2016-10-27 Principio y Fundamento

Esta oración tuvo lugar el jueves 27 de octubre de 2017 a las 20:45h en CRISMHOM (Barbieri 18). El  fundamento de la vida es un compendio de cosas sencillas y pequeñas. Cosas que ocurren un día como otro cualquiera. Se van sucediendo en el tiempo y otro día cualquiera, piensa uno si la vida vale la pena. Al intentar responder una vez más sobre el fundamento de nuestra vida, aparecen de nuevo las cosas pequeñas. ¡Qué pequeño es el fundamento de nuestra vida! y lo cierto es que al juntar muchas cosas sencillas y pequeñas se va formando un gran motivo por el que dar gracias, un inmenso motivo por el que la vida vale la pena. Hay veces que cuando queremos responder grandes cosas, las palabras llenan nuestra boca; incluso hasta nos atragantamos. Pero las palabras abandonan nuestra boca sin llevarse un pedacito de nuestro corazón. Por el contrario, las cosas sencillas y pequeñas no atragantan nuestra boca y es nuestro corazón el que se muestra y no nuestras palabras.

1 Buenos días, Señor, a ti el primero

encuentra la mirada

del corazón, apenas nace el día:

Tú eres la luz y el sol de mi jornada.

2 Buenos días, Señor, contigo quiero

andar por la vereda:

Tú, mi camino, mi verdad, mi vida;

Tú, la esperanza firme que me queda.

 

3 Buenos días, Señor, a ti te busco,

levanto a ti las manos

y el corazón, al despertar la aurora:

quiero encontrarte siempre en mis hermanos.

4 Buenos días, Señor resucitado,

que traes la alegría

al corazón que va por tus caminos

¡vencedor de tu muerte y de la mía!

 

 

 

Canto: Pues nadie te ama como yo.

 

¡Cuánto he esperado este momento! ¡Cuánto he esperado que estuvieras así! ¡Cuánto he esperado que me hablaras! ¡Cuánto he esperado que vinieras a mí! Yo sé bien lo que has vivido,  yo sé bien por qué has lloradoyo sé bien lo que has sufrido, pues de tu lado no me he ido.

 

Pues nadie te ama como yo, pues nadie te ama como yo. Mira la cruz, esa es mi más grande prueba, nadie te ama como yo. Pues nadie te ama como yo, pues nadie te ama como yo. Mira la cruz, fue por ti. Fue porque te amo. Nadie te ama como yo.

 

Yo sé bien lo que tú dices, aunque a veces no me hables. Yo sé bien lo que tu sientes, aunque nunca lo compartas. Yo a tu lado he caminado, junto a ti yo siempre he ido. Y aunque a veces te he cargado yo he sido tu mejor amigo.

 

 

El fundamento de la vida son personas a las que queremos. Personas cuyo destino no nos es indiferente. Personas que nos ponen furiosos cuando de forma ligera y trivial se alejan de Ti y de su propia felicidad.

El fundamento de la vida es descubrir el cariño de nuestros padres y ver cómo cuidan de nosotros.

El fundamento de la vida es aceptar que muchas cosas no son como nos gustarían.

El fundamento de la vida es un sentimiento profundo de no estar terminados, de incompletitud, de deseo de evolucionar y avanzar, de no estar quieto, de buscar sentido en lo más antiguo y lo más nuevo.

El fundamento de la vida es el convencimiento de que en momentos duros el Señor está cerca y que nos da su gracia para seguir orando y haciendo su voluntad.

 

Canto: En mi debilidad, me haces fuerte, en mi debilidad, me haces fuerte. Sólo en tu amor, me haces fuerte, sólo en tu vida, me haces fuerte, en mi debilidad, te haces fuerte en mí.

El fundamento de la vida es aprender a aceptar que saber la voluntad de nuestro Señor no es fácil, que no acertamos a atisbar más que torpes aproximaciones del plan de Dios en nuestra vida.

El fundamento de la vida es atender y acompañar a personas muy queridas que lo están pasando mal, aunque a veces sólo sea puntualmente. Es agradecer la salud de nuestras familias y disfrutar de su presencia. Es continuar con nuestro trabajo, sin tener siempre claridad de cómo se articula el proyecto de Dios en él.

El fundamento de la vida es descubrir cómo Dios nos ha creado prodigiosamente, con un montón de cosas maravillosas y otras que nunca nos gustaron. Es aceptar que Dios también se sirve de acontecimientos desafortunados, con gran dolor, preocupación y esfuerzo, para hacernos crecer y mostrarnos quién es y cómo nos quiere.

El fundamento de la vida es reconocer que a veces dudamos de cuál es el verdadero sentido de nuestra vida y gracias a eso seguimos buscando. El gran fundamento es sabernos queridos por Él y no poder dudar que siempre ha tenido planes de inmensa felicidad para cada uno de nosotros.

El fundamento de la vida es descubrir que Dios cuida de nosotros. Que aunque no siempre lo veamos, en medio de las dificultades se encuentra a nuestro lado sosteniéndonos y trabajando por nosotros.

