Skip to content

Amor conyugal cristiano en parejas del mismo sexo

Esta charla que tuvo lugar el sábado 1 de diciembre de 2012 a las 20h en la sede de CRISMHOM en Barbieri 18 y nos habló del amor conyugal cristiano de parejas LGTB en primera persona. Dos parejas recientemente casadas, una de dos mujeres y otra de dos hombres, comparten su experiencia de unión matrimonial con nosotros. Nos hablaron de su historia de amor, de su proyecto común de pareja, de sus luces y sombras y cómo fueran capaces de superarlas. También abordaron el sentido cristiano de su unión, cómo se hizo Dios presente en su vida y cómo fue construyendo su proyecto de pareja.
 
 
CRISMHOM da sentido cristiano a la unión entre parejas del mismo sexo y se pronuncia a favor del este amor en el siguiente MANIFIESTO
 
 
 
Introducción
 
Y me queda por señalaros un camino excepcional. Ya puedo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles que, si no tengo amor, no paso de ser una campana ruidosa o unos platillos estridentes.
 
Ya puedo hablar inspirado y penetrar todo secreto y todo el saber; ya puedo tener toda la fe, hasta mover montañas que, si no tengo amor, no soy nada.
 
Ya puedo dar en limosnas todo lo que tengo, ya puedo dejarme quemar vivo que, si no tengo amor, de nada me sirve.
 
El amor es paciente, es afable; el amor no tiene envidia, no se jacta ni se engríe, no es grosero ni busca lo suyo, no se exaspera ni lleva cuentas del mal, no eimpatiza con la injusticia, simpatiza con la verdad. Disculpa siempre, se fía siempre, espera siempre, aguanta siempre. El amor no falla nunca.
1 Corintios 13, 1-13
 
 
 
Dora y Argen
 
La charla se inició con el testimonio de Dora y Argen. Puedes escucharlo de viva voz en el siguiente registro de audio. A continuación (cuando sea posible), podréis encontrar una versión escrita para aquellos que no tengáis tiempo para escucharlo.
 
 
Luis G y Luis R.

 

Presentación
No creemos estar capacitados para dar consejos ni definir normas de conducta, pero nuestra experiencia de ocho años de amor ha sido positiva y nos ha hecho felices. La transmitimos por si a alguien puede serle de utilidad.
 
Creemos en nuestro discurso, ya que es la experiencia de nuestra propia vida. El valor de lo que vamos a contar es que nuestro proceso nos ha llevado a la felicidad. Pero no ha sido fácil: diferencias, trabajo, familia y una parte de nuestro entrono nos ha obligado a luchar por vencer obstáculos y dificultades.
 
Comienzos (noviembre 2004 a diciembre 2005)
Nos conocimos hace más de ocho años en un bar de Chueca. El primer período fue de largas ausencias por motivos de trabajo. El principal problema fueron los veintitrés años de diferencia de edad. Los amigos de ambos nos decían "Esto no puede funcionar".
 
Aparece la oración en nuestras vidas. Mientras en uno se desarrollaba un instinto de protección, el otro rezaba a María para que la relación se convirtiese en amor. La Virgen escuchó las oraciones y fue surgiendo el amor.
 
Relación sin convivencia (2006-2007)
La relación se fue forjando a través de pequeños detalles. Ellos se convirtieron en los pilares del amor. La primera transformación fue la renuncia de Luis G. al trabajo que hacía en Bruselas para cambiar a otro tipo de trabajo dentro de la misma empresa mucho menos interesante y rutinario al igual que considerablemente menos reconocido. Esto le permitió vivir permanentemente en Madrid.
 
Luis R. dejó de fumar por amor. A Luis G. le molestaba mucho el tabaco y el humo. No decía nada pero era notorio para Luis R., que a Luis G. le molestaba. Un fin de semana que pasaron juntos en el campo, Luis R. no se llevó el tabaco y durante dos días se subía por las paredes porque estaba sin fumar. Tras esos dos días dejó de sentir la dependencia fuerte y nunca más volvió a fumar.
 
Ambos tuvieron que renunciar a amistades poco compatibles con su relación. Estas amistades se empeñaban en convencerles de que su relación no tenía futuro, que era una locura.
 
A partir de julio de 2005, cuando fue aprobada la ley de matrimonio homosexual, empezó a aparecer un proyecto de boda a largo plazo. En ese momento era aún una ilusión que fue evolucionando a lo largo de siete años. Con el tiempo pasó de ser una idea a una ilusión. La ilusión se convirtió en un proyecto y el proyecto se tradujo en planes. Estos planes desembocaron en la organización de lo que hoy se ha convertido en una REALIDAD.
 
