2019-07-18: ¡Venid a mí, sin edades, sin fronteras, sin armarios!

 

CANTO
Dios es amor, la Biblia lo dice,
Dios es amor, San Pablo lo repite,
Dios es amor, búscalo y verás,
En el capítulo cuarto, versículo ocho, primera de Juan. (BIS)
 
Quiero Señor, cantar de alegría,
Quiero, Señor, amarte noche y día.
Quiero, Señor, apoyarme en ti,
porque me amas primero, tu amor me ha creado y vigilas por mí. (BIS)
 
EVANGELIO DEL DÍA (Mt 11,28-30).
En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»
 
CANCIÓN: “Venid a mi … Que yo os aliviaré” (Sereca)
 
PRIMER TIEMPO: “Venid a mi”
En esta tarde Dios nos llama a “venir junto a él”. A venir desde nuestros agobios, nuestras ilusiones, nuestros cansancios, nuestras metas, … para que lo positivo tome sentido ante Él y el dolor pueda ser aliviado.
Y como Dios de consuelo se mostró ya al pueblo hebreo como nos transmite la lectura que corresponde a la liturgia del día de hoy.
 
Lectura del libro del Éxodo 3, 13- 20
En aquellos días, Moisés, después de oír la voz del Señor desde la zarza ardiendo, le replicó: «Mira, yo iré a los israelitas y les diré: "El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros." Si ellos me preguntan cómo se llama, ¿qué les respondo?»
Dios dijo a Moisés: «"Soy el que soy"; esto dirás a los israelitas: "Yo-soy me envía a vosotros."»

Dios añadió: «Esto dirás a los israelitas: "Yahvé (Él-es), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Este es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación." Vete, reúne a los ancianos de Israel y diles: "El Señor, Dios de vuestros padres, de Abrahán, de Isaac y de Jacob, se me ha aparecido y me ha dicho: 'Os tengo presentes y veo cómo os tratan los egipcios. He decidido sacaros de la opresión egipcia y llevaros al país de los cananeos, hititas, amorreos, fereceos, heveos y jebuseos, a una tierra que mana leche y miel'." Ellos te harán caso, y tú, con los ancianos de Israel, te presentarás al rey de Egipto y le diréis: "El Señor Dios de los hebreos nos ha encontrado, y nosotros tenemos que hacer un viaje de tres jornadas por el desierto para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios." Yo sé que el rey de Egipto no os dejará marchar si no es a la fuerza; pero yo extenderé la mano, heriré a Egipto con prodigios que haré en el país, y entonces os dejará marchar.»
 
BREVE MOMENTO DE SILENCIO
 
SALMO 139
Señor, tú me sondeas y me conoces,
tú sabes si me siento o me levanto;
de lejos percibes lo que pienso,
te das cuenta si camino o si descanso,
y todos mis pasos te son familiares.
 
Antes que la palabra esté en mi lengua,
tú, Señor, la conoces plenamente;
me rodeas por detrás y por delante
y tienes puesta tu mano sobre mí;
una ciencia tan admirable me sobrepasa:
es tan alta que no puedo alcanzarla.
 
¿A dónde iré para estar lejos de tu espíritu?
¿A dónde huiré de tu presencia?
Si subo al cielo, allí estás tú;
si me tiendo en el Abismo, estás presente.  
Si tomara las alas de la aurora
y fuera a habitar en los confines del mar,
también allí me llevaría tu mano
y me sostendría tu derecha.
 
Si dijera: "¡Que me cubran las tinieblas
y la luz sea como la noche a mi alrededor!",
las tinieblas no serían oscuras para ti
y la noche sería clara como el día.
 
Tú creaste mis entrañas,
me plasmaste en el seno de mi madre:
te doy gracias porque fui formado
de manera tan admirable.
¡Qué maravillosas son tus obras!
 
Tú conocías hasta el fondo de mi alma
y nada de mi ser se te ocultaba,
cuando yo era formado en lo secreto,
cuando era tejido en lo profundo de la tierra.
 
CANTO
Shemá, Israel, Adonai elohenu, Adonai ehad. (4 veces)
Escucha Israel, el Señor es nuestro Dios, uno es el Señor. (4 veces)
 
SEGUNDO TIEMPO: “Aprended de mi
«Resulta claro que la fe es la prueba decisiva de las cosas que no se ven, pues las que se ven, ya no son objeto de la fe, sino del conocimiento.
Causa mucha alegría lo que sigue a continuación “bienaventurados los que sin haber visto han creído” (Jn 20,29). En esta sentencia estamos especialmente comprendidos nosotros, que confesamos con el alma al que no hemos visto en la carne. Sí, en ella se nos designa a nosotros, pero con tal que nuestras obras se conformen a nuestra fe, pues quien cumple en la práctica lo que cree, ése es el que cree de verdad»                                                                      San Gregorio Magno ( s.VI).
 
