La LLAMADA (2)

Cuando el alma canta, las llamas consumen.