Vida cristiana
Los dos son creyentes. Luis G. pensaba entonces que la condena de la iglesia a la homosexualidad condicionaba su vida. Luis R. pensaba que el amor siempre es bueno y Dios no le condenaba nunca. Como pareja adoptamos este segundo criterio para los dos.
 
Preparación para la convivencia
Para evitar discusiones, antes de discutir han de estar definidos los términos del objeto de la discusión. En este sentido, hicimos madurar nuestro amor definiendo y acordando nuestras ideas de pareja, vida y convivencia, hasta los detalles más superficiales como la compatibilización de aficiones, ocio, etc. Esto implica renuncias que se hacen con alegría cuando se hacen por amor.
 
Relación de convivencia
En octubre de 2007 comenzamos a vivir juntos. Este momento estuvo preparándose desde meses antes. Incluso entonces, mantuvimos a nuestras familias al margen de la relación. La vivienda sufrió una transformación espontánea. Luis G. tenía iconos religiosos y se llenaron de color con lo que aportó Luis R.
 
En 2010 conocimos CRISMHOM y fuimos descubriendo que podíamos unir y hacer la misma cosa nuestro amor y nuestra fe. Se incorporaron a nuestra vida amigos con quien compartir creencias y unas prácticas religiosas que antes no frecuentábamos por pensar que estábamos excluidos.
 
CRISMHOM ha cambiado nuestras vidas. Ahora podemos plantearnos sin rubor la vida cristiana en pareja. Desde colaborar ayudando a quien lo necesite, hasta disfrutar de preparar juntos una oración comunitaria para el jueves que nos correspondía.
 
A medida que nuestra convivencia fue madurando, lo fue también el proyecto de matrimonio. En la consolidación legal de nuestra relación pesaban también circunstancias económicas y patrimoniales: queremos compartirlo todo.
 
Serios problemas antes del matrimonio
Fueron principalmente en el trabajo y con la familia. En marzo de 2012 decidimos casarnos y fijamos la boda para septiembre. Para nosotros era fundamental poder celebrar la boda con una eucaristía de acción de gracias por nuestro amor.
 
Tuvimos que superar importantes problemas y tomar decisiones duras en el trabajo de ambos. Hubo también acoso laboral y serios intentos de boicotear nuestro matrimonio. Encontramos muchos obstáculos con la familia. Hubo posibilidades de que no se celebrara la eucaristía.
 
A partir de aquí, uniendo nuestro esfuerzo para superar todos los problemas, con la oración todo fue solucionándose de forma tan adecuada que no podemos dejar de ver la mano de Dios en los resultados. En algunos aspectos han sido milagrosos.
 
La conclusión es el convencimiento de que al amor es una cualidad humana creada y bbendecida por Dios, que se ha manifestado en la bendición de nuestro matrimonio colmándonos de felicidad y dándonos incluso más de lo que habíamos pedido.
 
 
Conclusión
 
"Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva. En su Evangelio, Juan había expresado este acontecimeinto con las siguientes palabras: 'Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todos los que creen en él tengan vida eterna' (Jn 3,16) ... Y puesto que es Dios quien nos ha amado primero (1Jn 4,10), ahora el amor ya no es sólo un mandamiento, sino la respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro".
 
"Por lo que se refiere a los colaboradores que desempeñan la práctica el servicio de la caridad en la iglesia, ya se ha dicho lo esencial: no han de inspirarse en los esquemas que pretenden mejorar el mundo siguiendo una ideología, sino dejarse guiar por la fe que actúa por el amor (Ga 5, 6). Han de ser, pues, personas movidas ante todo por el amor de Cristo, personas cuyo corazón ha sido conquistado por Cristo con su amor, despertando en ellos el amor al prójimo. El criterio inspirador de su actuación debería ser lo que se dice en la Segunda carta a los Corintios: 'Nos apremia el amor de Cristo' (1Co 5,14). La conciencia de que, en Cristo, Dios mismo se ha entregado por nosotros hasta la muerte, tiene que llevarnos a vivir no ya para nosotros mismos, sino para Él y, con Él, para los demás".
 
Enclíclica "Deus Charitas Est" (Dios es amor), Benedicto XVI

Usuarios nuevos

  • kike
  • luiscar
  • euxanay
  • uquyade
  • uranemupod

Quién está conectado

Actualmente hay 0 users y 0 guests en línea.
glqxz9283 sfy39587p07