CANTO
Si vienes conmigo y alientas mi fe,
si, estás a mi lado, ¿a quién temeré? (BIS)
Un filósofo urgió a un anacoreta: “Hazme ver a tu Dios”. El anacoreta respondió: “Alza los ojos y mira al cielo: Dios está allí”. El filósofo alzó los ojos y quedó deslumbrado por la luz del sol.
Entonces el anacoreta comentó: “Tú me pides ver a Dios y no eres capaz siquiera de soportar el esplendor de una criatura suya”.                                   (anónimo judío)
 
CANTO
Si vienes conmigo y alientas mi fe,
si, estás a mi lado, ¿a quién temeré? (BIS)
 
«Nuestro Dios es un Dios vivo. Siempre nuevo. Siempre en estado de explosión y fuente… inventor del cielo, donde reside y cuyos pasos son siempre imprevistos»
Henry de Lubac (jesuita francés, teólogo del s.XX)
«Teniendo en cuenta que Cristo es la paz, mostraremos la autenticidad de nuestro nombre de cristianos si, con nuestra manera de vivir, ponemos de manifiesto la paz que reside en nosotros»                                                San Gregorio Niseno (s.IV-V)
 
CANTO
Si vienes conmigo y alientas mi fe,
si, estás a mi lado, ¿a quién temeré? (BIS)
 
BREVE MOMENTO DE SILENCIO
«Cuando no se sabe poner orden en los pensamientos, cuando no se pueden decir las cosas seguidas, si uno están en la imposibilidad de hablar, la oración es un grito. Pero un grito del alma que llega hasta Dios.»                            (Francisco de Quevedo)
 
BREVE MOMENTO DE SILENCIO.
 
CANTO
Gracias quiero darte por amarme.
Gracias quiero darte yo a ti, Señor.
Hoy soy feliz porque te conocí.
Gracias por amarme a mí también. 
 
Yo quiero ser, Señor, amado,
como el barro en manos del alfarero.
Toma mi vida, hazla de nuevo,
Yo quiero ser un vaso nuevo. (BIS)
 
TERCER TIEMPO: “Mi carga ligera”
 
LA PARÁBOLA DEL MARTILLO
Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta el martillo. El vecino tiene uno. Así pues, nuestro hombre decide pedir al vecino que le preste el martillo. Pero le asalta una duda:
«¿Y si no quiere prestármelo?...; ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Tal vez tenía prisa… Pero quizá la prisa sólo era un pretexto, y mi vecino abriga algo contra mi persona… ¿Qué podrá ser?... Yo no le he hecho nada ... será algo que habrá metido en su cabeza. Sin duda, si alguien me pidiera una herramienta yo se la dejaría enseguida. ¿Por qué no habría de hacerlo él también? … ¿Cómo puede negarse uno a hacer un favor tan sencillo a otro? … Tipos como éste le amargan la vida a uno … y luego puede pensar que debo devolverle el favor … sólo porque tiene un martillo. ¡Esto ya es el colmo! »
Después de este monólogo, nuestro hombre sale precipitado a la casa de su vecino. Toca el timbre. Se abre la puerta … Y antes de que el vecino tenga tiempo u ocasión de decir algo, nuestro protagonista le grita furioso:
«¡Quédese usted con su martillo!»
                                                (Raúl Berzosa; Parábolas para una nueva evangelización)
 
Muchas veces ponemos cargas en los otros sin fundamento y otras ponemos cargas sobre nosotros mismos. Hoy al tener el evangelio delante, vemos que Jesús nos dice “mi carga es ligera”.

Que esta tarde de oración, este momento de encuentro con el Señor nos sirva para no hacer de la Buena Nueva una “carga pesada”, pues el AMOR no pesa, levanta.
 
CANTO
 Ubi caritas et amor,
 Ubi caritas,
 Deus ibi est.
 
BREVE MOMENTO DE SILENCIO.
 
EVANGELIO DEL DÍA (Mt 11,28-30).

CANTO
Nada nos separará, nada nos separará,
Nada nos separará del amor de Dios.
 
Acción de gracias y Peticiones.
PADRENUESTRO.
 
ORACIÓN COMUNITARIA
Señor Jesucristo, imploramos tu protección e intercesión ante el Padre por toda la comunidad LGTBI+H, por todas aquellas personas que no se aceptan a sí mismas, que sufren en soledad, son perseguidas por su orientación sexual o su identidad de género y que no son comprendidas, ni aceptadas en su entorno más cercano. También te damos gracias y te pedimos por CRISMHOM, para que juntos construyamos tu Reino y seamos luz y faro de nuestra comunidad LGTBI+H de Madrid. AMÉN.
 
Bendición: El Señor nos bendiga y nos guarde; nos muestre su rostro y tenga misericordia de nosotros. Vuelva su rostro a nosotros y nos conceda la paz. El Señor nos bendiga, hermanos y hermanas.