucinantes. Pero esta misma autora, en el mismo artículo, habla de otros inquisidores que frenan esta tendencia ¡utilizando los mismos textos! La Biblia, así, ha servido para "construir" una bruja y para "deconstruirla". Conocer la historia, por tanto, es un buen antídoto contra el fundamentalismo y contra cualquier literalismo. Cuando se trata de las mujeres, estas cuestiones se radicalizan mucho.


También explicáis las relaciones hombre-mujer a través del texto sagrado. ¿Cómo son y cómo van evolucionando?
Sí, imagino que esta pregunta ya está en cierto modo respondida. No obstante, remito a los volúmenes que ya están publicados, La Torah (EVD, 2010) y Evangelios. Narraciones e historia (EVD, 2011). El próximo, ya lo anuncio, será Medioevo (ss.XII-XV). Entre recepción e interpretación.


 

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 1 guest en línea.
glqxz9283 sfy39587p07