2015-04-16 "Todos somos un poco Tomás"

 

A modo de entrada.

            Todos nosotros somos un poco Tomás, nos cuesta aceptarlo pero en algún sitio de nuestra alma sigue la duda; tampoco es una cuestión de fácil respuesta, han pasado los siglos, tenemos textos traducidos y traducidos, desgastados.

            Pero nuestro corazón sabe, se estremece ante la presencia intuida, como los de Emaús sentimos y sabemos, aunque no lo sepamos decir bien, es lo inefable, sabemos, pero no lo sabemos decir.

            No sabemos decir con las palabras, lo sabemos en el fondo de nuestro corazón, que el Señor vive, que ya no muere mas, lo sabemos porque nos lo dice el Espíritu, lo sabemos y lo sentimos, no necesitamos tocar las llagas, no necesitamos verlas; a la pregunta de Jesus: ¿Quién soy Yo para vosotros…? la lengua no sabe responder, pero el Espíritu nos lo dice: “Tu eres el Hijo de Dios vivo, el Cristo”.

 

 

 

Canto.

 

 

1ª lectura.  Lucas, 24 36-49

 

            Todavía estaban hablando de estas cosas, cuando Jesus se puso en medio de ellos y los saludó diciendo:

            -Paz a vosotros.

Ellos, sobresaltados y muy asustados, pensaron que estaban viendo a una espíritu. Pero Jesus les dijo:

            -¿Por qué estáis tan asustados, y por qué tenéis esas dudas en vuestro corazón? Ved mis manos y mis pies: ¡soy yo mismo! Tocadme y mirad: un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.

            Al decirles esto, les mostro las manos y los pies. Pero como ellos no acababan de creerlo, a causa de la alegría y del asombro que sentían, Jesus les preguntó: 

-¿Tenéis aquí algo de comer?

            Le dieron un pedazo de pescado asado, y él lo tomó y comió en su presencia. Luego les dijo:

            -Lo que me ha sucedido es lo que os anuncié cuando aun me hallaba entre vosotros; que tenia que cumplirse todo lo que estaba escrito de mí en la ley de Moisés, en los libros de los profetas y en los salmos.

            Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras, y les dijo:

            -Está escrito que el Mesías tenía que morir, y que resucitaría al tercer día; y que en su nombre, comenzando desde Jerusalem, hay que anunciar a todas las naciones que se conviertan a Dios, para que sus pecados les sean perdonados.

            Vosotros sois testigos de estas cosas.

Y yo enviaré sobre vosotros lo que mi Padre prometió. Quedaos aquí, en Jerusalem, hasta que recibáis el poder que viene de Dios.

 

 

Canto.

 

 

2ª lectura.   Juan, 20 24-31

 

            -Tomás, uno de los doce discípulos, el que llamaban “el Gemelo”, no estaba con ellos cuando llegó Jesus. Después le dijeron los otros discípulos:

            -Hemos visto al Señor.

            Pero Tomás les contestó:

            Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo creeré.

            Ocho días después, los discípulos se hallaban reunidos de nuevo en una casa, y esta vez también estaba Tomás. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró y poniéndose en medio de ellos, les saludó diciendo:

            -¡Paz a vosotros!

            Luego dijo a Tomás:

            -Mete aquí tu dedo, y mira mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado. ¡Confía en Dios y no seas incrédulo!

            Tomás entonces exclamó:

            -¡Adonai!  (¡Mi Señor y mi Dios!)

 

Jesus le dijo:

            ¿Crees porque me has visto?  ¡Dichosos los que confían en Dios sin haber visto!

 

            Jesús hizo otras muchas señales milagrosas delante de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en él.

 

Canto.

 

 

Meditación y silencio.

 

 

Ecos personales sobre los textos.

 

Acciones de gracias y peticiones.

 

 

Oración del Padre Nuestro.

 

 

Oración LGTB.

Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Pdre por toda la comunidad LGTB, por todos aquellos hermanos nuestros que no se aceptan a si mismos, que se sienten solos y sufren en la soledad, que son perseguidos por su orientación afectiva y sexual y que no son comprendidos ni aceptados en su entorno mas cercano.

Te damos gracias y te pedimos también por CRISMHOM, para que seamos luz y faro en nuestra comunidad LGTB de Madrid.  Amen.

 

 

 

 

Bendición mutua.

El Señor nos bendiga y nos guarde,

nos muestre su Rostro y tenga misericordia de nosotros,

Vuelva su Rostro a nosotros y nos conceda la paz.

El Señor os bendiga, hermanos y hermanas.

Amen.

 

 

Despedida.

Quereos mucho, no descuidéis la oración, cuidad unos de otros.

 

 

Avisos.