 

Canto: Te seguiré a donde me lleves, sin adelantarme, sin forzar el paso. Sabiamente ignorante, iré donde no sé Puesto el corazón en ti, te seguiré.

El fundamento de la vida es saber que Dios nos acompaña en las situaciones difíciles que nos trae la vida, aceptar que tarde o temprano nos llegan y que es siempre posible sacar algo bueno de ellas.

El fundamento de la vida es sabernos fragmentos de la luz de Dios en el mundo, cuya radiación llega más allá de a quien vemos o escuchamos, porque estamos todos interconectados.

El fundamento de la vida está formado por momentos puntuales en los que sentimos que nuestro corazón arde. Destellos de felicidad en los que personas, situaciones o momentos, hacen latir nuestro corazón con más fuerza.

 

Canto: Escucha hermano la canción de la alegría, el canto alegre del que espera un nuevo día. Ven, canta, sueña cantando, vive soñan – do el nuevo Sol, en que los hombres volverán a ser hermanos.

El fundamento de la vida es descubrir que aunque no sepamos con claridad el lugar donde queremos estar mañana, sí sabemos que queremos estar cerca de nuestro Señor y que lo que hacemos hoy nos acerca más y más a un encuentro cada vez más cotidiano con Él junto a los que nos rodean.

El fundamento de la vida es constatar que con los años, nuestra opción de acompañar servir a los demás se hace realidad en decisiones concretas en las que no tenemos que pensar si nos entregamos o no, porque la respuesta por defecto es que sí. Constatar que vamos a tener que aprender a vivir siempre con la tensión e incertidumbre de no saber si estamos en nuestro sitio sino confiar que Dios proveerá.

El fundamento de la vida es ser poco a poco más consciente de que tenemos necesidades, que necesitamos cariño y descanso, respetarnos y hacernos respetar, tener tiempo para estar con nosotros mismos sin hacer nada, para dejar hacer a otros y para vivir con paz que no vamos a poder llegar a todas las personas a las que nos gustaría.

El fundamento de la vida es un corazón descubierto, expuesto y vulnerable, que sufre y padece pero que también se alegra y goza. Un corazón que necesita acompañamiento y comprensión. Que necesita aprender a protegerse y no dejarse pisotear.

El fundamento de la vida es aprender a ser humilde y aprender que servir a los demás es plenamente compatible con atender nuestras propias necesidades.

El fundamento de la vida es dejar convertirnos en tesoro escondido y perla preciosa de un Reino que no es nuestro, pero que un día alguien conocerá, porque de pronto y en nuestra ignorancia, encontrará el tesoro, descubrirá la perla y sin nosotros saberlo irá y con gran alegría venderá todo cuanto tiene y los comprará.

 

Canto: Canta aleluya al Señor, canta aleluya al Señor. Canta aleluya, canta aleluya, canta aleluya al Señor.

Parábola del trigo y la cizaña (Mt 13, 24-30): El reino de los cielos es semejante al hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Y cuando la hierba salió y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. Y vinieron los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? Y él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? Mas él dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y en el tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; mas recoged el trigo en mi granero.

Parábola de la semilla de mostaza (Mt 13, 31-32): Otra parábola les relató, diciendo: El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; mas cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, tal, que vienen las aves del cielo y anidan en sus ramas.

Parábola del grano de levadura, (Mt 13, 33): El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue fermentado.

Parábola del tesoro escondido (Mt 13, 44): Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo; el cual hallándolo un hombre, lo esconde, y gozoso por ello, va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Parábola de la perla preciosa (Mt 13, 45-46): También el reino de los cielos es semejante a un mercader que busca perlas finas; el cual, hallando una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía, y la compró.

 

Espacio de silencio (15 minutos).

Espacio para compartir peticiones, vivencias y acción de gracias.

 

Gracias, Señor, porque me me doy cuenta de que el fundamento de mi vida es ...  (si no se te ocurre una formulación, toma alguna de las formulaciones de esta oración pero diciéndolas en primera persona).

 

Uniendo nuestras manos, recitamos el Padrenuestro.

Oración comunitaria: Señor Jesucristo, te pedimos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTB, por todos aquellos hermanos que sufren en la soledad, que se sienten solos, que son perseguidos, que no son aceptados en su entorno más cercano. Y te damos gracias y pedimos por CRISMHOM, para que construyamos Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTB de Madrid.

Bendición: Que el Señor nos bendiga y nos proteja. Que el Señor nos muestre su rostro, tenga misericordia de nosotros y nos conceda la paz. Así invocaremos el nombre del Señor y Él nos bendecirá.

 

Canto: Abro mi ser y alzo mis manos y mi voz hacia Tí. Quiero rendirme y entregarme a tu voluntad. Mi corazón se abre a la voz de tu espíritu de amor mi alma canta de gozo, mi alma canta de gozo mi alma canta de gozo en ti Señor.

 

Sacia la sed de tu Palabra que hay en mí, oh Jesús. No me abandones ni me dejes pues confío en Ti. Mi corazón se abre a la voz ...

 

Dame la luz de tu mirada, mírame, oh Jesús. Cambia mi vida con tu fuerza y yo te alabaré. Mi corrazón se abre a la voz ...